1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

calle Orense

Publicado por LIBRA8 en el blog El blog de LIBRA8. Vistas: 127




No sé quién dijo:
Lo malo no es hablar solo por la calle,
lo realmente jodido es hacerlo en voz baja.

Y hoy, que los leopardos leen a Murakami
y sus canosos y obstinados puntos
han pasado de moda (solo son ligeramente
transigidos vistiendo Porsches,
invitando a coca mala y/o escondiendo
liposucciones irresolutas
bajo los insomnes rascacielos de Benidorm)

Aún recuerdo ofrecer aquel pañuelo de lágrimas
a algún perdedor con buen fondo,
casi lo único bueno que tenía
(como casi todos los perdedores),
mientras J. Iglesias se explayaba en en el Hi-Fi
inteligente rumbo al viejo casino de la A-6.

Un seat 127 levitar sobre la Castellana.
The Jam. El carbón de los lunes floreciendo
en el patio interior de la casa de la abuela.
La diosa Cibeles encendida al himno triste
de los Secretos, y las estrellas húmedas y fumadas
desde aquella ventana amiga del Cuartel General.

Después noches en bucle y al filo, horizonte
móvil tras la 5ª avenida, calibre 38
de almohada. Versos e implosiones a contraluz.
Los resentidos blazers de Milano, los tigres
arrugados del Portobello. Tú (siempre Tú),
y el Don Juán...

Y la bondad, alentando con discretos soplidos
y paciencia de santo esa tímida llama azul
que aún resiste en el lado oscuro:
Envejecer y afearse tantas
y tantas veces en el antro equivocado..

Quizás por eso que ya solo rezo al sabor de las pitayas rojas
en algún instante tropical de mis existencias
y dimensiones múltiples.
Ladro, como perro sin colmillos, a las matemáticas
y maúllo, cual gato en luna crónica, a las tormentas.
A veces me dejo bailar y piso el suelo que tú me cuentas
(ya casi solo el tuyo),

porque de no hacerlo, fiebres ocultas
tras el ocaso y el voto útil
de la vida me podrían morder, me morderían
hasta no reconocer y reconocerme.
Y se me reblandecería la bandera de mi soldado
sin bandera,
y se potabilizaría el ácido de mi sangre
hasta convertirme en la estatua extranjera
e invisible

que sufre de agujeros negros y grita tan bajito
que incluso el coito de las palomas
sobre ella asesinaría todo el rock&roll acumulado
en aquellos días,
cuando amé ese sol que arde,

...cuando intentaba despeinar,
cual tren hermoso, idiota y desbocado,
cualquier flor especial que parpadeara
en aquel eléctrico jardín alrededor
del exoplaneta "metro Nuevos Ministerios"...

__________
A Aldonza Lorenzo le gusta esto.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario