1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. [​IMG]


    ¡Qué bella es la navidad!
    Tiene magia singular,
    llueve alegría sin par
    en su casa de bondad.
    ¡Al niño Jesús mirad!
    En el pesebre modesto,
    con su simpático gesto,
    de dar amor y cariño,
    en tiernas manos de niño,
    ¡Es mi manzanal apuesto!


    La virgen madre serena,
    bella como olas del mar,
    al niño sabe cambiar
    pañales en noche buena.
    En esta noche no hay pena
    que perturbe su alegría,
    el amor siempre le guía,

    del espíritu está llena.
    Tiene dulzura tan plena,
    ¡Canta con suma armonía!


    San José contemplativo,
    a Jesús mira en ternura,
    tiene una expresión muy pura,
    tan callado y pensativo.
    Da al niño beso efusivo,
    y él se sonríe extasiado
    entre pajas rodeado,
    con ese rostro de cielo,
    y su piel de terciopelo,
    ¡En mi Jesús adorado!


    Es noche maravillosa
    con estrellas fantasía,
    de mucha paz y alegría,
    e inmensa fe religiosa.
    Muy radiante y luminosa,
    enciende su luz bendita
    en el hombre que permita
    la llegada del mesías,
    en todas sus cercanías,
    ¡Dios nace en quien lo permita!



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservado
    A Runa le gusta esto.
  2. [​IMG]

    En nuestra florestas
    erupciona la pasión,
    nuestros pétalos uno a uno se deshojan
    en éxtasis burbujeante.


    En nuestro festín de amor,
    yo me sumerjo en tus puentes y enredaderas.
    Tú mis cielos exploras
    con arte y elegancia encantadora.


    Ven, mi caballero misterioso,
    Ven a nuestro festín;
    cabalga en mi cuerpo sedoso
    y deja tu sello imborrable
    de flores y lavandas loables.
    Yo tu pajarilla tierna,
    subiré a tus árboles con dulzura,
    con ansias y con premura,
    gozaré jubilosa de las mieles de tu albura.


    Festín enamorado
    de rosas y mares embriagados
    es tu amor y el mío.
    En tálamos apasionados,
    tocamos la sensualidad en su mejor punto.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-perú-Derechos Reservados POEMA REGISTRADO PROHIBIDA SU COPIA TOTAL O PARCIAL

    .
  3. [​IMG]
    Poesía
    luz y canto:
    Luz que ilumina el largo camino;
    canto de inspiración divina.


    Poesía: rosa, lluvia, arena;
    canastos de amor y llanto amargo.


    Poesía otoño tardío
    y primavera nueva,
    ¡Poesía mañana renovada!


    Poesía iluminación, transformación,
    escalera al cielo;
    pozo profundo donde duermen las penas;
    margaritas y sol radiante de alegría.


    Poesía,
    muerte y resurrección,
    poesía, amor y pasión,
    poesía dama, niña, varón apuesto.


    Castillo diamantado,
    Jerusalén vistosa;
    edificio enhiesto.
    La poesía es dama con galas finas,
    pero también señora del mercado en rutina.


    Princesa poesía,
    despliega tus cromáticas alas,
    deja huellas de fructífera vida,
    siembra paz en nuestros trigales,
    arrópate de los problemas del mundo.
    Llora con la señora humanidad
    y también sonríe con ella.


    ¡Oh, mi amada poesía, una vez más,
    conquista mis sentidos y mis armonías!


    Quédate en mis ojos,
    en mis manos,
    en todo lo que huelo y toco.
    ¡Me declaro posesa de amor por ti!

    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados/prohibida su copia total o parcial
  4. [​IMG]

    Esa noche de verano, Flora no podía conciliar el sueño, como otras veces, se levantó, tomó un vaso de leche y se puso a leer.
    Con el transcurso de las horas le vino el cansancio, comenzó a cabecear y al fin se quedó profundamente dormida en su sofá.


    En sus sueños se veía sentada al borde de una ventana conversando con las estrellas de la noche y al levantar la vista hacia arriba observó una estrella grande muy luminosa a la que le contaba que en la tierra no era feliz, qué el amor se había ido, que las amistades le habían fallado; si había algo mas allá de esta vida terrena, y la estrella naranja gigante le respondía - Hija este mundo terreno es limitado, efímero, se acaba la juventud, la belleza, los amores, todo fenece. Tú debes resolver con serenidad los embates de la vida y con suma calma aceptar esta realidad. Aquí al alto cielo, quizá algún día llegues; mientras tanto, sigue tu carrera en esta vida, hasta que al finalizar tu tránsito terreno, llegues a este cielo, donde descanses de penas y seas completamente feliz como tu alma anhela-

    Y Flora entonces escucha una voz que le taladra los oídos:_ ¡Flora hija levántate que tu jefe insistentemente llama, dice si vas a ir a la oficina! _ y Flora media desencajada despierta, toma su desayuno y emprende el camino a su trabajo, ahora ya mas tranquila, porque en su mente flotaban las palabras de su estrella naranja que le alentaban a recorrer con valentía, el camino monótono agreste de la vida.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Agus Mcpoets le gusta esto.
  5. [​IMG]
    A Agus Mcpoets le gusta esto.
  6. [​IMG]


    Era un globo rojo
    bello como un sol,
    tenía la ternura de un niño,
    la sonrisa de un cielo abierto.
    la bondad del mismo Dios.


    Acompañaba al niño
    en todas su aventuras;
    sus juegos y travesuras.


    Un día los agentes del mal
    quisieron hacer daño al globo,
    pero el niño lo defendió.
    La amistad del niño y el globo como espuma trascendió.


    Globo rojo y niño:
    amistad de oro, que el mundo sacudió.
    ¡Qué exulten contentas las calles de París!
    Todos los globos del mundo bailen de alegría
    Defiendan la amistad bella, fina estrella.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados


    FIGURAS LITERARIAS USADAS:

    SÍMIL:

    bello como un sol,

    La amistad del niño y el globo como espuma trascendió.

    METÁFORAS

    la sonrisa de un cielo abierto.

    HIPÉRBOLE

    la bondad del mismo Dios.

    PERSONIFICACIÓN

    Todos los globos del mundo bailen de alegría
  7. [​IMG]
    Como la proa corta el agua
    queriendo vencer las olas,
    así tu amor me hiere,
    queriendo vencer mi voluntad.


    Tu amor se hace aniego en mi alma
    se derrama a cántaros por mis ventanales
    y no lo puedo evitar.


    Soplan los vientos de tus recuerdos
    ¿Acaso el sol no se ha enamorado nunca del mar?
    lo ve todos los días
    es lógico que se fije en él.
    Es difícil borrar las marejadas de tus besos,
    arrancar del alma las palmeras de caricias
    que rozaban suavemente mi piel.


    Siendo los mismos
    ahora somos diferentes,
    tu boca vuela en otras bocas,
    mi mirada se planta en otros ojos,
    pero nuestros corazones
    aun siguen atados, uno al otro sin remedio.
    Somos un solo universo disperso
    por culpa del destino.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos Reservados
  8. [​IMG]
    A Alecctriplem y Poetita azul les gusta esto.
  9. [​IMG]

    Soledad, madera dura,
    punzada profunda en el alma.
    Hueco profundo sin luz,
    espacio sin sol, sin aliento.


    Soledad, aire vacío,
    música muda,
    crepúsculo que no llega,
    veranos, otoños, primaveras ciegas.


    Soledad en tu silla antigua
    no quiero sentarme,
    de tus alimentos, no quiero llenarme.


    Regálame tu otra cara,
    la de luces amarillas blancas.


    Bailaré en tu nueva casa,
    en la que habla con voz fuerte el alma,
    en la que no se sienten tus coces mortales;
    en la que la esperanza brilla
    como sol radiante.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  10. [​IMG]
    En navidad,
    la noche buena
    se paga como la luz de las velas
    al ver muchos niños con la barriga, no llena.

    Suplicando un juguete de la televisión,
    o llorando por el pavo o el pan dulce.

    Taladra la el corazón
    verlos por las calles antojando cosas
    con lo que las tiendas comerciales les bombardean.

    Cimbrea el alma
    no poder tener mas para compartir con todos
    ¡Son tantos sus llantos!

    Compartamos nuestros retazos
    con los que menos tienen,
    Jesús está en el rostro de los niños pobres.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  11. [​IMG]

    Todos los humanos dancemos en rondas de paz;
    unamos nuestras manos:
    un mundo mas solidario
    sea nuestro ideal.


    Giremos en rondas
    con perfumes de alegría y bondad;
    en rondas que desechen lo gris y lo banal.


    Giremos en un solo pecho latiendo,
    en mariposas de perdón, amor y sinceridad.


    ¡Qué gire la ronda de la paz!,
    Que lleve en sus flores
    amor por la naturaleza y solaz.


    Solidaridad con el caído,
    compasión con el vencido,
    respeto por la vida.


    Giremos, giremos,
    un nuevo mundo celebremos;
    en unidad nos alegremos.


    Viva la vida en sol de armonía;
    llevemos esperanza
    en su eterno girar.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  12. [​IMG]


    El ángel de la navidad pasea por las calles de la ciudad, abre cuidadoso con sus llaves mágicas las puertas de las casas para dejar presentes a los niños pobres.

    Ayer escuchó a Pedrito y María que lloraban desconsolados porque el padre estaba sin trabajo y temían quedarse sin comer y lo que es peor para ellos, quedarse sin sus juguetes de navidad.

    Su ángel los escuchó y ahora viene sigiloso, abre su casa con su llave maestra y trae en sus cestos frutas, panes y los muñecos que los dos niños tanto anhelaban.

    Los deja debajo del árbol y se desliza por la ventana hacia los cielos.

    Por la mañana Pedrito se levanta primero va a mirar el arbolito de la sala que no contaba con adornos, (porque no tenían ahora para desperdiciar en esas cosas) y ve el cesto que el ángel había dejado y loco de contento llama a su hermana: - Hermanita, hermanita, despierta ven a ver lo que alguien ha dejado debajo del árbol- ¡Son los muñecos que tanto deseábamos! - Ante los gritos de Pedrito se despiertan los padres van a al a sala y ven el cesto llenos de alimentos y frutas para los niños y ellos además de unos muñecos para los niños. Y se quedan asombrados, - ¡Dios mío los milagros existen en navidad! - decía la madre, y el padre exclamaba :- Por Dios, ¿Qué es esto? - Pero ya para esto la hermanita de Pedro ante las exclamaciones de asombro se había despertado Y dice -Papitos es el ángel de la navidad quien lo ha dejado, yo anoche en mis oraciones se lo he pedido ¡Es él, estoy segura qué es él! Y Pedrito exclama: - Es verdad papitos lo que dice mi hermanita pues yo también rezando en mi cama se lo he pedido y me ha escuchado, ¡Bravo!

    El padre y la madre sorprendidos no hacen otra cosa que alegrarse y abrazar a sus hijos emocionados y con lágrimas en los ojos exclaman: bendito ángel has traído bendición a esta casa, seguramente enviado por nuestro padre del cielo. Y junta la familia se pone de rodillas y bendicen al Dios del cielo que envió a su ángel y no los dejó desamparados.

    Los niños felices en la noche de navidad jugaban con sus regalos. Los padres contentos los miraban regocijados.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  13. [​IMG]

  14. [​IMG]

    Ahora me verás como estrella alta, muy alta.
    Esa margarita que estaba a tus manos tan cercana,
    que tu podías tocar cuando querías. No existirá más.
    Ahora será disipada, su cara, su voz, su ser…
    Ahora me verás alta, muy lejana como un hada,
    ya no seré terrena para ti.

    Ya no tocarás mis pieles con tu voz,
    ya no sentirás mis verbos de amor en tus oídos,
    ya no sentirás mis canciones en tu corazón cercano.
    La palabra amor de mis labios habrá volado.

    Esa flor que te suplicaba un poco de agua
    murió ya.
    Ahora nace un árbol elevado
    alto, muy alto para ti.

    Me buscarás, me buscarás amado
    pero ya no estaré.
    Clamarás hambriento por un beso o una palabra mía,
    pero mis fuentes de amor ya se habrán secado para ti.

    No te guardo rencor,
    solo que el vino del amor ha sido derramado por lugares no indicados.
    Yo tengo otra concepción de amor.
    Sigue tu camino contento, mi ruiseñor.
    Yo seguiré aquí en mis altos cielos volando
    en nubes de ilusión.
    Los sueños no se han acabado por un mal amor.
    La vida nos ofrece nuevos vinos enamorados
    mas allá del mar.
    Allí hay mundos nuevos que explorar.
    Y quizás alguien que nos sepa valorar.
    Y como pieza delicada tratar.
    Yo busco… La plenitud del verbo amar.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  15. [​IMG]

    Amor purpúreo;
    amor de alhelíes, lavandas
    y árboles de jacarandas.

    Amor unificado
    en vías de amor convexas.

    Oh, mi amor de ensoñaciones
    de jardines extensos de ternura
    exhalando su dulzura.

    Amor de arboledas conectadas
    por sus ramas y raíces de entrega profunda.

    Nuestro amor, cariño,
    es un parterre de supremo paraíso.
    Las golondrinas y los petirrojos visitan sus flores y florestas.
    Se siente la paz del alma en sus regazos
    se siente la alegría del sol en sus fiestas.

    Ven amado,
    te hice corazón de flores
    en las alfombras de mi alma.
    Juntos nos amaremos allí
    y arrancaremos palabras de amor
    a los troncos secos sin habla.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos Reservados