La llamada

Infección,
purulenta
reacción,
polvorienta
palabra clorada,

en voz abyecta
entonada
se proyecta,
una lujuria solar revolcada
en tuétano de calavera;

ausencia de primavera
y secas estrías,
son descoloridas vías
a una afirmación pasajera
de la pregunta que palpita;

una barca de serpientes
sobre el rio cortado,
incesto sagrado,
sueño y realidad sangrantes
en la ofrenda a la vida.