1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. No apuntes con el dedo, solo eres un gusano más, del cadáver que invade al mundo, y de lo que invade la existencia del aroma de los pensamientos carnales, y de los materiales deseos de ganar nada más que el deguste de la ignorancia, y la muerte y la vida del cuerpo humano cansado de asumirse inconscientemente, las masas y los licuados combates del pasado, multitudes enfermas que claman un virus blasfemado, y la imperfección de las flores que se adaptan a lo avanzado de la ciencia, las creencias y la fe mermada que esta en el cuarto oscuro de tus miedos, hasta llegar al polvo que nos extingue. Entonces te digo amigo, conocido y tu, el que lee sin entender lo que lee, que aunque te cueste, la tierra es dueña de nosotros, y nosotros ¡Sólo dueños de la fantasía de nuestras mentes!

    poeta no poeta Drümz.
  2. Promesa y Confesión

    Prometo por este mundo en el que renací

    y por la noche que debido a tu nombre volví a vivir,

    que tu rostro abarcará lo que el agua con su voz emite

    cuando su cuerpo cae lentamente en un declive de viaje.

    Que tu nombre de Musa y tu apodo de Mujer

    me dignen a describirte salvaje y doméstica en el poema,

    por la caricia verbal que prometes en las mañanas,

    por el devaneo silente cuando te desvistes en las madrugadas,

    llegando al invisible de la anatomía del pensamiento

    agrupando lo que no recordaremos, que inolvidable se vuelve.

    Cuando nazca tu pena y mis ojos te divisen

    haciendo que el brillo de tu cabello pierda el reflejo,

    cuando tus manos sientan el resquebrajar de un vacío

    cuajando tu poder de mujer y tus sueños de niña,

    entonces te aseguro amada imponente y mía,

    por lo que me une a la miseria y a la demasía

    por lo que me hizo amarte y por lo que de mí ha de conquistarte,

    y por lo que nos une verdaderamente por un venusto alumbramiento,

    que la noche inquietante que a tu alma capture

    no sea más que un sueño mero e inquietante.

    Verdad absoluta, tan compleja, tan frágil, tan inerte…

    Lo que nace de mis manos, brota en mis ojos y madura de mi boca,

    florece en la tuya y de una sonrisa polinizas el paisaje,

    que abarca la mirada absoluta de tu propia existencia.

    La esencia perversa que llevas en tus labios inocentes,

    se compara solo con lo inexplicable de la catarsis,

    tu alegría no es mía, ni tus colores posados en mi jardín etéreo;

    confieso que solo quiero tu atención, tu abalorio puro

    las hojas caídas que aderezan tus mejillas, tu tormenta

    ese fresco de la lluvia que me quita el silencio,

    es el alimento que ocultas como los árboles antes de crear sus frutos.

    Quiero lo que de ti no quieres,

    quiero ser el reciclaje del pesar que te apuñala,

    quiero beberte los complejos,

    dejarte digna de lo mismo que eres, ¡porque lo eres todo!

    Que lo sepas, aprende a saberlo, aprenderás

    porque no hay nada más sublime que esta palabra

    disuelta en tu sosiego,

    nada más sublime

    que amar a una mujer con pasión y gozo sereno.

    Drümz.
    De mi libro ENAMORADO, DESENCANTA Y OLVIDADO.
    (TODO INSCRITO EN EL REGISTRO DE PROPIEDAD INTELECTUAL DE CHILE).
    A MARISOL PÉREZ le gusta esto.
  3. El cielo ha cerrado
    sus parpados cansados.
    La luna enciende las velas
    sobre el manto que nos cubre
    enviando suspiros
    al fresco hábitat nocturno.
    Cada uno de nosotros,
    caemos en la locura
    amar sin razón,
    una cruda circunstancia
    al momento que deseamos un beso.
    Absorto en ella veo
    el comportar de su faz
    movimientos naturales
    concisos temblores pálidos
    que le agitan el rostro
    y su cabello sudado.
    Sus viciosas piernas
    van a la par de su semblante
    mirada elegante,
    que maquillan un socorro nocturno
    al contraste de mis ojos,
    profundo deseo de sus adentros.
    Yo puedo manifestarle
    un aullido de lobo
    un vuelo silencioso de búho,
    una caminata liviana
    unos colores cálidos y luces tenues
    de la misma noche,
    esa misma donde ella
    ve las estrellas con los ojos vendados,
    y sin darnos cuenta
    el tiempo nos fatigaba de besos
    que escondíamos bajo los labios.
    No olvidaré ese viento
    que nos salvaba del sofoco:
    de su boca salían
    abundantes e inolvidables cursilerías,
    ambos nos abusábamos
    entre el campanear de los árboles
    aves de pluma clara,
    viajes del aire aventureros
    y ecos de nuestro silencio placentero.
    Ella conocía de frutos dulces y secos,
    del jugo del manto
    de la carne acalorada,
    me dibujaba besos
    con sus labios efervescentes
    yo dibujaba dedos
    en sus piernas hermosas.
    Un 25 de octubre,
    un lunes inolvidable
    un jardín de ósculos nacía de su aliento
    la hice viva y viví por ella
    mientras en un círculo vicioso
    ella me convidaba secretos
    de su oportunidad de ser mujer.
    Cada uno de nosotros,
    escogemos sin pronosticar
    condenarnos a una fecha,
    el tiempo pasa, nosotros caemos,
    pero así jamás un momento
    que marca el corazón de los amantes.
    Un día que deja heridas
    jamás amada mía,
    jamás se olvida.

    Drümz.
    De mi libro ENAMORADO, DESENCANTA Y OLVIDADO.
    (TODO INSCRITO EN EL REGISTRO DE PROPIEDAD INTELECTUAL DE CHILE).
    A MARISOL PÉREZ y bristy les gusta esto.
  4. I.
    Quisiera ver las redes de tu instrumento
    vocal,
    oír la voz secreta de tu confianza enmalezada.
    Yo quisiera escucharte, quisiera sentir
    el sonido de los constantes arranques
    de las aves adolescentes que revolotean
    entre el verdor de tu vida.
    La corriente pasa por los minutos depravados
    por tu blanca piel llena de rocas como río,
    gotas que se quedan en tus palabras
    las que jamás han sido pronunciadas
    por tu voz rebelde que se queda
    entre los boscosos terrenos de roble.
    Quisiera escucharte recitando
    desde el centro de tu pecho,
    cuerpo exacto, venusto cuerpo vertical,
    que salpiquen tus entonadas
    a mi materia en bruto.
    Tu centro, cuerpo sin gravedad,
    quien no ha sabido de cumbres
    en ti se ha perdido
    ah, perder el tiempo,
    como te pierdo por el pensamiento
    mientras al otro lado del paralelismo
    un deseo de tu onda voluble se transmite
    en un hecho mío.
    La máquina auditiva que cubre mi cabellera
    no ha de tener el conocimiento
    de tu fuente vocal donde los trinos
    de las aves de posan, anidan y procrean,
    y el recitar de tu poema hecho en el campo
    es el encanto de la mariposa que vive
    entre el verdor de las hojas.
    La mariposa se oculta en mi esencia méndiga
    como pupa,
    como secreto testamento,
    que no saldrá, que no sazonará
    mientras no escuche tu voz en mi voz auditiva.

    II.
    Creo en el polen que procrean los sueños
    los arbóreos pastizales y las flores:
    creo en el viento que despega barriendo los tormentos
    por el vítreo cielo de iris zarca y blancas nubes:
    creo en la mezcla que hace híbrido a un concepto
    dejando en equilibrio la paz del mundo:
    creo en tu voz que me dirá la verdad del beso
    que llevo posado en el charco de mi boca.
    Creo en que llegará mi aliento a ser bebido
    por lo recóndito que solo sabe tu mente silenciosa,
    un polen que se posa floreciendo mis entrañas
    esculpidas con la erosión de tu viento
    tu risa a mi alma entera por el sentimiento mejora,
    mezclándose con las ganas de querer poseerte
    escuchando esa leve brisa que inunda
    tu inexplicable forma de ser mujer.

    III.
    Musa aurífera. Princesa de los corceles.
    Dama de piel lunar. Cascada inolvidable.
    Tu nombre me lleva a un sueño hecho acróstico.
    Toma mi mundo como si fuera tu nombre
    un nacimiento de potrillos, mi mundo es
    como las iniciales de tu dulce suspiro,
    y si te gusta la belleza de un cauce,
    yo aprovecho de embelesar el fango;
    y si me obsequias un abrazo de amantes,
    yo aprovecho de bendecirte los hombros.
    Si contemplas los temblores de la costa,
    yo aprovecho de hacer la espuma en el color de una ola,
    si apruebas el nacimiento de mi vida,
    alcanzarás, quizás, el mejor de los viajes de mi alma.
    Naces delicada y escondida entre el vergel de tu cabello
    eres un bosque, entre los astros azules, oh astros,
    luces del cimiento, de tus pupilas blandas,
    del estallido de un sueño en tus manos
    en las caricias de tu mirada confusa y sincera,
    porque no sabes, oh amor, no lo sabes,
    el rumbo recorre tus pensamientos,
    lo estentóreo de mi alma se manifiesta
    invoca a tu rostro prestado un deseo estable,
    pierdes los miedos, te desnuda una inconcusa ternura,
    me sigues embetunada de la conspiración de tus ofrendas
    y te recuesta un beso directo al vigor de mi pecho
    en el ruido del céfiro que producen mis silencios.

    Drümz.
    De mi libro ENAMORADO, DESENCANTA Y OLVIDADO.
    (TODO INSCRITO EN EL REGISTRO DE PROPIEDAD INTELECTUAL DE CHILE).
    A bristy y Cecy B les gusta esto.