1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

¡¡ ME QUEBRÉ EL FEMUR!!

Publicado por catia-love en el blog ¡¡EL BLOG DE CATIA-LOVE!! -. Vistas: 135

¡¡ ME QUEBRÉ EL FEMUR!!

Fue en el mes de noviembre del dos mil diez y siete,
el trece para ser más precisa.

Pero dos días antes fui, como lo hago habitualmente,
cada fines de mes, mantener mi corte Carre,
y pintar alguna que otra cana que ostentan a mi tez.
También el mismo día el retoque de manos y pies.

Amaneció para mi temprano, ese Lunes
y como una primeriza del verano
me puse unos trapos de la India
y caminé descalza hasta mi patio.

A la izquierda y a lo ancho
en un interesante cantero,
crecen los brotes de soja
que muy bien consumo
con la albahaca y otras yerbas.
las que planto y replanto cada vez.

En frente de mi ventanal, trepa ágilmente
sobre las tres paredes una peculiar hiedra
que en otoño pasa del verde musgo
a vestirse de un ocre ambarino alucinante.

En los extremos cuelgan de las tinajas de barro
los colorados geranios que como soles me irradian color,
y para combinar tengo mis alegrías del hogar con el mismo furor.

A la derecha y también a lo ancho,
en un acordonado macetero
algo que me traje hace años
de una comarca llamada
Sierra de la ventana,
lucen color violeta y huelen a lavanda.

Dispuestas me miraron y yo las miré
me pedían sus raíces la humedad para su tierra
y me dispuse a mojarlas como lo hace la lluvia
solo que resbale cuando las baldosas se lustraban
con el agua y caí de cubito dorsal.

Martín, mi hijo de 13 años escuchó mi grito,
de un brazo me sentó, la cadera no se rompió
pero no me podía mover, muy quieta me quedé.

Ambulancia su asistencia, y el dolor que no es cuento,
sin yeso, ya no se usa, radiografías y operación.

Hoy a siete meses en plena rehabilitación,
camino, no muy ligero; mas me estoy preparando,
para irme como todos los años
a pisar la gramilla que hay en los campos.

No a los santos, sino a el césped de la llanura
allá en el Pilar, donde solo se oyen los pájaros.
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario