1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]



    Coronavirus, virus que equipara


    Hubo una vez un barrio de blancos, de negros,
    de pobres, de ricos...
    puentes que separaban,
    marcas que discriminaban.

    Llegó un virus
    que a todos equiparó:
    no hubo entonces razas, credos, estatus, ni pobres, ni ricos...
    porque igual se los tragaba a todos, arrastrándolos a la misma fosa.

    Y el hombre se dio cuenta
    que era vulnerable,
    que era frágil.
    De nada le valieron su dinero, sus bienes su poder;
    el virus arrasó con todo.

    Un pequeño virus casi invisible,
    una compuesto de proteína,
    acababa con la inteligencia y la presunción humana
    que ante sus efectos se quedaba muda, ¡inactiva!

    Un virus que nos hizo ver
    lo inhumanos
    o solidarios que somos.

    El encierro inesperado,
    nos hizo comprender
    lo que sufre un hombre privado de su libertad;
    que necesitamos del otro para ser felices,
    ¡Qué no somos invencibles!
    Que un solo virus puede destruir la tierra
    y dejarla deshabitada en poco tiempo.

    ¡Baja la frente hombre!
    Reconoce
    que no eres infranqueable.
    Investiga, estudia experimenta
    pero sin dañar a tu hermano humano,
    porque dañándole,
    te dañas a ti mismo.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright





    Coronavirus, virus that matches




    Once there was a neighborhood of whites, of blacks,


    rich and poor ...


    bridges that parted,


    brands that discriminated


    A virus arrived


    which equated all:


    then there were no races, creeds, status, neither poor nor rich ...


    because he swallowed them anyway, dragging them to the same well.




    And the man realized


    who was vulnerable


    which was fragile


    His money was worth nothing to him, his property his power;


    The virus erased everything.




    An almost invisible little virus,


    a protein compound


    annihilated intelligence and human presumption


    that due to its effects, she would remain silent, inactive!




    A virus that made us see


    the inhuman


    or solidarity that we are.




    The unexpected confinement,


    made us understand


    what a man deprived of his liberty suffers;


    that we need each other to be happy,


    We are not invincible!


    That a single virus can destroy the earth


    and leave it uninhabited in a short time.




    Lower your forehead man,


    recognize


    that you are not impassable


    Investigate, study, experiment


    but without harming your human brother,


    why hurt him


    you hurt





    Author: Edith Elvira Colqui Rojas-Peru-All rights reserved / copyright
    A Anamer le gusta esto.
  2. [​IMG]
    Estoy en cuarentena,

    confinada, como un pájaro enjaulado,
    y cómo un búho lloroso;
    paso mis días, aquí, en la trinchera de mi hogar.


    ¡No me gusta el encierro, mis alas quieren volar!

    pero sé que este aislamiento es necesario
    para poder salvar mi pellejo.


    Los días son monótonos, veo las calles desiertas, muertas,

    las noticias estallan de miles de contagiados en el mundo,
    hago una oración en silencio;
    (Parezco un monje budista rezando mis letanías solitarias)


    Desde mi soledad, tan sola,

    siento la compañía de mis seres queridos que son mi paliativo y mi fuerza.
    Todas las mañanas como valiente guerrera, frente al virus, desinfecto recovecos,cocino, lavo,
    y me ciño la pluma, para luchar también con mis letras.
    Este vil virus ataca sin piedad
    ¡No hay qué darle tregua!


    En mi encierro, ha cambiado mi modo de ver el mundo:valoro más la vida, la libertad.

    Soy consciente que el propio hombre destruye su hábitat.
    Lloro una humanidad materialista que va camino al cadalso.


    Estoy en cuarentena,

    y lo confieso, ¡tengo miedo,
    ¡No sé hasta cuando se propagará el virus!
    Si recrudecerá con más fuerza, si veré más muertos, ¡tan cerca!


    Me he confesado antes de este encierro,

    si muero me voy limpia de pecado,
    pero temo por los míos
    y además, cuando la muerte llega, cuando se la siente ¡ tan cerca!
    Resulta, que nadie está tan preparado como creía.


    Respiro profundo,

    encomiendo mi alma al cielo,
    rezo por los fallecidos y los agonizantes.
    Necesito entrar a la casa interna de mi alma
    y pedir al altísimo, conformidad, valor,
    si toca sus tentáculos mis puertas o la de mis familiares.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  3. [​IMG]

    El mundo está en emergencia,
    se propaga el coronavirus a paso agigantado,
    muchos países se han infectado,
    ¡Llueven muertos y enfermos por todos lados!

    Se decreta higiene hasta los dientes,
    cuarentena confinada,
    ¡Hasta toque de queda, inmovilizados!

    ¡Dios mío que pandemia endiablada!
    Mata de forma indiscriminada.

    En los países pobres la crisis económica se agudiza,
    los bolsillos y sus estómagos sienten la pegada,
    Se decretan algunas medidas paliativas, canastas alimenticias, bonos, ¡qué a todos no llegan!

    Estados Unidos es un caos,
    en Nueva York hay miles de muertos y muchos infectados,
    ¡El virus se propaga cómo un rayo!

    Hasta los médicos se contagian como moscas también la policía es infectada.
    ¡Pronto, urgente, mundo!
    hagamos caso a las medidas preventivas
    ¿O queremos quedar confinados a tumbas solitarias?

    ¡Emergencia, SOS,
    el mundo está contagiado!
    Busquemos la vacuna por todos lados,
    no seamos indiferentes entre humanos,
    todos debemos ayudarnos.

    Este virus es como una bomba atómica, ¡ha remecido al mundo entero!
    Nos ha castigado certero,
    ¡Pronto, ver caras felices nuevamente, yo quiero!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  4. [​IMG]

    Motivada por esas personas que no acatan el aislamiento y el toque de queda para evitar el contagio masivo escribí este romance:


    DESOBEDECER EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS (Romance)


    Desobedecer las órdenes
    es el pan del día amigos,
    de gentes irresponsables
    que son un caso perdido
    por no respetar las normas,
    ¿Qué enseñarán a sus hijos?
    Si se dan el gusto en todo,
    ¿Son adultos o son niños?
    ¡Ya compórtense a la altura!
    ¡Den de humanidad un signo!
    No contagies a los otros,
    por vivir en mal estilo,
    ¡Piensa en tu patria mi hermano!
    El virus es asesino,
    ¿No te das cuenta su daño?
    ¡Debes ser peruano digno!
    Sí obedeces tú las normas,
    te beneficias, querido,
    ¡Salvando tu vida propia!
    La vida es bien protegido.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados.


    Nota: Este poema fue escrito solo para aquellas personas que no acatan las normas del gobierno para controlar el Coronavirus pues también hay personas *que sí las acatan de manera heroica.

    También para concientizar el cumplimento de las normas para evitar la propagación del Coronavirus, pues si no las cumplimos, pues estaríamos en libre albedrío y peor aún expondríamos la salud de los demás.

    Finalmente cada persona es libre de elegir el bien o el mal para sí misma.
  5. [​IMG]

    Ya estoy cansada de esta gente mojigata
    ¡Qué el virus me mata!
    ¡Qué el virus me mata!
    ¡Ándate al baño que una diarrea también te mata!

    No quieren contagiarse, y como lobos astutos esperan que la policía se vaya,
    y salen de sus casas como ratas.

    Rezan diez Ave María para no contagiarse
    y cuando su vecino les pide prestado plata
    le niegan con excusa barata.

    Ayer mi vecino peleaba en el mercado por un kilo de azúcar con su cara descuadrada,
    ni se había bañado y fue la banco orondo a su soldada.

    Los días pasan todos en zozobra en casa,
    a ese virus no lo he visto, pero tantos hablan de él,
    que ya me estoy forrando con una gruesa coraza.

    Tarde o temprano viejos o jóvenes, sanos o enfermos caeremos en las redes de la muerte,
    entonces ¿para qué tanto revoltijo y drama?

    Mejor el día disfruta, aliméntate bien y haz tus tareas cotidianas,
    pensando si te mata o no te mata
    te estás muriendo varias veces,
    hombre frágil, mente de hojalata.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  6. [​IMG]

    No llores mi princesa, ¡no llores por favor!

    ¡Qué no mude tu rostro, en grisáceo color!
    ¿Qué el oro ni los bienes, sacian tus ansiedades?
    ¿Qué tus bellos palacios, perdieron sus encantos?
    Tus melódicos cantos, se tornaron en llantos,
    no llaman tu atención las excelsas ciudades.

    Veo un lirio dormido, de azul melancolía
    que en tus ojos hermosos su pétalo abriría,
    ¿Quizás buscas príncipe, copioso en mil sorpresas
    al que entregues mimosa, tus mieles de dulzuras,
    que tu jardín rellene de eclécticas ternuras,
    con un terno lujoso, de maneras inglesas?

    Anima tu madrina, tus endechas eternas,
    apagaron tus sueños, las lánguidas linternas
    tus carruajes no sacian, tus latidos de amor,
    tus dragones no apagan, tu fuego de entusiasmo
    solo revelas pena con angustioso espasmo
    ¡No sigas presa niña, de malsano dolor!


    Sí, vendrá tu príncipe, con mariposas besos
    y dejará en tu piel sus pinceles impresos,
    y con varonil sello saciará tus vertientes,
    con su brioso caballo llegará muy radiante,
    borrará tus lágrimas en diminuto instante;
    cubrirá de rosales, tus solitarios puentes.



    Autora : Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    También en Mundo poesía me gustó la respuesta de la Sonatina en verso libre de la poeta FANNY JEM WONG, 6 de Julio de 2006.



    Métrica: Sexteto
    Estrofa de seis versos en variados esquemas; algunas de sus posibilidades son: ABABCC, ABBAAB
    AABCCB, ABCABC,
    A Anamer le gusta esto.
  7. [​IMG]


    De la noche a la mañana cambió nuestra historia,
    los que nos creíamos seres libres,
    estamos como perros enjaulados ladrando desolados.
    Como monjes budistas recluidos,
    como aves sin aire,
    respirando miedo.


    La vida social para nosotros se ha apagado
    y solo con una sonrisa o con señas saludamos.
    Nuestro círculo social se ha reducido a la familia
    es bueno conversar, pasar con ellos las horas,
    pero el encierro, hace que veces perdamos la paciencia.
    Son las consecuencias del maligno virus
    que nos sigue con sus pisadas de muerte.


    Las calles están vacías y mudas
    las playas ya no ríen con el sol.
    Nos alejamos de todos
    ¡Cómo apestados!


    De la noche a la mañana cambió nuestra rutina, nuestro feliz estado.
    Ahora valoramos la vida, ahora sabemos que no hay don más preciado
    que la libertad.


    En el hemisferio sur nos sancochamos con el calor y el tedio.
    Las gentes desesperadas como ratas buscan como protegerse y alimentarse.


    La gente vive con psicosis
    pues todos piensan tener el virus.


    Rogamos al Dios del cielo:
    que pronto acabe este encierro,
    que volvamos a ser y vivir como antes.
    Que se acabe esta peste,
    que la gente converse,
    que los niños pobres no se aburran,
    ¡Qué no se muera la gente como moscas!


    De la noche a la mañana
    debemos adaptarnos,
    hasta que tengamos la vacuna ansiada.
    Hay que tener paciencia,
    hay que enfriar un poco nuestros impulsos,
    hay que aceptar el cambio de buena gana,
    aunque nos cueste.


    Nuestros ruegos el Dios del cielo oiga,
    que los estados adopten las mejores medidas,
    y pronto regresemos a nuestra vida cotidiana.


    Mantengamos la paz;
    sino el miedo y el desasosiego nos matarán antes que el virus.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    imagen de la red
    A Anamer le gusta esto.
  8. [​IMG]

    El Coronavirus en España les sigue las pisadas,

    ¡La muerte la ven tan cerca, camina detrás de sus espaldas!

    En Madrid se habilita una pista de hielo para los cadáveres de los fallecidos.

    No respeta condición social,

    pero afecta más a los ancianos.

    El turismo ha bajado sus índices,

    las gentes están recluidas en sus casas.

    Hay gente desempleada en problemas.


    España sufre pero también el mundo,

    Italia ha tenido también muchos afectados así como Alemania y Francia.

    Se garantiza el abastecimiento de alimentos

    y la ayuda a los más vulnerables.


    Hay pánico en la gente,

    y no es para menos;

    tener la muerte tan cerca

    a cualquiera aterroriza.


    España querida, nación amiga,

    ¡Recupérate pronto!

    Tú eres valerosa guerrera

    Saldrás de todo esto.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

    A Gustavo Cervantes y MARISOL PÉREZ les gusta esto.
  9. [​IMG]


    (Un poema para transmitir un poco de paz en la cuarentena)

    En tiempos de coronavirus,

    mantén la calma no te desesperes,

    porque sino, el miedo te matará antes que el virus.


    Si estás en cuarentena,

    limpia tu casa, conversa con tu familia,

    inventa un canto, haz un chiste,

    relájate un poco.

    Báñate y perfúmate.

    La muerte llega al que le tiene que llegar con virus o sin virus

    y el que tiene que vivir vive, aún con él también.


    Pide al Dios del cielo

    mucha paz en tu alma,

    mantén el equilibrio emocional ,

    será beneficioso para los tuyos.

    ¡Nada de gritar, ni alterarse!

    mejor leer un libro,

    hacer un poco de ejercicio,

    cantar o escuchar buena música.

    La televisión desintoxica de estar todo el día pegado al coronavirus,

    despeja tu mente con otras cosas también.


    Estos tiempos de coronavirus son tiempos para reflexionar:

    que es importante cuidar el planeta,

    que la vida es más importante que el dinero,

    que el hombre debe dejar de lado sus afanes hegemonistas,

    que es importante estar en paz con el hermano,

    que hay que estar limpios de pecados por si nos agarra la muerte con sus tenazas,

    que todos necesitamos de todos,

    que hay que perdonar a tiempo y destiempo,

    que hay que ser humildes,

    porque al morir no nos llevaremos nada más

    que las buenas obras.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

    imagen de la red

    A Gustavo Cervantes le gusta esto.
  10. [​IMG]
  11. [​IMG]

    El miedo se apodera del mundo,
    todos temen ser contagiados con el virus asesino:
    hay cola en los supermercados,
    peleas, llantos, ataques de pánico,
    encierro en las casas;
    perdiendo la calma y la cordura.

    Los hombres solo piensan en cuidarse y extreman
    sus medidas de seguridad: se lavan demasiado las manos, no concilian el sueño,
    se deprimen y aburren en sus casas quejándose por la cuarentena.

    Es el miedo a la muerte
    que los aterra,
    ser exterminado del planeta como moscas,
    ser convertido en polvo y nada
    por el temible virus
    que a su paso solo deja desolación y muerte.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

  12. [​IMG]
  13. [​IMG]



    Si un amigo te daña, si un amigo traiciona,

    ha roto la armonía, la conexión profunda,

    que entre ambos existía, pues queda vagabunda,

    por traicionera saña, ¡Jamás se le perdona!



    Es como una alimaña, quien males ocasiona,

    su maldad sobraría, le valdría una tunda,

    ¡Buen amigo sería, si de paz te circunda!


    Si no urde una patraña, si no nos decepciona.



    ¡Ah, los amigos buenos son rubíes escasos!

    Gemas maravillosas,no causan ningún mal;

    mucha alegría dan con su buen proceder.



    Sus brazos vienen llenos, de serenos ocasos,

    de perfumadas rosas de selecto cristal;

    amor se llevarán y gloria en nuestro ser.



    Sonetillo:



    Si un amigo te daña,

    ha roto la armonía

    que entre ambos existía,

    por traicionera saña.



    Es como una alimaña,

    su maldad sobraría,

    ¡Buen amigo sería,

    si no urde patraña!



    ¡Ah, los amigos buenos,

    gemas maravillosas!

    mucha alegría dan.



    Sus brazos vienen llenos

    de perfumadas rosas;

    amor se llevarán.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

    [​IMG]
    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.

  14. En voz de mi querido amigo poeta Ax Jasso Roos