Mi vida en momentos."en redacción"

Tema en 'Relatos extensos (novelas...)' comenzado por Kamak, 12 de Julio de 2017. Respuestas: 1 | Visitas: 20

Tags:
  1. Kamak

    Kamak Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    24 de Abril de 2017
    Mensajes:
    6
    Me gusta recibidos:
    2
    Género:
    Hombre
    Mi vida en momentos.

    No hay nada como volver la vista atrás en el tiempo, puede parecer que nuestra vida es sencilla, y es lógico, si pensamos en todas las películas, libros e historias que nos han contado o hemos conocido, pero, y si buscamos nuestras pequeñas microhistorias, aquellas que nos ocurrieron, las buenas y malas, es igual, seguro que podemos ver nuestra vida en flashes.

    Lo que intentaré contar son mis pequeñas realidades, pequeñas historias que seguramente bajo el prisma de la escritura y el tiempo transcurrido no van a ser totalmente exactas.

    Nos historias sin conexión, salvo que son sobre mí mismo y mis experiencias, no van a tener un orden determinado porque van a ser escritas según vayan surgiendo los recuerdos que crea que merecen contarse.

    No tengo más intención que entretener, pero si os aseguro que muchas de las historias que os voy a contar os van a parecer surrealistas...

    Os agracederé si os me decís si os gustan o no las pequeñas historias que iré compartiendo, por lo que ponen las normas en privado no se puede hasta que no esté finalizada la obra, pero si quereís me poneis un mensaje privado y me anima más a escribir.
     
    #1
    Última modificación: 21 de Julio de 2017 a las 9:48 AM
  2. Kamak

    Kamak Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    24 de Abril de 2017
    Mensajes:
    6
    Me gusta recibidos:
    2
    Género:
    Hombre
    CAPÍTULO-01

    Viaje de fin de curso, por fin hemos terminado COU y hay dos alternativas, viaje a Yugoslavia o a Mallorca. Votamos en clase, pero como parece que empiezan los problemas en Yugoslavia, la votación finalmente se decide por amplia mayoría por Mallorca, la acción transcurre en una de las fiestas a las que fui y que terminó posteriormente en el hotel.

    Entramos en una fiesta después de estar dando tumbos en un autocar desde el hotel hasta una discoteca, como estamos en Mallorca, todo lleno de españoles y extranjeros, ni que decir tiene que del idioma inglés en aquel momento no me enteraba de nada. Nada más entrar en la fiesta me cruzo con dos inglesas y una de las chicas me coge la mano y me va llevando por diferentes salas, la pobre amiga inglesa se había equivocado y pensaba que era la mano de su amiga, imaginaros viéndome correr por la sala de la mano de una chica que no conocía sin soltarla, duró unos 15 segundos, hasta que su amiga nos alcanzó y paró la carrera, algo me dijeron, pero no entendía nada, igual me podían haber hablado en chino. Eso sí, mi felicidad no podía superarse, está claro que las cosas más sencillas son las mejores, 15 minutos de gloria con mis amigos.

    Ya de vuelta en el autobús, un par de chicas que estaban en nuestro hotel empezaron a charlar conmigo y seguimos charlando hasta llegar al hotel.

    Me dijeron si quería ir a su habitación, por supuesto que acepte encantado. Llegue a su habitación y nos sentamos en su cama, al ser un hotel, ya sabéis, una silla y una cama, nada más. Eran unas chicas catalanas, pero mientras estábamos hablando y yo me las prometía tan felices empezaron a llegar las amigas, en un visto y no visto me encontré en una habitación de hotel rodeado de chicas yo solo.

    Creo que eran unas ocho, pero estaba tan alucinado que no lo recuerdo con claridad. Ni que decir tiene que se me acabaron las palabras. Una de ellas empezó a acariciarme, la luz estaba encendida y todas estaban expectantes, todas digo, porque a mí me estaba entrando el pánico, con lo que las dije que seguía allí, pero con la luz apagada. Imaginar el cuadro, yo en medio de la cama, con dos chicas a cada lado tumbadas y otras tantas alrededor, luz fuera y en tres minutos de tener la luz apagada, yo acariciando el brazo de una de ellas, ocurrió lo lógico, paso mi momento de gloria, volvieron a encender la luz y después de una última charla sin sentido, me despedí de ellas y a mi habitación sin la gloria conquistada.

    No las volví a dirigir la palabra ni a buscarlas ningún otro día, del miedo que me entró. Ni que decir tiene que pocas veces he contado la historia por su final.

    Visto desde la perspectiva del tiempo piensas en lo que podías haber hecho diferente para que hubiera sido una noche inolvidable, pero creerme si os digo que el pánico y la incertidumbre de la inexperiencia no me dejaron reaccionar de otra forma.
     
    #2

Comparte esta página