1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Poesía en Lengua No Castellana

Tema en 'Biblioteca de Poética Clásica (Poetas famosos)' comenzado por Francisco Lechuga Mejia, 18 de Mayo de 2013. Respuestas: 2 | Visitas: 2002

  1. Francisco Lechuga Mejia

    Francisco Lechuga Mejia Poeta que no puede vivir sin el portal

    Se incorporó:
    11 de Septiembre de 2007
    Mensajes:
    33.736
    Me gusta recibidos:
    2.524
    Nota del Moderador: Este adherido surge para dar respuesta al deseo de algunos usuarios de dar a conocer la obra de autores que desarrollaron su obra en lenguas diferentes al castellano.

    Un saludo cordial.


    Vicente Moret Bonillo, Churrete.

    ---


    Gilbert Keith Chesterton; Campden Hill, 1874 - Londres, 1936

    Crítico, novelista y poeta inglés, cuya obra de ficción lo califica entre los narradores más brillantes e ingeniosos de la literatura de su lengua. El padre de Chesterton era un agente inmobiliario que envió a su hijo a la prestigiosa St. Paul School y luego a la Slade School of Art; poco después de graduarse se dedicó por completo al periodismo y llegó incluso a editar su propio semanario, G.Ks Weekly.
    Desde joven se sintió atraído por el catolicismo, como su amigo el poeta Hilaire Belloc, y en 1922 abandonó el protestantismo en una ceremonia oficiada por su amigo el padre O´Connor, modelo de su detective Brown, un cura católico inventado años antes.
    Además de poesía (El caballero salvaje, 1900) y excelentes y agudos estudios literarios (Robert Browning, Dickens o Bernard Shaw, entre 1903 y 1909), este conservador estetizante, similar al mismo Belloc o al gran novelista F. M. Ford, se dedicó a la narrativa detectivesca, con El hombre que fue Jueves, una de sus obras maestras, aparecida en 1908.
    A partir de 1911 empezaron las series del padre Brown, inauguradas por El candor del padre Brown, novelas protagonizadas por ese brillante sacerdote-detective que, muy tempranamente traducidas al castellano por A. Reyes, consolidaron su fama. De hecho, Chesterton inventó, como lo haría un poco más tarde T. S. Eliot o E. Waugh, una suerte de nostalgia católica anglosajona que celebraba la jocundia medieval y la vida feudal, por ejemplo, en Chaucer (a quien dedicó un ensayo), mientras que abominaba de la Reforma protestante y, sobre todo, del puritanismo.
    Maestro de la ironía y del juego de la paradoja lógica como motor de la narración, polígrafo, excéntrico, orfebre de sentencias de deslumbrante precisión, en su abundantísima obra (más de cien volúmenes) aparecen todos los géneros de la prosa, incluido el tratado de teología divulgativo y de gran poder de persuasión.
    Los ya citados relatos del padre Brown siguen la línea de Artur Conan Doyle, mientras que los dedicados a un investigador sedente, el gordo y plácido Mr. Pond (literalmente "estanque"), inauguraron la tradición de detectives que especulan sobre la conducta humana a través de fuentes indirectas, desde Nero Wolf hasta Bustos Domecq, el policía encarcelado que forjaron Adolf Bioy Casare y Jorge Luis Borges, dos de los lectores más devotos que Chesterton ha tenido en el siglo XX.

    http://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/chesterton.htm


    El converso.
    (1874-1936)

    Después de un instante, cuando incliné mi cabeza
    Todo el mundo cambió y se enderezó,
    Emergí donde el viejo camino brilló en su blancura,
    Caminé las calles y oí lo que todos los hombres dijeron,
    Bosques de lenguas, como las hojas de otoño sin caer,
    Indignas de amar pero extrañas y ligeras;
    Viejos enigmas y nuevos credos, sencillos,
    Como hombres que sonríen por un muerto.

    Los sabios tienen cien mapas que ofrecer,
    Señal que su cosmos arrastra como un árbol,
    Y nublan tanto su razón, igual que un tamiz
    Que conserva la arena y permite que el oro, libre, huya:
    Y todas estas cosas son para mí menos que el polvo
    Pues mi nombre es Lázaro y estoy vivo.


    El esqueleto.
    (1874-1936)

    El pinzón que balbucea y la brisa
    no son más felices que yo;
    Aquí yazco entre flores
    con mi eterna sonrisa.
    No; para nada cómodamente;
    aunque por cierto, amigos, por pensar de prisa
    no imaginé la muerte, que el buen rey
    ocultó como broma… cuidadosamente.

    El Mito de Arturo
    (1874-1936)


    ¡Ah! hombre educado que nunca aprendiste a aprender,
    Y que evitas deducir mediante diminutos y tímidos pasos,
    Como el alto vapor que el fuego jamás podrá consumir
    Y los grandes relatos de hombres que nunca fueron grandes.
    ¿Has pensado de qué clase de hombre se trata?
    ¿De quién dicen los hombres que "podría derribar gigantes"?
    O qué hondos recuerdos en el abismo del tiempo
    Aburren el boato de Camelot y de la corona.
    Y por qué un estandarte tapiza todo el fondo,
    Más allá de las cabalgatas, de innumerables lanzas,
    Y en virtud de qué brujería, en las colinas occidentales,
    Un trono ha permanecido vacío mil años.
    Quién ejecuta, con tal desproporción, este inmenso laberinto,
    La historia inmortal de un pecado mortal;
    Menos fábula humana que hecho histórico
    Que asesina mitos como polillas y se bate con un alfiler.
    Consuélate; el resto no es difícil.
    Jamás un mito serás, te lo prometo.

    Una Plegaria en la Oscuridad.

    Debo agitarlo, Oh Cielo, estremecer esta Tierra en un delirio.
    Tened piedad de mí, pero permitid que el Mundo se alimente;
    Si, en mi locura, hasta que sienta mi propia muerte,
    Hasta que se escuche a la hierba crecer sobre mi tumba.

    Si me atrevo a gruñir entre el sol y el césped,
    a gimotear en un clamor, dadme la gracia de poseer,
    bajo esta lluvia luminosa, bajo las frutas lozanas,
    el resplandeciente silencio del desprecio de Dios.

    Agradezco al Cielo que las estrellas brillen lejos,
    ya que peregrino en una noche de Ira;
    agradezco que mis lágrimas no perturben a la mariposa,
    ni ser maldecido por el oprobio de cortar una flor.

    Los hombres dicen que el sol se ha oscurecido,
    sin embargo, creo que nunca más ha brillado
    como durante aquella tarde del Calvario,
    donde Aquel que fue colgado del Árbol de la Tortura,
    escuchó el eco de los grillos cantando, y se alegró
     
    #1
    Última modificación por un moderador: 18 de Mayo de 2013
    A Algo, Von Sable, MahiiCa y 3 otros les gusta esto.
  2. Uqbar

    Uqbar Moderadora de Filosóficos. Miembro del Equipo Moderadores

    Se incorporó:
    21 de Febrero de 2013
    Mensajes:
    7.490
    Me gusta recibidos:
    3.535
    Género:
    Mujer
    Muy interesante y esclarecedor, desconocía la información sobre los relatos del padre Brown.
    Me ha gustado especialmente el último poema Una plegaria en la oscuridad.

    Se agradece mucho la aportación. Saludos,

    Palmira
     
    #2
  3. Algo

    Algo Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    6 de Enero de 2021
    Mensajes:
    281
    Me gusta recibidos:
    333
    Género:
    Hombre
    Muy profundos y hermosos poemas de Chesterton, los cuales desconocía por completo. Gracias por el aporte
     
    #3

Comparte esta página