1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Infinitudes ópticas

Tema en 'Poesía Surrealista' comenzado por Ricardo López Castro, 19 de Mayo de 2018. Respuestas: 1 | Visitas: 194

  1. Ricardo López Castro

    Ricardo López Castro Poeta adicto al portal

    Se incorporó:
    17 de Septiembre de 2017
    Mensajes:
    1.650
    Me gusta recibidos:
    1.009
    Género:
    Hombre
    [​IMG]

    INFINITUDES ÓPTICAS

    un hombre a solas con sus teorías

    en casa

    en una cafetería

    en las calles y avenidas

    no deja de ser la constancia del incumplimiento

    de lo incompleto de la certidumbre

    de lo incorrecto de las realidades que se plasman en sus sentidos

    y entre sueños musita el vínculo místico

    la unión con la perfección

    cuando el orden de sus principios e ideales suponen el cambio imposible

    y se transforma en un solo uno

    en una vicisitud irresoluble

    en la que ni dios ni la nada ni el infinito

    reforman su contrariedad basada en la conciencia

    porque dicha contrariedad reside en la impropiedad de los conceptos

    en el desarraigo de los sentidos

    y en la doctrina del desamparo

    y desata la profundidad más abisal que le reside

    cuando relaciona los colores y formas y olores y ruidos y degustaciones

    con el desalojo de todas las creencias

    basadas en la mismidad o en la distinción

    y el prevalecimiento de las emociones fruto del pensamiento inservible enfocado a la evocación

    y ese hombre sin nombre ni deriva ni puerto ni coraje

    no se pierde entre las multitudes del hombre

    ni del pensamiento

    ni osa contradecir las revelaciones ajenas

    ese hombre no cree en nada

    ni siquiera en el contorsionismo de la palabra

    de la que hacen gala intereses vestidos de hombre

    y por más que se abandone a las cenicientas ilusiones

    su ánimo persiste imperturbable

    y sus teorías que han hablado en todas direcciones cobran un solo sentido

    la cumbre del pensamiento autóctono

    sustentada en los cimientos del juicio

    la experiencia

    la inexistencia de compatibilidades

    y el desarrollo del indeseable instinto

    de supervivencia de las convicciones

    es un hombre dormido

    muerto

    entregado

    pero es un hombre suyo

    tan suyo que no puede ser negado ni afirmado

    ni conocido ni desconocido

    es el hombre que quizá no sepa quién es él mismo

    no se asocia con nada

    sufre el techumbre y los límites de su existencia en secreto

    no es antisocial

    ni iconoclasta

    ni filósofo

    ni poeta

    es el hombre que de sus relaciones más íntimas y profundas

    no ha sacado nada en claro

    mientras el mundo que le rodea

    rodea también su olvido

    su memoria

    y su propio cuerpo

    es el hombre que se pierde entre los devaneos

    devastadores de la fe

    el hombre que sin rodeos habla

    el que tiene más que esconder

    es su conspiración dialéctica la que destruye su propia voz

    es el hombre enano y minúsculo y diminuto

    que se aventura en la memoria de las víctimas de la memoria

    pero es el hombre que no inclina su cabeza

    ante las voluntades ni deseos

    es el hombre sin carne ni pecado

    hecho del pensamiento eterno

    el deseo de encajar el puzle de sus ideas

    es lo mismo que querer estrangular al viento

    pero él lo admite como dogma

    como verdad innegable

    como fuente de vida

    y de tortura

    el hombre es quien quiere ser

    por sus letras

    porque escribe igual que piensa y piensa igual que siente

    este hombre es la visión infinita

    infinidades ópticas

    confía en su palabra para desenmascararse

    pero ella llega tan lejos que no se lo permite

    desenmascarar a este hombre sepultado en su cerebro

    viene a ser lo mismo que desenterrar su cadáver antes de nacido

    este hombre sepultado enmascarado deseoso y confiado

    está también confinado en el desconocimiento de sus limitaciones

    la palabra no puede asistirle porque no le trasciende hablar de sí mismo

    el pensamiento tampoco

    ya que el pensamiento hace al hombre profundo y vasto

    y aún habiendo recorrido todos los rincones de su mente

    confía desea le apasionan sus elucubraciones

    el hombre quiere ser niño

    el niño no quiere ser hombre

    no mira la realidad tal como es

    la viste de infinito

    infinito pensamiento

    el hombre sin mundo en su cabeza

    el no dios

    la no nada

    el no infinito

    no es más que un socarrón

    un hombre que escribe lo mismo que entierra

    su propiedad intelectual servirá de abono para las plantas

    pero antes de que la muerte le dé alcance se lo rifarán sus principios e ideales

    hasta dejarlo mudo de diapositivas

    el hombre no sabe nada

    absolutamente nada

    solamente se deja llevar por la boca y el fallo

    no hurga en sus teorías porque no sabe nada

    no hurga en dios porque no sabe nada

    y preserva sus fuerzas para el recuerdo de los sentidos

    y piensa en la belleza de un soplo de aire fresco

    quizá su último aliento en el muro de las lamentaciones

    le persigue y le perseguirá la conciencia impoluta del tiempo

    la ilusión impoluta del tiempo

    el hombre prefiere no saber nada que saberlo todo

    pero para la esencia inmaculada e inmaterial

    no se califica ni se define

    el hombre

    ese hombre

    este hombre

    es un acúmulo de accidentes

    el hombre solo con sus teorías es

    en definitiva

    una batalla contra el tiempo

    sin banderas ni estandartes ni proclamas

    el hombre en busca de sentidos

    y la verdad absoluta de lo irresoluble

    de las emociones y sentimientos

    hundidos en el olvido

    la tragedia del hombre equivocado

    la soledad de las teorías sin el hombre

    cuando encuentra el plenario vacío en su mirada en sus gestos sus conductas en sus sienes sus entrañas

    ya no mira a dios ni contempla la nada

    ese hombre sólo mira al infinito

    y le resulta imposible imaginar belleza más exacta

    dentro de sí mismo aprendió a valorar la inmensidad

    y ahora sus ojos son como un reflejo de todas las miradas

    y no dice no ni a favor ni en contra

    ni sí a favor ni en contra

    nació del pensamiento inservible

    del pensamiento del que no se puede morir ni vivir

    así que así las cosas un poema de amortización de los conceptos de readmisión de los conceptos de readaptación a los conceptos

    le supone una purificación espiritual

    es el hombre que admite y adelanta su identidad a los sentimientos

    y como una gaviota que emprende el vuelo

    crea ondas en el agua

    el hombre ya no es hombre sino infinito esperando las huellas del tiempo







     
    #1
    A LUZYABSENTA le gusta esto.
  2. LUZYABSENTA

    LUZYABSENTA Moder Surrealistas, Microprosas.Miembro del Jurado Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA

    Se incorporó:
    21 de Octubre de 2008
    Mensajes:
    89.447
    Me gusta recibidos:
    33.031
    Género:
    Hombre
    Apartar esa fe que va esclareciendo el vuelo de esas huellas temporales
    que consiguen en el hombre que pueda sentir la vida. ida y vuelta en
    enhebradas esencias de contraluz atrevido. excelente. saludos amables
    de luzyabsenta
     
    #2

Comparte esta página