1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

El poeta y la tristeza

Publicado por LIBRA8 en el blog El blog de LIBRA8. Vistas: 89

`

No, amigo, en realidad
la poesía no está hecha para los tristes.
Tampoco la música ni ningún otro arte,
por mucho que enciendan la nostalgia,
la melancolía o a los duendes de la noche
en grado máximo; por mucho
que provoquen la lágrima fácil,
que aparenten ser reflejo y firma
del mundo atormentado, hijo puta
y único del artista en cuestión
(eso solo son pequeñas eventualidades,
quizás tópicos promovidos
por cursis almas en pena)
La poesía no surge en donde no cabe
un atisbo de rebelión, un arma inventada
a última hora contra la bala que pretende
callar la última palabra, donde no existe
la revolución, el insulto, un escupitajo
contra el error de un dios-iceberg, invisible,
de sabiduría en entredicho. La poesía,
sí, la poesía es arena de otro costal.
Vive del oxígeno restante, de cualquier rendija de luz,
del contraataque a pecho descubierto
y malherido -y siempre en vanguardia-
Respira de la dinamita del insomnio,
del alcohol que envenena el curso
predeterminado del agua,
del uppercut (o la patada en los huevos)
al abusón hipermusculado
que siempre lleva las de ganar.

...No, amigo, la poesía no es cosa de débiles
ni de tristes, al revés.
La poesía es una cabrona
que no se calla, que nunca da su brazo a torcer;
que abre sus botes de pintura y la llueve
sobre los viajeros somnolientos y bienvestidos
del autobús de las siete de la mañana.
Es la que sabotea el plan del político
y del vendesueños o el imbécil de turno,
la que desafía a la muerte, a la desesperación,
a los ejércitos y al olvido.
La que se cuela bajo la máquina de café
durante las horas extras de la oficina,
tras el gris resol de las fábricas
o sobre el cemento seco de los andamios en la obra.
La que corretea, desnuda
y aullando, entre la ensimismada multitud
por las aceras y en el metro,
e incendiaria, junto a la lencería sin desetiquetar
que se manifiesta desde el fondo de un cajón.
La que le dice a la tristeza:
mejor de socia que contra mí.
Porque la poesía, amigo, no lo dudes
ni te hagas líos,
la poesía, la verdadera poesía,
es y siempre fue cosa de valientes.

_________
A manuelo le gusta esto.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario