1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. DESPEDIDAS I

    Me voy de donde nunca estuve,
    regreso a donde nunca me he encontrado,
    me escondo de mí mismo,
    sólo será un trago;
    otro trago amargo.
    Recojo mi bagaje como a tientas,
    aireo el sentir desnudo,
    luego lo plancho,
    doblo la ropa,
    la regalo;
    habrá que cambiar de look...
    por hacer algo.
    Y ahora me espera un viaje
    con rumbo fijo a ningún lado;
    no ansío compañía
    ni espero lo esperado.
    "Me voy de donde nunca estuve",
    me quedo con lo que no me han dado.
    Con lo que no pido
    me marcho.



    DESPEDIDAS II

    Decir adiós
    no llena de lirismos un poema…
    ¡Por Dios!
    Habría que inventar alegres despedidas,
    “hasta luegos” que endulcen las distancias,
    gestos con interrogantes
    y posturas firmes y exclamativas.



    DESPEDIDAS III

    Voy a morirme un rato,
    perdona.
    Después vuelvo y te cuento, o me callo
    como hago siempre que entiendo
    pero no comparto
    mi dolor.
    Y no es que me duela nada en particular,
    ni que mi voz no tenga el timbre ni la fuerza;
    ese mismo timbre y esa misma fuerza
    que me acompaña en la ducha cuando me arranco.
    No llueve, no está nublado...
    luce el sol pero no lo quiero;
    ni luz ni calor aguanto.
    Quiero sombra y dejarme,
    dejarme de lado.
    Después vendré como si nada,
    porque es nada y nada soy,
    y nos contamos.
  2. Te presté un corazón y sus latidos,
    sin fianzas ni embargos ni otras gaitas;
    me regalaste un mundo sin fronteras
    y una presencia en cuerpo, vivo, y alma.
    Las perspectivas, desde entonces, miran
    a la puesta del sol la noche clara;
    la luz de luna nos invita, y forja
    un nuevo despertar cada mañana.
    Un limpio amanecer con credenciales,
    un tiempo compartido que no acaba
    hoy, que refuerza sus raíces, tiempo
    y futuro, y se arraiga y afianza.
    Me prestaste una vida, la utilizo,
    me tienta el interés que sigue al alza
    y los módicos plazos de tus créditos
    en mutua economía derrochada.
    A bristy y DESIRE SOLE les gusta esto.
  3. EL CERO

    No se asuste caballero,
    el cero
    es como un hueso cachondo,
    redondo,
    pero sin tibia ni húmero,
    el número.
    Y no crea que es sinnúmero
    la redondez que lo habita,
    que aunque a la izquierda no pita,
    el cero, redondo el número.
    A bristy y MASTER LY 22 les gusta esto.
  4. MARTES
    Sentenciado que "los martes
    ni te cases ni te embarques";
    apuntes del refranero.
    Pero el martes amanece
    como los lunes o miércoles;
    otro día pasajero.
    Si no te casas con nadie,
    si no navegas los mares,
    ¿para qué naves o puertos...
    o corazones?
    A bristy le gusta esto.
  5. AMANECER

    Amanece en los campos
    a la hora en que se retienen los sueños,
    la luna aún es testigo
    del entretiempo
    en que empiezan y terminan los astros.
    Estamos siguiendo la línea
    que tiende al finito del día,
    de los días;
    nacemos de nuevo
    como nace la claridad
    de lo más profundo del suelo,
    pero por el aire,
    por el viento,
    por la tierra.
    Nos vamos diluyendo
    y queda de lo que fuimos
    lo que somos;
    de lo que seremos,
    sólo un rastro
    que se pierde con el tiempo.
    A bristy le gusta esto.
  6. IGNORANTE

    Hace tiempo que soy un ignorante
    y, por todos los dioses,
    nada me apetece más
    que seguir siéndolo.
    Mis mejores tiempos pasados
    siguen siendo los perdidos;
    ¡Cuánto me acuerdo de ellos!

    De futuros no sé nada,
    del presente, lo que me trae,
    de las despedidas, el mientras tanto,
    de los olvidos no me acuerdo.
    A bristy le gusta esto.
  7. SIESTAS Y ATARDECERES

    Se duerme el gato
    después de haber cazado,
    huye el ratón.

    El perro ladra,
    el gato se despierta,
    hambre y calor.

    El ratón corre
    por latidos y patas,
    se salvó hoy.

    La noche espera
    otros lances nocturnos,
    se esconde el sol.
    A bristy le gusta esto.
  8. BALAS PERDIDAS

    Cuando crees que lo tienes todo perdido, atacas;
    a ciegas.
    Cuando piensas que ganaste la batalla, ¡ten cuidado!
    …y piensa.
    Cuando tu ombligo no te deja ver el mundo
    y tus ojos te delatan,
    mantente alerta.
    El mundo sigue su curso y poco o nada le importan
    las pequeñeces.
    Los daños colaterales no entienden de egocentrismos,
    ni de salvaciones.
    En toda guerra queda alguna bala perdida,
    y puede que lleve tu nombre.
    A bristy y MASTER LY 22 les gusta esto.
  9. DE MOMENTO

    De momento aún seguimos,
    vivimos
    transitando por doquiera.
    La espera,
    aunque haga frío o nos nieve,
    es leve.

    El corazón late y mueve
    el ansia de seguir siendo
    sin prisas. Y resumiendo,
    vivimos, la espera es leve.
    A MASTER LY 22, Eratalia y bristy les gusta esto.
  10. LAS MANCHAS DE MI PIEL MORENA

    Llevo en la piel las manchas de mi tierra,
    los rigores de un sol que a la intemperie
    se empeña en recordarme que me aterra
    el reporte final, cutánea serie.

    Tengo el cansancio acumulado en huesos
    de los que ignoro el nombre y que no uso,
    conscientemente al menos, y son esos
    que me tienen y traen inconcluso.

    Tengo puestos los pies a la fatiga,
    los dedos correosos como garras
    que se aferran al suelo que castiga
    y al horizonte sueltan sus amarras.

    Llevo un reloj que atrasa y adelanta
    las horas, el momento y circunstancia,
    y un cristal con arena que decanta
    el frío y el calor de la arrogancia.

    Traigo conmigo el sobrante y sudor
    de un día trabajado entre puñales;
    son los árboles vida en derredor
    y un derroche continuo de frutales.

    Otoño llega y vive por mis venas,
    una nueva cosecha, cinco meses,
    seis a lo sumo, y luego tres verbenas
    que confunden el trigo con las mieses.

    Llega el invierno y uno persevera,
    castiga y se castiga por si acaso
    fuera el castigo flor en primavera...
    Y por dios, que no llegue con retraso.

    Esta mente se sabe en estaciones,
    irracionalidad de lo sentido,
    y mira en ventanillas y balcones
    las vistas, entre tiempos, de lo ido.

    Después llegar, no importa, a cualquier lado,
    pero llegar con ilusión y a tiempo
    al destiempo final de lo acordado;
    blanco llegué y me voy cansado y lempo.
    A bristy, Eratalia y Luis de Pablos les gusta esto.
  11. NACER HASTA EL FINAL

    Naces y el mundo está a tus pies;
    lloras, pero respiras
    aunque no puedas ni dar un solo paso.
    Ríes, porque te tocan una parte
    de esta recién estrenada vida
    y hueles que todo va a ir bien.
    Después gateas
    y escoges los alcances de tu mano,
    y miras con esos ojos
    que ya empiezan a ver.
    Sufres las reprimendas y gozas,
    sé que gozas,
    cuando las reacciones se confunden,
    te indultan, te dejan hacer.
    Más tarde, crecer
    nos traerá alguna que otra condena:
    adolescencia,
    juventud,
    madurez
    (no es el camino fácil,
    tampoco incierto),
    senectud.
    Nunca fueron los pasos perdidos
    ni fue lo que no fue.
    Seguimos empeñados en ser sobrevivientes
    con ansias de trascender.
    Existe una enfermedad que no tiene cura,
    la vida,
    esta vida que nos concierne
    desde el principio al final.
    No elegimos morirnos un día,
    pero si hay que hacerlo,
    por supuesto, habrá que tomarse un tiempo.
    Yo estoy acostumbrado a las esperas
    y esta, actualmente,
    no la llevo mal.
  12. LUNES

    Los lunes no salgo de mi asombro,
    todo sigue en su sitio menos mi ánimo;
    arrimo el hombro y me descubro a la intemperie
    al tiempo que emprendo otro viaje.
    Suele ocurrir que los lunes
    empiezan el domingo por la tarde
    cuando nos invade un abismo de esos
    de como si el martes no existiera.
    Pero los lunes, los transeúntes
    también pueblan las aceras
    y corren a compartir su pesadilla
    con los demás usuarios
    por la estrecha frontera en que los sueños
    lindan con las peores realidades.
    Los lunes cae herido un argumento
    y convalece el optimismo y la esperanza.
    A Luis de Pablos y MASTER LY 22 les gusta esto.
  13. MIRAS ABIERTAS.

    Me estoy dando cuenta de que la vida
    sigue su curso:
    te subes, te bajas, dudas (siempre dudas),
    te ofende, te llena, la discutes.
    Puede que un día la vida seas tú,
    puede que un atardecer se te caiga el cielo,
    puede que puedas o que te des por vencido.
    Amanece al gusto o al disgusto,
    anocheces con estrellas o estrellado;
    pero la vida sigue y no somos sus únicos clientes.
    Si la vida fuera una empresa, que lo es,
    habría que hacer balance de pérdidas y ganancias,
    de hurtos y regalos,
    de desahucios y apropiaciones.
    Si la vida fuera esto
    que ahora mismo me tiene en sus manos,
    le tendería el cuerpo entero
    para que dispusiera
    de una parte de ella misma;
    siempre que siguiera permitiéndome
    ser dueño de un espacio en el que poder decir NO.
    Hice un cursillo para decir los "noes"
    y otro para lidiar con las propias y ajenas libertades.
    Los “sis” venían umbilicalmente impuestos.
  14. SÁBADO NOCHE.

    Le doy gracias a este cuerpo
    por aguantar a un inconsciente
    que siente
    que no hay peor delito,
    y cito,
    que morir en vida o al relente.
    Y ahora, si acaso, me aseo,
    paseo;
    para salir de copas o bastos
    me basto.
    La baraja anda servida
    y, con mida,
    en la noche me disuelvo
    y vuelvo
    a soñar como solía.
    A Eratalia, Bernardo de Valbuena y Lirae les gusta esto.
  15. UN AÑO MÁS

    Un año más,
    viniendo y escapando
    de un nunca jamás,
    de un mientras tanto.
    El mismo siglo, otras edades,
    los mismos cuerpos deteriorados
    que atacan y se defienden
    en esta jungla de asfalto.
    Que atracan y se dejan atracar,
    que miran hacia otro lado
    sin robar, ni dejarse robar,
    más de lo que quepa en una mano;
    en una mano y en los ojos de quien sigue
    su camino inexorable, de paso a paso,
    de mirada en ceguera,
    de tanto y tanto.
    Si quieres que te cuente
    flores de mayo,
    habrá que esperar a la primavera...
    ¡Pero qué te estoy contando!
    A Azalea y Eratalia les gusta esto.