1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Romance del camino

Tema en 'Prosa: Amor' comenzado por Jonna BF, 23 de Agosto de 2018. Respuestas: 0 | Visitas: 240

  1. Jonna BF

    Jonna BF Poeta recién llegado

    Se incorporó:
    28 de Junio de 2017
    Mensajes:
    7
    Me gusta recibidos:
    1
    Género:
    Hombre
    Comenzar una relación es como aprender a caminar.
    Las primeras veces son puras caídas y choques, y la persona que te enseña te suelta a cada momento para que entiendas lo que debes hacer.
    Una vez que aprendes, comienzas a andar por diferentes caminos, algunos de arena en donde te hundes al caminar, otros caminos planos en donde todo va tan bien que el camino se pasa rápido y no disfrutaste ni aprendiste nada, y luego están los llenos de piedras y con cuestas y descensos, estilos montañosos, que son los más complicados de atravesar por la dificultad del trayecto.
    Así son las personas, algunas tienen tan poco para ofrecer que su camino es plano, pero no es culpa de ellos, la vida los hace así por los golpes que le dan y decidieron no dar de más por miedo a quedar vacíos. Y otras están llenas de defectos y virtudes que su camino se vuelve hermoso por momentos y otros tan sombríos que dan miedo.
    Estos caminos suelen venir con carteles de “peligro” o de “precaución” para sus transeúntes. Los caminantes suelen poner cuidado a éstos para no dañar el camino y para no dañarse, el que avisa no es traidor ¿verdad? Son simples normas que necesitamos cumplir para no caer en la monotonía de solo estar de paso y no disfrutar de este camino lleno de altos y bajos.
    Cuando estamos de paso por una persona no ponemos cuidado en lo que siente, en lo que piensa y dice. ¿Para qué? Si sabemos que no funcionará por más que la piel que se comparte sea tan fina que se puede ver hasta los lunares más escondidos. Suena mal sentirlo porque se sabe que no va a avanzar más de eso. Y te sientes fatal a veces, porque esa persona es buena, llena de sentimientos para compartir, llena de amor para dar aunque lo niegue y se sienta de roca. ¿Pero qué se puede hacer al respecto? Lamentablemente, nada. Si el camino está bloqueado no podrás llegar lejos.
    Es diferente cuando empiezas a conocer a una persona y te das cuenta que no se puede estar solo de paso. A ver si me explico, es difícil cuando solo quieres estar de paso y te das cuenta que caminaste tanto, que llegaste tan lejos en su camino y compartiste tantas cosas que estas en un punto del trayecto que no podes dar vuelta atrás, que necesitas seguir avanzando, que al principio fueron tantas piedras y espinas con las cuales tropezaste que ahora llegaste a una zona en donde solo encuentras arboledas llenas de vida, ríos cargados de energía, colores tan vibrantes que te das cuenta que valió la pena pasar por todo ese proceso para llegar a un paraíso solo para ti.
    Es como cuando subes una montaña, el trayecto cuesta por lo empinado que puede llegar a ser, puedes parar en el camino a refrescarte y tomar aire, descansar, meditar y aprovechar el camino para pensar si realmente vale la pena agarrotarse los músculos por unas buenas fotos para Instragam. Hasta que llegas, estas en la cima, miras todo a tu alrededor y te sientes orgulloso por lo que descubriste (aunque otras personas ya lo hayan hecho antes) pero no te importa las otras personas, porque algunas llegaron y quizás contaminaron el lugar con pequeñas muestras de ellos, y otras ni siquiera llegaron y se rindieron en el camino porque se dieron cuenta que esto no era para ellos.
    Y ahí estas vos. Disfrutando la vista, eso que encontraste por casualidad o causalidad porque al fin y al cabo, inconscientemente lo buscabas para ver qué es lo que tenía para ofrecerte. No te quieres ir, quieres tener esa vista para siempre, quieres ver cuando se oscurece con la noche, cuando irradia con el día, cuando llueve, cuando cae nieve, y quieres ver todas sus estaciones porque sabes, que por más mal que se encuentre, obtendrás la belleza de lo único que ese lugar tiene para ofrecerte, quieres aprender a sobrevivir a esas inclemencias porque sabes que no siempre esta soleado y hermoso.
    Ahí es en donde radica su belleza, la diferencia de querer quedarse y disfrutar, o solamente, que sea un lugar más para ti, otra cima que conquistar, otro camino para recorrer y no disfrutar.
    Las personas somos así.
    Cuando veas que todo va despacio, que no solo puede reír si no también llorar frente a ti, cuando comprendas que no solo es piel, si no también, que la confianza se va forjando, preparate, estás atravesando las matices del camino, las piedras, los jardines silvestres, los precipicios, las subidas y bajadas, pero cuando llegues al final de este trayecto, cuando estés en la cima de la montaña, encontraras una persona tan amplia como un paisaje visto desde lo alto.
    Está en vos disfrutarlo o solo presumirlo en foto y subirlo a Instagram.
     
    #1

Comparte esta página