1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Hola, amigos de Mundo Poesía
    Prosigo con la presentación de los sonetos que este generoso portal ha tenido a bien hospedar:

    Una mujer

    Una sola mujer multiplicada,
    conjunción de rencores y placeres,
    es ella misma y todas las mujeres,
    presencia hecha de sueño y alborada.

    Una mujer a cada instante hallada,
    irrepetible ser que entre los seres
    la dicha eterna trae entre alfileres,
    existencia real, pero soñada.

    Una mujer de amargo caramelo,
    hecha de oscuridad y transparencia,
    de mórbido calor que lleva al cielo.

    En todas ella está, pero es ausencia,
    una sola mujer que es todas y una
    y siendo igual a todas, es ninguna.
    A malco le gusta esto.
  2. Empezaré el año en este generoso portal con la publicación de éste soneto:
    Apapachos para todos y un venturoso año.

    Un sorbo

    Su cálida presencia yo procuro
    pues transforma en feliz la hora aciaga,
    es amargo licor que no te embriaga,
    de los dioses el néctar más oscuro.

    En la charla su efecto de conjuro
    trasmite su bondad a cada llaga,
    al pensamiento su vapor propaga
    y esclarece el pasado y el futuro.

    Comparte su calor, tierno y directo,
    el líquido recurso de su calma,
    la pureza de un cuerpo sin defecto,

    pues tiene la virtud que nos ensalma
    el sorbo de café que en su trayecto
    recorre el cuerpo hasta tocar el alma.
    A malco le gusta esto.
  3. Prosiguiendo con la publicación de los sonetos que tengo hospedados en este foro:

    Descendencia

    el que en todo es contrario de sí mismo
    Francisco de Quevedo


    Es un lecho mullido con espinas,
    un regusto a la vez dulce y amargo,
    un instante de rabia, instante largo,
    es acíbar en copas diamantinas.

    Es un beso impregnado con toxinas,
    caricia que se paga con recargo,
    un asunto contable a cuenta y cargo,
    promesa con palabras anodinas.

    Es vicio que se vive desde lejos,
    es belleza envolviendo un basilisco
    y un llanto de placer sin ser amado.

    Es entrega inmediata, sin cortejos,
    y, dicho con respeto a don Francisco,
    éste es el niño amor... actualizado.
  4. Me da mucho gusto compartir con ustedes la noticia de la publicación de mi nuevo libro de Sonetos, llamado "Hace falta" Sonetos 2, bajo el sello de La pluma del ganso; el prólogo fue un generoso aporte del poeta Cristian, el concepto visual corrió a cargo de Laura Garza y el diseño y edición fueron responsabilidad de la muy cuidadosa Gabriela Monticelli.
    Aún no tengo un distribuidor y lo estoy haciendo personalmente, espero que en fechas próximas pueda encontrar el medio para hacerlo llegar a sus lectores.
    Y como siempre, apapachos para todos
    Miguel

    [​IMG]
  5. Continúo compartiendo los sonetos hospedados en este amoroso y concurrido portal:
    Un apapacho

    A menudo es un perro

    A menudo es un perro callejero
    cargando más flacura que entereza,
    que marca las esquinas con tristeza
    y encuentra su mendrugo en un crucero.

    Se siente en todas partes extranjero,
    pero agita la cola con terneza
    si una mano acaricia su cabeza
    o se posa en su lomo el sol primero.

    Si la lluvia humedece el sol de junio
    trasiega en su ternura la lascivia
    y encierra en sus entrañas la apetencia.

    Pero a veces aúlla en plenilunio
    y la panza repleta no lo alivia
    si arrastra de otro cuerpo la carencia.
  6. Continuo con la publicación de mis sonetos en este espacio.
    Abrazos.

    Derrota.

    Antiguos señoríos que el amor
    ganara palmo a palmo sin combates,
    ni víctimas, ni heridos ni rescates
    o gestos que abonaran al dolor.

    Con los labios provistos del favor
    de promesas, halagos, disparates,
    y en caricias y besos, acicates
    que hicieran al deseo vencedor.

    Hoy se ven derribados sus baluartes,
    extinta en campo abierto la ternura
    y prófugo el deseo en los collados.

    Nada hay de su esplendor en estas partes:
    Vencido está el amor y la amargura
    gobierna en territorios devastados.
    A malco le gusta esto.
  7. Otro soneto más, con un pequeño retoque.
    Apapachos.

    Eres

    Eres sombra vital de mi deseo,
    testimonio vital de la agonía,
    eco que niega lo que dice el día,
    espejo vaporoso en que me veo.

    Eres el libro de agua donde leo
    un verso de sutil caligrafía,
    caricia muda que la noche ansía,
    evidente mentira en la que creo.

    Al sueño y su materia te asemejas
    y en mis regiones de silencio afloras.
    Me duele tu tristeza, sin embargo

    por calles desoladas tú te alejas.
    Mientras cae la lluvia de las horas
    miro tu corazón pasar de largo.
    A RogelioRojas y malco les gusta esto.
  8. Continúo con el rescate de mis sonetos en este espacio.

    Oleaje

    Una balsa de náufrago es mi lecho,
    mis sábanas, un cielo sin estrellas
    y mi almohada, bastión de las querellas
    que cercan la muralla de mi pecho.

    Un cielo de tormentas es mi techo,
    sobre un mar que se viste de centellas,
    y si escucho la voz de las doncellas,
    es canto de sirenas al acecho.

    Mas el sueño que flota a la deriva
    y mi alma, prisionera de su viaje,
    han de cruzar la noche fugitiva,

    sin calma, ni pudores, ni equipaje,
    buscando la palabra más lasciva
    y enfrentando con versos el oleaje.
    A Bernardo de Valbuena le gusta esto.
  9. Hace algunas semanas que no comparto nada en este espacio:

    La máquina de hacer sonetos


    Dedicado a Pilar, por la idea.

    Para ser escritor sobresaliente
    tendré una máquina de hacer sonetos,
    saldrán endecasílabos completos,
    para el ritmo será muy eficiente.

    Será veloz, lo mismo que obsecuente,
    plasmará de las letras sus secretos,
    de imágenes y tropos no habrá retos
    que no venza de modo convincente.

    No versificaré al modo antiguo,
    atándome al capricho de las musas,
    que inspiración me dan con cuentagotas.

    Un verso rimará con el contiguo,
    y si quiero, intercalo sin excusas,
    mis torpes frases y mis malas notas.


    Un saludo: miguegarza
    A malco le gusta esto.
  10. Continúo con la publicación de mis sonetos hospedados en MP.

    Repartición de males

    Ya que de amor no cultivamos bienes
    cosechemos los frutos de sus males,
    partamos por igual los arsenales
    de reproches, ofensas y desdenes.

    Te dejo la desdicha y sus vaivenes,
    la ruina del deseo y sus rituales,
    me llevo las palabras viscerales
    rondando entre mis labios y mis sienes.

    Que cada quien arrastre en su indigencia
    un fardo de viscosa pesadumbre,
    la sábana silente del hastío,

    y someta su cuerpo a la sentencia
    del rencor perdurable y la costumbre
    de hallarse ante el amor, seco y baldío.
  11. Continúo compartiendo los sonetos que gentilmente ha hospedado Mundopoesía.

    Plagio

    Si de tu pluma emerge un buen poema,
    escrito con pasión y con empeño,
    la representación de un vivo ensueño
    por su buen ritmo, imágenes y tema,

    es mérito que luce como gema
    y puede resultar muy halagüeño
    el poder proclamar que eres su dueño
    y ostentar de laurel una diadema.

    Mas si al rodar tus versos por el mundo
    los firma como propios un rufián,
    afirma que es un plagio, con coraje


    y oponte en todos lados, iracundo.
    Mas piensa, con el más íntimo afán
    que a su modo, también es homenaje.
    A malco le gusta esto.
  12. Prosigo con la recopilación de los poemas que mundopoesía ha tenido a bien hospedar en su espacio. Gracias de antemano por su visita.

    La semana en que te amo

    Te amo cuando es martes de fatigas
    y sabe la saliva a cobre usado,
    cuando alzo mi osamenta de tu lado
    y las horas se vuelven enemigas.

    Te amo igual si es miércoles de ortigas
    con la lluvia de un verso desmañado
    y si el sueño se fuga y despechado,
    n mis párpados deja sus hormigas.

    En la raíz de un jueves entre nieblas
    y en medio del café y un beso en ciernes,
    te amo, generoso y sin distingo.

    Y si cruzas mis campos de tinieblas,
    más allá de la tregua de los viernes,
    eres mi amor de lunes a domingo.
  13. Sigo con la publicación de mis sonetos en este espacio. Apapachos para todos.

    Para que tú lo concluyas

    No puedo terminar este soneto,
    quisiera darle más luminiscencia,
    no expresan sus estrofas la cadencia
    ni guardo a la elegancia algún respeto.

    Puede ser que no entienda el alfabeto
    ni las leyes que dicta la prudencia,
    tal vez falte el pudor o la indecencia,
    por mucho que me esfuerzo está incompleto.

    Leer el Siglo de Oro no me ayuda
    ni copiar de Quevedo la agudeza,
    es todo lo que digo, necia duda.

    Tal vez falten tu voz y su tristeza,
    y la verdad a mi escribir acuda:
    Dime si en estas líneas hay belleza.
    A Bernardo de Valbuena le gusta esto.
  14. Siguiendo con la publicación de mis sonetos alijados en MP, comparto el presente, después de hacerle un retoque que me pareció necesario.

    Altura

    No es cárcel del verso ni esqueleto
    que apresa al corazón en su dominio,
    tampoco decadente patrocinio
    que se adueña del verso por decreto.

    Es fuego que devela su secreto,
    es vida que se enfrenta a su exterminio
    y del alma testigo y escrutinio,
    la estricta arquitectura del soneto.

    Es por eso que aún busco en su altura,
    el ritmo del aliento que me habita,
    los nombres del delirio que presencio

    y el hábito de luz que transfigura,
    que me hieren las causas de Afrodita
    lo mismo que la sombra del silencio.
  15. Prosigo con la publicación de mis sonetos:

    Para hacer sonetos

    Si vas a hacer sonetos con oficio
    pon ahínco en aquello que deseas,
    has de cuidar la técnica que empleas,
    que no haya en la cadencia algún resquicio.

    Si buscas de los hados el auspicio,
    obtendrás el favor de las mareas,
    es gran ayuda el buen autor que leas
    y de Eros oír cualquier indicio.

    Mas si todo lo dicho no resulta,
    si la musa a tu suerte te abandona
    y en el papel hay versos ilegibles,

    sumérgete en tu alma, donde oculta
    la ofrenda de tu amor se desmorona
    y encuentra las palabras invisibles.
    A Bernardo de Valbuena le gusta esto.