1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

7 poemas de amor de Marius Gabureanu y Billy Mac Gregor

Tema en 'Poetas famosos, recomendaciones de poemarios' comenzado por LIBRA8, 9 de Marzo de 2019. Respuestas: 5 | Visitas: 170

  1. LIBRA8

    LIBRA8 Poeta veterano en el portal

    Se incorporó:
    25 de Diciembre de 2011
    Mensajes:
    9.625
    Me gusta recibidos:
    6.361
    Género:
    Hombre
    MARIUS GABUREANU

    "Cómo empecé a escribir poemas"

    Tomo medicinas cuyos nombres no recuerdo,
    decía mi abuelo.
    Apenas vislumbro su rostro, más bien el estiércol de los caballos
    a los que se acercaba en plena noche,
    como si no hubiera existido mejor caricia
    que la que recibe un caballo en pesadillas.

    La perdición sabe a ciruelas, decía mi abuelo.
    A veces no abría los ojos durante todo el día para que no le doliera tanta sombra.
    ¿A quién le tienes miedo, abuelo?
    Era mi forma de estar a su lado, una pregunta.
    Parpadeaba por cualquier cosa últimamente.
    Caían las cerezas y parpadeaba.
    Siempre tenía las rodillas heridas, por cosas del campo.

    De su rostro no se asustaban los peces.
    Era duro, perfectamente duro, como una roca que no aceptaba ser roca
    y degradarse.

    ¿ A quién le tienes miedo, abuelo?
    Es un trino de los pájaros, decía.
    Era hermoso cuando discutía.
    Un cielo enfurecido lo acompañaba.
    Nervioso por llover demasiado.
    Nervioso por saber que hasta el trigo se prostituye.
    Sus manos temblaban como si estuvieran sosteniendo la porcelana del agobio.
    Una bufanda de niebla
    le protegía de las cosas inexcusables
    pero no la necesitaba,
    por eso se despertaba antes que los días decidieran ser grises.

    En el cenicero de todas las tormentas apago sus consejos, que nunca seguí.
    Del cuello me cuelgan conejos sangrando.
    Los vecinos hablaban de hacerle daño,
    lo escuché escondido entre las ortigas
    y empecé a escribir poemas.

    __________

    "Carta a Naybe"

    Me quedan cinco minutos para el café
    y moler varias muertes que de noche se han agrupado en mi cráneo.
    Una maleta de herramientas nombra
    lo que hace tiempo dejé de torturar: las piedras.
    Me quedan cuatro minutos ya, y voy moliendo a la segunda
    hecha de callos alargados
    como una frontera cuya razón está olvidada.
    Muevo con la cuchara las negras esferas de esclavitud.
    Amor, aquí ha muerto gente, en los sorbos.
    Me has dicho que el café colombiano es de los mejores
    y que eras para siempre.
    Me convenzo
    de que las dos verdades, mezcladas, son una amarga hipocresía.
    Me quedan un minuto y Tú
    y en la taza príncipes de la escoria luchan por el trono.
    En los bolsillos hay recuerdos que suenan a dinero
    y otros pocos son de mi madre.
    Tal vez te despiertes más tarde. Tal vez nuestra hija tiene un sueño
    acerca de sus deditos.
    Ya no te quiero, bien sabes
    que la pintura roja que elegiste para la casa
    y los maderos rojos del piso
    eran para que nadie observe que nuestras sombras estaban sangrando.
    A ella dile que no hay más respuestas al silencio interrogante
    con el que no dejo de ser presente en su vida.
    Dile eso, amor, que los padres no son cosa permanente
    y ponle ejemplo los leones que devoran a sus cachorros.
    Me queda un minuto y Tú. Ya no te quiero, no ahora
    y ahora es todo lo que tengo.
    Estoy seguro que has encendido la tele.
    Nuestra hija desayuna mientras los leones cazan a sus crías.
    En su retina brilla un germen de olvido por primera vez
    y mucha crueldad,
    algo que empiezo a ser sin posibilidad de luchar contra ello.
    Las trenzas de su cabello tocan mi alma al suelo,
    todavía al suelo, allí donde empecé a probar el gusto de la muerte
    en la persona amada.
    Las trenzas de su cabello acarician mi alma y me conversan sus deditos,
    me dicen que mientras haya uñas en su carne
    siempre estaré a salvo del olvido. Y yo los creo
    y termino el café y muelo
    poemas y tabaco.
    Por la ventana entra aire fresco de Holanda y Argentina y España. Entran serafines

    y les enseño hablar ingles.
    I love you, se dice i love you.

    __________

    "Louie"

    Las prostitutas decían que era un chico bueno.
    Yo no querría sexo, sólo escarbar dentro de sus maquillajes
    alguna ruina de lágrimas.
    Los muslos de la venganza petrificados en mis manos. Eso era.
    Cada minifalda tiene su propio poema, y a veces es martes.
    Es martes porque tengo que llamar a Louie.
    Le da vergüenza mostrarse desnuda
    así que va al baño. Dios está en las griferías, me dice,
    corriendo como agua sucia por mis venas.
    Louie, y tú
    que sabes recitar el desencanto
    como si fuera la parte más volátil de la palabra
    dime si encuentras el placer verdadero
    en las drogas de la noche.
    Yo sí.
    Hoy mismo
    han vuelto a ser pájaros los hombros de la miseria.
    Se han encadenado a una inercia degollada
    y han vestido la primera estirpe del sonido
    ubicado en tu vientre como un niño hecho de termitas.
    Hay un cementerio de las águilas clonado por tu llanto.
    Dime, Louie, ¿ por qué el nácar escondido en tus labios
    se parece a un sueño de la arrogancia,
    por qué vuelven las huidas a abrazar un cuerpo
    iluminado por las estrellas del cáncer?
    ... Ella no responde, tal vez no es martes.

    ___________

    "En esta cuenca sangrando"

    Estoy en el metro, catapultado por las razones más ebrias
    que normalmente me llevan a una tumba desconocida.
    No sé si es comodidad o capricho
    eso de arrancarme los huesos cada viernes,
    tal vez estoy pensando en tu manera de besarme
    con agudeza y restringirme el acceso a aquellas partes de tu cuerpo
    reservadas a un grupo de alta clase de insomnios
    que te hacen vibrar como alas de libélula.
    Bien dijiste que el amor eran dos libélulas suicidas,
    pero nunca conté las veces en que nos amábamos como el humo ama suplir las oquedades.
    Por ese túnel de la pobreza
    la vida retrocede en pijamas.
    Entre la gente que me acompaña, algunos mortales.
    Sostener una revista sin hojear sus páginas
    mientras una voz robótica anuncia las estaciones
    es parte de la pesadumbre de un reloj de amaneceres sin vientre.
    Yo, como siempre,
    presto mis globos oculares
    a una bombilla,
    voluntariamente me quedo ciego,
    no voy a predecir el espasmo
    interno que no ha pasado la prueba de ortigas de las lágrimas..
    Alguien viene con una idea, es un juego absurdo.
    Parecemos todos amigos en el vagón.
    Es un espacio restringido a las almas perdidas
    y las sillas de cuero evocan su pasado.
    Me ofrezco a romper el hielo
    porque sé que mi sombra se entretiene
    entre los raíles.
    Los demás sacan, de sus bolsas de compras,
    de sus maletines de abogado,
    y de las canastas de diva, gatos con garras afiladas, cucharas de plata, lápices de oro.
    La gente me aplaude
    porque a manos vacías
    elijo quitarme un ojo.
    Amor, en esta cuenca sangrando
    aún sobrevives.

    ______


    BILLY MACGREGOR


    "Ultrasonidos"

    “Tiqui-tiqui-tiqui-tiqui-tiqui-tiqui...”
    Ese es el sonido que hacen las moscas follando en las cortinas.
    Cero coma cero cero cero uno cero cero uno cero tres decibelios de pasión desenfrenada al trasluz
    de esta noche de abril número un millón setenta y dos sin ella.
    Se llamaba Lucía y siempre dije que eran muy pocas letras para tanta mujer.
    Pienso en Lucía con los ojos cerrados
    porque abiertos
    sólo veo las huellas de sus dedos sobre el polvo de los muebles.
    Entonces lloro como mi amigo Alfredo,
    -que era una maricona desmedida y sin modales-
    y me parto como un palito seco.
    Por eso hay palomitas de maíz por todo el suelo de la casa.
    Porque soy magma.
    Ah...no sé... será que the station of the loves il est arrivé al mio cuore
    y como hoy todas las canciones de amor me parecen una mierda
    prefiero que sea el coro del ejército ruso cantando Los remeros del Volga quien
    ponga banda sonora a este momento
    de ebullición.
    Dormíamos en pelotas; pero con calcetines
    y el amor era un grillo debajo de la cama
    y a la luz de las velas las sombras chinescas de las manos,
    insectos ciegos
    que se decían te quiero en Braille.
    La última vez que abrió la boca dijo:
    “Estoy segura de que el cielo
    es un kiosco de golosinas”
    Luego
    y aunque no la solté de la mano en todo el tiempo
    se murió igual a las cuatro de la tarde.
    “Pum-pum”
    “Pum-pum”
    “Pum-pum”
    A ciento ochenta y seis mil megahercios
    mi corazón microondas escupe palomitas de maíz sobre una foto en blanco y negro
    de Lucía comiendo caramelos de fresa.

    __________

    "Érase una vez"

    Al principio solían
    decirse te quiero cada quince segundos.
    Ella era frágil como Winona Rider.
    Él era un toro.

    Follaban sobre un tapiz con dos pavos reales
    que había en la pared de la salita
    follaban en el techo, en las esquinas
    en la cola del metro, en los bolsillos...

    Se ponían hasta el culo de perdices.

    Luego el tiempo pasó y a él le crecieron canas en los huevos,
    y a ella,
    un cáncer de mama.

    Ahora,
    cuando la ve doblar la ropa
    ya no le mira las piernas como antes
    ni se le pone dura.
    Se queda absorto contemplando
    como cada pliegue que ella hace en las camisas
    es un te quiero tanto vida mía,
    un te vas a resfriar si no te pones algo encima
    un eres tonto no me mires que me pones nerviosa.

    Ahora, mientras ellos juegan al parchís,
    los pavos del tapiz de la salita
    se pelean por el mando de la tele.

    _________

    "Nieve azul, azul marino"

    Soy un hombre mediocre.
    Sueño cosas mediocres:
    que la señora de la limpieza se masturba en el cuarto de los trastos;
    que mi padre muere ahogado en un vagón de tren;
    que vuelo, por supuesto. Un clásico.

    Aspiro a comer todos los días. Caliente. Con pan.
    O a que no entren en mi casa una docena de soldados,
    una noche cualquiera,
    diciendo esto es la guerra.

    La guerra. Qué palabra tan extraña.

    Yo también tuve Sueños. En mayúsculas.
    Me faltaron neuronas. Tal vez glóbulos blancos.
    Pero no estuve ni cerca.

    Soy un hombre mediocre que dice tonterías
    como qué buen día hace, ¿verdad?
    ¿La huella de mi paso por el mundo?
    Perdona: pero creo que te has equivocado de ascensor.

    Un hombre sin chistera ni armadura ni caballo.
    Un hombre honrado, eso sí. Cuestión de gustos.

    Pero tengo que vivir.
    Con esto.
    Aunque nunca salga cruz.
    Y le he prometido a Clhoé,
    que ascendería a Luna llena un día de estos.
    Me otorgarían la medalla al amor propio.
    Sería, Capitán.
    De un barquito con redes que saliera a pescar,
    todos los días de mi vida.

    “No cojas ese tren papá. Caerá al río”.

    A veces nos buscamos los pies con los pies de noche debajo de las sábanas.
    Y si cantan los grillos
    y si el mundo se para
    y si un tac de reloj
    y si hay yogur en la cuchara
    y si llueve
    y si llueve
    y si llueve,

    nos besamos.

    Porque lo único que importa,
    a estas alturas del Everest,
    es no caer de rodillas.

    ___________
     
    #1
    Última modificación: 11 de Marzo de 2019
    A Évano y elena morado les gusta esto.
  2. Marla

    Marla Poeta asiduo al portal

    Se incorporó:
    11 de Septiembre de 2014
    Mensajes:
    495
    Me gusta recibidos:
    754
    Género:
    Mujer
    Qué buena selección, Luis.

    Felicidades, amigo. Mis aplausos.

    Abrazos.
     
    #2
    A elena morado y LIBRA8 les gusta esto.
  3. LIBRA8

    LIBRA8 Poeta veterano en el portal

    Se incorporó:
    25 de Diciembre de 2011
    Mensajes:
    9.625
    Me gusta recibidos:
    6.361
    Género:
    Hombre
    Gracias, Rosa. Sin duda dos autores de internet que no tienen nada que envidiar a los mejores y más famosos poetas actuales. Me alegra que te gustara esta pequeña selección, Un abrazo, querida amiga.
     
    #3
    A Marla y elena morado les gusta esto.
  4. elena morado

    elena morado Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    22 de Septiembre de 2012
    Mensajes:
    5.309
    Me gusta recibidos:
    3.810
    No puedo decir nada. Sólo leer y disfrutar. El único que no conocía, era el segundo de Billy, érase una vez.

    Los otros cinco los he leído docenas de veces.

    Los dos merecen un libro en las librerías, como a quién conozco un poquito es a Marius, alguien tendría que publicar su libro. Me vuelve loca carta a Nayibe. Y leo el de su abuelo y también me vuelvo loca. Dan ganas de conocer Rumanía a ver si de nos contagia algo.

    Y después hablamos de su libro, como aquella vez Paco Umbral.

    One.

    Joder, qué buenísimos son los dos. A tomar por culo Neruda y Benedetti. Me van a exclavizar por lo que he dicho. Pero tú sabes qué quiero decir, verdad?

    Estos dos genios tienen que estar en las bibliotecas. Y en portadas de revistas literarias. No es justo.

    Pda., Sí que había leído también el segundo, peto menos veces. No es por quedar de chulita. Pero ya me conoces algo y sabes qué me gusta en la poesía.
     
    #4
    Última modificación: 10 de Marzo de 2019
    A LIBRA8 le gusta esto.
  5. LIBRA8

    LIBRA8 Poeta veterano en el portal

    Se incorporó:
    25 de Diciembre de 2011
    Mensajes:
    9.625
    Me gusta recibidos:
    6.361
    Género:
    Hombre

    A mí también me gustan más que Neruda y Benedetti.. ;). Uno besito, compi.
     
    #5
    A elena morado le gusta esto.
  6. LIBRA8

    LIBRA8 Poeta veterano en el portal

    Se incorporó:
    25 de Diciembre de 2011
    Mensajes:
    9.625
    Me gusta recibidos:
    6.361
    Género:
    Hombre
    Gracias por tu último me gusta, compi, (lo aprovecho "cabronamente" :cool: para subirlos de nuevo, a ver si la peña aprende un poco de qué va esto de la poesía ;)). Uno besito.
     
    #6
    A elena morado le gusta esto.

Comparte esta página