Resultados 1 al 1 de 1

Tema: LA PIEL, poema fundamental

  1. #1
    Poeta activo
    Fecha de ingreso
    22 sep, 06
    Edad
    63
    Mensajes
    121

    Predeterminado LA PIEL, poema fundamental

    LA PIEL
    poema de OSCAR PORTELA

    No Johann. No es "gris el árbol de la ciencia
    y verde el árbol de la vida": aquello que se da
    y florece conoce de la muerte la osadía de ser
    un breve instante y en el amor bebe del cáliz de
    la muerte como yo renazco del ocaso en la piel
    usurpada del amante.

    Quien conoce es el cuerpo.

    Gramática del cuerpo del deseo y la magia de
    poros abriéndose a la luz, al agua y a los rayos
    que golpean las puertas de ser monadas
    solo concientes de saberse ostras: es el viento
    que nos lleva hacia el otro.

    Los extraños camino y los acaecimientos
    del azar quienes nos abren
    a nosotros desnudos en el otro:

    Oh fiestas del "candor".

    ¡Oh turbulentas siestas del verano!

    ¡Oh Deseos y goces, zureos de palomos en
    vacíos alfeizares y la luz, la luz que tú pedías
    en el cuerpo y las piernas del amado!

    En el beso se enciende la amapola y
    del conocimiento todo arde la vida que se extingue
    en muerte para volver a sí "misma"
    en "eterno retorno de lo mísmo".

    Es deseo de ser más ser
    y más deseo: cuando el poro de la piel
    se seca, cuando se seca el agua de la fuente,

    cuando el poniente corre hacia los astros
    hay vida todavía y habrá vida en esta
    exangüe entrega de un cuerpo al otro
    para hacerse uno.

    La noche del invierno y el
    poniente corren hacia las playas y mareas.

    Allí duerme el delfín en la bahía. Y aquí en los
    inmensos lagunares la garza blanca Milagrosamente
    se posa en el lapacho florecido y la quietud es todo.

    Reposar en el cuerpo del amante hombre-delfín,
    águila y leopardo para heridos en lucha
    renacer al espacio de lo "otro" que es un viento
    inasible, un mano de espuma,

    una dulce mirada que es entrega y libre donación,
    que es interrogación, plegaria , y llamado a ser más

    de lo que soy ahora que solo canto
    y memorado digo lo que fui, lo que di,

    dejándome fluir en esta líneas que son también deseo
    y luces del conocimiento de la muerte.

    Si me despido es porque se que estuve aquí
    y en una extraña tarde no olvidada bajo un río de olvidos,
    besé al amado en un extraño rito de iniciación
    y entrega bajo el agua del río.

    ¡Ay! Y no ceso de crecer hacia lo hondo,
    desde ese momento.
    Última edición por Mamen; 27/05/2013 a las 08:15 Razón: Quitar el nombre del autor

Etiquetas para este tema

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •