Edith Elvira Colqui Rojas 3 de Noviembre de 2017
Precioso poema enmarcado en el silencio de frutas, cerezas y abedules querida Catia.