Para mi negra






Sos la sangre de mis venas,
de mi espíritu el calor,
el sosiego de mis penas,
y mis palabras de amor.



Sos mi sol en la mañana,
mi aire puro al respirar,
mi caricia más sincera,
y mis pupilas al mirar.



Sos de mi amor el fruto
que un noviembre coseché,
la propuesta más gloriosa
que en mi vida aproveché.



Sos estallido de orgullo,
de mi alma apasionada,
lujuria de mis amares,
y letra de mi balada.



Sos la fuerza de mis brazos,
de mi carácter templanza,
sos la musa inspiradora,
que da a mi vida esperanza.



Hernán.-
Para mi hija Melany.-