1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]
    Se inagura la era del pepino y del plátano.
    El pepino será el oxígeno puro del planeta;
    el platano la verdad encerrada en gavetas.
    ¡Olvidé apagar la cocina,
    ojalá no se halla quemado el arroz!


    El pepinose durmió en su modorra

    está viendo en su televisor La familia ingalls;
    el plátano decepcionado liba licor en un bar psicodélico.


    La mañana está verde, no hay pájaros marrones
    ni vacas rosadas,
    solo un pajarillo con cara humana,
    quejándose de las noticias disparatadas.


    Quiero una melodía de Mozart
    que atraviese las médulas de mis ojos,
    ¡Me dijsite amor te amo y te fuiste corriendo!
    ¿Qué clase de amor me invitas en tus platos?


    Zzz, zzz, el plátano amarillo está durmiendo,
    se ha contaminado con gas tóximo en ese planeta desconocido llamado tierra.
    ¡Y él que se creía Super man!


    ¿Y el pepino?

    El pepino se ha enamorado de una hormiga como loco,
    dicen que le ha dado una pócima para que crezca.
    Ya se olvidó que debería enseñar a los hombres la verdadcompleta.
    El amor lo tiene de cabeza.


    Plátanos, pepinos, tomates y fresas,
    todos son iguales
    cuando el amor los atraviesa.


    Autora: Edith Elvira Coloqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    imagen prestada de la red
    A BEN. le gusta esto.
  2. [​IMG]

    ¿Dónde estás cariño mío?
    mi lucero predilecto,
    sin ti siento ¡tal vacío!
    mi pretendiente perfecto,


    No te veo por mis valles,
    ya no te siento en mis rosas,
    ni en mis notas melodiosas,
    ni en la acera de mis calles.
    Ya no veo tus detalles,
    ni te escucho en mi bohío,
    ya ven a calmar mi frío,
    ¿No ves que sin ti me muero?
    Ven pronto que desespero
    ¿Dónde estás cariño mío?

    Mi dulce guardián del alma,
    ¿Por que fugaste tan pronto?
    Regresa sin ti me atonto;
    tú mis ansiedades calma.
    Baja señor de tu palma,
    torna en bella luz mi aspecto,
    arroja de mí lo abyecto
    que me mata y envenena
    con su cruel daga y cadena,
    mi lucero predilecto.


    Si no estás me desespero,
    hundida en el pavimento,
    me lleno de sentimiento,
    la muerte pronto prefiero.
    Yo te extraño caballero,
    necesito de tu río;
    sin ti el camino es sombrío,
    no existe luz encendida,
    y te extraño sin medida,
    sin ti siento ¡tal vacío!


    Extinguida tu mirada,
    de mi jardín y mis huertos
    se duermen mis sueños muertos;
    soy huérfana abandonada.
    Mucho ansío tu llegada
    ¡Ven pajarillo dilecto!
    Mi dulce vino selecto,
    te he reservado mis flores
    con matizados colores
    ¡Mi pretendiente perfecto!



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados




    Conformada por cuatro décimas todas glosadas a una cuarteta. Así, se suman en total cuarenta vocablos octosílabos.

    En ambos versos, se puede observar que cada décima termina con un vocablo de la cuarteta, es decir, termina con una línea contenida en la cuarteta inicial. Eso significa que "el verso está glosado a una cuarteta.

  3. [​IMG]
    Cuánto tiempo esperaba para que me besaras,
    cuántas noches de insomnio aguardándote,vida,
    con la cara de angustia de amargura vestida,
    rogándole a la luna y al día que llegaras.

    Yo quería que tú por siempre me pensaras,
    y que me consideres tu diosa preferida,
    tu fruta predilecta, tu sabrosa comida,
    y que constantemente solo en mí te fijaras.

    Amarte plenamente por ser correspondida,
    que a mis rosales blancos solamente miraras,
    y que tú me nombraras; tu musa prometida.

    Que solo yo existiese, que siempre te quedaras,
    que calmaras por siempre mi pena suspendida.
    No pensé jamás, vida, que pronto te ausentaras.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados


    A Agus Mcpoets le gusta esto.
  4. Yo te amo...

    [​IMG]
  5. [​IMG]
    En día de muertos
    hay fiesta de calaveras,
    difuntos y almas en pena.


    Allí veo a políticos
    con su lengua lisonjera,
    bailando contentos
    con sus abundantes carteras
    que llenaron en la tierra.
    No saben que luego de esta fiesta
    al infierno se los llevan.


    También veo a los hombres
    que no compartieron con nadie.
    De gordos casi revientan
    pero su cara da pena.
    Son almas vacías,
    ¡Nada les llena!


    Allí veo algunos artistas
    que en vida eran muy guapos
    y de cuerpo esbelto
    y ahora solo son de huesos y harapos.

    Más allá baila alborotada la señora muerte,
    como agita la guadaña,
    coge su vestido negro y zapatea de contenta
    ¡Para llevarse humanos no es nada lenta!

    Tiene su reloj de arena,
    y va en caza de un alma agonizante,
    bailando con gracia y con asombroso talante.
    ¡Cómo mueve la cintura tanta frescura!



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados



  6. [​IMG]

    Qué pena ya no ser la fuente en que calmes tu sed,
    qué pena ya no ser tu princesa mariposa,
    a la que ames a morir.
    Qué pena que mis gaviotas de amor, ya no te alcancen,
    que mis ojos faros ya no sean tu luz,
    que ya no te haga falta mi piel lozana;
    que ya no me llames temprano por la mañana.


    Qué pena ya no ser el centro de tu existir,
    ¡Qué pena amarte tanto y perder poco a poco tu querer!


    ¡Amor enséñame!
    ¿Cómo se borra tan pronto un querer?


    Pero no me hundiré en las aguas de la decepción.
    ¡No!
    Como ave superada
    a nuevos cielos voy.


    Recogeré mi pena,
    la guardaré en los baúles del silente dolor.


    En otros lares, estoy segura,
    florecerá mi flor.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  7. [​IMG]


    Cuánto tiempo esperaba para que me besaras,

    cuántas noches de insomnio aguradándote,vida,
    con la cara de angustia de amargura vestida,
    rogándole a la luna y al día que llegaras.

    Yo quería que tú por siempre me pensaras,
    y que me consideres tu diosa preferida,
    tu fruta predilecta, tu sabrosa comida,
    y que constantemente solo en mí te fijaras.

    Amarte plenamente por ser correspondida,
    que a mis rosales blancos solamente miraras,
    y que tú me nombraras; tu musa prometida.

    Que solo yo existiese, que siempre te quedaras,
    que calmaras por siempre mi pena suspendida.
    No pensé jamás, vida, que pronto te ausentaras.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  8. Eres poeta virtual...
    [​IMG]
    A BEN. y Agus Mcpoets les gusta esto.
  9. [​IMG]
    Soy una mariposa azul libando versos escarchados
    en su desván solitario.
    Mariposa que disfruta
    de inmensas noches de tertulia con sus libros abiertos.

    Mariposa que vuela ilusionada entre letras,
    queriendo descubrir las lámparas de eureka.

    Libo libros y mas libros hasta la madrugada.

    entre lecturas vuela al país de los ángeles y las hadas.
    Y otras veces aterriza en las ciudades de penas regadas.
    Mis lecturas me brindan alegría
    nostalgia y grata compañía.

    Son ellos mi tesoro preciado;
    mis mejores amigos e invitados.


    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Agus Mcpoets le gusta esto.
  10. [​IMG]

    Yo te quiero con locura,
    y entregaría mi vida,
    por verte siempre contento,
    ¡Eres mi vida, mi sol!

    Con tal delirio y pasión
    te busco te llamo vida
    ¡Y con ansia desmedida!
    sin ti no tengo ilusión.
    ¡Tú llenas mi corazón!
    Por ti pierdo la cordura,
    me deleito en tu hermosura
    ¡Qué alegría conocerte
    y conmigo siempre verte.
    ¡Mis ansias por favor cura!

    Yo lo entregaría todo
    por estar siempre a tu lado
    yo te adoro demasiado
    mi amor es blanco sin lodo
    Te amo mucho ¡y de qué modo!
    Yo soy tu hada enamorada
    Roma por ti conquistada
    la que muere por tus besos
    que goza con tus excesos
    y el candil de tu mirada.

    Quiero verte jubiloso
    disfrutando de mis mimos
    yo te ofrezco mis racimos
    ven ya mi príncipe hermoso
    mi angelito luminoso
    Disfrutarás en mis fuentes
    Y en sus lozanas corrientes
    No te faltará el abrigo
    de amor no serás mendigo
    sus goces son permanentes

    Eres mi vida florida,
    y mi sol bello galante,
    mi estrella blanca radiante ,
    mi perla fina querida;
    mi música bella oída.
    Ya nada existe sin ti
    a ti el corazón te di,
    Yo te amo, lo juro amor,
    a ti te entrego mi flor,
    ¡Yo te espero rey aquí!

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  11. [​IMG]

    Lo mío es hacer poesía,
    por eso hago versos desde muy niña.
    No me importa ser mejor o peor que el otro.
    Yo lo hago porque me agrada y punto,
    ¡He nacido con ese don!


    Los diplomas solo un referencial,
    si me los dan los recibo con agrado,
    pero mi meta no son los halagos,
    no es mi preocupación principal.


    Lo mío es ver belleza en cada cosa,
    es ser voz del que no puede hablar,
    ¿Puede el ave dejar de trinar?
    ¿o la mariposa de libar en la rosa?


    Lo mío es transmitir esperanza y alegría,

    en un mundo que pierde color cada día,
    en mundo cansado de bombas y guerras,
    en un mundo de niños que lloran en pañuelos largos.


    No me gusta ver las caras cetrinas, compungidas,
    no me gusta ver que el árbol verde exude tanta lágrima por sus poros.
    no me gusta ver el mundo carcomiendo los huesos de la envidia.
    Ni que los hombres peleen por cosas nimias.


    A mí me nace escibir a todos los problemas del mundo.

    A sus días lluviosos y a sus días soleados.
    Dios me dio el don prestado
    y sé que me lo va ha pedir multiplicado.
    Por eso enseñó lo que sé sin egoísmos.
    Por eso brindo amistad aunque no la valoren.
    Por eso siempre me levanto cuando caigo.
    La vida me enseñó
    que el que no se levanta ya está muerto antes de tiempo.


    Las letras son mi diario alimento:
    Mi consuelo en las granizadas,
    mi colchón cuando lloro por algo.
    Mi hermana que me escucha y consuela,
    mi madre que me da cobijo en su falda.
    Mi lugar de relax cuando me siento estresada.
    Mi oxígeno que me da alas.
    Mi cielo ilusionado
    siempre lleno de estrellas.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  12. [​IMG]

    Hoja muerta desahuciada, sin sentido;
    desbocada, asustada, abandonada en el pavimento frío.
    Mis frutos de amor se secaron,
    ya no laten mis ilusiones.
    Ni la lluvia en torrentes,
    ¡Ni la voz de otros claveles

    puede resucitar esta rosa yerta!

    El otoño venció mis hojas,
    y no hay lluvia de invierno que le devuelva el aliento,
    ¿Por qué porfiar a la que no quiere ya vivir?
    ¿Me ofrecen acaso nuevas ramas?
    ¿Nuevas primaveras para que verdeen mis hojas?


    No, ustedes no saben
    lo que es sufrir por amor,
    y más aún si este amor no vuelve,
    y se va galopante con las agujas del tiempo errante.
    Yo solo soy una hoja, seca, cansada.
    ¡Sin él no sé vivir!


    Autora Edith Elvbira Colqui Rojas -Perú-Derechos reservados

    A Lorelizh Beye y Agus Mcpoets les gusta esto.
  13. [​IMG]
  14. [​IMG]
    Bruja malévola
    de dientes afilados,
    nariz aguileña
    y gorro puntiagudo.
    ¡Qué cocinas en esos calderos?
    ¡Huy, arden a pleno fuego!


    Tramando estás males todo el día,
    Al hombre que no te correspondió
    lo quieres convertir en sapo,
    y a la mozuela mas bella que tú
    le quieres arruinar la belleza
    haciéndole beber un jarabe de cereza
    que le arrebatará su lindeza.


    Bruja Grencha,
    deja de hacer daño,
    El príncipe del mal
    es tu aliado.
    ¿Pero sabes?
    No podrás contra la bondad.
    Ella tiene una luz
    que defiende a los buenos.
    Y tú, ni tu magia y artimañas
    podrán vencer a quien dañas y engañas.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  15. [​IMG]
    Cuando la envidia campea,

    lanza sus estocadas por todas partes.
    Hay que ser diestro al esquivar sus ataques.
    Pues le agrada oscurecer la luz del otro, porque se ve opacada su estrella.

    Pero hay que dejarlo que siga con sus intrigas,
    Pues hay un Dios allá arriba que todo lo ve,
    y dará a cada cual lo que merece su conducta.

    El envidiado camina feliz, liberado,
    El que envidia siempre cargará la mochila de la inquina,
    no vivirá feliz: Siempre hablando mal del otro, siempre menoscabando al otro,
    Confabulando en secreto contra él. ¡Pobre!
    Ya tiene su infierno en su propia conducta,
    y el drama ontológico en el que vive.
    Mientras el envidiado feliz en su casa con los suyos comiendo el pan sonríe.



    El justo,
    el justo siempre brilla.

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados