Escrito a la mujer que me dejo entrar a su vida desde hace casi un año
A ella a quien me ha hecho vivir cada dia lleno de pasion
A ti mi niña bella la cual vuelves mis noches magicas con las estrellas.

Quien lo diria
once meses eh estado aqui varado
y nadie de esta enfermedad me ha curado.
esa extraña pero tranquila muerte llamada amor
la cual me dejaste dentro de mi corazon
ese sentimiento hermoso
el cual dia a dia me ha cambiado el rostro
el que me ha cambiado de ser un ser multifacetico
frio y angustioso
Ah aquel extraño intruso
que intenta ser un maestro
en crear as leyes del amor
pero que se ha dado cuenta
que dichos reglamentos no existen
no esta escrito en este universo
como se debe amar
no es una regla
que a la ligera se puede tomar
sino en cambio es alegre
saber que cada dia nace
para al caer la noche morir
pero que al dia siguente dia
uno sabe bien que con pasion
de sus hermosas cenizas puede resurgir
Pero mientras eso sucede yo sigo aytrapado
sin encontrar la repuesta
a lo que cada noche me ha estado atormentando
con tanta ternura y comprension
y de mi ser el control esta tomando
esa pesadilla
que no se aleja de mi
pero a la que no me puedo resistir
pues durante todo estev tiempo me ha hecho perseguir
seguri sus paso invicibles
intentar escuchar su silencio
pero que al final de la noche
solo se ira con el viento
mientras tu te pierdes entre la luz plateada
esa que celoso me pone
pues con delicadeza en secreto te ama
rozando lo que mas anhelo
tocando tu cuerpo angelical
el cual no me deja de atormentar
pues siento que mi ser va a estallar
no eh podido probarlo
ya que cada vez que te atrapo
para intentar juntar nuestros cuerpos
y mi corazon perfumarlo
te desvaneces para de nuevo dejarme desolado
diciendome en ese instante
lo siento pero sigue intentando
mis labios hoy no podras saborearlos
Aunque siendo honesto me agrada tu juego
me hace desear mas cada beso
el cual hare que se plasme en mi
ya que te regalare
la mejor noche que puedas tener
a tarves de un baile eterno
con la musica que declara la entrada al cielo
y volvere eterna cada nota
pues bailaremos al compas de tu boca.