1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el tercer número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]


    En noche de luna llena vendré
    a posarme en tus frescos manantiales,
    recorreré tu montes y tus valles;

    mariposa rutilante seré.


    Te conquistaré con mis alas finas,
    recorreré tu lecho lentamente,

    sigilosa daré el paso siguiente;
    haré levitar todas tus cortinas.


    Tus blancas sábanas haré temblar,
    tu habitación de gozo saltará,
    mis rosedales, tu sed saciará;
    mis hojas de amor te voy a entregar.


    Esta noche serás mío cariño,
    reposarás en los celestes cielos,
    colmaré tus ansias y tus anhelos;
    te dejaré soñando como niño.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reserva
  2. [​IMG]

    Hola, ¿no me reconoces?
    Me sirvo en un plato blanco brillante,
    a ver si me mira la gente.
    Me llené la cara de arvejas, zanahorias, papas y tomates...
    Porque ya nadie me quiere comer.
    Y luego dicen
    que uno no les advierte
    y al hospital van a parar
    si no se alimentan adecuadamente.


    ¡Soy el señor verdura!

    Odio, la comida chatarra,
    me hizo daño en otra épocas cuando pesaba 80kg
    y sufría de hipertensión, várices y del corazón.


    Ahora como frutas y verduras,
    hago ejercicios y como sano.
    No pretendo ser un gusano.
    Pero si un completo ser humano:


    "Mens sana in corpore sano"

    He decidido alargar mi vida,
    incluyendo en mi dieta frutas y verduras,
    para calmar algunos males,
    y evitar muchos vendavales.


    Tengo mi lema:
    El que come verdura
    en esta vida sí dura.


    Quiero verte sano, fresco, radiante, lleno de vida.
    Y no apático, enfermo y soñoliento.


    Ven, degusta mi plato un momento.
    Verás que rico alimento.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    (imagen de la red)
  3. [​IMG]

    Una rosa en el olvido me siento hoy.
    Una rosa solitaria,
    sin el agua de tus besos;
    sin el manantial de tus caricias.


    Una rosa muerta sin ilusión,
    tendida en el pavimento frío
    lamiendo soledad.
    Ajada por tu lejanía,
    deshojada por el tiempo.
    El carmín va cayendo de mi tez.


    Esa rosa que antaño florecía fresca y vigorosa
    con los aires de tu amor;
    ahora es solo pétalo seco,
    tallo que amasa dolor.


    Rosa olvidada,
    que el galán hace tiempo cuidó y regó,
    y que ahora de sus beldades se olvidó.


    Amado, no olvides esta rosa en desolación.
    No olvides, que yo soy la rosa de tu predilección,
    ¡Vuelve pronto, mi tierno ruiseñor!
    Que esta rosa muere de inanición.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas- Perú- Derechos reservados

    13/08/2018

  4. [​IMG]
    Debo olvidarte,
    del pétalo de mis rosas arrancarte.
    el volcán de tus besos apagar.
    Aunque esté muriéndome de amor,
    aunque me queme todavía tu piel,
    aunque tenga que arrancarme el corazón con las uñas de los dedos.
    Aunque me muera de pena en el intento
    y salte al vacío sin ti.


    ¡No, no ya no te debo amar!
    Piedra dura mi alma debe ser.

    Titanio infranqueable para ti.

    Que no te quede duda,
    esta vez lo voy a lograr.

    Sé que muchas veces lo intenté
    que del altillo de la determinación muchas veces caí.
    Pero esta vez estoy decidida
    ¡Basta de lágrimas acongojadas!
    ¡Basta de ilusiones con cara falsa!
    ¡Basta de amores sin sombrero!,
    ¡Yo no quiero eso para mí!

    Tus migajas ya no me llenarán,
    tus versos de amor ya no me emocionarán,
    tus canciones de amor
    al mar del olvido eterno las tiraré.

    No, paloma, ciega, tonta,
    ¡Nunca más seré!
    ¡Juro que en el libro del olvido te pondré!
    Tu nombre de mi alma
    con sangre lo borraré.
    Adiós, adiós amor de cliché.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

  5. [​IMG]

    Novia eterna
    quiero ser para ti,

    ofrecerte mis velos
    y mis rosales en blanco mar.

    Cervatillo tierno
    retozando en tu mirar,
    cascadas de agua
    besando tu llegar.

    Novia eternamente enamorada
    de tu vino y de tu sal.

    Gacela danzarina en las arterias de tu corazón.
    Blanco lirio
    suspirando entre tus trigales.

    Nívea paloma
    volando siempre por tus ambarinas tardes.
    Prisionera
    de tus olas y tu mar.
    Suspirando siempre,
    en los puertos de tu mirar.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados
  6. [​IMG]

    Ser responsable es un reto
    que la sociedad reclama,
    y se convirtió en la rama
    de un obstáculo completo.

    Y las gentes piden veto
    para el que evita la cama,
    pues saben que el deber llama
    y exige esfuerzo repleto.

    Ser responsable es labor
    que trae frutos amables,
    y de dignidad nos llena.

    Es compromiso mayor
    de las personas loables,
    ¡Nos hace la vida plena!

    Holgazán
    y persona con desidia
    ¡Veamos quien lo subsidia!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados


    *Epifonema:
    Esta en el estrambote del sonetillo

    TEMA: Responsabilidades, cargas. Enfoque libre.
    FORMA: Sonetillo de octosílabos con estrambote.
    RIMAS: Consonante: abba abba cde cde + e(4)ff
    FIGURA:
    Epifonema.

    Es un cierre relacionado, independiente del sonetillo, pero que lo completa con apreciación a modo de sentencia, aforismo, broma, conclusión o moraleja.










  7. [​IMG][​IMG]

    Recuerdo a Condorito,
    revista humorística
    que deleitaba a grandes y chicos.


    Con sus ocurrencias divertidas
    dejaba la cara en alegría coloreada.


    Un resbalón en Plop,
    una broma a Yayita,
    o las ocurrencias de huevo duro
    las ingenuidades de Ungenio
    me hacían deleitar.


    Su gracioso sobrino Cone
    que le heredó la chispa sin igual.
    Haciendo travesuras en el colegio a rabiar.


    Mención aparte merece
    Pepe Cortisona
    quien se disputaba el amor de Yayita
    y cualquier trampa era capaz de inventar.


    Condorito noble revista.
    Tus páginas alegraron mi vida juvenil
    en ellas veía mucha creatividad y gracia singular.


    Me enseñó a ver la vida más sencilla.
    Sonreír,
    a pesar de la adversidad...


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados (8/08/2018)

    Este poema es un homenaje al querido pueblo Chileno donde tengo muchos amigos poetas.
  8. [​IMG]

    Yo no sé porque tengo mala suerte,
    dentro y fuera de casa veo el mal,
    ¿Alguien me habrá arrojado mucha sal?
    Mi vida en desconcierto se convierte.

    Necesito un titán que me liberte,
    que quite de mi espalda el temporal;
    necesito una fuerza espiritual
    que aleje de mis calles a la muerte.

    Me desempolvaré de negras sombras,
    que inquietan y liquidan mi alegría
    ¡No, no existe la mala suerte, no!

    La buena suerte viene si la nombras,
    si caminas alegre todo el día;
    y verás que en un zas, el mal fugó...

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados


    Metáforas. verso 3, 6 y 8
  9. [​IMG]

    Mariposa de alambre quiere volar,
    hacia un nuevo sol,
    hacia nuevos horizontes de libertad.

    Se ha subido a un banco,
    para su aliento impulsar .
    Se cansó de la vida chata:
    de lavar y cocinar.

    Y aunque le pese el cuerpo enredado de la sociedad,
    volará.
    Aunque le apunten los dedos de los prejuicios,
    Ella sus sueños logrará.

    Vuela mujer de sueños altos,
    ¡Vuela!
    No dejes tus sueños apagar.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

  10. [​IMG]

    Seductor de mis olas de fuego,
    hidalgo caballero apuesto,
    amo de mis sueños,
    actor diestro.
    ¡Habítame en las hojas de tu verbo!

    Bate tus vientos,
    sobre mis cabellos,
    bésame con tus pupilas hambrientas,
    eleva mis ansias al cielo de tus inocencias.

    Caballero piel de durazno,
    bésa mis rosas con la firme pasión de tus claveles,
    seduce mis primaveras con tus soles;
    somete mi cintura a tus corceles nacarados.

    Galán apuesto,
    tus palomas me hipnotizan;
    tu presencia alada me fascina.

    Oh, mi dulce caballero,
    tu porte atractivo,
    enloquece mis vestidos.
    En tu red de sonrisas
    quedé prendada;
    en tus barcas anclada.

    Tu voz, ¡Oh tu mágica voz!
    Es lira suave en mis mañanas.
    Tu boca fresca,

    manzana que en mi boca
    se derrama...

    Mi torre fuerte,
    abrázame en tus bíceps tiernos,
    y ámame, como tu viento sereno.
    Quiero hacerme ovillo de amor entre tus brazos.
    Ser esa luna coqueta en que te miras,
    la lluvia que moja tus sueños,
    el sol que abriga tus días;
    ese vino rojo que te embriaga.

    Me seduce tu encanto del olivo tierno,
    tus castillos altos de sueños,
    tus lagos enamorados,
    ¡Tu cemento venció mi flor!

    ¡Sedúceme palomo!
    Que a tus encantos olorosos
    me rindo.
    Ilumina mis noches, velas apagadas,
    con tus ojos.

    Mis inocentes margaritas,
    mis delicias de mujer
    se deleitan en ti.

    Tus madreselvas se enreden
    en las pestañas de mi alma,
    Tu mar habite siempre en mis aguas.

    Hechízame,
    mi galante corcel.
    LLévame a tocar tus fulgurantes estrellas.
    ¡Quiero volar en tus mágicas cometas!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    (Prohibida su copia total o parcial)
  11. [​IMG]

    Se oyen aullidos;
    en el tejado gatos,
    por hembra pugnan.


    Autora:Edith Elvira Colqui Rojas-Derechos reservados
  12. [​IMG]


    Los girasoles
    sus pétalos abiertos,
    abejas liban.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  13. [​IMG]

    Frente a la soledad,
    me descubro indefensa, niña asustada.
    Sus largas cabelleras
    son aterradoras.
    Su noche, hilera oscura
    y sus manos, ¡tan frías!


    Frente a ella
    estoy desnuda,
    sin armas.


    Me mira con sus ojos inquisidores,
    me quiere abrazar apretadamente,
    pero yo no me dejo,
    ¡No quiero hundirme en sus largos silencios,
    ni sentir sus cirios de nostalgia!


    Frente a esta soledad de hielo
    que hoy me visita,
    siento desparecer mis esperanzas como humo gaseoso.
    Sus negros mantos quieren apagar mis ilusiones,
    ¡Pero yo no la dejo, no la dejo!


    Todavía tengo sueños prendidos en mi tintero,
    todavía hay estrellas detrás de las nubes negras.
    Todavía puedo renacer,
    en la aureola de mis metas y proyectos.


    No, ahora ya no estoy sola,
    estamos juntos: yo y mis sueños por lograr.
    Unidos espantaremos esta soledad de piedra.
    Ella se irá arrepentida:
    ¡Fuera soledad que me aterra!
    ¡Vete de mis veredas!
    Aquí ya no hay lugar
    para ti.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  14. [​IMG]

    Girasoles marchitos caminan ciegos.
    Su agua es escasa,
    tienen la vida contada.


    Su amarillo ya no emerge,

    sus sonrisas fenecen.
    Su luz se muere
    en un jarrón oscuro.
    Oscuro como la soledad más muerta,
    como el vacío más mudo.


    Contemplo
    sus pétalos caídos.
    Les hago luto:
    a sus ahogos,
    a sus piernas dobladas...


    La noche es larga para ellos,
    morirán por el calor ardiente,
    o por un vecino indiferente
    que no las regó.
    Vecino sin alma.


    Girasoles en funerales
    me ofrece hoy la vida.
    Y no puedo retardar su partida.
    Uno a uno, en el jarrón expirarán.
    Adiós a sus capas amarillas
    que daban vida


    e iluminaban mis días.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados


  15. [​IMG]
    Para mí la oscuridad es nada
    puedo arrancarle a las penumbras
    noches estrelladas.

    Puedo inventarme más de un sol en el cielo.
    Amarillos discos viajando
    en los círculos concéntricos de la vida.

    Pero no estoy loco, no.
    Solo veo
    lo que otros no pueden ver.
    Puedo romper el vidrio de la ciudad rota en penumbra
    y dar a luz vida.

    El caos y el desorden,
    los trazos imperfectos,
    las nubes como olas serpenteantes,
    también pueden generar belleza en mis piezas.
    Soy un ser fuera de lo normal.
    ¿No lo comprenden?

    Mi ciudad de sombras
    no me paraliza.
    Mis tinteros
    no se estacionan.
    Son mi terapia.
    Analgésicos del miedo que me ocasiona
    no volver a la realidad.
    ¡Que las sombras penetren mi vacío!

    El azul y el negro destino
    me persiguen con sus líneas cortadas,
    ¡Invaden mis espacios, los malditos!
    Yo escapo como halcón
    de sus fauces
    con mis amarillos soles
    que le dan sosiego a mi alma.

    Tengo un sol que se devoró la luna.
    Necesito de ambos para sobrevivir...

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados

    (Nota: este poema es resultado de mi visión particular del cuadro como poeta