1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

La quema del Templo

Tema en 'Prosa: Filosóficos, existencialistas y/o vitales' comenzado por Naark Yongork, 14 de Abril de 2019. Respuestas: 3 | Visitas: 163

  1. Naark Yongork

    Naark Yongork Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    17 de Noviembre de 2013
    Mensajes:
    565
    Me gusta recibidos:
    251
    La quema del Templo
    [​IMG]


    Era un diecisiete de febrero del año mil seiscientos de nuestro Señor cuando hube escuchado a una parvada de Cuervos cantando una próxima destrucción. Iban todos juntos, cuervos y otras aves de la misma carroñera condición, hubieron venido de todas partes de Roma para contemplar la fatua Escena en medio de ensordecedores graznidos y bajo una extraña complacencia que ocultaba la real catarsis que se llevaría acabo para mayor gloria de Dios.



    A pesar de que yo me encontraba retirado a esferas profundísimas y altísimas, en mi polvoriento estudio bajo la media luz de una penumbra eterna, entre las Sombras más oscuras y la Luz más brillante, ensimismado en mis cavilaciones y ocupado en mis experimentos, el escandalo era tan arduo que, desconcentrado de mis labores, tuve que abrir la ventana para satisfacer mi molestia y ver a quien debía tal sentimiento:



    Cual fue mi sorpresa, al ver a tan gran muchedumbre, enardecida y alegre al mismo tiempo, reuniéndose por las calles como si de un fluido de carne viva se tratara. Pero tras satisfacer mi curiosidad no encontré más interés en aquellos barbaros civilizados, y me disponía ya a retornar a mis mundos, cuando, replegándome en el sillón una Voz terrible me interrumpió. Era tan cavernosa y tan grave que dudo que cualquier ser vivo pudiese ser capaz de llegar a tal tono, pero al mismo tiempo era tan amable y segura, que la sorpresa fue breve y vertí toda mi atención a sus inmensas palabras:



    - ¿Acaso ves y no ves? Al que llevan ahí, en la Marea de este tiempo, es ni más ni menos que a un Hermano vuestro. ¡De tan semejante Madre fueron paridos, que sus Miradas parecen un reflejo la una de la otra y vuestros caracteres melancólicos son del mismo color!

    Sabéis bien que la Obra a la que dedicáis vuestra vida lleva varios miles de años en proceso. Sabéis que al comenzar a trabajar en tales mundos vuestro Ser comienza a vaciarse lenta pero progresivamente, y tras luengos años de yacer en las labores de la Reflexión y Refracción del espíritu, ¡ya ni siquiera vuestro propio nombre tiene significado! Y entonces, todos los que son semejantes a ti, llegando a las mismas Trayectorias en Espirales Purpureas, adquieren un Mismo Nombre y un Mismo Rostro y un Mismo Pensamiento.



    ¡Y vuestro nombre es Siervos! –



    A todo esto yo me hallaba en la orilla del sillón, prestando mis manos al aire como para recibir no solo con mis oídos sino con mi cuerpo entero tal Recordatorio. Y estimando indigna toda respuesta a tan gran Orador, solamente hube remitido unas humildes palabras de agradecimiento antes de emprender mi salida en busca de aquel hermano que llevaban preso.



    - Yo, un Servare, sumergido en la búsqueda de las piedras preciosas en las profundidades de las montañas más altas, hube perdido de vista la Vista y por mi desmedida ambición e ignorando que estoy rodeado por un Infinito numero de hermanos iguales y semejantes. Cada uno es un Modo distinto de Ser, y no por graznar o cantar son realmente distintos entre Si, por ello, elevo disculpas hasta tu Etéreo Palacio y pido permiso a los 12 caballeros que te protegen para besar tu Sacra Mano y pedir tu bendición en mi empresa, ¡pues quiero intercambiar al menos una frase con el Preso que llevan ahí! –



    Así hube salido, tomando únicamente mi capucha, como se acostumbra en tales actos de Justicia Popular, pues no a todos los ciudadanos les agradaba verse las caras en tales eventos sangrientos y después seguirse saludando bienaventurados en la vida común. Bajé apurado y comencé a abrirme paso en las calles, pidiendo permiso para Ver al Bienaventurado que iba a ser Quemado.



    No tuve menor problema para llegar muy cerca a él, pues la Voluntad vence toda Marea. Entonces lo hube vislumbrado desde la lejanía, y rápidamente lo identifique, pues aquella Voz nunca Mentía y sus Palabras eran Verdad pura, ya que la mirada del Bienaventurado era tan Brillante como un Diamante reflejando la Luz del Universo (y todo diamante se forja en la presión de la Tierra, después de haber sido el Más Oscuro Carbón).



    Su rostro permanecía, propiamente, inalterado. Ni un ápice de emoción manchaba la pulcritud de su Expresión. Esa semi sonrisa forjada, esa Calma Perpetua, esa Paz inmune a la Guerra. ¡Cuánta alegría sentí de verlo!



    Entonces alce el velo de mi rostro y con un Signo que realice con mis manos él volteo y me identifico, creo, igualmente. Pero no podía acercarme más, pues el Espacio y el Tiempo nos separaban inexorablemente. Así que le grite desde donde me encontraba, esperando que sino llegaban mis palabras al menos el movimiento de mis labios y la Vibración de mi alma Comunicarían mi Mensaje a mi hermano Servare:



    - ¿Cuan grande es el Universo?, ¿La Tierra gira entorno al Astro Rey o el Astro gira entorno a la Tierra?, ¿Dónde yace Dios? – grité, con todos mis pulmones.



    Y entonces vi que su rostro se elevaba con profunda circunspección. Y acomodando sus cuerdas vocales grito también, aunque no se si le escuche o le sentí o solo le vi, pero también le entendí:

    - Infinito. Ambos. Universo. Tu ya sabes las Respuestas. – y creí ver derramándose una lágrima sagrada de su ojo Derecho cuando remato - ¡Ahora recuerda las Preguntas! –



    Las llamas cubrieron su cuerpo mortal, y aun así, propiamente, permaneció Inmutable. Pues es verdad lo que dicen y es verdad lo que murmuran nuestros hermanos Aves: Las serpientes que buscan el conocimiento tienen la misma Forma de su Señor, y tal forma es Eterna.



    Así me hube retirado del afamado Campo de' Fiori tras la noche, cuando hasta los guardias se hubieron ido y las Cenizas de mi hermano permanecían en el Suelo. Me acerque a recolectar un poco de ellas con el Fin de Esparcirlas por el Mundo entero.



    Eso es lo que el Servare del año mil seiscientos de nuestra era pensó y realizó con grandes dificultades pero grandes éxitos. Yo, el Mismo que Él, en este año pienso… ¡las esparciré por Todos los mundos!



    Ulises Bruno Lozano

     
    #1
    Última modificación: 15 de Abril de 2019
    A Ricardo Giraldo Martínez y Uqbar les gusta esto.
  2. Uqbar

    Uqbar Moderadora de Filosóficos. Miembro del Equipo Moderadores

    Se incorporó:
    21 de Febrero de 2013
    Mensajes:
    7.008
    Me gusta recibidos:
    3.171
    Género:
    Mujer

    ¡Qué interesante puesta en escena!. ¿Se trata de un mundo paralelo, de otra dimensión? ¿Es un "servare" un conservador o tiene otro significado?

    Muchas preguntas quizás..., me ha dejado en ascuas

    Saludos,

    Palmira
     
    #2
  3. Naark Yongork

    Naark Yongork Poeta fiel al portal

    Se incorporó:
    17 de Noviembre de 2013
    Mensajes:
    565
    Me gusta recibidos:
    251
    Que gusto tu visita, Palmira. Desde alguna perspectiva es verdad que podrias decir que se trata de otra dimensión, respecto al término " servare ", lo tomo del latín "tener, guardar, conservar", un siervo del Conocimiento. Claramente no existe derecha ni izquierda, liberalidad o conservaduria en eso.

    Saludos cordiales y espero que te haya agradado.
     
    #3
    Última modificación: 25 de Abril de 2019
    A Uqbar le gusta esto.
  4. Uqbar

    Uqbar Moderadora de Filosóficos. Miembro del Equipo Moderadores

    Se incorporó:
    21 de Febrero de 2013
    Mensajes:
    7.008
    Me gusta recibidos:
    3.171
    Género:
    Mujer
    Gracias por la aclaración y claro que me ha gustado, me ha resultado muy interesante.

    Saludos,

    Palmira
     
    #4

Comparte esta página