1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]
    A malco le gusta esto.
  2. [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]

    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]

    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
    [​IMG]
  3. [​IMG]


    Aquí me tienen, crucificada en las cuerdas de la medicina,
    con algunos perros de miedo y lechuzas de malestar.
    Mi cuerpo está cansado de noches sin dormir y agujas de tedio.

    Me aferro al Dios del cielo y sigo en la lucha.
    ¡Qué noche tan larga me regala el destino!
    Pero mi lámpara de fe Jesucristo está a mi lado y cuida los velones de mi cuerpo.

    Yo sé que su luz no merezco, pero a su misericordia de azúcar apelo y cruzo los dedos para que la medicina amarga, haga su trabajo.
    De la vida ya he gustado sus infinitas dulzuras y quizás sea el justo momento de recibir sus agrias hierbas. Yo solo clamo a su piedad inmensa y espero, en el banco silencioso y mudo de los impávidos.

    ¡Dormiré!, Hay que mantener la paz en días oscuros.

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas -Perú-Derechos reservados




    [​IMG]
  4. [​IMG]
    Fue un joven
    como muchos en el Perú,
    cansado de las injusticias, de la corrupción.
    Decidió ir a una marcha pacífica llevó su mochila, su bidón de agua y gritaba arengas de lo que creía era justo.

    Nunca pensó que en su patria luchar por sus derechos le iba a costar la vida.
    Terminó en un hospital cercano donde llegó sin vida.

    Él es la voz de todo un pueblo que se cansó de gobiernos corruptos, que se cansó de engaños.
    Otros amigos suyos jóvenes también fueron heridos y conducidos al hospital.
    Voces desarmadas que hablaban por el pueblo, por ti y por mí.
    Pusieron el pecho por el Perú.
    Héroes de la democracia y del estado de derecho.

    ¡Basta de abusos en manifestaciones pacíficas!
    No toquen a nuestros jóvenes esperanza de un futuro mejor.
    Óiganlos, no los maten.
    Ellos tienen clara su verdad.
    ¿Por que tanta bala?, ¿tanto perdigón?
    ¿Son acaso delincuentes los que defienden nuestra nación?

    Policías abusivos coludidos con la corrupción.
    ¡Basta de injusticia!

    El pueblo apoya a los que dan la vida por nuestra patria.
    Apoyemos todos desde nuestras casas a nuestros jóvenes por favor.

    Un gobierno corrupto dispara sin piedad
    contra nuestros hijos
    ¡Qué abuso por Dios!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A FJMalpica le gusta esto.
  5. [​IMG]

    Colgada en el aire de la soledad,
    una rama seca se resiste a desprenderse de su árbol,
    no quiere dejar su última esperanza de vida.
    Espera en su cama impávida la lumínica redención.
    Abre sus ventanas pero la luz no llega;
    su garganta está roja y ronca de tanto gritar:
    ¡Clemencia!

    Así, los habitantes de la mundo, se bambolean en la incertidumbre,
    por un virus malsano que sus garras no quiere apartar del globo de la tierra.
    Impotente observa su galope destructor,
    quiere arrancarle los cabellos de sus estragos, pero no puede,
    y se sienta en el banco infame del dolor.
    Sus dientes chirrían de la rabia por no poder hacer nada contra él,
    pero sus brazos de fe no se cansan.

    Enciende un cirio y lo hace arder en cielos despejados,
    pone cabeza fría y las chispas de su fe se encienden.
    Dios no se ha olvidado del hombre,
    aunque él muchas veces lo niegue y le eche la culpa de los males que el mismo se granjeó.
    Al tiempo de una profunda oscuridad viene siempre un tiempo de la clara luz.
    ¡Paz en tu alma mundo!
    Sereno espera el tiempo de tu redención.

    Mientras tanto sujétate a tu verde rama,
    defiende con uñas y dientes los vestidos de tu esperanza,
    ¡Sé valiente, ten fe!

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    [​IMG]

  6. [​IMG]

    VIVO SOÑANDO SER TU PRINCESA

    Vivo soñando ser tu princesa,
    vivo anhelando ser tu novia blanca,
    la que te inspira versos de oro y de hojalata,
    la que sueña feliz en tus brazos, barcas inmensas
    de amor.

    Vivo añorando tus besos manzanos,
    vivo ansiando tus caricias terciopelo.

    Los cuentos de hadas sí existen,
    yo los he leído todos en la magia de tu ternura
    en tus cascadas incesantes de caricias,
    en el cielo nuevo que me ofreciste
    para soñar contigo.

    Me ofreciste, lluvia de margaritas,
    sol en invierno,
    abundancia en mi escasez.

    Me diste
    todo lo que mi corazón anhelaba;
    esas gavillas brillantes
    que tanto esperaba de ti.

    Yo te ofrecí
    mis albas azucenas,
    que eran todo lo que me quedaba de mi niña infantil.
    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados©


    I LIVE DREAMING TO BE YOUR PRINCESS
    I live dreaming of being your princess
    I live longing to be your white girlfriend
    the one that inspires you verses of gold and tin,
    the one who dreams happily in your arms, huge boats
    of love.

    I live longing for your kisses apple trees,
    I live longing for your velvet caresses.

    Fairy tales exist
    I've read them all in the magic of your tenderness
    in your incessant waterfalls of caresses,
    In the new heaven that you offered me
    dream about you

    You offered me rain of daisies
    sun in winter
    Abundance in my scarcity.

    You gave me your
    everything my heart longed for;
    those shiny sheaves
    I expected a lot from you.

    I offered you
    my white lilies
    they were all I had left of my little girl.
    Author: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú All rights reserved ©
    [​IMG]

  7. Es la era de los tapabocas,
    era en que la gente por salir se aloca,
    y al engorroso mutismo convoca.

    upload_2020-5-13_23-1-1.jpeg

    Es la era del aislamiento,
    dejar de vernos por un momento.
    Era de poco movimiento.

    La sigo descontento
    pues soy un ser sociable,
    pero sé que es un mal necesario.

    Esta
    época será recordada como la era de
    los cubrebocas.
    Saludamos con señas
    crucificamos los besos,
    le quitamos los brazos a los abrazos.

    Para palear sus efectos las cosen de diversos modelos:
    graciosos, serios y medicados.
    Todos caminamos con ellos a todos lados.
    Esta era de los tapabocas nunca lo hubiéramos imaginado

    Autora: Edith Elvira Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

    .

    THE ERA OF THE TAPABOCAS
    It is the era of the masks
    was when people went crazy for going out
    and the awkward call of silence.

    It is the era of isolation.
    stop seeing us for a moment.
    it was of little movement.


    I don't follow her so unhappy
    because I am a sociable being,
    But I know it is a necessary evil.

    This
    the era will be remembered as the era of
    The masks.
    We salute with signs
    we crucify kisses,
    We take the arms away from the hugs.

    To shovel its effects, they are sewn in different models:
    Funny, serious and medicated.
    We all walk with them everywhere.
    This was the masks that we never imagined

    Author: Edith Elvira Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Rights reserved

    .
  8. [​IMG]


    Hoy la pena

    es un sombrero que me quepa perfectamente,

    sus alas anchas me cubren toda entera,

    ¡Me ama, la miserable, ladina!



    El gato sarnoso de la pena

    me ronda y me quiere lamer, insistentemente.

    Es un conejo

    que sale una y otra vez

    del sombrero de mi alma,

    y me hace bromas, que no me hacen nada de gracia.



    La pena en sus vasos cuadrados me ataca con todos su vértices,

    lacónica sus lágrimas

    desfilan en mis mejillas.



    ¿Por qué insistes pena

    en mostrarme tus dientes amarillos?

    Quieres acaso lavarme sumisa los pies?



    ¡Vete de mi acera, pena arpía, miserable!

    ¡Vete de mis puertas, mata ciega!



    No quiero resbalarme en tus cabellos de agonía,

    ¿No he bebido ya sus vasos a granel?

    Contar tus rosarios de angustia

    me deja exhausta.



    Me recostaré en el sofá,

    dejaré que venga,

    total,

    ya conozco, su faz, sus huellas, sus pisadas, sus estratagemas.


    ¡Abrázame pena!


    Seamos

    hermanas, amigas, compañeras.




    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados
  9. [​IMG]





    No sé si soy pluma de oro
    de cobre u hojalata,
    solo sé que escribo versos
    que mi alma delatan.

    No sé si habré llegado siquiera a la punta
    de los pies de Calderón o de Garcilaso
    o abre tocado algún hilo de la orla de las vestiduras de Dante,
    solo sé que disfruto haciendo mis garabatos.

    No sé si mis metáforas tienen alcurnia
    garbo o agudeza,
    solo sé que cuando termino de elaborarlas
    hay sismos y terremotos en mi cabeza.

    No sé si mi poesía valdrá un penique o un sol en el mercado,
    solo sé que disfruto ejerciendo el don que Dios me ha dado.

    No sé si la crítica los apruebe o desapruebe,
    solo sé que me llena el ama de manzanas de satisfacción
    porque los hago con máxima dedicación.

    No sé si al lector
    le interese o guste mi mundo de letras,
    solo sé que los hago amor e intensión recta.

    No sé si mis letras vivirán
    o se las tragará el pozo largo del olvido
    si dormirán desnudos, huérfanos en anaqueles solitarios
    sin luz y sin sustento.

    No sé si este arte u oficio de escribir
    sea una profesión, algo real,
    para ayudar a mi nación
    o solo sea una quimera
    de un Quijote iluso
    que un día quiso vencer los molinos de vientos
    de los males del mundo
    con su espada inspirada de letras
    y salió expectorado,
    volando por los aires,
    entre sueños de gran poeta.

    No sé si soy poeta
    o una ilusa anacoreta,
    solo sé
    que cuando escribo,
    sueño con los ojos abiertos
    ¡Y les juro! (Dios sabe que no miento)
    que a veces he llegado a tocar el cielo.
    con mi pluma sencilla de letras.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados
    A NUBE ATARDECER y Gustavo Cervantes les gusta esto.

  10. [​IMG]

    Llegan los geranios y las rosas

    a teñir de amor el universo,

    a cubrir las penas sangrantes,

    con sus tapabocas de colores.

    Llegan mis flores favoritas,

    con su circo de alegría,

    con sus volteretas de esperanza

    y sus trompetas festivas.

    Para decirte:

    sí se puede,

    ¡Ánimo,

    sigue adelante!

    Mariposa triste, no claudiques.


    Limpiarán esas lágrimas

    de hospitales fúnebres,

    con latidos de ritmo agónico,

    y esos ecos pesimistas, colgados en ramas de desánimo,

    de los que en la batalla desfallecen.


    ¡Venid, vedlas relucir en los floreros del mundo!

    Cómo brillan en las pupilas esperanzadas,

    cómo cantan sus pétalos animosos.


    Vienen mis flores, a renovarlo todo,

    con su perfume de blanca paz y resignación.


    ¡Vengan mis rosas y margaritas!

    Regalad al mundo sus mágicas aquiescencias.

    Decidle suave al oído:

    el alma no muere,

    aunque el cuerpo contagiado perezca.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A NUBE ATARDECER le gusta esto.
  11. La tierra, pobre madre, tanto golpe, no aguanta...

    [​IMG]
  12. [​IMG]


    Es increíble pensar
    hasta que punto podemos llegar,
    tener que desconectar
    para a otros tener que salvar.

    No existen respiradores para todos,
    se debe elegir
    este vive, este no.
    Y el paciente dirá:
    ¿Y por qué
    el que morir yo?
    ¿No somos todos seres humanos?

    Dura determinación
    al que se someten los galenos,
    dura realidad
    para el que su peso experimenta.

    Un virus asesino
    nos ha llevado al ring de boxeo,
    en la lona, nos tiene arrinconados;
    por nuestros familiares acongojados.
    Muerte y dolor
    siembra por todos lados.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados
    A NUBE ATARDECER y Mayca les gusta esto.

  13. [​IMG]


    Con tu dulce sonrisa me encandilas,
    con tu tierna mirada me vigilas.


    Son sueños tu dulzura de rosales,
    son de inmensa ternura tus portales,
    son panes de dulzuras especiales;
    son mis ricas comidas habituales.


    Tus encantos cariño me cautivan,
    tus texturas mis llamas reavivan.


    Con amor busco loca tus pupilas,
    son tus soles las luces de mis males;
    tus dulces primaveras me motivan.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Gustavo Cervantes, malco y Anamer les gusta esto.
  14. [​IMG]


    No, aún no he muerto,
    en los rosales de tu amor,
    y aunque sus pétalos frescos aún estremezcan mis pupilas, cansadas de llorar,
    no ha fenecido mi esperanza,
    mis ganas de vivir;
    aunque tiemble de soledad, sin ti.


    Su estocada fue, aguda, feroz, inclemente,
    pero no me ha vencido,
    ¡No me vencerá!
    Aunque te ame, cada día más.


    No me tragarán sus terribles fauces,
    no me dejaré envolver en el pozo de la depresión,
    ¡Aunque ya no te pueda ver, jamás!


    Derramaré muchas lágrimas en sus jardines enamorados,
    me desvelaré con sus oleajes de recuerdos,
    pero no desfalleceré,
    ¡No, no lo haré!


    En mi bosque de penumbras
    aún versos blancos escribí,
    y mis azucenas no perderán su perfume de ternura jamás.


    No me he muerto de amor,
    aunque resulté herida como un pájaro
    con alas rotas,
    y me quedé pobre,
    indefensa,
    sin calor, sin tus besos; sin ti.


    ¿Sufrí?
    Sí, sufrí a vaso lleno denso, intenso;

    pero no morí,
    porque el sol de la esperanza aún brilla en lo alto para mí,
    porque soy joven, porque amo la vida,
    y puedo empezar de nuevo con valor.


    Saldré del umbral de la oscuridad
    a otros cielos marcharé,
    donde mi luna no sea decepcionada,
    ni mi corazón partido en mil pedazos.


    Volará tu recuerdo de mi alma
    como aves lejanas en bandadas,
    como un grano de polvo que se extingue en el aire,
    mi amor por ti,
    poco a poco desaparecerá;
    lo sé.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A NUBE ATARDECER y Niño grande les gusta esto.
  15. [​IMG]

    De los memes yo reniego,
    pero debo confesar:
    me reí y sin parar;
    ¡Sí, mucho, jamás lo niego!

    Algunos parecen juego,
    el mal rato hacen pasar,
    y otros, ¡cómo hacen pensar!
    ¡A los agudos me apego!

    También los hay de mal gusto,
    groseros y sin cordura;
    ¡Estos,no me gustan nada!

    Me provocan tal disgusto
    un ataque de locura,
    ¡No son mi musa soñada!

    Distingo memes:
    algunos son divertidos,
    otros con saña, servidos.

    Epílogo:El estrambote del sonetillo


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados


    TEMA: Los memes sobre el coronavirus que nos inundan.
    FORMA: Sonetillo en octosílabos con estrambote. El primer verso del estrambote de 5 sílabas.
    RIMAS: Consonante: abba abba cde cde eff
    Sin asonancias entre las rimas.
    FIGURA: Epílogo.
    En el estrambote. Recuerda que no puede ser parte del sonetillo, es como una conclusión, resumen o colofón
    A FJMalpica y NUBE ATARDECER les gusta esto.
  16. [​IMG]
    [​IMG]


    Tengo miedo,
    miedo que los tentáculos del virus sigan avanzando
    y se trague miles y miles de seres humanos,
    tengo miedo que la vacuna no llegue pronto,
    que la gente no aguante el descalabro económico, el desempleo y el hambre.

    Tengo miedo, Dios mío,
    se me escarapela el cuerpo,
    y casi no duermo viendo las noticias
    poniéndome en el lugar de los más vulnerables: de los países pobres, de los hermanos hispanos desempleados, de los niños encerrados en cuarentenas interminables , de que el sistema de salud de los países colapse.

    Mi fragilidad humana se pone de manifiesto,
    cuando veo llorar mucha gente de angustia y desesperación.

    Soy un poeta altamente sensible,
    una esponja sensitiva, y llorona,
    y todo este panorama me duele hasta los huesos.

    No me aterra solo mi salud, la de mi familia,
    sino la de esta hermosa tierra,
    poblada de humanos.
    Pues para mí no son cifras de las estadísticas
    para mí son hermanos humanos caídos, devastados.

    Enciendo un cirio
    el de la esperanza,
    rezo muchas horas en mi habitación,
    oxigeno mi alma
    para hallar paz en medio de tanto miedo y desconsuelo
    por el futuro de la humanidad.
    Las cuentas del rosario se hacen interminables, pero mi miedo va cediendo,
    la dulce imagen de La Madona Rucellai colgada en mi pared me sosiega,
    y entro en un remanso de paz y conformidad.

    Ahora entiendo, que el miedo también es bomba letal,
    que mata antes que el virus,
    que no ayuda en tiempos de crisis,
    ¡Qué hay ser equilibrados con nuestras emociones!

    Toda la historia tiene un curso inexorable y hay que asumirlo
    aprender de los errores,
    aprender las lecciones,
    aprender a ser mejor ser humano,
    aprender a cuidar nuestro planeta que poco a poco declina y se apaga.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright (PROHIBIDO COPIAR LAS IDEAS VERTIDAS EN ESTE POEMA) Safe creative cuenta 1705232425254
    A Anamer le gusta esto.
  17. [​IMG]



    Coronavirus, virus que equipara


    Hubo una vez un barrio de blancos, de negros,
    de pobres, de ricos...
    puentes que separaban,
    marcas que discriminaban.

    Llegó un virus
    que a todos equiparó:
    no hubo entonces razas, credos, estatus, ni pobres, ni ricos...
    porque igual se los tragaba a todos, arrastrándolos a la misma fosa.

    Y el hombre se dio cuenta
    que era vulnerable,
    que era frágil.
    De nada le valieron su dinero, sus bienes su poder;
    el virus arrasó con todo.

    Un pequeño virus casi invisible,
    una compuesto de proteína,
    acababa con la inteligencia y la presunción humana
    que ante sus efectos se quedaba muda, ¡inactiva!

    Un virus que nos hizo ver
    lo inhumanos
    o solidarios que somos.

    El encierro inesperado,
    nos hizo comprender
    lo que sufre un hombre privado de su libertad;
    que necesitamos del otro para ser felices,
    ¡Qué no somos invencibles!
    Que un solo virus puede destruir la tierra
    y dejarla deshabitada en poco tiempo.

    ¡Baja la frente hombre!
    Reconoce
    que no eres infranqueable.
    Investiga, estudia experimenta
    pero sin dañar a tu hermano humano,
    porque dañándole,
    te dañas a ti mismo.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright





    Coronavirus, virus that matches




    Once there was a neighborhood of whites, of blacks,


    rich and poor ...


    bridges that parted,


    brands that discriminated


    A virus arrived


    which equated all:


    then there were no races, creeds, status, neither poor nor rich ...


    because he swallowed them anyway, dragging them to the same well.




    And the man realized


    who was vulnerable


    which was fragile


    His money was worth nothing to him, his property his power;


    The virus erased everything.




    An almost invisible little virus,


    a protein compound


    annihilated intelligence and human presumption


    that due to its effects, she would remain silent, inactive!




    A virus that made us see


    the inhuman


    or solidarity that we are.




    The unexpected confinement,


    made us understand


    what a man deprived of his liberty suffers;


    that we need each other to be happy,


    We are not invincible!


    That a single virus can destroy the earth


    and leave it uninhabited in a short time.




    Lower your forehead man,


    recognize


    that you are not impassable


    Investigate, study, experiment


    but without harming your human brother,


    why hurt him


    you hurt





    Author: Edith Elvira Colqui Rojas-Peru-All rights reserved / copyright
    A Anamer le gusta esto.
  18. [​IMG]
    Estoy en cuarentena,

    confinada, como un pájaro enjaulado,
    y cómo un búho lloroso;
    paso mis días, aquí, en la trinchera de mi hogar.


    ¡No me gusta el encierro, mis alas quieren volar!

    pero sé que este aislamiento es necesario
    para poder salvar mi pellejo.


    Los días son monótonos, veo las calles desiertas, muertas,

    las noticias estallan de miles de contagiados en el mundo,
    hago una oración en silencio;
    (Parezco un monje budista rezando mis letanías solitarias)


    Desde mi soledad, tan sola,

    siento la compañía de mis seres queridos que son mi paliativo y mi fuerza.
    Todas las mañanas como valiente guerrera, frente al virus, desinfecto recovecos,cocino, lavo,
    y me ciño la pluma, para luchar también con mis letras.
    Este vil virus ataca sin piedad
    ¡No hay qué darle tregua!


    En mi encierro, ha cambiado mi modo de ver el mundo:valoro más la vida, la libertad.

    Soy consciente que el propio hombre destruye su hábitat.
    Lloro una humanidad materialista que va camino al cadalso.


    Estoy en cuarentena,

    y lo confieso, ¡tengo miedo,
    ¡No sé hasta cuando se propagará el virus!
    Si recrudecerá con más fuerza, si veré más muertos, ¡tan cerca!


    Me he confesado antes de este encierro,

    si muero me voy limpia de pecado,
    pero temo por los míos
    y además, cuando la muerte llega, cuando se la siente ¡ tan cerca!
    Resulta, que nadie está tan preparado como creía.


    Respiro profundo,

    encomiendo mi alma al cielo,
    rezo por los fallecidos y los agonizantes.
    Necesito entrar a la casa interna de mi alma
    y pedir al altísimo, conformidad, valor,
    si toca sus tentáculos mis puertas o la de mis familiares.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  19. [​IMG]

    El mundo está en emergencia,
    se propaga el coronavirus a paso agigantado,
    muchos países se han infectado,
    ¡Llueven muertos y enfermos por todos lados!

    Se decreta higiene hasta los dientes,
    cuarentena confinada,
    ¡Hasta toque de queda, inmovilizados!

    ¡Dios mío que pandemia endiablada!
    Mata de forma indiscriminada.

    En los países pobres la crisis económica se agudiza,
    los bolsillos y sus estómagos sienten la pegada,
    Se decretan algunas medidas paliativas, canastas alimenticias, bonos, ¡qué a todos no llegan!

    Estados Unidos es un caos,
    en Nueva York hay miles de muertos y muchos infectados,
    ¡El virus se propaga cómo un rayo!

    Hasta los médicos se contagian como moscas también la policía es infectada.
    ¡Pronto, urgente, mundo!
    hagamos caso a las medidas preventivas
    ¿O queremos quedar confinados a tumbas solitarias?

    ¡Emergencia, SOS,
    el mundo está contagiado!
    Busquemos la vacuna por todos lados,
    no seamos indiferentes entre humanos,
    todos debemos ayudarnos.

    Este virus es como una bomba atómica, ¡ha remecido al mundo entero!
    Nos ha castigado certero,
    ¡Pronto, ver caras felices nuevamente, yo quiero!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados