1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: Poema dedicado a las madres

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Madre, tu ausencia
    tiene el sabor de lecho frío,
    sus vientos incrustan de pena mi alma;
    lo hacen crujir de amarga nostalgia.


    Madre agosto se llevó tu nombre
    en lápidas fúnebres
    y en carrozas de muerte.
    Estatuas mudas
    rodean tu figura.
    ¡Sin ti, siento los silencios largos de ultratumba!


    El dolor que me dejaste
    no ha sanado
    y sus clavos punzantes perforan mi alma
    ¡La hacen trizas!


    Sus heridas recrudecen, sangrantes
    al mirar el camposanto
    en que dejaste tu cuerpo durmiente,
    ¿Por qué el destino me arrebató
    mi diamante puro y sagrado?
    ¡Yo quiero oír de nuevo su voz!


    Una cruz fúnebre
    clavada en tu lugar de reposo,
    me dice que ya no vuelves,
    y yo me he quedado muda y estática
    como ella.


    Dejarte partir
    es mi muerte,
    olvidarte doble suplicio.
    Necesito los alisios de tus besos,
    las gardenias de tus caricias
    para colorear mi existir.


    Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-copyright ©



  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Madre adolescente
    no te dejes engañar
    Abortar no es la solución
    Tienes un bebé que te devolverá la ilusión
    Ahora lo rechazas pero cuando nazca se llenará de ternura tu corazón.

    Un aborto puede acabar con tu vida
    Tu cuerpo ya no será igual.
    Un niño es un ángel de Dios
    Los hijos nos son de las madres son del creador.

    Reflexiona mi niña
    Lucha contra el qué dirán
    Soporta los dichos de la gente
    Hasta el rechazo de tus padres
    Una mano amiga siempre te acogerá
    DIOS NO TE ABANDONARÁ JAMÁS.

    Si das la vida por este hijo este hijo te atenderá mañana más tarde cuando estés en un hospital
    o quien sabe te enterrará o verá en la vejez.
    Ánimo, valor, saca la garra de madre
    Lucha contra todos
    y gran recompensa tendrás.
    No oigas a la gente que le gusta la cultura de la muerte
    y te aconseja matar
    ¿El dinero, pan leche Dios proveerá!

    No abortar es asesinar.
    Una madre nunca vivirá feliz
    teniendo en la conciencia a un hijo que mató.
    Sé valiente
    y mucha recompensa del cielo tú tendrás
    y cuando tu hijo esté grande hasta sus abuelos lo querrán.
    Grita: yo joven madre digo sí a la vida
    no a la cultura de la muerte y del mal
    Al niño de mis entrañas con uñas y dientes defenderé.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados





  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Niña de mirada de alba pura
    ¿Quien cercenó tus sueños de ternura?
    Allá en la noche oscura
    ¡Oh, mi frágil criatura!


    Se desdibuja tu figura
    ¡La gente murmura!
    Y tu cuerpo cascarón delicado
    albergando tu hijo preciado.


    Tu salud en riesgo palomita tierna,

    ¡Tú ni te das cuenta,
    que ya no eres niña!
    Que reemplazarás tus muñecas
    por el niño manzano de tus entrañas.


    Te pones el vestido del valor y la armadura
    ¡Eres madre niña coraje!
    Luchas con bravura.
    Das a luz a tu hijo,
    y lo cuidas con dulzura,
    salvando la coyuntura.


    Fue un hombre malo,
    que suicidó tus sueños de gacela libre;

    quemando tu infancia,
    ¡Mi criatura!


    Hombre que decía
    que eras su hija,
    y él tu padre,
    ¡Qué cara dura!


    Autora Edith Elvira Coilqui Rojas-Perú-Derechos reservados-safe creative



  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Amor de madre,
    fuente, río incalculable.
    ¡Océano largo interminable!


    Amor de madre,
    es amor cocido en fuego ardiente,
    ¡Es un amor a prueba de balas!
    Exuda solo ternura
    por el hijo de sus entrañas.


    Es un amor de cirio blanco,
    ¡Tan puro y tan santo!
    que en su regazo
    congela el más negro quebranto.


    Es un amor heroico.
    ¡La madre es rosa inmolada
    por cada uno de sus hijos!


    Las madres son
    un tesoro invaluable.
    Brillantes gemas, rubíes y diamantes.


    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-derechos reservados - ©
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Madre,
    manantial de amor pleno,
    valle de ternura lleno,
    gaviotas de cariño en pleno vuelo...


    Madre, hoy tus hijos
    derraman en tu frente, agua bendita;
    multitud de blancas margaritas.


    Hoy ensalzo tu nombre, madre.
    Y prendo candelabros de gratitud a tus desvelos.


    Madrecita,
    ¿Cuando bajarás de aquellos cielos?
    Necesito tus caricias terciopelos.


    Tus besos de manzanos,
    aún siento en mis mejillas
    ¡No sabes, cuánta falta me haces,
    en este triste desierto de cemento!


    Madre,
    ayer soñé que volvías,
    entre nubes difuminadas de ternura;
    y en mirada de gacela tierna y pura.


    Me tomaste de la mano,
    me llevaste a tu lado,
    ¡Y con qué dulzura miraste!


    Madre, yo no olvido tu nombre.
    ¡Jamás lo olvidaré!
    Permanecerá conmigo,
    como una espina de amor
    siempre clavada.



    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos registrados(safe creative)
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Madrecita, tu nombre a amar y amar solo invita.
    Tus ternuras son una ofrenda bendita.

    Madrecita,
    en tu regazo, yo siento calor de hogueras infinitas.

    Madrecita, soy algodón en tu regazo,
    me duermo solazada entre tus brazos;
    no hay temor, ni soledad que me lastime.

    Madrecita, eres agua pura bendita,
    árbol de frutos buenos ahíta
    en vientre de masa nueva bendita.

    Madrecita,
    eres una blanca margarita,
    que cubres con tus pétalos delicados a tus hijos.

    ¡Oh, madrecita,
    a honrarte y exaltarte
    mi corazón solo atina!

    Quiero besarte la frente, las manos...
    y coronarte con diamantes, por tu amor inmolado.

    Sol de mi alegría,
    rosa perfumada de amor,
    ¡Madre bendita!


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Mi ángel ausente
    te fuiste en mareas de agosto
    y en lluvia copiosa de lágrimas.
    En el lecho dijiste tus últimas palabras
    tomaste mi mano temblando,
    y te fuiste a cielos alados.


    Extraño tus ternuras de suave algodón,
    tus consejos oro pulido,
    y tu sonrisa de cielo y sol.


    Oh, madre mía eres el ángel ausente
    que siempre vivirá en mi corazón.
    Que siempre estará viva en esa casa de mi niñez.

    Baja del cielo,
    baja solo un momento.
    Todavía hay palabras que en mi bolsillo se han quedado, atrapadas.
    Todavía hay mucha vida que te llama.
    Mucho amor que dormita en mi alma por ti.


    Quiero estamparte ese beso dulce
    en la frente, que no te he dado.
    Quiero oír tu voz solo una vez más.
    Y dejaré partir tu recuerdo contenta, resignada,
    ¡Madre, ángel mío te extraño tanto!,
    ¡Fue tan repentina tu partida!



    Edith Elvira Colqui Rojas- Perú-Derechos reservados-copyright ©


  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Madre, tu sol no se seca,
    en la casa de antaño en que me viste crecer.
    ¡Allí se respira tu nombre a cada instante!
    Madre tu mundo quedó estático en mi tierra,
    tus alas se ven, cerca, muy cerca de aquí.


    Madre tus enseñanzas oro pulido,
    las llevo taladradas,
    dentro muy dentro de mí.
    Madre, tus pasos de fuego
    queman profundo en mi corazón
    y a veces... me hacen llorar.

    Oh, madre santa,
    agosto
    se llevó tu nombre,
    ya no amasas el pan del amor
    en la casa del ayer.


    Miro tus ojos cansados,
    toco tu risa, en el parque donde jugaba con mis hermanos
    y dónde tú nos vigilabas:
    ¡Pero hijos!


    Madre
    acomoda tus espaldas en mi silla de amor,
    pinta caravanas de besos en mi cara.
    ¡Hoy los necesito tanto!


    No, madre, no dejes que te lleven,
    ¡Hoy te necesito tanto!
    Madre deja tus maletas en mi cuarto,
    todavía quedaron en el tintero
    muchos besos que no te he dado.


    Madre vuelve con tus cantos de ternura y paz.
    ¡El mundo de hoy está convulsionado!
    Necesito ver tu mano amiga
    por todos lados.

    Madre tú vives,
    ¡Tan nítida en mi ser!
    Yo nunca, nuca te voy a dejar de querer.
    Tu nombre, en mí siempre va a florecer...


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados©
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Madre arrullada en tu pecho,

    ya no siento miedo,
    dulzura y ternuras solo hospedo,
    en tu cálido lecho.

    Madre en tu regazo,
    ya no tengo dudas,
    camino a paso seguro,
    transito los valles oscuros,
    ¡Asalto las altas murallas!

    Madre,
    quiero volver a ser niña,
    anhelo los abrazos y besos
    que estampabas en mi ser.
    ¡Estás tan lejos de mi campiña!


    Madre paloma de besos
    envío al cielo,
    allí tejerás nuevos besos para mí.
    Allí tu lámpara estará todavía prendida
    y alumbrará mi camino.
    Lo sé.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-safe creative
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Hoy recogí flores para mi madre,
    en una paloma nacarada se las llevaba,
    surcaba el mundo en todas sus gamas,
    para encontrar a mi madre adorada.


    ¡Ay, mi madre cielo azul!
    ¡Ay mi madre, campanilla convaleciente!
    Mis ojos paloma te besaban,
    ¡Pero a ti, no te hallaban!


    Por qué, madre,
    si mi paloma llegaba,
    hasta los edificos más altos,
    si mis flores regué con tanto ahínco,
    ¿Tu faz, ya no encontraban?


    Madre, vuelve,
    mira que aquí te traje flores,
    de las mejores,
    para ver si con ellas,
    tu alma regresaba.


    Mi valle está triste,
    el mirlo ya no canta,
    desde que te fuiste, madre,
    a tu paraíso velado.


    Mis flores,
    llorarán reposadas,
    en tu mausoleo santo.
    ¡Déjalas que borren su nostalgia,
    en su mar salado!
    Sola, muy sola,
    tú me has dejado...


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú- D.R.A.
    A Víctor Mileo le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Madre, tus ojos clavados al cielo,
    madre, tus pupilas miran a lo eterno,
    madre, tus huellas,
    quedaron en la tierra de nuestra casa.


    Madre,
    Tus lágrimas espinas en mi alma,
    fantasmas de monstruos eternos.


    Madre una banda de insolentes,
    me dijo que te fuiste,
    que en tu lecho ya no estabas.
    Y no lo quise creer
    y te busqué como loca,
    con el corazón hecho herida.


    Madre,
    te fuiste,
    sin despedirte,
    tus ojos volaron al paraíso,
    que siempre quisiste.


    Madre tus pisadas oigo todas las mañanas,

    tu voz arrulla mis sueños,
    tus manos me acarician,
    tus consejos martillan mi conciencia.


    Madre,
    vuelve,

    llévame contigo
    este mundo no me entiende como tú,
    no ama mis pasos como tú,
    no me mira con esos ojos de eterno amor,

    con que me veías tú.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-D.RA.

    prohibida su copia.
    A Poetita azul le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG][​IMG]
    Madre, yo te corono,
    reina del amor,
    reina de la bondad,
    reina de la paciencia.
    Porque consumes el corazón
    de tanto amar y amar,
    porque en tus alas cobijas a tus hijos,
    porque perdonas sus errores,
    y no los cuentas,
    porque sabes amar, más allá del infinito.

    Madre,
    corono tus manos,
    porque derraman ternura,
    Corono tus ojos, que miran con amor,
    corono tu corazón que sufre en entrega,
    ¡Corono tus brazos que trabajan tanto!



    Madre yo te corono toda,
    mereces ser coronada,
    venerada y honrada
    por tus hijos idolatrada.

    Madre,
    así coronada te irás al cielo,
    tus afanes y sacrificios
    te reservan un lugar celeste.

    ¡Oh, madre,
    que bella te vez coronada,
    con zafiros y esmeraldas!
    Pareces,
    un astro luminoso,
    cuya luz,
    no se apaga nunca...

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas- Perú -D.R.A.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Las manos de mi madre.
    ¡Son manos santas!
    Tienen en sus líneas sólo banderas de amor.
    son diamantes pulidos a sacrificio y dolor.

    ¡Ay las manos de mi madre¡
    ¡Benditas sean! ¡Benditas lo son!
    Abrazaron al hijo cuando salió de su vientre
    Lo cuidaron con amor.
    Lavaron ropitas, dieron la leche con ternura.
    Sus dedos derraman miel pura,
    esculpen humanidad de amor.

    Ay, las manos de madre
    ¡Benditas lo sean¡ ¡Benditas lo son!
    Cocinan a diario en la mesa del amor.

    ¡Ay, las manos de mi madre!
    Sólo saben limpiar mis lágrimas de dolor.
    Me abrazan en algodones de amor.
    Alientan mis pasos en la vida,
    con sus aplausos de alegría e ilusión.

    Las manos de mi madre,
    blancos lirios,
    en panes de ternura.


    Las manos de mi madre,
    cirios constantes de amor,
    palomas suaves de caricias,
    entrega y donación.


    Ay, las manos mi de madre,
    Perfumarlas y adorarlas quisiera yo.
    Pues de sus palmas sólo he recibido,
    alegrías y amor.

    Y hoy, ya cansadas en arrugas
    Siguen dando tanto calor.
    ¡Gracias madre, por derramar de tus manos.
    Sólo caudales de amor¡

    **Autora: Edith Elvira Colqui Rojas - Perú
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    ¿Dónde estás hijo?...
    Saliste temprano de la casa.
    Me diste un beso en la frente.
    Y nunca más regresaste.

    ¿Dónde estás hijo?
    Te busco en las esquinas más recónditas
    En la noche solitaria
    Entre las rieles de los trenes
    En hospitales que hierven de gente.
    Y no te encuentro.

    ¿Dónde murió tu ternura infantil?
    ¿En que recodos se escondió tu sonrisa?
    ¿Tiene la muerte el color de tus ojos?
    ¿Subiste tarde al carro de la vida?
    Me duele este acertijo.
    Todavía no concilio el sueño,
    Hace tiempo lo tengo perdido,
    entre las arrugas de mi frente.
    ¿Acaso te llevó la policía?
    ¿Andas por algún mal camino?
    ¿Habras comido?


    Quiero ver tu rostro.
    Para dormirme en la cama de la vida tranquila.
    ¿Dónde ocultas tu vida?
    ¡Donde tu voz habla!
    Quiero que regreses conmigo, a casa.
    Tengo la cocina prendida,
    y un plato de sopita humeante
    Para ti ¡Hijo de mi alma¡
    ¡Mira hasta el hambre de mi estómago ha huido
    por ti!...


    Quiero tu recuerdo danzante en la casa,
    Extraño tu alegría soberana...
    ¿Dónde estás hijito de mis entrañas?

    Mi alma se quiebra en dos.
    Tu sombra se ve muy negra desde aquí,
    Mis lágrimas mojan su silueta.
    ¡Yo estoy, tan cansada!
    ¿Dónde estás hijo?...


    *Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]
    Madre, hoy te lloro y en el cementerio,
    la brisa de este lugar enciende tu nombre.
    ¡Y tú no estás aquí!
    Recuerdo los dulces momentos y las tiernas caricias
    pero tu madre...¡Ya no estas aquí!
    ¡Cuánta soledad ahoga mi voz!
    ¡Cuánto recuerdo inunda de lágrimas mi pobre corazón!
    Te has ido y contigo parte de mi vida, mi compañera mi amiga, mi cómplice
    y hoy en este verde campo santo, sólo me queda decirte ¡Gracias!
    ¡Gracias mamá por tu cariño, por tus consejos, por tu dedicación!
    Por tus noches de desvelos, por tanto amor y predilección.
    y ante esta tumba inerte , te prometo madre mía, ser el hombre honesto y bueno
    que tú siempre quisiste ver.
    (Espérame en el cielo entre ángeles mamá).


    *Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú
    A therymaria le gusta esto.