Se acerca el final de octubre

Tema en 'Leyendo en voz alta, solo prosas' comenzado por dragon_ecu, 12 de Agosto de 2017. Respuestas: 1 | Visitas: 22

  1. dragon_ecu

    dragon_ecu Esporádico permanente

    Se incorporó:
    15 de Abril de 2012
    Mensajes:
    5.654
    Me gusta recibidos:
    3.165
    Género:
    Hombre
    https://soundcloud.com/ryusuke-ishikawa/dragon-se-acerca-el-final-de-octubre


    Nos escribíamos de a poco, como si fuera la tarea diaria de la escuela.

    Nos decíamos jóvenes, a pesar de ambos tener canas.

    Me escribía jugando a seducirme, mientras yo no atinaba si el juego era serio o solo una perversión de unas horas sin trajín.

    Le escribía jugando a enamorarnos, mientras del otro lado no atinaba a reír o llorar.

    Las letras tomaban colores extraños, azules melancolía, verdes esperanza, rojo... bueno ... rojo.

    Por allí una foto de esas tomadas en grupo, por allí una declaración subida de tono.

    Las palabras fueron música tomando ritmos cada vez más rápidos.
    - quiero verte -...
    - y yo tocarte -

    Se nos unió un micrófono y la locura se encendió, sonaba tan sexy y yo le sonaba deseable.

    La sensualidad bajó el tono de las voces que de a poco asemejaban quejidos.

    La respiración se entrecortaba mientras las manos se multiplicaban embadurnadas de aceite... la piel se estiraba y encogía ocultando y mostrando vellosidades escondidas, pliegues secretos.

    La urgencia en lugar de aplacarse se desbordaba cada vez más... se volvió imposible tener ambas manos en el teclado por más de cinco minutos.

    La cita se proyectaba con el apuro de las fotos a medio vestirse, de los rincones comunes, de los caminos menos transitados, de los sitios más seguros, del motel más discreto...

    Una camisa celeste y una blusa rosada, un pantalón de jean y una licra blanca, un ramo a la mano y una caja de chocolates sobresaliendo de una funda de papel.

    Señales tan exclusivas que el mundo entero notó desinteresadamente, pero a nosotros no nos importaba el mundo, tan solo el vernos.

    Me sonrió, le sonreí, y rompimos la marca de Bolt en los 100 besos con obstáculos.

    Nos comíamos a besos y caricias, los lentes cayeron al piso mientras el mundo se detenía dentro de nuestro abrazo.

    El camino al motel fue instantáneo, ya en el trayecto los botones se fueron perdiendo.

    Al cerrar la puerta la cama resultó pequeña y el piso nos cobijó.

    Nos tomamos tan apasionadamente que las paredes empezaron a sudar de vernos.

    Y recién entonces nos despojamos de las pocas ropas que aún teníamos encima.

    - me alegra mucho que hayas respondido mi privado, tenía miedo que no vengas -

    - un segundo, ¿de que privado me hablas? -

    La vergüenza aparecía tímidamente pero ya el cuerpo probó su sabor.

    La esencia de cada uno se hallaba en el otro. Un aroma que denotaba que la pasión no acepta explicaciones mientras no se sacie.

    Contemplaba la lujuria extendida de su cuerpo, mientras a mis pabellones rozaban sus astrágalos, y percibía los latidos de sus arterias tibiales posteriores.

    La hombría empalmada se retorcía succionada por la vorágine de la entrepierna, y los estudios de anatomía salían en presurosa carrera.

    La pasión consumada no saciaba el otro apetito, en tanto cada latido se acompasaba hacia el descanso de un cuerpo satisfecho.

    Pensaba en la fisiología del acto, del ser, de ser ambos.

    - sabes, por ti lo dejaré todo, y espero tú hagas igual -

    La respuesta demoraba en llegar, y cada microsegundo un témpano inundaba el cuarto...

    - yo tengo pareja, y aun cuando esto que siento es tan fuerte, no puedo terminar lo que ya tengo, no aún -

    - está bien - dijo, mientras los ojos suyos brillaban en agonía, y otros brillos asomando de la nada proyectaban sombras.

    - si tan poco corazón tienes, de seguro tendrás además poca sangre, ¿o eres de sangre fría?

    El brillo se sacudió en el aire a vertiginosa velocidad...

    (Un afilado puñal separaba en dos su figura, su cabeza rodó hasta que reposó con la cara hacia la luz, y sus labios soltaban un grito silencioso... sin garganta. El cuerpo por su parte se agitaba en cada vez menor velocidad, como los antiguos tocadiscos de cuerda al final de la canción. Sobre el cuello, la tráquea se cerraba y abría en espasmos, succionado vapores de la misma sangre que arrojaba).

    Su cuerpo de lujuria resplandecía como si el orgasmo le incendiara las entrañas, y mostraba su boca sedienta de más vino libidinoso, de esencia humana.

    La respiración entrecortada anunciaba al cuerpo exangüe.

    La tela se tornaba roja en tanto el corazón vertía la poca sangre que restaba en un último estertor.
    ...
    Una sombra quedaba en el sitio mientras otra se desvanecía en la noche, por el mismo camino que transitó en el día.
    --------------------------------


    Por cierto, ¿te llegó ya mi mensaje al privado?


    Ver adjunto 35631
     
    #1
  2. homo-adictus

    homo-adictus x __ x

    Se incorporó:
    27 de Marzo de 2015
    Mensajes:
    1.845
    Me gusta recibidos:
    2.350
    Género:
    Hombre
    Muy bueno, sin desperdicio, emocionante, divertido, imágenes muy bellas. Felicitación Amigo.
     
    #2

Comparte esta página