Carta a un hermano

Tema en 'Prosa: Melancólicos' comenzado por JLA, 1 de Julio de 2011. Respuestas: 0 | Visitas: 8789

  1. JLA

    JLA Poeta asiduo al portal

    Se incorporó:
    26 de Abril de 2011
    Mensajes:
    350
    Me gusta recibidos:
    17
    Hermano, Tal vez nunca leas mi carta, tal vez te la muestre un día, Cuando la palabra "nunca" se lustre de tu boca, Y un " te quiero " caiga desmayado. Tal Vez la encuentres mañana, Detrás de la caverna en que la escondo, O tal vez aquel jinete, Que nos domo... Si hermano, Que nos hizo hombres, Te la entregue en suspiros perdidos detrás de tu oído. Que mas puedo decirte amigo desconocido, En una carta llena de grillos ?, Que mas que contarte lo mucho que vuelo pensando en tu angustia, Seguramente no lo sabias, Me pregunto si tu estarás siendo mi hermano igualmente, De la misma forma indirecta, En que se acuesta un atardecer en las montañas... Pero bueno, Solo te quería hablar de la vida, Tal Vez que interrumpimos con tantas piedras, Te cuento por ejemplo que me gusta recordar como cabalgabamos en los campos llenos de colores, Aquellos campos desiertos de la vida, Que no conocíamos pero que admirabamos, Tomamos caminos diferentes, Si... Pero aún así detrás de las ramas de mi sendero yo siempre e podido notar tu presencia, Aveces se cuela tu cabello de alguna o otra manera, O veo las pisadas que tan fuerte has dejado, Y me siento culpable, Siendo complice de lo que te duele, Y no darte esa puño de aliento, Ese golpe de furia, De espectro, Que pudiera talvez compartir con tus esqueletos, Por que vivimos lo mismo hermano, Yo te conocí hace ya tanto... Y fuimos tanto y seremos quizás nada, Y ese es el motivo de mi carta, No quiero voltear mi mirada un día y luego ya no verte, Mas te recordare por siempre, Como fuimos, pero dejando oculta la obscuridad que nos lanzamos como flechas llenas de sangre. Es una unión muy difícil, Ya que no la decidimos, Somos hermanos amigo, Y nuestras almas están cocidas con hilos de oro, Imposible no es percatarse de nuestra existencia, Pero en fin... Se que es difícil ser un testigo de la crudeza de esta vida, Y se que entendemos tanto igualmente, Que aveces me gustaría subir a tu cielo y solo saludarte, Seria mas fácil que solo acostarse en tu arena... Y hoy pienso tanto, Que se nos fue el jinete hermano, Aquel jinete de la noche que nos mostró el bosque de día, Y nos mostró el bosque de noche... Y nosotros sus caballeros plateados, Con armaduras de ojalata, Caminamos aún detrás de su hombro, Nos guía hermano, A un camino que se que terminaremos juntos, Aún niños tal vez, Perdidos en nuestra inocencia y su recuerdo, Pareciera que nos falto tanto tiempo, Pero yo aún nos veo... El en su negro caballo, Y nosotros vigilando su ausencia, En un bosque nocturno, Con besos de tierra... Mas abrazamos nuestras lágrimas, Y secamos nuestros corazones, como alguna ves hace ya tanto tiempo...
    Solo dame tu brazo, Te invito nuevamente A ser mi hermano, Esquivar las grietas, Y escalar nuestra vida fugazmente, Seamos música hermano, Con voces de flauta y acordeones en el viento, Dame tu mano un momento, Para amarte como se deben amar los hermanos, Protegerte a pesar de ser débil, Y acostarnos, En el vientre que alguna ves dormimos, Y quedarnos allí, Y ya no perdernos...
     
    #1
    Última modificación: 1 de Julio de 2011

Comparte esta página