Mi Oscuro,
Satánico Amor


Veo una puerta,
y quiero pintarla de negro.
Soy de las cosas que en la noche explota
Nací Satanista.

No puedes clavarme
a ninguna pared; de hecho,
arrancaría ésos clavos
y te los arrojaría de vuelta.

Dime cuán negativo soy,
dime cuán lleno de odio estoy.
No sólo eres estúpida
estás equivocada.

Drácula amaba a sus novias.
El Dr. Frankestein amaba a su criatura.
Mi amor satánico arde ferozmente;
Porque es perfecto y sin compromisos.

Primera y necesariamente, me amo a mí mismo. Soy mi propio Dios, después de
todo, no tengo ningún Dios ante mí. Soy lo más importante en mi mente.
Siempre me traigo flores. Algunas veces me doy cuenta que pude haber hecho
algo mejor; a veces cometo errores. Es maravilloso cómo aprendo de éstas
cosas; es excitante tener una oportunidad para ser un mejor Yo. Aún cuando
me niego algo a mí mismo, sin gratificación alguna, siempre es para
disfrutar de algo aún más satisfactorio y que valga más la pena. Por esto
odio de forma tan pura e irrevocablemente cualquier cosa que sea un
desperdicio de mi tiempo, energía y atención.


Después, amo a mi tribu, mis allegados, aquellos que son como yo. Pueden ser
amigos o familia, pero en mi corazón son mi tribu, y la Llama Negra arde en
su interior. Iluminan mis días y me alegran con sus logros y sus éxitos;
hacen del mundo un lugar más interesante para vivir, y sólo un Satanista
sabe lo que vale ése don. A veces están lo suficientemente cerca para
compartir calor, o alimento, o simplemente compañía; a veces están lejos,
con su voz en la línea telefónica, o sus palabras sobre una hoja de papel.
Pero siempre están aquí, parte de mí, mi gente. No puedo dejar de sentir indiferencia
hacia los que afligen a mi tribu. Aquel que los ataca Me ataca; el que pone
obstáculos en su camino se gana mi ira, mi enemistad, mi odio.


Amo todo lo que me pertenezca, todas mis cosas. Amo mis libros, mi música,
mi vieja y suave chaqueta negra.
Odio a cualquiera que robe, destruya o desordene mis cosas, ¿por qué no
habría de hacerlo? ¿Qué valor podría darle alguien, que excediera el que le
tengo a mi MUG, a mi perfecta bolsa de cuero?

En contingencia con todo esto, amo al mundo. Es tan bello, un lugar perfecto
para mi Dios, es decir, Yo. Amo las montañas, el mar, los acres de árboles
sin una sola casa, la hileras de casas antiguas y encantadoras, los museos,
la niebla, mi delicioso alimento, las tardes apacibles, las noches
estrelladas. Si tan sólo no hubieran todos éstos bastardos anti-vida que
quieren joderlo todo, que se odian tanto a sí mismos que tienen que destruir
la fuente de su propia sustancia. Los odio. Sólo en las profundidades de la
Llama Negra en mi corazón se puede saber cuánto los odio y lo que le han
hecho al mundo, estos quemadores de libros, éstos abusadores de niños, ésta
gente que, como ‘’Andrea’’ dijo, matan cosas que son mejores que ellos. Cuando
preguntan por qué odiamos a los Cristianos, ¿podrían entender la respuesta a
menos que amen como amamos, amar con éste oscuro y Satánico amor de la vida
y del ser.


:twisted: :twisted: :twisted: :twisted: :twisted: :twisted: