1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el segundo número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Nubes negras hoy cubren hoy mi sol,
    pero yo solo veo
    rosas en el...


    [​IMG]


  2. [​IMG]


    En la pupila de mis pestañas
    guardo un cielo azul para ti.
    En sus castillos celestes
    habitan duendecillos de amor
    que agazapados te rondan.

    Miro las escaleras de tu alma,
    veo la inmensidad de tu ser
    y me enamoro
    a cántaros llenos
    de ti.

    Hay en mis pupilas,
    melodías de Verdi,
    cánticos de ángeles
    con luces frescas
    que te pertenecen.
    Y te buscan,
    te buscan, en sus brillos enamorados.

    Mis pupilas te besan diariamente
    de pies a cabeza,
    sin que te des cuenta.
    Rozan tus intimidades,

    y te secuestran, en la noche de sus iris.
    Hay en mis pupilas agua,
    viento, tierra de amor
    siempre a punto para ti.

    *Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados.
  3. [​IMG]

    Eres mi fantasía
    mi sueño adorado
    de mágicas esencias.

    Llueven escarchas brillantes luminosas,
    de tus alas livianas.
    Llegas, entre cánticos de hadas supremas.

    Mi ángel dorado,
    tú eres la fuente de mis fantasías.
    Te veo alado, casi perfecto.
    Me tomas entre tus brazos
    y me llevas a tus imperios blancos luminosos,
    en besos serenos.

    Eres un ángel vigoroso,
    tus ojos miran solo en ternura,
    soy feliz en tus orlas puras.

    Toma mi mano
    mi nítida fantasía
    enjuga mis lágrimas dormidas,
    besa mis sueños celestes;
    extiende tus mantos nacarados
    sobre mis tierras.
    ¡Hazme tuya
    en tus vaporosas galas!

    Por ti, dejo mi mundo,
    y me elevo contigo al cielo...


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú- derechos reservados
  4. [​IMG]

    Pablo Neruda,
    vuela en mariposas rojas
    de sombras dibujadas.
    Divisas la tierra en
    rosas cálidas amarillas.

    Estallan tus versos
    en los cielos estrellados
    Tú prendes tus luces
    hasta en los desiertos muertos
    Tus versos de amor
    han calado el más íntimo
    agujero de mis sentimientos.
    ¡Y me hiciste amar y llorar!

    Pablo poeta,
    Pablo enamorado,
    canta sus versos palomas,
    en las catedrales de los sueños.
    No apaga tu voz el oscuro clandestino,
    No hiela tu boca las aves negras.

    Quiero sumergirme
    en el hilo largo de tus poemas,
    ver que fantasmas o hadas
    te dictan los versos.

    Quisiera bañarme en el alud
    de tus sonetos,
    que me mojen y se prendan en mis cabellos y pieles;
    que hagan caravanas en mi desván.

    Déjame remar en ti,
    marinero soñador
    quiero saber cómo destruyes la rosa que silba.
    Ver la blancura de tus cisnes
    y la creatividad de tu nenúfar.

    Cuando Neruda habla,
    se callan las piedras;
    bailan los fonemas y grafemas.
    El amor, es ninfa de coloridas estrellas.

    Tu versar es
    regalo del cielo,
    para los hombres terrenos.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

  5. [​IMG]
    Mi poeta,
    haz estallar mis hojas de amor
    en tus versos.
    Besa con tu pluma diestra,
    mis pétalos.
    Que brote sangre de amor
    de tus tinteros para mí.
    Quiero que vibre mi universo con tus palabras

    ¿Sabes?, tú enamora mis sentidos con tus rimas.
    Quiero que me dibujes a cuerpo entero en tus poemarios.
    Quiero ser toda de ti.

    Mi poeta,
    Ayer te vi en tu desván
    con chaqueta negra y cabellos ondulados, negros sensuales
    ¡Estabas tan romántico!
    Y quise ser tu Julieta,
    la Afrodita que te roba los suspiros
    en cada estrofa inspirada.
    Quise ser verso entre tus versos,
    rima entre tus rimas,
    para habitarte eternamente,
    para vivir siempre en ti.
    para que nunca me olvides, mi Bécquer romántico.

    Mi poeta del tiempo,
    mi Quijote eterno,
    mi galán apuesto,
    quiero ser parte de tus realidades y tus quimeras
    ser el beso blanco de tus rosas primeras.

    Llévame a tus imperios dorados,
    mi pequeño Dios;
    quiero conocer
    el lugar donde construyes tus sueños.
    Y allí, consciente y enamorado quiero que me corones
    como tu musa predilecta.

    Quiero tocarte
    substancia etérea;
    para saber de que estás hecho,
    mi sublime numen sagrado.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas- Perú-derechos reservados
  6. [​IMG]
    La envidia campea por todas partes
    craso recurso de pobres mentes sin
    creatividad y talento.
    Ya que en lugar de crear y producir
    tienen tiempo
    para poner zancadillas
    y a veces como no pueden con el talento,
    se dedican a sembrar chismes y discordias.
    ¡Qué pena los envidiosos
    tejiendo sus telarañas de maldad!
    Pronto en sus propias bocas caerá todo el mal que siembran.

    El envidioso sufre solo su tormento.
    El envidiado sigue feliz en su propio castillo de cuentos.
    No envidies nunca nada de nadie
    sé feliz con lo que Dios te da
    y siempre el sol de la alegría en tus ojos brillará.

    El envidoso es una pobre mosca,
    un ruin roedor,
    que ni siquiera hay que tener en cuenta,
    hay que dejarlo que construya sus carretas de simpleza.
    Hay mucho por hacer por esta vida,
    que mirarle los zapatos mal lustrados.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  7. [​IMG]

    Muy alegres los reyes magos
    van cantando camino a Belén
    en vestidos lujosos de seda
    trayendo, oro, incienso y mirra.


    Quieren ver al niño bello,
    ternura infinita blanca,
    brillante sol, centello,
    en estrellas de paz franca.

    *Qué privilegio grande,
    adorar al Rey del Mundo
    ¡Cómo Él, ninguno!
    Ninguno como Él.


    La virgen está contenta
    al ver su hijo adorado
    una lágrima perla de sus ojos, suelta.
    al ver celebrado a su pequeño.


    San José exulta contento
    y olvida el amargo camino
    de la terrible huída a Egipto.


    *Qué privilegio grande,
    adorar al Rey del Mundo
    ¡Cómo Él, ninguno!
    Ninguno como Él.

    Los reyes magos vienen de lejos
    a contemplar al salvador del mundo
    con muchos regalos en sus cortejos.
    ven al niño en humilde establo,
    y sienten un bienestar profundo.

    *Qué privilegio grande,
    adorar al Rey del Mundo
    ¡Cómo Él, ninguno!
    Ninguno como Él.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  8. [​IMG]


    ¡Venid reyes y llegad,
    de esas tierras muy lejanas!
    Al dulce establo en Belén
    a ver al niño de plata,
    que coronado en pobreza
    deja ver todas sus galas.
    La bella estrella mirad,
    de luz poderosa y clara,
    ¡Cómo guía en el oriente
    ved, qué resplandor regala!
    Llevad, oro incienso y mirra
    en sus orlas bellas, largas.
    Venid que espera Jesús,
    con luces en su mirada,
    en ternura de angelito
    y cariño en sus ventanas.
    Llegaron por fin llegaron,
    dando consuelo a las almas
    de María y san José.
    ¡Verlos es alegría alta!
    Sientes plenitud total,

    ¡Los reyes vienen a casa,
    y retumba el orbe entero!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú
    Derechos reservados
    6/01/2018



  9. [​IMG]

    Amado, hoy te condeno,
    a no olvidar el cuchillo de mis besos,
    ni la pluma de mis caricias.
    Seré tu sueño, tu sombra constante


    Te condeno,
    a llevarme por siempre
    prendida en la pupila de tus ojos,
    en el durazno de tus manos
    y en las aves tersas de tu piel.


    Te condeno,

    a ver mi figura por tus cuartos y patios,
    a escuchar mi voz en las noches calladas solitarias,
    a sentir mis caricias en los vientos y olas veraniegas,
    a ser tu frío en el crudo invierno,
    a verme,
    en el café de tus mañanas
    y en todas las noches de tu intimidad.


    Te condeno además a sentirme alma errante,
    siempre pegada a ti.
    Y no siento
    ningún arrepentimiento,
    al condenarte,
    pues solo te devuelvo
    los clavos de desamor
    que cincelaste en mi alma,
    el día gélido en que me dejaste,
    filtrando lágrimas por los ojos,
    al pie del vetusto campanario.


    Nota:
    Mi veredicto es inapelable,
    te condeno a amarme,
    cada día más,
    aunque yo ya no sea de ti.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  10. [​IMG]

    Los magos de Oriente vienen,
    guiados por la estrella,
    es muy radiante y muy bella,
    Y cuántos regalos tienen.

    Ya vienen con rostro hermoso,
    vienen de tierras lejanas,
    contentos con muchas ganas,
    de ver al niño precioso.

    Cargados de esos regalos,
    con incienso,mirra y oro,
    Día de reyes yo adoro,
    es maravilloso en halos.

    Encuentran al niño bello,
    acostado en esa cuna,
    hay que ver,al que lo acuna,
    al rey ,brillante centello.
    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados- safe creative
  11. [​IMG]

    Madre, están talando el viejo sauce,
    que hablaba en verde esperanza, en nuestra casa,
    ¡Mira como llora!
    Están deshojando sus ramajes.


    Madre,
    el eucalipto que nos cobijaba
    cuando niños,
    que fue testigos de nuestros
    juegos infantiles, al pie del río,
    también lo están cortando.


    Madre,
    el ciprés vigoroso,
    que adornaba nuestros parques,
    también está muriendo,
    ¡Mira sus ojitos madre,
    siento que me llaman suplicantes!


    Madre,
    los cafetales, el cacao, los almendros,
    los manglares están quemando.
    Les duelen sus cuerpos verdes, madre,
    a ellos, y a la tierra
    que los necesita tanto.

    Madre, ¿Qué le pasa al mundo?
    los verdes maizales están quemando.
    Y muere, muere el corazón del verde madre,
    sin que tú y yo podamos hacer nada:
    La minería ilegal, el cultivo de coca,
    y el hombre con entrañas plagadas de dinero,
    lo están acabando.

    ¿Por qué nadie defiende a los árboles, madre?
    Ellos no hablan, no pueden defenderse solos,
    solo lloran o mueren solitarios.

    ¿Quién repara el daño al medio ambiente?
    si desnudo de hojas verdes lo dejamos?
    ¿Qué será del planeta, madre?

    -Morirán en calentamiento global
    indefectiblemente,
    los hombres, plantas y animales,
    sin ramas oxigenantes...

    ¡No, no quiero ver esto madre!
    Llévame a otro planeta,
    donde los hombres amen su casas
    y también, se amen a sí mismos.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

    SAFE CREATIVE-prohibida su copia total o parcial
  12. [​IMG]

    Tu ausencia me sabe a fruta agria e insípida,
    ¡A veneno que mata!
    Cuelga sus ropajes largos
    en los tendederos de mi alma;
    dejó mis esperanzas, ahogadas, en ríos de penas.

    Ay, tu ausencia vida mía
    clavos encendidos
    lacerantes que golpean sin piedad.

    Me tiñen el alma
    en soledad negra;
    me secuestra
    en sus barcos de suprema melancolía.

    Desde que te fuiste amado mío,
    fugaron de mi vida tus lunas de amor,
    siento solo inviernos tristes
    y noches sin luna.

    Quítame esta pena mi caballero blanco,
    resplandezcan con tu sol, mis días.
    Átame a la cintura de tu vida,
    cómo aquellos días de verano
    en que en sol caliente ardía en nuestros besos.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados de Autor- safe creative
  13. [​IMG]

    Suenan los petardos,
    el cielo lleno de fuegos artificiales
    y yo mirando al cielo,
    elevado mis copas en alto, lloro por ti, madre.


    La gente luce tan feliz,
    los niños alborotados,
    los perros ladrando asustados,
    y yo aquí,
    extrañándote más que nunca, madre .


    Preparando la cena de año nuevo
    la nostalgia salta presurosa en mi cocina.
    Mirando la sabrosa cena,
    recuerdo esa insuperable receta
    de pavo al horno que me legaste.


    Me araña el corazón recordarte,
    sangran mis ojos
    con tu ausencia de hielo frío;
    me quiebro un instante
    y pienso:
    ¡Qué no daría por oír nuevamente
    tu cantarina voz en mi hogar!
    ¡Que no daría por gozar tu sublime presencia!
    Estoy segura que estarías feliz
    viéndome ya con mis hijos
    y adornada mi casa, en amarillo de felicidad.


    Hoy elevo mis copas al aire y brindo
    a solas, contigo en la cocina,
    Sé que donde te encuentres,
    me miras con amor.
    Tú no te olvidas de mí, madre.
    Siempre estuvimos juntas
    amiga, hermana, madre.
    Siempre te llevaré viva, hasta mis últimos días.
    tú vives en mí todos los días.
    Tú proteges mi hogar ángel bueno.


    Un nuevo año que se va
    y no he superado
    la nostalgia de no verte, madre.
    Espérame, que vuelo pronto a tu lado.


    Y estaremos, juntas, siempre juntas
    como el día en que partistes,
    en el lecho del dolor
    tomando mi mano
    y yo, consolándote, madre.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  14. [​IMG]

    Queridos reyes magos:

    Soy una niña llamada Juanita, tengo ocho años y para este año no quiero, esa muñeca Barby, que les pedí.

    Mejor quiero, que lleven en sus bolsas, muchos juguetes y alegría para los niños pobres y los niños en guerras, que todo el tiempo la pasan mal. Sin disfrutar de su niñez.

    Quiero que les den alegría a esos niños que viven aterrados por las bombas en su países, que no pueden ir al colegio tranquilos y que sus padres tienen que trabajar muy duro para conseguir el pan.

    Reyes queridos, quiero que no se olviden de los niños de Venezuela, pues veo en la televisión, que no tienen que comer, ni vestir y algunos están enfermos. Llévenles algo de ropa. Yo tengo en mi ropero, ropa que no me queda, llévensela toda.

    Y a esos niños del África, que están tan delgados, porque ni comen a veces,

    también les regalo mis paletas y chupetines y mis galletas navideñas favoritas.

    Me duele mucho verlos así.

    Oh, reyes benditos que tienen mucho oro en sus bolsas, repartánla también a los niños de los países que viven con las justas.

    Díganle al niño Jesús que haga el milagro de suavizar el corazón de los adultos y gobernantes para que compartan con los niños que no tienen para vivir.

    Soy niña y, ¡Me duele tanto verlos así!

    Ojalá reyes queridos, esta navidad, ellos puedan sonreír, contentos y en paz, aunque sea solo por un día.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  15. [​IMG]