1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Intransigencia cooperativista

Tema en 'Prosa: Sociopolíticos' comenzado por Mr.Hellmet, 29 de Junio de 2017. Respuestas: 0 | Visitas: 236

  1. Mr.Hellmet

    Mr.Hellmet Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    19 de Mayo de 2016
    Mensajes:
    227
    Me gusta recibidos:
    152
    Género:
    Hombre
    ¡Basta de leyes! ¡Basta de jueces! La libertad, la igualdad y
    la simpatía practica humana son las únicas barreras efectivas que
    podemos levantar ante los instintos antisociales de ciertos
    individuos que están entre nosotros.
    Piotr Kropotkin Ley y autoridad



    ¡Ay! Cuanta energía transmite este texto, palabras como estas son las que hacen que a uno se le encienda el alma y se le apague el cerebro, y dejando atrás todo prejuicio u opinión acerca de la condición humana, sus vicios y sus virtudes, se lance de cabeza al activismo y a la lucha por la igualdad, la libertad y la fraternidad (¿será que me habré vuelto francés?)
    La emoción que provocan sensacionalismos de esta clase solo son comparables a la decepción del desengaño sufrido cuando uno va indagando en la historia de estos "defensores de la libertad y la cooperatividad", y que hace que algunos de nosotros nos volvamos desconfiados, no solo ante esta clase de personas, sino también ante los ideales que estos defienden. Pues son muchos los grupos o colectivos que se declaran defensores acérrimos de tales valores, pero todos, o casi todos a mi parecer, tienen una característica en común: La inmensa mayoría de las veces son completamente reacios a colaborar entre ellos, aun a pesar de perseguir objetivos afines y ponen por encima la defensa de su ideología a la acción práctica y efectiva.
    Sin duda, los caballeros por excelencia de tales valores son los que se tildan a si mismos de socialista u anarquistas, y toda la izquierda en general. Sobre los ideales de cooperatividad, igualdad,libertad y apoyo mutuo forjan sus espadas, que luego blandirán sin miedo ante un enemigo común: el estado. Unos quieren controlarlo, otros aniquilarlo, pero ambos concuerdan en que el modelo liberal de estado resulta opresivo sobre gran parte de la población, coartando sus libertades y abusando de ellos en favor de una minoría empoderada. Ante tal situación, creen ver la solución en derrocar a las formas de poder centralizado, generalizando así el control sobre los diferentes aspectos de la sociedad entre toda la población, hasta que finalmente la nación pueda gestionarse a través de la cooperatividad interpersonal, sin la mediación de ningún órgano de poder externo.
    ¿Pero que ocurre cuando esas espadas se vuelven unas contra otras y empieza así un duelo a muerte?
    Resulta paradójico que las personas que defienden con tanto ahínco la coopertividad y la interacción humanas, teniéndolas como una de las bases de su sistema ideológico, hayan sido de los grupos menos coopertivos entre si. Si afinamos la vista y entornamos bien los ojos, podremos ver que, detrás de toda reivindicación social, todo activismo, todo acto revolucionario, ha sido motivado no por la defensa de la libertad o los derechos, sino por la imposición de una ideologia, de una forma particular de entender la libertad, la economia, el comercio y demás aspectos sociales. Todo sistema doctrinal parece ser la representación del ego de sus miembros, de su forma concreta de entender ciertos aspectos de la realidad, encubierta bajo conceptos como "derechos" "libertad" y demas. Toda batalla ideológica es, al fin y al cabo, una batalla de egos.
    Esta tendencia inconsciente a imponer valores propios y no a defender los conceptos antes mencionados se expresa claramente en la caracteristica expuesta al principio del escrito: la imposibilidad de la izquierda a unificarse frente a un enemigo común. Porque, si lo que verdaderamente querían era justicia, ¿por qué no se aliaron para conseguirla, aunque solo fuese de forma parcial?
    Esta discordancia tiene uno de sus mayores ejemplos en el desarrollo de la primera internacional, que tuvo que ser disuelta a falta de consenso entre bakunistas y marxistas, los cuales fueron incapaces de llegar a soluciones efectivas a causa de que no podian ponerse de acuerdo en materia ideológica, y yo digo ¿No es esto anteponer un ideal a la vida? En vez de llegar a un concilio o de ceder en algunas de sus opiniones, prefirieron seguir discutiendo en vez de organizarse frente a los abusos laborales de la epoca; mientras multitud de personas se encontraban viviendo en una situación deplorable, trabajando en condiciones nocivas para la salud y siendo explotados de manera sistematica, ellos decidieron no tomar medidas efectivas organizadas, no se unificaron en favor de los derechos de estas personas ¿por qué? porque no ninguno quiso dar su brazo a torcer, y prefirieron no hacer nada antes de hacer algo a medias.
    Si realmente lo que este colectivo buscaba era la liberación y la mejora de la calidad del vida del obrero ¿por qué se negaron a actuar en conjunto por simples diferencias organizativas? ¿no era acaso mejor, que mejor, no era acaso lo justo el ayudar a este colectivo aun a costa de tener que renunciar a ciertos aspectos de su doctrina?
    Cuanta egolatría hay en la politica, esta discordia entre izquierdistas puede rastrearse a lo largo y ancho de la historia, desde la incapacidad del bando republicano Español durante la guerra civil a unificarse frente al levantamiento militar, llegando incluso a pelearse entre ellos, hasta el fracaso en la unificación de la izquierda francesa de los años 70, que prefirió la preevalencia del partido Gaullista a llegar a un consenso entre ellos, los ejemplos son muchos y hay de todos los tipos,pero dejan ver una cosa clara: los defensores de la cooperatividad son incapaces de cooperar entre ellos de manera efectiva, y yo creo que esto se debe a que ninguno de ellos lucha por la libertad, la justicia o la igualdad, sino que luchan por su libertad, su justicia y su igualdad, poniéndolas por encima de las condiciones de vida de las personas que dicen defender, todo ideal es la expresión de un ego.
    Marx, en el manifiesto comunista, acusa a los burgueses de querer forjar un mundo a su imagen y semejanza. Vaya, porque sera que esto me suena...
     
    #1
    Última modificación: 30 de Junio de 2017
    A dragon_ecu le gusta esto.

Comparte esta página