1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el tercer número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Amores

    Siento la necesidad de charlar de mis amores,
    de todos los sentimientos y quereres de mi vida;
    no solo de los cariños con secuela de dolores
    y de la felicidad implícita no obtenida.


    No son aquellas mujeres que rompieron mi ternura
    y dejaron tumefacto de dolor el corazón
    con una agonía plomiza como mi típica moldura;
    no, no son ellas los únicos afectos y adoración


    que dio sentido y confianza a mi existencia romántica;
    deseo hablar del amor debido a mis mayores
    que impregnó mi existencia con música consonántica
    y vive en el sentimiento con el ímpetu de los fervores.


    Mis cariños infantiles revistieron de dulzura
    la candorosa visión, esfumada como espuma
    en el tiempo inexorable que todo roe y depura
    cuando el dolor llega y el dolor rezuma.

    Sí, quiero cerrar los ojos y contemplar a mi abuelo
    con su viejo clarinete o en la prueba del saxofón,
    oír sus cansados pasos haciendo crujir el suelo
    de madera, o revivir mi abrazo y devoción.


    También es inexcusable mencionar a dos señoras
    que con mimos y ternura inculcaron sus virtudes;
    mi madre y mi abuela Lola quienes dedicaron horas
    muchas para darme medios de enfrentar vicisitudes


    hirientes en nuestro mundo salvaje sin redención.
    Evoco con añoranza los diciembres de posadas
    impregnados de esperanza e infinita devoción,
    confianza y religiosidad hogaño ya olvidadas.


    Junto con estos recuerdos viene turbación y llanto
    inalterable la imagen de mi padre y su guitarra,
    los olores, los sonidos, los rostros por encanto
    emergen del pasado y mi psique se desgarra…


    El amor a la ciudad donde nací y la alegría
    del paseo los domingos al momento del crepúsculo,
    haciendo los recorridos en el antiguo tranvía
    donde yo me aposentaba en un espacio minúsculo.


    La ciudad que yo venero con sus calles emblemáticas
    rebosante de leyendas, de historias y de personas;
    de la antigua transparencia y las vistas mayestáticas
    la ciudad de los palacios, de las antiguas casonas…


    La metrópoli circunscrita por bellos bosques templados

    4 de febrero 2018

    Copyright © Derechos reservados ®