1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

LUIS PALÉS MATOS - Puerto Rico

Tema en 'Poetas famosos, recomendaciones de poemarios' comenzado por VAGABUNDO, 11 de Marzo de 2005. Respuestas: 0 | Visitas: 3840

  1. VAGABUNDO

    VAGABUNDO Administrador y Propietario del Portal Miembro del Equipo ADMINISTRADORA

    Se incorporó:
    27 de Diciembre de 2004
    Mensajes:
    503
    Me gusta recibidos:
    25
    Género:
    Hombre
    LUIS PALÉS MATOS
    (1898-1959)

    Poeta puertorriqueño. Nació en Guayama y murió en Santurce. En su familia hubo varios poetas: sus padres y dos de sus hermanos. Pero, al parecer, solamente él sobresalió como artista reconocido.

    A la edad de dieciséis años, publicó Azaleas, su primer libro de versos. En este su primer libro se ve claramente la influencia de los poetas modernistas hispanoamericanos de sus tiempo: Rubén Darío, Julio Herrera y Reissig y Leopoldo Lugones, entre otros.

    Siendo aún joven, falleció súbitamente su padre. Debido a ello, tuvo que dejar los estudios universitarios para ayudar económicamente a su familia. Nunca volvió a la universidad para terminarlos.

    Se casó con Natividad Suliveres, muchacha a quien había conocido en la escuela secundaria. Poco después de haberse casado, Natividad falleció de tuberculosis. A la muerte de su esposa, Palés se trasladó a San Juan y allí trabajó como canciller en el Consulado de Santo Domingo. Luego pasó al Departamento de Salud, en donde conoció a María de Lourdes Valdés Tous, con la que se casó.

    Participó mucho en la política de la Isla, exhibiendo grandes dotes de orador. En la campaña política de 1929, se involucró mucho en el movimiento independista de Puerto Rico.

    La primera edición de Tuntún de pasa y grifería vio la luz en San Juan en 1937. Este primer volumen le consiguió el primer premio de literatura concedido por el Instituto de Literatura Puertorriqueña. Siguió con su novela Litoral. Se publicó por entregas, tanto en el semanario de la Universidad de Puerto Rico como en el periódico El Diario de Puerto Rico..

    Después de sufrir un infarto, Palés viajó por Estados Unidos. En esta gira participó en muchas presentaciones de sus obras y le otorgaron toda clase de honores, tanto de grupos culturales como de varias universidades norteamericanas.

    Los años que siguieron fueron duros para él. Además de la muerte de su primera esposa Verónica y de su hijo Edgardo, su primera nieta falleció en 1958. Había puesto en ella toda su ilusión y su gran amor. Poco duró, sin embargo, este gran vacío en su vida, porque al año siguiente, fallece él también en Santurce, a la edad de sesenta y un años.
    -------------------------------------------------------------------------------------
    Algunos de sus poemas:

    FRONTIS

    Lector, vas a beber en una fuente,
    donde al bajar el labio y la mirada,
    encontrarás tu imagen retratada
    en la seda de su onda transparente;

    vas a beber el agua de un torrente
    hecha de Todo y en resumen Nada,
    que sabe de la estrella inmaculada
    y de la sima negra y atrayente...

    Ese es mi verso; profundiza un poco.
    No compadezcas mi dolor, si loco
    te lanza entre la sombra su saeta;

    sigue, a tientas quizás: Jasón perdido,
    y toparás al cabo sorprendido,
    el vellocino de oro del poeta.



    CANCIONES DE LA VIDA MEDIA

    Ahora vamos de nuevo a cantar alma mía;
    a cantar sin palabras.
    Desnúdate de imágenes y poda extensamente
    tus viñas de hojarasca.

    No adulteres el mosto que hierve en tus lagares
    con esencias extrañas,
    y así, te dará un vino sencillo pero puro,
    porque es vino de casa.

    Anda el viejo camino para que se te vea
    la intención noble y clara,
    y huye de las retóricas travesuras ingenuas
    que inquietaron tu infancia.

    Ya eres vieja, alma mía. Árbol que entra en la zona
    de la vida mediada.
    Como fruta madura te cuelga el sentimiento
    de la rama más alta.

    Rama de bella fronda que perfumó al canto,
    ahora se ve pelada...
    Para cuajar el fruto tuvieron que caerse
    las hojas de la rama.

    Así estás, alma mía, en tu grave hora nueva,
    toda desnuda y blanca,
    erguida hacia el silencio milenario y profundo
    de la estrella lejana.
     
    #1

Comparte esta página