1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Un flujo de emociones “incontenibles” desean salir de mi alma, cuán silencio interior consigue escapar al espacio y así conversar desde dentro para dar palabras a mis sentimientos, así como un manantial de agua pura que riega a la vida, así como ese tintineo de las gotas de rocío que apaciguan a las fieras, así como el deseo que el mundo halle su paz, con la bondad y la ternura de la humanidad,

    y quién dijo que eso no se puede conseguir, quién dijo que eso no tenga remedio, quién dijo que el deseo que nuestro Planeta respire oxígeno puro, no se puede dar,

    quién dijo que la calidez de la vida no está en nuestro mundo, cuando existen tantas maravillas naturales, cuando la vida es el centro de nuestras emociones y nuestras emociones nacen de un alma llena de bondad, de amor y de luz.

    Amar es ser, ser es estar, estar es contribuir a un mundo lleno de serenidad, y la serenidad es el manto de la paz.

    Todos en nuestro interior nacemos desde una consciencia pura y la consciencia es la que nos mueve a ser seres de luz, seres que dan amor.

    Y aunque parezca una ilusión, aunque pueda parecer una fantasía, ésta es la realidad de la vida.

    Una persona sin amor es una flor mustia que se va apagando hasta quedar sin vida, entendiendo por amor, el sentimiento puro de la humanidad.
    A MARISOL PÉREZ y Anamer les gusta esto.
  2. Y en ese espacio muerto, la vida recobro el aliento y en ese golpe de camino, el cielo se despejó y con ello la esperanza surgió de nuevo.

    La vida es un largo camino que recorrer donde nos iremos encontrando obstáculos y pasos transitables, unas veces más difíciles y otras veces más sencillos de atravesar pero ello no significa que a lo largo de nuestro trayecto no disfrutemos del oxígeno puro que entra por nuestros pulmones, de la belleza que existe alrededor nuestro y de la capacidad de amarnos a nosotros mismos y al resto.

    La vida es simplemente la capacidad de transformar cada segundo en nuestro momento divino, aún en las situaciones más difíciles comprobar que no existe nada en nuestra vida que no sea moldeable, ni los problemas son amenazas para nuestra estabilidad, ni los grandes logros debían de cubrirnos los ojos haciendo caso omiso al resto del mundo.

    La vida es el sostén de nuestros latidos cuando el mundo envuelto entre algodones nos acoge con nuestras emociones y aún en el peor estado de nuestra vida, nos enseña que pasear por la vida es contemplar la capacidad que tenemos de endulzar con nuestra ternura el desaliento cuando aparezca y sosegar con nuestra armonía cualquier momento de debilidad.
    A MARISOL PÉREZ le gusta esto.
  3. El deseo que nuestras emociones se eternicen más allá de la vida, que los sentimientos conjugados con nuestros sueños, se deslicen por un espacio lleno de encanto, que cada nota traducidas en letras, se eleven hacia el cielo formando una melodía, que se llenen de júbilo las aves con el sonido de nuestros corazones al darle forma al sentimiento, que se formen pompas de espumas de colores que cubran el sendero del amor que brindan nuestras letras y con ello, llenar de bondad y ternura al Planeta, no hay nada más reconfortante que un libro que permanezca en el tiempo, qué podría ser más bello!
  4. Somos un Universo donde todo lo que existe se transforma, se multiplica, se atesora y en el momento álgido nos volvemos mágicos y nos perdemos en el horizonte para llegar a ser estrellas con luz propia.

    Y así es la creación, un enigma divino que encontramos cuando la evolución nos lleva hasta el infinito donde todo luce con brillo y las almas puras encuentran su halo en la eternidad donde se pierden las formas para ser un todo, conjunto final con una belleza sin igual.
  5. Y viene, el terreno está allanado, te das cuenta qué has empezado, los pasos te llevan a sacar ese ser maravilloso que existe dentro de ti, que has ocultado por miedo a ser vulnerables hacia los demás, por miedo al pensamiento que te lleva a creer que te van a tomar por loco, por miedo a perder el control.

    Esos miedos que hacen que la vida se paralice, porque es tener miedo a lo desconocido.

    Es más fácil permanecer sin hacer nada por tu ser interior, que lograr destapar y encontrar la plena felicidad.

    Es más fácil conformarte con poco, que querer disfrutar plenamente de la vida, es más fácil decir hasta aquí llego, que pensar que te queda un gran recorrido por eliminar los obstáculos, que no te permite sacar lo mejor de ti mismo.
  6. Encuentras la alegría de vida, sueñas con esas emociones incontenibles que te llevan más allá de las fronteras, el espacio es libre y tú te fundes con él.

    Ves la vida sin límites donde las criaturas del Universo se deslizan por el mundo y crean la perfecta armonía.

    Nacimos para sentir, para encontrar el sentimiento interior en cada paso del camino y extenderlo, compartiendo con el mundo la bondad y la ternura.

    Nada más reconfortante que deslizarnos por nuestro mundo y ver la belleza en cada espacio, cada segundo de la vida nos llena de energía y esa energía que se distribuye por el Universo, es la que nos lleva más allá del horizonte y se extiende más allá de lo que creemos que es la vida, porque la vida no tiene fin.

    Somos luces en toda su extensión, la plenitud está en extender el amor y el amor es la luz en nuestro camino para hacernos avanzar.
    A Anamer le gusta esto.
  7. Se han perdido, se han desgastado con tanto avance de la informática, el mundo está atestado de máquinas y los sentimientos profundos quedan arrinconados.

    Lo importante no es la ternura, lo importante es estar al día de toda clase de máquinas, dichas máquinas cada día secuestran más puestos de trabajo.

    Los campos han sido abandonados, la agricultura va en decaimiento porque todos van a las grandes ciudades y se olvidan de lo que da la vida, que no es otra cosa que el alimento.

    El alimento sin ningún tipo de aditivos, el alimento sano, todo ha cambiado, ahora es el alimento rápido, todo alimento lleno de conservantes, colorantes y toda clase de aditivo.

    A lo que hemos llegado, lo que era la vida en el pasado y a lo que se está llegando en estos momentos.

    Se alimentan mal, la sociedad sólo se relaciona por medio de máquinas, el contacto humano está en decadencia.

    Por algún motivo llegarán los ordenadores a sucumbir y se volverá al comienzo, teniendo en cuenta las relaciones sociales más sinceras y más íntimas, relacionándose con humanidad, todo tendrá que volver al pasado pero en una nueva era.

    Cuando la sociedad era como una gran familia, sin existir fraude ni ningún tipo de robo, y yo estoy segura, que volveremos a buscar los valores humanos.

    No ha de pasar mucho tiempo porque ha llegado el momento en que todo el sentido de las máquinas parece algo muy normal y para nada debía de ser así.

    Todo va a explosionar y a pesar de la sensación de impotencia, la sociedad saldrá adelante, con unos valores muy diferentes, con ternura y bondad, viendo la vida como parte de la naturaleza.

    Y no falta mucho para que se dé el acontecimiento, aunque las grandes masas lo pasaran mal, luego con los años se valorará el cambio.

    Y al final se volverá a la vida sencilla, con el campo como principal motivo para crecer, para acabar con las guerras, para acabar con la agresividad.

    Todo volverá a ser verdadero sentimiento, y ya no existirá la soledad de las grandes urbes, porque acabarán siendo una piña.

    Estamos en la era del cambio, cuando vaya llegando se entenderá que está próxima, más que nada porque los seres humanos están necesitando otro sistema de vida.

    Y cuando pase, el sentimiento de plenitud se verá en las familias, en las parejas, en las relaciones de padres e hijos, en las relaciones de nietos con los abuelos.

    Volverá la sonrisa en la sencillez a ser parte de nuestra vida, volverán los niños a apreciar el vuelo de los pájaros, las hojas cayendo de los árboles, una sombrita donde cobijarse, el azul del cielo, el mar en calma, las montañas en estado natural, y el sol apareciendo en el amanecer, para brindarnos con su luz, su impresionante rayo que nos llena de energía, nos complace con su calor, nos ameniza y nos da ganas de luchar.

    Porque al final nos debíamos quedar con todo lo natural, lo artificial va muriendo pero lo natural permanece más allá del tiempo, más allá del horizonte donde parece que la vida se pierde, pero lejos de ello lo que consigue es permanecer en la eternidad.
    A Fantom le gusta esto.
  8. Érase una vez un país donde todo lo que predominaba era la más bella razón de ser y de vida, todo era reconfortante, todo era armonía.

    Los campos estaban cubiertos de amapolas, las mariposas revoloteaban por el espacio abierto, los manantiales corrían por las veredas de la vida con su cálida agua pura.

    Las risas de los humanos acariciaban sus rostros, la belleza, el buen humor y la sensación de paz llenaba la tierra de ese sentimiento eterno, de esa delicia que significaba la sensación de estar vivo.

    El mundo se entonaba con una melodía de pureza, que transcrita en la tierra significaba la serenidad de todos los seres vivos.

    Todo era armonioso, pero un buen día, llegó un hombre que ensombreció el bello paisaje, era gruñón y mal encarado y comenzó a crear mal ambiente a todas las criaturas de la tierra.

    Su influencia magnificó la malicia y creo el desconcierto entre los otros seres.

    Ya la paz no moraba en sus espíritus porque él, con sus malas intenciones derramaba malas energías al resto de los humanos.

    El cielo se iba cubriendo de espesas nubes.

    Ya no lucía el sol, las energías de ese hombre mal encarado, desdibujaba todo a su paso.

    Con gran tristeza aquellos seres, que en principio estaban llenos de amor y de luz, notaban el peso de la nostalgia, de lo que habían sido sus vidas, antes de la llegada de aquel malvado, que con su malicia creaba la incertidumbre, ante los seres humanos, buenos de corazón, que sólo querían extender su amor al resto del mundo.

    Las horas se hacían interminables, los días enmascarados de las marañas angustiaban a todos porque la maldad de ese hombre se repartía por todo el mundo.

    Se encargó de hacerles creer que la vida era más interesante creando malas vibraciones.

    Ya los demás no veían la bondad y la ternura, pensaban que en las malas acciones estaba la verdad absoluta.

    Y todo degeneró en tristeza.

    Se sentían castigados por los días calurosos y abrumados por los días fríos, no veían más allá de las palabras mal intencionadas de aquel ser soberbio, que con su mala influencia permitió el desgaste de energía que abrumaba a todo ser con el que se relacionaba.

    Cada día que pasaba, se hacía con más seres humanos y creaba más confusión, el rostro envenenado de ese ser cautivó a todos los seres buenos de corazón, dándole a entender que con la fuerza física y viendo la vida de esa forma negativa iban a conseguir más poder.

    Debido a ello comenzaron las guerras entre los seres que querían el poder y las personas que no lo deseaban.

    Y así empezaba la lucha desgastad entre lo que se suponía que estaba bien y lo que no es razonable para llegar a un estado de paz.

    Pero siempre quedaba la duda existían seres que transmitían paz, seres que con un gran corazón eran capaces de llegar a la profundidad de otros seres porque el amor es la luz más hermosa que existe en el Universo.

    Y gracias a esos seres, ese ser despiadado se fue quedando solo, ya que comenzaron a dudar de sus acciones, ahora ese ser maquiavélico era arrimado a una esquina ya nadie confiaba en sus palabras.

    Al final era tan desgraciado que lloraba como un niño pidiendo a gritos ayuda. Amargado y desconsolado se acercó un ser bondadoso y le ayudó a salir de su estado de total tristeza.

    Enfermo y sin ganas de seguir luchando, rogó al ser de luz algo que iluminara su vida.

    Y comenzó una nueva vida para el ser malvado, ahora sus ojos brillaban, se olvidó de aquellas horas de angustia, el pasado quedaba atrás y sus buenas intenciones comenzaron a llegar.

    Lleno de amor deseaba que las demás criaturas de la tierra se llenaran de su bondad y ternura.

    El espacio de la vida tomo la forma divina, todos los seres humanos desprendían esa energía que se extendía a todos los lugares del mundo.

    La naturaleza junto con los seres vivos formaron la cadena de amor más grande del Universo y entonces, ya nada lograba vencer la paz de la tierra.

    Pronto la vida tomó nuevamente el buen sendero, la brisa incontenida daba un agradable frescor y las almas se deslizaban por el mundo acariciando cada lugar, cada ser que se encontraba por el camino.

    Y así se llegó al estado celestial, el mundo perfumaba amor y ese amor crecía en ternura y ante la amenaza de alguno que se le cruzase por la cabeza la mala energía estaban los seres de luz para sanar su parte débil.

    Apareció entonces en sus vidas, las ganas de seguir en paz consigo mismo, y en cuanto alguno se atosigaba por el camino, los seres de luz les ayudaba con la transformación, que consistía en valorar las pequeñas cosas que les daba la vida.

    Les enseñaban a leer por los caminos y ver donde se encontraba la verdad, en los sitios más insospechados, en los lugares donde el mundanal ruido se escapaba y aparecía la calma.

    En el interior de cada uno donde su alma reconfortada esperaba ponerse en contacto con su ser y así llevaban mejor los obstáculos del exterior.

    Animaban a meditar en silencio, en principio acompañados por los seres de luz pero con el tiempo los dejaban solos para alcanzar la plenitud cada día en ese estado total de reposo donde nada ni nadie podía perturbar la serenidad.

    Y allí, en el mejor estado de consciencia, encontraban la paz y sus vidas comenzaban a fluir de forma que todo cuanto hacían lo reforzaban con amor y resultaba más sencillo y reconfortante.

    Pero aún quedaban seres rezagados que nos disfrutaban de esa paz, ya que pensaban que ese estado era difícil de conseguir.

    Tenían miedos ocultos, temían llegar a perder el control ya que el temor a no saber que había después, en ese límite entre quisiera, pero no te atreves, era el peor miedo, ya que se resistía, se hacía cada vez mayor y no les permitía salir del estado de confort (que no es la claridad sino el desespero a enfrentarse, con lo que existe detrás de ese velo que resulta oscuro).

    Y cuando se enfrentaban a cada obstáculo de su vida se daban cuenta que iban desapareciendo esos quistes encallados, tan difícil, pero que al final se conseguían eliminar y lograban la felicidad, era nada más y nada menos que el pensamiento que no había nada imposible en la vida.

    Que la vida era sólo amor y con ello el mundo disfrutaba de la calma y la serenidad que los seres humanos necesitaban y que con ello se vencía cualquier obstáculo.

    Con amor no existían obstáculos, porque envolvían con su ternura a todo ser, ya que era el mejor regalo del Universo.

    El mejor sentimiento era la bondad y la ternura que cada ser entregaba al otro y con ello, la delicadeza de ser feliz en cada instante de sus vidas, porque no existía nada más hermoso que el cariño de un ser amoroso.

    Y nada más reconfortante que poder compartir el amor a todos los humanos, es así como llegaron a ser felices.







  9. Desde que tengo uso de razón he buscado la verdad de la vida, jamás he creído que se necesite sufrir tanto y sentirse tan agobiado como un estado natural, creo que dejándose fluir en la vida y estando conectada con la madre naturaleza, podemos conseguir la serenidad y con ello, la felicidad tan anhelada, que no es otra que estar en calma con nuestro interior, lo único que necesitamos es creer en nosotros mismos y dejarnos llevar por la corriente de la vida, no ir en contra de la fluidez de nuestra existencia.

    El Universo me ha ido proporcionando todo lo que he necesitado y por ello, me siento muy agradecida con él, nada más levantarme le doy gracias por todo lo que tengo y no me limito a dejarme atrapar por lo negativo de la vida, simplemente me doy cuenta de la belleza de la naturaleza, veo como los árboles están (a pesar de las situaciones extremas) en un estado de calma, veo como la vida natural es sencilla y amorosa a la vez.

    En realidad, son las situaciones tan penosas y el deseo de ambicionar lo que nos lleva a vivir aprisionados en un mundo donde no se valora lo natural sino lo artificial, el deseo de tener más, creyendo que se disfruta sólo de las pertenencias superficiales que se posee, no de las cosas más sencillas de la vida, tan simple como ver el vuelo de un pájaro, acercarse al mar y observar como las olas rompen con las rocas, como veces están serenas y veces, parecen que desean hacerse notar.

    El Universo oye lo que sientes cuando estás totalmente conectado con él y se produce el encuentro, sientes que es magia porque no es lo habitual, lo habitual es que el ego te ponga constantemente trampillas y te haga dudar, lo más sencillo, déjate guiar por la consciencia divina, déjate guiar por tus intuiciones que es tu consciencia en estado natural.
    A Niño grande le gusta esto.
  10. Y el espíritu brota de una manera inconcebible, de repente se desliza del cuerpo volando hacia ese espacio libre, surge entonces la mayor felicidad, en lo más alto donde se pierden las formas, donde se muere el límite, donde no se concibe nada que no sea armonía.

    Todo irradia la sencillez del espíritu, mora la paz absoluta, voces de cánticos celestiales suenan con esa melodía especial que acaricia todo el espacio y una luz inmensa cubre el Universo.

    Y, desde entonces, existe la calidad sensación de vivir más allá del horizonte, el amor perfuma el aire, la brisa acaricia con ese contacto indescriptible que sabe a delicias.

    Allá donde el poder celestial es como un manantial de lluvia celeste, las almas se abrazan para formar un halo de luz brillante que transforma todo lo sencillo en riqueza divina.
    A Niño grande le gusta esto.