1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el primer número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Y no te olvides: el número 2 de Eco y Latido se publicará en Mundo Poesía el 1 de diciembre de 2017.
    Cerrar notificación

Invítame al silencio

Tema en 'Prosa: Ocultos, Góticos o misteriosos' comenzado por Banshee, 12 de Septiembre de 2017. Respuestas: 0 | Visitas: 36

  1. Banshee

    Banshee Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    29 de Julio de 2017
    Mensajes:
    62
    Me gusta recibidos:
    92
    Género:
    Mujer
    Las bondades se desvanecen, cuando te evidencias, tú te avergüenzas y como un pájaro que cuando se posa todos ya sabemos qué hace, se despoja de excrementos y sigue su vida.

    Seguí el sendero alto en el cerro, llegando por la ladera a la ramificación este, ya que mañana amanece a las siete y en esta parte del monte lo sabré. Seguiré camino a Santiago de Compostela. Peregrina de un mundo sordo, este septiembre cae en un soleado día más entre roquedos que dejan escapar rayos del sol, un sol que embulle otra latitud a esta hora.

    Son las cuatro de la madrugada y habré dormido cinco horas y media, cuando parece que todo está a punto de despertar ya estoy bajando al camino que marca la ruta. Mis pasos y el alboroto de algún pájaro que espanto por este angosto sendero de ladera norteña son los únicos ruidos que puedo oír a esta hora. Sin embargo, algo llama mi atención a la izquierda, luego a la derecha es que hay un animal corriendo a mi alrededor, algo rápido y que no tiene miedo; como me parece tan raro estoy parada en un sendero con la mente en blanco.

    Se abalanzó sobre mí una sombra de dos metros y medio, de un tacto agreste al que se aferraban mis manos heladas, que resbalaban entre una capa de pelo mojado y olor a animal húmedo.

    Cerré los ojos, gritaba en mi pecho, sentía la oscuridad y el frío eterno de la sombra envolviendo mi lánguido cuerpo. Sin poseer razón ni conocimiento sabía que no eran tus intenciones de aquella mentalidad humana que había conocido hasta este momento.

    Despierto sobre un colchón y me estás mirando con esos ojos verdes casi blancos; tienes tus manos sobre mis labios y me dices que yo nos haría un gran favor sino gritase porque hay una batida de hombres y perros en el exterior. Miro alrededor y estamos en una cueva grande llena de extrañas formas en la piedra y agua en su fondo oscuro, un agua que suena a gotas que caen por las estalactitas cuando rompen el espejo de la laguna subterránea, verde y azul.

    Tus manos son de un frío tenue y un blanco pálido como la miga del pan, tu rostro es exultantemente anguloso y profundos los dos ojos que brillan de un blanco opaco. Podrías parecer un monstruo, pero infundes debilidad y me hablas tranquilo, desconfiado, aunque no me miras directamente porque dices que es por respeto. Sin embargo, estoy retenida y silenciada. Cuánto tiempo he estado inconsciente y sin saber cuál es la realidad. Ahora sé que hay gente extraña cazando y decido preguntarte de dónde crees que viene tu miedo a salir de la cueva en esta situación.

    Piensas que tu rostro triste y apagado da tintes de veracidad a tu relato y comienzas a divagar entre una persecución a tus espaldas y seres humanos de un ego elevado que quieren acabar con las diferencias, de un modo de vida que te han impuesto y del que no puedes salir, igualmente piensas que la salida es libertad entre todos. Añades que en tu opinión no hay más que hacer cuando te han acusado de algo que no has hecho y puedes ser el blanco perfecto.

    No hay cielo en tus días ni estrellas de noches despejadas. Vives escondido en esta cueva a la luz que entra por las vetas de rocas y velas en la oscuridad. Tu tez pálida, tensa es limpia y vela un gesto solemne de una mirada que amarga tus pensamientos porque tus ojos lloran sin lágrimas en un mar ya secado, olvidado, como tú. No me importa ser así cuando en la laguna no desvelo imagen de la peregrina que fui, pienso que medrar en la noche es la salida que aterra al mundo, hacemos de tripas corazón ante la justificación del mundanal significado que hay sobre la carne hoy día, y cavilamos en lo sagrado, la existencia de nosotros mismos es un tesoro cerrado a pupilas impías, viene y va un ser humano como bulto de creencias, se hace escarnio de su memoria y se escandaliza al público en desgana de la peor calaña para el mercado.

    Crecí en la luz del día y me hiciste a tu clan sin mentirme para ocultarte de qué, sabe la montaña de tus pasos y el secreto que ella misma guarda tal vez seas tú, que en tus noches la eternidad pierda el nombre de cada estrella en el firmamento y me dejas ver con claridad, cómo hay juncos para remansar las aguas del arroyo, que tu destino es incierto y hasta el alma del lobo puede acompañar en invierno, pero que más allá de una cascada me viste al ocaso sin miedo, el diamante de la montaña que arrancó una pasión soterrada en tu antiguo corazón de barro, y de entre los juncos quisiste mojar tus pies con los míos.

    La realidad de los siglos y los milenios te da sosiego, pero insistes en coronar las campanillas de rocío al amanecer y ver las manzanillas al borde del arroyo dejar el hielo invernal cada primavera y dices que es de un corazón ya gris y aparcado en cenizas a tirar de tizón nuevo.

    Ya no vería aquellos pájaros de color sino solo veladas estampas de lechuza ahora rubrican el sentido de la música en la montaña cerca de Pola de Somiedo, vibra el aire por la noche entre las ramas de los árboles y tu aura blanca me guía al otro lado del sentido sobre la gravedad de los acontecimientos, escapamos al entendimiento y entendemos que es razonable. Sin ser conocidos infundimos terror y aquejamos el miedo ajeno aunque no robamos ni molestamos, creemos que hay algunos capítulos de la historia que se escriben con tinta de circo medieval y ansias por justificar los errores de todos por un movimiento general en vez de enfrentarse a la imagen que parecía tan real ayer y hoy ya está desmoronada.
     
    #1
    A Darian Oros y homo-adictus les gusta esto.

Comparte esta página