Leopoldo María Panero

Tema en 'Poetas famosos, recomendaciones de poemarios' comenzado por Steppenwolf, 20 de Diciembre de 2005. Respuestas: 3 | Visitas: 9779

  1. Steppenwolf

    Steppenwolf Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    8 de Diciembre de 2005
    Mensajes:
    43
    Me gusta recibidos:
    1
    Leopoldo María Panero, el impostor de sí mismo, caricatura o realidad no lo sabemos, pero siempre caminando en esa frontera entre la genialidad y la locura, esa puta que dicen que le atormenta. Panero es el enfant terrible de la poesía española, el poeta del desencanto, de dolor de vivir y la voluntad de morir en/por/para la poesía. Al margen de lo establecido, de las modas y de la absoluta mediocridad de la poesía encontramos a Panero, el último genio, el último loco, el último poeta...


    [center:8155b3d0ba][​IMG][/center:8155b3d0ba]



    LA LLEGADA DEL IMPOSTOR FINGIÉNDOSE LEOPOLDO MARÍA PANERO

    Al amanecer, cuando las mujeres comían fresas crudas, alguien llamó a mi puerta diciendo ser y llamarse Leopoldo María Panero. Sin embargo, su falta de entereza al representar el papel, sus abundantes silencios, sus equivocaciones al recordar frases célebres, su embarazo cuando le obligué a recitar a Pound, y finalmente lo poco gracioso de sus gracias, me convencieron de que se trataba de un impostor. Inmediatamente, hice venir a los soldados: al amanecer del día siguiente, cuando los hombres comían pescado congelado, y en presencia de todo el regimiento, le fueron arrancados sus galones, su cremallera, y arrojado a la basura su lápiz de labios, para ser fusilado poco después. Así terminó el hombre que se fingía Leopoldo María Panero.



    DIARIO DE UN SEDUCTOR

    No es tu sexo lo que en tu sexo busco
    sino ensuciar tu alma:
    desflorar
    con todo el barro de la vida
    lo que aún no ha vivido.



    CANCIÓN PARA UNA DISCOTECA

    No tenemos fe
    al otro lado de esta vida
    sólo espera el rock and roll
    lo dice la calavera que hay entre mis manos
    baila, baila el rock and roll
    para el rock el tiempo y la vida son una miseria
    el alcohol y el haschisch no dicen nada de la vida
    sexo, drogas y rock and roll
    el sol no brilla por el hombre,
    lo mismo que el sexo y las drogas;
    la muerte es la cuna del rock and roll.
    Baila hasta que la muerte te llame
    y diga suavemente entra
    entra en el reino del rock and roll.



    LA POESÍA DESTRUYE AL HOMBRE...

    La poesía destruye al hombre
    mientras los monos saltan de rama en rama
    buscándose en vano a sí mismos
    en el sacrílego bosque de la vida
    las palabras destruyen al hombre
    ¡y las mujeres devoran cráneos con tanta hambre
    de vida!
    Sólo es hermoso el pájaro cuando muere
    destruído por la poesía.



    HIMNO A SATÁN

    «Ten piedad de mi larga miseria»

    Le fleurs du mal
    Charles Baudelaire

    Tú que eres tan sólo
    una herida en la pared
    y un rasguño en la frente
    que induce suavemente a la muerte:
    tú ayudas a los débiles
    mejor que los cristianos
    tú vienes de las estrellas
    y odias esta tierra
    donde moribundos descalzos
    se dan la mano día tras día
    buscando entre la mierda
    la razón de su vida;
    yo que nací del excremento
    te amo
    y amo posar sobre tus manos delicadas mis heces.
    Tu símbolo es el ciervo
    y el mío la luna:
    que caiga la lluvia sobre
    nuestras faces
    uniéndonos en un abrazo
    silencioso y cruel en que
    como el suicidio, sueño
    sin ángeles ni mujeres
    desnudo de todo
    salvo de tu nombre
    de tus besos en mi ano
    y tus caricias en mi cabeza calva
    rociaremos con vino, orina y sangre
    las iglesias
    regalo de los magos
    y debajo del crucifijo
    aullaremos.



    LA MONJA ATEA

    Las monjas adoran a su Dios que no existe
    mientras el Papa aprieta el gatillo
    y dice Dios no existe
    es una imaginación de la Iglesia
    que está muriendo poco a poco
    los ateos lloran al pie de una estatua.
    Y el mundo dice Dios no existe
    es una imaginación del Papa
    mientras los ateos
    lloran y lloran por su belleza perdida
    y Dios ya no existe
    está llorando en el Infierno.

    Ésta es la estatua entera de la nada.



    NECROFILIA

    (prosa)

    El acto del amor es lo más parecido
    a un asesinato.
    En la cama, en su terror gozoso, se trata de borrar
    el alma del que está,
    hombre o mujer,
    debajo.
    Por eso no miramos.
    Eyacular es ensuciar el cuerpo
    y penetrar es humillar con la
    verga la
    erección de otro yo.
    Borrar o ser borrados, tando da, pero
    en un instante, irse
    dejarlo
    una vez más
    entre sus labios.



    UN ÁNGEL PASÓ POR BROOKLIN

    A los dos días fue detenido, y llevado a disposición del juez.
    Se trataba de un traficante de marihuana.


    [center:8155b3d0ba][​IMG][/center:8155b3d0ba]
     
    #1
  2. nangel.geo

    nangel.geo Poeta asiduo al portal

    Se incorporó:
    30 de Octubre de 2005
    Mensajes:
    331
    Me gusta recibidos:
    0
    Recluido en el psiquiátrico de Las Palmas, el poeta
    madrileño, que acaba de publicar su Poesía completa
    y dos nuevos libros, habla de literatura, política,
    psiquiatría y de la autobiografía en la que trabaja.


    una interesante entrevista a Panero en:
    http://www.elpais.es/suplementos/babelia/20011027/b2.html
     
    #2
  3. nangel.geo

    nangel.geo Poeta asiduo al portal

    Se incorporó:
    30 de Octubre de 2005
    Mensajes:
    331
    Me gusta recibidos:
    0
    LA CANCIÓN DEL CROUPIER DEL MISSISSIPI

    Canción pirata

    Fumo mucho. Demasiado.
    Fumo para frotar el tiempo y a veces oigo la radio,
    y oigo pasar la vida como quien pone la radio.
    Fumo mucho. En el cenicero hay
    ideas y poemas y voces
    de amigos que no tengo. Y tengo
    la boca llena de sangre,
    y sangre que sale de las grietas de mi cráneo
    y toda mi alma sabe a sangre,
    sangre fresca no sé si de cerdo o de hombre que soy,
    en toda mi alma acuchillada por mujeres y niños
    que se mueven ingenuos, torpes, en
    esta vida que ya sé.
    Me palpo el pecho de pronto, nervioso,
    y no siento un corazón. No hay,
    no existe en nadie esa cosa que llaman corazón
    sino quizá en el alcohol, en esa
    sangre que yo bebo y que es la sangre de Cristo,
    la única sangre en este mundo que no existe
    que es como el mal programado, o
    como fábrica de vida o un sastre
    que ha olvidado quién es y sigue viviendo, o
    quizá el reloj y las horas pasan.
    Me palpo, nervioso, los ojos y los pies y el dedo gordo
    de la mano lo meto en el ojo, y estoy sucio
    y mi vida oliendo.
    Y sueño que he vivido y que me llamo de algún modo
    y que este cuento es cierto, este
    absurdo que delatan mis ojos,
    este delirio en Veracruz, y que este
    país es cierto este lugar parecido al Infierno,
    que llaman España, he oído
    a los muertos que el Infierno
    es mejor que esto y se parece más.
    Me digo que soy Pessoa, como Pessoa era Álvaro de Campos,
    me digo que estar borracho es no estarlo
    toda la vida, es
    estar borracho de vida y no de muerte,
    es una sangre distinta de esa otra
    espesa que se cuela por los tejados y por las paredes
    y los agujeros de la vida.
    Y es que no hay otra comunión
    ni otro espasmo que este del vino
    y ningún otro sexo ni mujer
    que el vaso de alcohol besándome los labios
    que este vaso de alcohol que llevo en el
    cerebro, en los pies, en la sangre.
    que este vaso de vino oscuro o blanco,
    de ginebra o de ron o lo que sea
    - ginebra y cerveza, por ejemplo -
    que es como la infancia, y no es
    huida, ni evasión, ni sueño
    sino la única vida real y todo lo posible
    y agarro de nuevo la copa como el cuello de la vida y cuento
    a algún ser que es probable que esté
    ahí la vida de los dioses
    y unos días soy Caín, y otros
    un jugador de poker que bebe whisky perfectamente y otros
    un cazador de dotes que por otra parte he sido
    pero lo mío es como en "Dulce pájaro de juventud"
    un cazador de dotes hermoso y alcohólico, y otros días,
    un asesino tímido y psicótico, y otros
    alguien que ha muerto quién sabe hace cuánto,
    en qué ciudad, entre marineros ebrios. Algunos me
    recuerdan, dicen
    con la copa en la mano, hablando mucho,
    hablando para poder existir de que
    no hay nada mejor que decirse
    a sí mismo una proposición de Wittgenstein mientras sube
    la marea del vino en la sangre y el alma.
    O bien alguien perdido en las galerías del espejo
    buscando a su Novia. Y otras veces
    soy Abel que tiene un plan perfecto
    para rescatar la vida y restaurar a los hombres
    y también a veces lloro por no ser un esclavo
    negro en el sur, llorando
    entre las plantaciones!
    Es tan bella la ruina, tan profunda
    sé todos sus colores y es
    como una sinfonía la música del acabamiento,
    como música que tocan en el más allá,
    y ya no tengo sangre en las venas, sino alcohol,
    tengo sangre en los ojos de borracho
    y el alma invadida de sangre como de una vomitona,
    y vomito el alma por las mañanas,
    después de pasar toda la noche jurando
    frente a una muñeca de goma que existe Dios.
    Escribir en España no es llorar, es beber,
    es beber la rabia del que no se resigna
    a morir en las esquinas, es beber y mal
    decir, blasfemar contra España
    contra este país sin dioses pero con
    estatuas de dioses, es
    beber en la iglesia con música de órgano
    es caerse borracho en los recitales y manchas de vino
    tinto y sangre "Le livre des masques" de Rémy de Gourmont
    caerse húmedo babeante y tonto y
    derrumbarse como un árbol ante los farolillos
    de esta verbena cultural. Escribir en España es tener
    hasta el borde en la sangre este alcohol de locura que ya
    no justifica nada ni nadie, ninguna sombra
    de las que allí había al principio.
    Y decir al morir, cuando tenga
    ya en la boca y cabeza la baba del suicidio
    gritarle a las sombras, a las tantas que hay y fantasmas
    en este paraíso para espectros
    y también a los ciervos que he visto en el bosque,
    y a los pájaros y a los lobos en la calle y
    acechando en las esquinas

    "Poesía" 1970 - 1985
     
    #3
  4. libredu

    libredu Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    24 de Julio de 2005
    Mensajes:
    12
    Me gusta recibidos:
    0
    PROYECTO DE UN BESO

    Te mataré mañana cuando la luna salga
    y el primer somormujo me diga su palabra
    te mataré mañana poco antes del alba
    cuando estés en el lecho, perdida entre los sueños
    y será como cópula o semen en los labios
    como beso o abrazo, o como acción de gracias
    te mataré mañana cuando la luna salga
    y el primer somormujo me diga su palabra
    y en el pico me traiga la orden de tu muerte
    que será como beso o como acción de gracias
    o como una oración porque el día no salga
    te mataré mañana cuando la luna salga
    y ladre el tercer perro en la hora novena
    en el décimo árbol sin hojas ya ni savia
    que nadie sabe ya por qué está en pie en la tierra
    te mataré mañana cuando caiga la hoja
    decimotercera al suelo de miseria
    y serás tú una hoja o algún tordo pálido
    que vuelve en el secreto remoto de la tarde
    te mataré mañana, y pedirás perdón
    por esa carne obscena, por ese sexo oscuro
    que va a tener por falo el brillo de este hierro
    que va a tener por beso el sepulcro, el olvido
    te mataré mañana cuando la luna salga
    y verás cómo eres de bella cuando muerta
    toda llena de flores, y los brazos cruzados
    y los labios cerrados como cuando rezabas
    o cuando me implorabas otra vez la palabra
    te mataré mañana cuando la luna salga,
    y así desde aquel cielo que dicen las leyendas
    pedirás ya mañana por mí y mi salvación
    te mataré mañana cuando la luna salga
    cuando veas a un ángel armado de una daga
    desnudo y en silencio frente a tu cama pálida
    te mataré mañana y verás que eyaculas
    cuando pase aquel frío por entre tus dos piernas
    te mataré mañana cuando la luna salga
    te mataré mañana y amaré tu fantasma
    y correré a tu tumba las noches en que ardan
    de nuevo en ese falo tembloroso que tengo
    los ensueños del sexo, los misterios del semen
    y será así tu lápida para mí el primer lecho
    para soñar con dioses, y árboles, y madres
    para jugar también con los dados de noche
    te mataré mañana cuando la luna salga
    y el primer somormujo me diga su palabra.

    "El último hombre" 1984
     
    #4

Comparte esta página