1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

fito

Tema en 'Poesía realista (sin premios)' comenzado por jose villa, 1 de Abril de 2019. Respuestas: 1 | Visitas: 123

  1. jose villa

    jose villa Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    2 de Julio de 2008
    Mensajes:
    2.588
    Me gusta recibidos:
    1.808
    la última vez que lo vi
    un par de meses antes que hallaran su cuerpo putrefacto colgando de un mecate
    ya escupía sangre
    y estaba sentado al final del viejo muelle en la playa de los maricones
    con un morral de manta colgado al hombro
    del cual sacaba a cortos intervalos
    un botellín de raicilla de san sebastián
    al que le daba un trago y luego me pasaba
    para que yo hiciera otro tanto
    aquel atardecer nublado de finales de agosto
    minutos antes de oscurecer y con el viento haciendo difícil
    entender las palabras que salían de su boca
    me dijo que no veía más remedio
    aunque sabía que por tomar esa mierda se lo estaba cargando la chingada
    que seguirse recetando un par de litros diarios
    porque a su maldita abuela, que en paz descansara
    le había dado ultimamente por aparecérsele en sueños
    y a pesar de llevar muerta 10 años por cáncer de garganta
    ver la jeta arrugada de la cabrona vieja mientras gesticulaba como una psicópata demente
    y le preguntaba con aquella cavernosa voz de fumadora empedernida
    qué mierda estaba esperando para darse matanga de una puta vez
    y bajar ya al infierno para reunirse por fin con ella
    lo hacía mearse del susto cada noche
    y despertarse abruptamente con temblorina y frío malo
    me dijo, también
    que sólo recurriendo a la puta botella
    podía arreglárselas para seguir preservando
    el último vestigio de fuerza o de coraje que le quedaba
    para no dar el único paso que le faltaba por dar
    antes de cruzar y perderse más allá de la línea divisoria entre la cordura y la sinrazón
    y luego de decirlo carraspeó con fuerza
    y echó la cabeza hacia atrás para, con un ligero impulso del cuello
    lanzar al mar un reluciente escupitajo color púrpura
    que se impactó en la superficie del agua y se deshizo en jirones
    formando por un instante una imagen que recordaba
    las fotos telescópicas de esas bandas luminosas consistentes en polvo de estrellas desintegradas
    que se desprenden de las galaxias espirales incrustadas en los confines del universo
    mientras giran a una velocidad de mil millones de kilómetros por segundo
    y lo hacen preguntarse a uno si acaso exista realmente

    una jodida razón para que no se detengan



    .
     
    #1
    A Zev le gusta esto.
  2. Zev

    Zev Invitado

    cosa difícil de mirar. Mas aun de poner en claro.
    el caos y su "encanto"

    Siempre es un gusto leerte.
    saludos.
     
    #2

Comparte esta página