1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Desde los márgenes borrascosos de un espacio fronterizo

Tema en 'Poesía Surrealista' comenzado por Anna Politkóvskaya, 23 de Enero de 2019. Respuestas: 8 | Visitas: 134

  1. Anna Politkóvskaya

    Anna Politkóvskaya Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    19 de Marzo de 2016
    Mensajes:
    278
    Me gusta recibidos:
    375
    Un estruendo de metal aéreo
    quebró para siempre
    el paisaje tranquilo de los días
    y al doblar la esquina,
    una garra feroz, de escombro,
    me arrebató la niñez.
    Lo sé porque el corazón
    se agotaba en cada latido
    siguiendo el curso púrpura
    de las calzadas mientras
    rebotaban disparos
    por las paredes del aire,
    donde a la misma hora del recreo
    se derrumbaba el edificio de los niños
    y el llanto se transformaba
    en campana de silencio,
    a la misma hora
    que rebotaban los disparos
    por las paredes del aire
    buscando a la madre de los muertos
    entre las piedras donde ahora vivo,
    una ciudad insomne
    que no sabe lo que es un sueño
    y sí, en cambio,
    el silencio frío de las balas
    o las rosas esparcidas de una bomba
    o la risa congelada de la muerte.

    Hoy no me importa
    que el silencio me susurre
    las canciones más tristes.
    Conozco su juego, sus matices
    y los prefiero a la luz
    que cada día crea un mundo
    que ha dejado de existir,
    presidido ahora por sueños sumergidos
    y acontecimientos funerarios
    y un agua desencadenada
    por lamentos y sollozos
    que aún sigo escuchando
    como un eco podrido por el tiempo.
    Tras la esquina, rota a conciencia
    por manadas genocidas,
    un decorado inhóspito y pétreo
    bajo un cielo de minas; yo,
    un desolado habitante esperando
    a ser devorado por la noche fría
    para alimentarme de camino.
    Un silencio fiel me acompaña
    avisándome de las sombras como espadas
    que acechan mi vago deseo
    de llegar a alguna parte.

    Bajo los escombros duerme algo terrible
    que ocurrió, manchando la vida
    con torturadores y exterminios.
    Porque después del holocausto,
    el almacén de ojos horribles,
    sin cuencas donde ubicarse,
    sigue aumentando
    y con sus miradas muertas
    y desinhibidas
    y desorbitadamente abiertas,
    que han visto en la ruina
    como un tajo atroz mutilando el futuro
    la iniquidad preconcebida,
    se preguntan quién purgará
    la podredumbre de la historia.
    Después del loco frenesí
    de fuego y polvo,
    todas las piezas de mi vida anterior
    se esparcieron como animales deshechos
    al doblar la esquina.
    Quedó la turbia espera
    del silencio expandiéndose como un jardín
    de rosas carnívoras
    y de los días levantándose
    con los párpados desplomados
    hasta que mis ojos se hicieron a la noche
    que suena a derrumbe
    y a paisajes desenfocados.
    Todo se detuvo,
    como un aliento desaparecido,
    tras la esquina rota
    de cuyos balcones colgaban
    esos muertos terribles.
    ¡No!, no quiero recordar
    la casa y la calle,
    el color de sus ojos, sus cabellos,
    la esquina del primer beso,
    los números todos
    y los teléfonos. Es tan grande el dolor,
    que he abolido el pasado
    y olvidado mi nombre
    por no volver la vista atrás.

    De lo sonoro nace el día y yo,
    sombra recién huyendo
    con los ojos que se cierran,
    busco la madriguera del murciélago.
    Son las horas malignas
    de los ladrones alquimistas
    que transforman órganos en oro
    y de las hordas intransigentes
    que inoculan dioses asesinos
    y del más cruel de todos que
    como un rey de reyes alardea
    de sembrar la tierra con masacres,
    derrumbes y niños insepultos.
    Me he quedado dormido en el dolor
    de una noche en vela.
    Un reloj descuartizado canta
    las horas locamente
    sin saber si es tarde o temprano,
    porque desconoce la medida del tiempo,
    sus cantidades. Cuando la noche
    vuelva a caer sobre las ruinas del mundo
    vigilará el mar de los naufragios
    como un ladrón, pues sabe
    que los barcos están secuestrados
    y no hay pañuelos ondeando alegres
    ni cristales en las ventanas.
    Indefenso, sueño que todo parece nuevo
    y ya nada conozco, aunque he estado
    muchas veces aquí,
    en la inmensa soledad de un mar profundo
    hablando sin parar con los muertos
    de esto y de aquello. Quizás,
    cuando caiga la noche
    no note el frío que ahora siento; quizás,
    no se desplome el silencio
    como un estómago vacío sobre mis ojos.

    Violentamente arrancado,
    echo a faltar un suelo amigo,
    un horizonte abierto, un río
    que apague el fuego que seca mi boca
    y pido perdón a mi corazón
    por los escalofríos
    y el abismo que de tanto en tanto
    me alcanzan.
    Atrás quedaron las manos protectoras
    que me alejaban de los acantilados,
    desaparecidas, tal vez,
    al doblar la esquina.
    Estoy solo y solo he recorrido
    más de mil leguas
    entre montañas de cadáveres
    y puertas con cerrojos
    y alambres como cuchillos buscando,
    sí, buscando la palabra sin miedo
    y la luz completa y el aire envuelto en música;
    mas únicamente he hallado un país inmóvil,
    cerrado y terriblemente frío
    donde la mugre se adhiere al corazón
    de los hombres y al aire que respiran
    y a las palabras que dicen
    y a los objetos que tocan.
    Las agujas de mis ojos, yo locamente herido,
    persisten con su labor de lágrima
    tejiendo sueños en el vacío.
    No hay tregua cuando las abyectas sombras
    de la historia siguen devorando
    el vuelo de las mariposas
    y apagando de la palabra su júbilo.
    Los hombres turbios
    de las terribles ganancias
    ya están diseñando
    con los cuerpos esparcidos y la sangre
    aún sin coagular la nueva ciudad,
    destruida al doblar la esquina.
    Todo el rencor del mundo
    anidó en el aire de la ciudad tranquila
    y un dios infecto,
    como una epidemia, lo inoculó
    en los hombres que cortaban lenguas.
    Asesinada la palabra, solo quedaron
    el polvo, los cuervos y una juventud
    envuelta en ataúdes fluyendo
    hacia un mar angosto y glotón.

    En plena canción de cuna
    o arrastrando nombres a la arena,
    el mar siempre sale bien
    en las fotografías y como un sueño
    se cuela en las conversaciones,
    abarcando todos los ojos.
    Solo me queda el mar,
    pero un mar sin niños dorados
    en su playa, es negro como una boca
    que engulle los gritos.
    Sueño que todo es nuevo
    y yo soy un niño dorado
    en una playa amable sin gente esquiva
    ni coleccionistas de muros,
    que saben de mi piel
    y de mis labios dibujando otro idioma,
    y quieren conocerme, a mí,
    materia desvencijada,
    residuo de mar que huele a frío,
    de sal y olvido. Indefenso,
    desde los márgenes borrascosos
    de un espacio fronterizo,
    acudo a vivir porque así me lo exige
    la vida y, mientras sigo un itinerario
    de oscuras reincidencias, atisbo
    los detrimentos de un futuro clandestino.
     
    #1
    Última modificación: 23 de Febrero de 2019
    A ludmila, LUZYABSENTA y Pessoa les gusta esto.
  2. Pessoa

    Pessoa Moderador Foros Surrealistas.Miembro del Jurado Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA Equipo Revista "Eco y latido"

    Se incorporó:
    14 de Octubre de 2012
    Mensajes:
    2.658
    Me gusta recibidos:
    2.648
    Un largo, larguísimo poema, un lamento prolongado como el grito de un torturado, cuya ubicación requeriría, tal vez, un puesto de honor en otro foro. Porque, en mi opinión, es de un atroz realismo el recorrido de tus versos. Es un daguerrotipo de las atrocidades que padece este mundo loco, este residuo fétido que todavía llamamos "humanidad". Un poema que se lee entre contracciones de estómago y nublados de la visión. Construído con esas "palabras sin júbilo" que reclamas. Mi sincera felicitación, Anna.
    miguel
     
    #2
    A Anna Politkóvskaya le gusta esto.
  3. LUZYABSENTA

    LUZYABSENTA Moderador Foros Surrealistas.Miembro del Jurado Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA

    Se incorporó:
    21 de Octubre de 2008
    Mensajes:
    82.115
    Me gusta recibidos:
    28.973
    Género:
    Hombre
    Vigilia de instantes, lamentos que se sienten entre una especie de realismo
    que se despoja de lo sencillo para escenografiar atroces elementos en
    ese itinario de dolor. excelente. saludos de luzyabsenta
     
    #3
    A Anna Politkóvskaya le gusta esto.
  4. Anna Politkóvskaya

    Anna Politkóvskaya Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    19 de Marzo de 2016
    Mensajes:
    278
    Me gusta recibidos:
    375
    Gracias, maestro y genial poeta, por tu contundente, certero y magnifico comentario.
     
    #4
  5. ludmila

    ludmila Poeta veterano en el portal

    Se incorporó:
    20 de Junio de 2009
    Mensajes:
    19.560
    Me gusta recibidos:
    2.310
    Género:
    Mujer
    Dolor atravesado por una vivencia muy intensa. Un placer pasar, mis saludos.
     
    #5
  6. El Sultán de la Poesía

    El Sultán de la Poesía Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    30 de Enero de 2019
    Mensajes:
    616
    Me gusta recibidos:
    408
    Me ha encantado. Un gusto leerle Anna. Saludos.
     
    #6
  7. Anna Politkóvskaya

    Anna Politkóvskaya Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    19 de Marzo de 2016
    Mensajes:
    278
    Me gusta recibidos:
    375
    Gracias, maestro y genial poeta, maravilloso y contundente comentario lleno de poesía.
     
    #7
    A LUZYABSENTA le gusta esto.
  8. Anna Politkóvskaya

    Anna Politkóvskaya Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    19 de Marzo de 2016
    Mensajes:
    278
    Me gusta recibidos:
    375
    Gracias, poetisa, por tu amable y certero comentario.
     
    #8
  9. LUZYABSENTA

    LUZYABSENTA Moderador Foros Surrealistas.Miembro del Jurado Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA

    Se incorporó:
    21 de Octubre de 2008
    Mensajes:
    82.115
    Me gusta recibidos:
    28.973
    Género:
    Hombre
    De nuevo me adentro para definir mejor en una nueva lectura de tu obra.
    Agradezco ademas tu respuesta amable para mi comentario.
    saludos siempre de luzyabsenta
     
    #9

Comparte esta página