1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el tercer número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]

    Soledad, madera dura,
    punzada profunda en el alma.
    Hueco profundo sin luz,
    espacio sin sol, sin aliento.


    Soledad, aire vacío,
    música muda,
    crepúsculo que no llega,
    veranos, otoños, primaveras ciegas.


    Soledad en tu silla antigua
    no quiero sentarme,
    de tus alimentos, no quiero llenarme.


    Regálame tu otra cara,
    la de luces amarillas blancas.


    Bailaré en tu nueva casa,
    en la que habla con voz fuerte el alma,
    en la que no se sienten tus coces mortales;
    en la que la esperanza brilla
    como sol radiante.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  2. [​IMG]
    En navidad,
    la noche buena
    se paga como la luz de las velas
    al ver muchos niños con la barriga, no llena.

    Suplicando un juguete de la televisión,
    o llorando por el pavo o el pan dulce.

    Taladra la el corazón
    verlos por las calles antojando cosas
    con lo que las tiendas comerciales les bombardean.

    Cimbrea el alma
    no poder tener mas para compartir con todos
    ¡Son tantos sus llantos!

    Compartamos nuestros retazos
    con los que menos tienen,
    Jesús está en el rostro de los niños pobres.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  3. [​IMG]

    Todos los humanos dancemos en rondas de paz;
    unamos nuestras manos:
    un mundo mas solidario
    sea nuestro ideal.


    Giremos en rondas
    con perfumes de alegría y bondad;
    en rondas que desechen lo gris y lo banal.


    Giremos en un solo pecho latiendo,
    en mariposas de perdón, amor y sinceridad.


    ¡Qué gire la ronda de la paz!,
    Que lleve en sus flores
    amor por la naturaleza y solaz.


    Solidaridad con el caído,
    compasión con el vencido,
    respeto por la vida.


    Giremos, giremos,
    un nuevo mundo celebremos;
    en unidad nos alegremos.


    Viva la vida en sol de armonía;
    llevemos esperanza
    en su eterno girar.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  4. [​IMG]


    El ángel de la navidad pasea por las calles de la ciudad, abre cuidadoso con sus llaves mágicas las puertas de las casas para dejar presentes a los niños pobres.

    Ayer escuchó a Pedrito y María que lloraban desconsolados porque el padre estaba sin trabajo y temían quedarse sin comer y lo que es peor para ellos, quedarse sin sus juguetes de navidad.

    Su ángel los escuchó y ahora viene sigiloso, abre su casa con su llave maestra y trae en sus cestos frutas, panes y los muñecos que los dos niños tanto anhelaban.

    Los deja debajo del árbol y se desliza por la ventana hacia los cielos.

    Por la mañana Pedrito se levanta primero va a mirar el arbolito de la sala que no contaba con adornos, (porque no tenían ahora para desperdiciar en esas cosas) y ve el cesto que el ángel había dejado y loco de contento llama a su hermana: - Hermanita, hermanita, despierta ven a ver lo que alguien ha dejado debajo del árbol- ¡Son los muñecos que tanto deseábamos! - Ante los gritos de Pedrito se despiertan los padres van a al a sala y ven el cesto llenos de alimentos y frutas para los niños y ellos además de unos muñecos para los niños. Y se quedan asombrados, - ¡Dios mío los milagros existen en navidad! - decía la madre, y el padre exclamaba :- Por Dios, ¿Qué es esto? - Pero ya para esto la hermanita de Pedro ante las exclamaciones de asombro se había despertado Y dice -Papitos es el ángel de la navidad quien lo ha dejado, yo anoche en mis oraciones se lo he pedido ¡Es él, estoy segura qué es él! Y Pedrito exclama: - Es verdad papitos lo que dice mi hermanita pues yo también rezando en mi cama se lo he pedido y me ha escuchado, ¡Bravo!

    El padre y la madre sorprendidos no hacen otra cosa que alegrarse y abrazar a sus hijos emocionados y con lágrimas en los ojos exclaman: bendito ángel has traído bendición a esta casa, seguramente enviado por nuestro padre del cielo. Y junta la familia se pone de rodillas y bendicen al Dios del cielo que envió a su ángel y no los dejó desamparados.

    Los niños felices en la noche de navidad jugaban con sus regalos. Los padres contentos los miraban regocijados.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  5. [​IMG]

  6. [​IMG]

    Ahora me verás como estrella alta, muy alta.
    Esa margarita que estaba a tus manos tan cercana,
    que tu podías tocar cuando querías. No existirá más.
    Ahora será disipada, su cara, su voz, su ser…
    Ahora me verás alta, muy lejana como un hada,
    ya no seré terrena para ti.

    Ya no tocarás mis pieles con tu voz,
    ya no sentirás mis verbos de amor en tus oídos,
    ya no sentirás mis canciones en tu corazón cercano.
    La palabra amor de mis labios habrá volado.

    Esa flor que te suplicaba un poco de agua
    murió ya.
    Ahora nace un árbol elevado
    alto, muy alto para ti.

    Me buscarás, me buscarás amado
    pero ya no estaré.
    Clamarás hambriento por un beso o una palabra mía,
    pero mis fuentes de amor ya se habrán secado para ti.

    No te guardo rencor,
    solo que el vino del amor ha sido derramado por lugares no indicados.
    Yo tengo otra concepción de amor.
    Sigue tu camino contento, mi ruiseñor.
    Yo seguiré aquí en mis altos cielos volando
    en nubes de ilusión.
    Los sueños no se han acabado por un mal amor.
    La vida nos ofrece nuevos vinos enamorados
    mas allá del mar.
    Allí hay mundos nuevos que explorar.
    Y quizás alguien que nos sepa valorar.
    Y como pieza delicada tratar.
    Yo busco… La plenitud del verbo amar.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  7. [​IMG]

    Amor purpúreo;
    amor de alhelíes, lavandas
    y árboles de jacarandas.

    Amor unificado
    en vías de amor convexas.

    Oh, mi amor de ensoñaciones
    de jardines extensos de ternura
    exhalando su dulzura.

    Amor de arboledas conectadas
    por sus ramas y raíces de entrega profunda.

    Nuestro amor, cariño,
    es un parterre de supremo paraíso.
    Las golondrinas y los petirrojos visitan sus flores y florestas.
    Se siente la paz del alma en sus regazos
    se siente la alegría del sol en sus fiestas.

    Ven amado,
    te hice corazón de flores
    en las alfombras de mi alma.
    Juntos nos amaremos allí
    y arrancaremos palabras de amor
    a los troncos secos sin habla.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos Reservados
  8. [​IMG]
    Si ya no soy tu luz, tu sol, tu agua,
    ¿Para qué la vida, para qué?


    Si ya no soy la fuente
    donde calmas tu sed,
    ¿Para qué los días para qué?


    He dejado de ser
    tu musa poesía,
    he dejado de ser;
    tu cielo, tu luz, tu guía.
    Y derramo el corazón en sangre de dolor,
    ¡Ay, cómo duele está verdad fiera mi ruiseñor!


    Muero de sed
    de tus besos y caricias,
    ¡Muero de sed de ti!


    Una y mil veces lo pienso en mis adentros,
    ¡No debí enamórarme de ti!


    ¿Dónde estarás ahora?
    Ilusión de mis primeras horas.
    ¡Quizás en otras rosas derramando tu miel!
    O tratando de olvidar
    a quién un día te quemó la piel y el alma de brasas de ternura.


    Si tu amor en mí se secó,
    solo queda:
    De la soledad su mustia arboleda,
    del junco de tu risa, su vaivén angelical;
    y esas beldades de tu entrega especial.


    Solo queda enterrarme en estas telarañas
    de vacío y soledad,
    beber el llanto líquido de la pena,
    y vaciar el alma de ti.


    A lo lejos, miro el sol
    que resurge en nueva mañana.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  9. [​IMG]
    A Agus Mcpoets y luis prieto les gusta esto.
  10. Lago sereno,
    árboles callados
    duermen...
    (Esquema creado por Juan Larrosa)


    [​IMG]
  11. [​IMG]

    En las alas de Morfeo te sueño.
    Viajo a lugares desconocidos
    y te veo risueño,
    como un Goliat inmenso, como un Ulises apuesto.


    En mis sueños
    voy hacia ti coronada de flores
    en aromas de jazmines y en música de violonchelos.
    Tú me prodigas caricias de cielo,
    me besas con suavidad de pétalos y dulzura de caramelos.


    En las ensoñaciones de Morfeo
    siento tus labios rozar los míos,
    y suenan cantarines los pianos de Chopin.


    Las flautas del deseo
    van trepando nuestros cuerpos,
    mariposas coloridas nos hacen cortejo.


    ¡Ah, cuando te sueño vida mía!
    Nunca despertar querría.
    Danzamos al compas de nuestras melodías,
    juntos enfrentamos los oleajes de los miedos
    y las habladurías.


    Triunfadores ufanos exhibimos
    las farolas de la satisfacción y de la alegría.
    Nuestro romance soñado
    deja de ser fantasía.


    Rompes el velo de los sueños,
    vienes a mi casa,
    y nuestra entrega se hace realidad bendita.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  12. [​IMG]
    Una sombra en el agua
    dejando añejos recuerdos
    Zapatillas juveniles
    mojadas por el infortunio,
    Sus pantalones asustados
    suspiran en penas que lloran solas.
    Silencio inexpugnable...

    Ayer lo cogió
    la policía en la Av. Los nardos.
    Huyó despavorido y temeroso.
    Las balas lo alcanzaron.
    Había robado unos pesos
    para comer el pan del día.
    Cayó desplomado...

    Ahora regresa en alma,
    mirando sus zapatillas
    de sueños juveniles
    destrozados.
    Alguna vez quiso estudiar
    pero no tuvo las posibilidades.
    Llora el pavimento
    en goteras eternas..


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derecho reservados
  13. [​IMG]
    Razas unidas
    en una sola alma hermanada
    no importa las diferencias,
    no importa los credos, la edad, las diferencias sociales, el color...
    Somos almas latiendo en un solo corazón de humanidad.

    Todos giramos hacia el mismo destino.
    Todos amamos reímos y lloramos.
    No existe distinción.

    No debe haber muro que nos separe,
    ¡Afuera los rencores y egoísmos!
    Unidos siempre como hermanos, como robles.
    Lucharemos por nuestros sueños,
    por nuestra patria,
    por el gran objetivo de la raza humana:
    que es vivir con paz, armonía y felicidad.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  14. [​IMG]

    ¿Quién es el caballero de los negros cabellos,
    de mirada tan alba, de fino y grácil talle?
    -Es un manantial puro que lanza sus destellos,
    es un manantial puro.

    ¿Quién es ese jilguero, que asalta mis jardines
    con sus beso de fuego, con delicias armiño?
    -Es hábil hechicero que llama a sus festines,
    es hábil hechicero.

    ¿Quién mi nombre pronuncia con timbre delicado
    ¿Quién me da trato fino de palomas serenas,
    - es un ángel alado, del mas divino cielo,
    es un ángel alado.

    ¿Y quién me busca ansioso, como un niño asustado
    en cada despertar de sueños renovados?
    -Es perfume de viento con polvo enamorado,
    es perfume de viento.

    ¡Di quién eres cerezo, de frondosos ramajes!
    Que abrazas mis delirios y germinas mis besos
    entre palabras rosas y gloriosos paisajes,
    con cánticos de cielo de ternura en excesos.

    ¡Oh, galante varón que conquistó mi mundo!
    No escondas tus estrellas, ¡Qué brillen complacientes!
    Mi sol siempre luciente, mi eucalipto fecundo,
    -mi sol siempre luciente

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  15. [​IMG]

    Esta loca obsesión de tenerte entre humos gaseosos de recuerdos,
    estas locas ansias de poseerte entre remembranzas,
    me agitan los deseos comprimidos.


    Me asolan los peces naranjas de tus recuerdos,
    entre carruseles de alegría los veo flotar risueños.
    Y quiero atraparlos con mis dedos,
    ¡Por Dios, lo acepto, aún te amo!


    Es frecuente verte besando los pétalos de mis rosas
    llevándome entre caricias divinas a la gloria.
    Y a veces me he visto contigo,
    desposándome entre blancos vestidos de novia.
    Y la dicha suena entre violines decantados,
    ¡Ah cómo toco el sol,
    cuando entre evocaciones te amo!


    Me da la impresión que no es solo sueño,ni quimeras lo que veo.
    Es un símbolo de mi amor acendrado,
    de que creo en un futuro contigo a mi lado.
    Sé que tú aún me piensas en el horizonte lejano,
    ¡Estos vientos de octubre me dice que no me has olvidado!


    Estos sueños premonitoros,
    alientan las mariposas de mis esperanzas.

    ¡Yo sé que aún me amas!
    Sé que volverás a tu regazo niño de antaño.

    Te espero con los mismos lazos dorados,
    con el mismo canto de siernas enamoradas,
    ¡El mundo con nuestra unión ha confabulado!

    Anoche,
    con un futuro maravillloso, contigo he soñado.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos Reservados

    Marc Chagall - The Betrothed y la Torre Eiffel, 1913 (imagen de la red)
  16. [​IMG]

    En el alféizar de mi ventana
    veo caer las gotas de lluvia
    como bailarinas desencajadas,
    lánguidas mojadas.

    Afuera hay tormenta
    y en mi corazón la nostalgia me sobrecoge,
    los fantasmas de tu recuerdo regresan
    y alientan mi pena batiente.

    Araño el vidrio de las añoranzas
    que me mojan en oscura soledad.
    No estás mi gorrioncillo,
    y la lluvia y su pena
    se quieren en mí mimetizar.

    Me siento como esta lluvia
    siguiendo su ritmo monótono
    que no se cansa de llorar y llorar.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  17. [​IMG]

    Muero de ganas de ti
    de tocar con mis pétalos
    tus labios tibios,
    de rozar con mis pieles
    tus atractivos mantos.

    De beber de tu cáliz
    los sabrosos jugos del amor.
    Muero de ganas de tocarte,
    de verte, de disfrutar tus varoniles aromas.

    Ansiosas mis corolas te llaman,
    sedientas mis rosas te esperan.
    Solo tú calmas su sed eterna,
    de sentirse amadas, en tu fuente inagotable.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos

  18. Cuando el sol acuesta su pena, allá en los lejanos ocasos...

    [​IMG]
  19. [​IMG]
    Llora payaso tu pena carcomida,
    llora en silencio;
    el telón ya bajó.


    Llora tu pena en vasos derramados;
    llora en lágrimas de vidrios rotos.


    Tus pupilas cansadas descansen su pena
    en ríos de monótonas lágrimas.


    Densa es la pena si se guarda mucho tiempo en las gavetas.

    Llora que mañana será todo nuevo,
    Desplegarás tu sonrisa mariposa nuevamente.
    Nadie sabrá que en la noche detrás de las cortinas,
    tu alma ha llorado como niño.
    Y tus ojos se han mojado como río.




    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

    A Lorelizh Beye le gusta esto.
  20. Siembro letras poesía en los surcos de la vida...
    [​IMG]
  21. Mariposas de ensueño, escapan de los vitrales...
    [​IMG]
  22. [​IMG]

    Soy una mariposa azul
    volando entre flores poesía,
    aleteando descansada por la vida,
    danzando alegre,
    y en girasoles de esperanza siempre vestida.

    Mariposa azul poesía,
    mariposa azul cielo,
    mariposa azul vida,
    mariposa azul soñadora,
    cielo abierto, mar de ilusiones inmenso...

    Mariposa azul que tintinea ilusionada
    volando siempre enamorada.

    Un mariposa que vive, que sueña,
    que ríe y llora como todo ser humano.
    Que siente, la alegría inmensa de vivir;
    y la dicha de amar y ser plenamente amada.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados

    SEUDÓNIMOS REGISTRADOS:
    MARIPOSA AZUL
    MUJER GIRASOL
    PLUMA ROJA
    CEREZO EN FLOR
  23. [​IMG]

    Soy artífice de mi propio destino,
    voy de aquí allá sin rumbo fijo.
    Soy Goliat gigante ante los problemas,
    Ulises valiente en las batallas de la vida.
    Mansa paloma cuando de sentimientos se trata.
    Cazo pájaros de sueños en mis alforjas,
    entrego en mi camino lo mejor de mis orlas.


    No tengo miedo al sol que quema, ni al frío que congela.
    En mi mente guerrera
    siempre está prendida la esperanza como vela.
    Caminante, errante, voy construyendo las piezas de mi destino.
    Procuro andar con cordura y sin desatinos.


    Mañana mis trabajos serán recompensados,
    mis fatigas serán palomas apacibles,
    y mi alma descansará segura y reposada.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Agus Mcpoets le gusta esto.