Es la desesperación suma
la que me arrebata la austeridad del dia a dia
y enciende una luz que tarde o temprano se ha de apagar.
Aburrido de tratar contigo
me abrazo una vez más a tu castigo
que es un panal de rica miel
en el que abejas asesinas esperan a mi sucumbir.
No tardo en mostrarme ausente de todo
como en una burbuja me aislo a mi modo
que es el tuyo
y vuelta a empezar.
Me quieres mal pues a mis semejantes no le haces el mal que a mi procuras cada vez que me aislo a tu asilo.
Vengan conmigo a disfrutar de esta noche de viento y marea.
No obstante creo en vos , amigo fiel que tantas veces tendiste tu mano en mi ayuda.
Procuro mi cura junto a todos
y de algun modo saldré del circulo infinito de mi
atroz escapada hacia ningún sitio.