1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el segundo número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]

    Llega la navidad,
    con su hoguera cálida encendida,
    de calor de hogar.
    Con sus coloridos árboles de bondad,
    y esa magia tan singular.


    Llega la navidad,
    con recuerdos de nostalgia
    de los que ya no están,
    con remembranzas de infancias que ya no volverán.


    Llega navidad,
    con ilusiones nuevas,
    y con nuevos caminos por recorrer.


    Llega navidad,
    la casa está decorada,
    los regalos mirándonos con ansiedad.
    El niño Dios habite y acompañe
    a los que viven en soledad.


    ¡Oh dulce navidad!
    Tus vestidos me traen mucha paz y felicidad,
    pero también mucha nostalgia que me hace llorar,
    recordando a mi madre buena, que ya no está.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados


  2. [​IMG]

    ¿Dónde dejé mis lentes?
    ¿Por qué me tiemblan las manos?
    No me acuerdo donde dejo las cosas
    y a veces, olvido el nombre de mis familiares.


    Cada día me más inútil
    y veo que mi familia sufre, y yo con ellos.
    Ayer no podía llegar a casa,
    me había olvidado la dirección.
    ¡Cuánta nostalgia en mi corazón!


    Me llevaron al doctor,
    pero los fármacos siento que no me hacen nada.
    Me dañan el estómago y me tienen irritable.
    ¡Me siento tan ansioso y deprimido!


    ¿Por qué esta tragedia para mí?
    ¿Por qué como otros,
    solo,
    no puedo salir?


    Triste destino para mí.
    Cada vez me siento peor
    ¿Y cómo terminaré?
    ¿Mis familiares y amigos,
    me verán o me abandonarán?
    Qué incertidumbre cruel.


    Dios mío, no quisiera terminar,
    como un orate, deambulando por la calle.
    ¡Eso no!


    Todo ahora lo veo oscuro y gris,
    depender de otros,
    no me gusta a mí.
    ¿Por qué el destino me trata así?


    Hijos, amigos, familiares,
    no me abandonen por favor...


    Autora : Edith Elvira Colqui Rojas - Perú -D.R.A.
    Derechos Reservados/Copyright ©



    [​IMG]
  3. [​IMG]

    Era una noche hermosa de navidad en New Jersey, la nieve caía intensamente y las calles lucían adornadas con luces multicolores muy bellas y de una pequeña casita muy humilde se oía una conversación:
    -Ay mamita mañana será navidad y veo que no hay trabajo en la calle, yo he vendido pocos dulce y tú mamita estas tan enfermita por lavar ropa en las casas. Creo que esta navidad será muy triste para nosotros.
    -No te preocupes hijito, en navidad a veces hay milagros y quizás el ángel bueno te traiga algunos juguetes.
    -¿Tú crees mamita, yo no creo en los ángeles? y si existen deben estar volando por los cielos no creo se ocupen de un niño pequeño como yo.
    -No digas eso hijito, siempre hay que tener fe.
    Estaban conversando esto cuando por la ventanita asoma la cara un ángel blanco muy hermoso que había escuchado atentamente este diálogo de Pedrito y su madre y muy consternado dice -Siento tanta ternura por esta familia tan tierna y Pedrito tendrá su juguete navideño, es un buen niño y trabaja tanto para ayudar a su madre. Iré a conversar con el mismo Dios del cielo para que envié a San Nicolás a esta humilde casa y a las doce ponga debajo del árbol ese regalo tan deseado por Pedrito: su tren a cuerda.
    De esta manera el ángel viaja al cielo y saluda a nuestro señor y le dice: Mi señor Dios fui a otear por el cielo como me ordenaste y conocí una familia muy pobre en que el hijo llamado Pedro ayuda a su madre vendiendo golosinas porque ella anda enferma por lava ropa así que te pido que envíes a San Nicolás a este hogar y deje debajo de su árbol de navidad ese tren de juguete que tanto ansía su corazón.
    Nuestro señor le responde. Muy bien mi serafín haces bien en reportarme esta familia pero como San Nicolás anda muy ocupado, serás tú quien lleve el regalo al niño.
    y así una media hora antes de las doce cunado Pedrito había perdido toda esperanza de recibir su juguete navideño, el ángel ingresa mágicamente entre nubes, cuando Pedrito había salido a vender sus caramelos y la madre descansaba en su cuarto. Estaba poniendo el regalo debajo del árbol cuando Pedrito que tenía su llave, entra despacito y observa una gran luz y un ser alado poniendo algo en su árbol y pensando que era un ratero coge la escoba y le dice, ¿Quién eres tú, eres un ratero? no te muevas o te tiro con mi escoba. El ángel sonriendo le dijo no Pedrito no soy ningún ratero, soy un ángel enviado por el mismo Dios para traerte tu regalo navideño y cómo ya van a dar las doce lo puedes abrir si quieres. Pedrito le dijo- ¡Oh, y yo que no creía en ángeles!, ¡qué bonito eres y qué bellas tus blancas alas!, qué alegría me das, le diré a mi mamita - ¡No Pedrito, soy un ángel navideño solo me pueden ver los niños! y ya me tengo que ir, seguro ya despierta tu madre y le contarás que me viste yo ahora tengo que partir, abrirás mejor tu regalo con ella. Y en el acto desapareció, como por arte de magia.


    Pedrito quedó muy asombrado y fue a despertar a su madre

    -Mamita tenías razón los ángeles si existen, me ha traído un regalo y lo ha dejado en el árbol ven míralo.
    La madre sorprendida por los gritos de su hijo se despierta y le dice ya voy hijo pero que dices ¿un ángel, viste un ángel?- ¡Sí mamita ven y mira tú misma el regalo que me trajo ya darán a las doce y quiero abrirlo y que tú lo veas también!
    Su madre obedeciendo a su hijo va con él a la salita y ve un regalo grande que Pedrito abría con ansiedad y queda muy sorprendida al ver que es ese tren a cuerda muy caro que ella no podía comprar
    y de tanta alegría por ver a su hijo tan feliz, le brotaban lágrimas de sus ojos y Pedrito le dijo: No llores mamita el angelito bueno de la navidad dijo que era para que estemos alegres.
    Y así Pedrito y su madre pasaron una bella navidad y Pedrito hasta adulto siempre mantuvo la idea que los ángeles sí existían.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados-safe creative Prohibida su popia total o parcial.
  4. [​IMG]

    Ten piedad señor
    del hombre que no se acuerda de ti,
    ten piedad de nosotros,
    que erramos en todo, sin ti.
    Ten piedad de nuestros pecados,
    somos frágiles de barro.
    Ten piedad de nuestras flaquezas,
    pobres, débiles ovejas somos.

    Piedad por no darte la gloria que te mereces,
    piedad por manchar tu manto blanco con nuestros pecados,
    piedad por no tener paciencia con el semejante,
    piedad por no soportar los males sin resistirnos,
    piedad por no tener paciencia con el otro,
    ¡Piedad padre santo!
    ¡En todo, en todo hemos errado!
    Manchamos con sangre nuestras manos
    ¡Muestranos el camino al cielo verdadero!

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  5. [​IMG]

    Encerrada en este mundo de Titanio,
    no veo la luz de la salida,
    mis sueños se mueren en la esquina.
    veo poco, la luz del día..
    Mundo de Titanio
    que me ahoga,
    que mata mi libertad,
    lacerando los lienzos de mi verdad.
    Bebo a tragos largos el polvo de la pena,
    ¿Soy culpable de alterar mis pensamientos?

    En esta jaula impuesta
    por la sociedad,
    por mis actos desordenados,
    siento ahogarme en pantanos sin fondo.
    Bailo entre barrotes todo el día

    Mis hijos ya de mí no se acuerdan
    No quiero más pastillas adictivas.
    Grito y nadie me escucha
    Tantas camisas de fuerza me asfixian
    Converso con la pared, con mi cama, con fantasmas.
    ¡Este no es un tratamiento, es una condena!
    A vivir en el titanio de la soledad completa.
    Alterada, loca, orate, sí,
    ¡Pero digna… digna!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-safe creative
    A Lucia G le gusta esto.
  6. [​IMG]

    Amado,
    rompe el velo de mis margaritas
    y provoca mi pasión,
    en estas noches buenas estrelladas
    de luna redonda y de ansias que matan.

    Excita mis carnes,
    toca los bordes de mi rosas,
    atrévete a surcar todos mis mares,
    conquista mis aguas,
    en tus travesías diestras.

    En esta noche de cabelleras tan largas
    la mirada de la noche se extenderá al infinito
    contemplando nuestra entrega apasionada,
    desbordarán nuestras alboradas
    en el cristal de las ganas.

    Provócame cariño,
    y sentirás el cielo en tus curvaturas
    y en tus hondonadas.
    ¡Estallará tu verbo de placer!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-safe creative
  7. [​IMG]
    Noche de navidad
    noche santa de la cristiandad.
    Noche estrellada,
    sin egoísmo, ni maldad.

    Noche de navidad,
    la virgen y San José
    que contentos están.


    Sobre unas pajitas
    el rey del mundo
    nacerá.

    Noche de navidad,
    ¡Alegría pastorcitos!
    ¡Angelitos exultad!
    El niño Jesús
    en Belén ya nació.
    La virgen lo mece,
    y san José, de alegría, se estremece.
    ¡El mundo de alegría resplandece!



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  8. [​IMG]

    Despojándome de tus recuerdos,
    cual ropa raída y desgastada,
    quiero sacar de mí
    el sabor agrio de tu amor.
    Aquella sombra gris,
    que dejaste una mañana de abril.


    Quiero olvidar, cariño malo,
    tus estelas largas de duda e incomprensión
    y tus clavos sangrantes y de cruel dolor.
    Pues con solo recordarte,
    mi alma, sufre y muere
    en hojas secas amarillentas.
    ¡Quiero al fin, olvidarme de ti!
    Arrancarte de mis pieles,
    despintar tu imagen en mí;
    olvidarme de esos recuerdos,
    que solo supieron dañar mis rosas.


    Quiero Correr... correr a nuevas naves de libertad.
    ¡Necesito ser libre de ti!
    ¡Necesito ser amada, en mi dimensión real!

    Muchas lágrimas he derramado ya,
    por tu malsano querer.
    Mucho dolor me causó
    tu estocada cruel;
    esas cucharas negras de abandono y desinterés.


    Quiero ser una nueva criatura,
    ya no quiero llorar,
    en lágrimas de sal.
    ¡Quiero ser mujer nueva!
    En nueva senda,
    de dignidad.


    Amar a alguien que me sepa valorar
    y que me coloque, en mi verdadero pedestal.


    *Autora: Edith Elvira Colqui Rojas- Perú-derechos reservados


  9. [​IMG]
    Recordando viejas historias,
    saco de mi baúl viejo,
    un recuerdo añejo:
    Una tarde de abril,
    de un cielo añil,
    en que te entregué el corazón
    hasta perder la razón.
    Tú eras la dicha para mí,
    el mejor verso que escribí,
    por ti toda la vida daba,
    si es preciso, la vida entregaba.
    Pero, ¡oh, cruel destino!
    No sabía el desatino
    que era quererte sin medida,
    pues dejaste mi alma compungida,
    tan desamparada y dolida,
    como ave perdida.
    ¡Oh, cuánto sufrí!
    sola y sin ti,

    ¡Cuánto lloré!
    Pues de ti me enamoré.
    Y a pesar que me dejaste,
    y otro cariño encontraste,
    no olvidaba, el amor que en mí sembraste.

    Hoy que escribo mis memorias,
    tus recuerdos son tan sólo historias,
    hojas secas y marchitas,
    en mi alma tú ya no habitas.

    Soy una mujer liberada,
    de tus embrujos desterrada,
    ¡Ya no estoy de ti, enamorada!
    ¡Viva la vida descansada!
    Se ama de verdad, o nada.


    *Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú- derechos reservados


  10. [​IMG]
  11. [​IMG]
    [​IMG]



    Yo seré vuestra Candy dulce
    y aunque no coma en la cena
    pues traigo barriga llena
    mi presencia que te endulce.
    Me encanta el vino agridulce
    y la jarana en veleros
    ¡Mirad, damas, caballeros
    cuánto derroche en sus mesas!
    Gastando bromas traviesas,
    ¡Qué apostoles verdaderos!



    Allí veo sonetistas,
    bien mezclados con rockeros,
    y pintorescos letreros,
    de nuestros evangelistas.
    ¿Habran muchos prestamistas?
    Pues se me acabó el dinero
    ¡Si como y no pago, muero!
    La musa no me perdona
    y conmigo se obsesiona.
    ¡Brindo y salud, compañero!


    Edith Elvira Colqui Rojas-perú-Derechos reservados
  12. [​IMG]

    Navidad de pobreza,
    de platos en blanco y de estómagos vacíos.
    ¡De tantas caritas tristes, mirando vitrinas!

    Es navidad de niños en las calles vendiendo caramelos,
    hurgando en los basurales;
    perdidos con hambre de pan y amor.

    Navidad de los pobres,
    es navidad sin panetón, pavos, ni chocolates.
    Es ver la ilusión muerta
    por egoísmo de las gentes.

    Navidad de pobreza
    es navidad sin juguetes
    sin árbol ni coloridas luces,
    pero bien nítida se ve
    la cara del pesebre
    con el niño Dios pobre
    desnudo y con hambre.

    ¡Ay, navidad en pobreza
    cómo me haces llorar en tus malezas!

    Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados, safe creative
  13. [​IMG]

    Tu amor como la espina cruel me daña,
    crucificó mis besos con gran saña.


    Fue tan solo espejismo muy fugaz,
    un saco de mentiras con antifaz,
    con grilletes y diente muy mordaz.
    ¡No supo rodearme de su paz!


    Tu amor cariño mío, fue ilusión,
    estocada mortal al corazón.


    ¡Sí, tú apuntaste bien, tu cruel guadaña!
    Me heriste, mal amor, truhán, falaz.
    Querido, tú ya no eres mi pasión.


    EDITH ELVIRA COLQUI ROJAS-PERÚ -
    DERECHOS RESERVADOS - SAFE CREATIVE
    [​IMG]
  14. [​IMG]

    Esa noche de estrellas,
    el portal resplandecía,
    había magia infinita,
    arrullo de ángeles y alegría.


    Las ovejas, burros y gallos
    enternecidos están.
    San José y la virgen
    gozan en bienestar
    ¡Legiones de ángeles
    cantan en el portal!

    La divinidad se hizo tierra,
    habita en Belén
    ¡Cuánta humildad!

    Noche de estrellas plateadas,
    acunando al salvador.

    ¡Algarabía, algarabía,
    ha nacido el rey del mundo!

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas -Perú-derechos reservados-safe creative
    A MARISOL PÉREZ le gusta esto.
  15. [​IMG]
    ¿Qué es lo que quiero de ti?
    Me preguntas varón de mis sueños:
    Lo que quiero de ti, son tus rosas de ternura,
    de tu amor, su llama pura,
    ser tu hada, tu reina, tu favorita,
    la que de tus sueños no, se aparte nunca.
    ¿No lo entiendes?
    Soy una mujer,
    no un objeto de arte,
    ni mucho menos un mueble de cocina.


    ¿Con algo de mí, quieres quedarte?
    pues empieza con amarme con dulzura con arte
    y no mires a otra parte
    que yo lleno pleno todas tus fuentes.
    ¡No, no pretendo tu alma!
    Solo pido de tu tiempo sus mejores jugos
    que me beses hasta quedar sin aliento,
    ser yo tu savia, tu alimento;
    que no me dejes sola como flor en el desierto,
    ¡Qué no me des los residuos de tu tiempo!


    ¿El amor?
    El amor cuando es verdadero da todo,
    no se reserva nada en los bolsillos.
    ¡No son dagas ni cuchillos!
    El Dios que proclamas
    es testigo
    que no es mentira lo que digo.
    Que te amé con locura con delirio.
    ¿Será que no supiste prender mis cirios?
    O será que la llama del amor apagó sus velas.
    Si es así cariño,
    aceptemos su designio
    no hay que hacer un drama,
    si un amor
    ahoga sus alas en el río.


    Volvamos a ser felices,
    en otros brazos nos esperan, otros nidos,
    sembrando para nosotros,
    felicidad en sus abrigos.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados


    A Lucia G le gusta esto.
  16. [​IMG]
    No quiero, tus horas muertas,
    no quiero las sobras del día que me das,
    ¡Esos mendrugos raídos de tu amor!

    Yo quiero mañanas relucientes,
    tardes soleadas,
    y noches de felicidad.

    Tus horas muertas
    no las quiero,
    su cara ya cansada está.
    Yo quiero un lucero reluciente,
    mariposas de amor vivientes.

    Tus horas muertas,
    que no hablan,
    que son solo retazos y sobras,
    ¡Esas, para que!

    La mujer ,
    vive de detalles,
    si dejas morir sus pétalos,
    con tu indiferencia,
    hombre pequeño,
    no te quejes, después.

    Quiero me regales lo mejor de tus días,
    lo mejor de ti.
    Horas muertas, horas yertas, no quiero,
    ¡Me saben a fruta agria y veneno!
    Yo quiero tus horas vivas,
    llenas de ternura y felicidad.



    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados- safe creative

  17. [​IMG]


    Veneno en tu sangre fui,
    el día que me engañaste con otra.

    Me convertí,
    en manzana envenenada,
    amarga sombra y tu espejismo constante.
    Agraces frutos, amarga hiel solo te di.
    ¡Eso, solo merecías de mí!
    Pues no valoraste,
    las eternas horas de entrega que consumí,
    complaciéndote, amándote.
    Ni las todas las hojas de juventud
    que por ti derramé.
    ¡Ay, sin ramas me quedé!

    Veneno en tu sangre,
    eso fui para ti.
    Veneno que mata tu esperanza;
    que calcina el amor que por ti, sentí.

    Veneno mortal,
    El más letal.
    En eso me convertiste,
    el día que te burlaste de mí.



    *Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-safe- creative
    [​IMG]
    A YO ARGON le gusta esto.