1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Viendo entradas en la categoría: poema dedicado al AMOR

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    VIVO SOÑANDO SER TU PRINCESA

    Vivo soñando ser tu princesa,
    vivo anhelando ser tu novia blanca,
    la que te inspira versos de oro y de hojalata,
    la que sueña feliz en tus brazos, barcas inmensas
    de amor.

    Vivo añorando tus besos manzanos,
    vivo ansiando tus caricias terciopelo.

    Los cuentos de hadas sí existen,
    yo los he leído todos en la magia de tu ternura
    en tus cascadas incesantes de caricias,
    en el cielo nuevo que me ofreciste
    para soñar contigo.

    Me ofreciste, lluvia de margaritas,
    sol en invierno,
    abundancia en mi escasez.

    Me diste
    todo lo que mi corazón anhelaba;
    esas gavillas brillantes
    que tanto esperaba de ti.

    Yo te ofrecí
    mis albas azucenas,
    que eran todo lo que me quedaba de mi niña infantil.
    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados©


    I LIVE DREAMING TO BE YOUR PRINCESS
    I live dreaming of being your princess
    I live longing to be your white girlfriend
    the one that inspires you verses of gold and tin,
    the one who dreams happily in your arms, huge boats
    of love.

    I live longing for your kisses apple trees,
    I live longing for your velvet caresses.

    Fairy tales exist
    I've read them all in the magic of your tenderness
    in your incessant waterfalls of caresses,
    In the new heaven that you offered me
    dream about you

    You offered me rain of daisies
    sun in winter
    Abundance in my scarcity.

    You gave me your
    everything my heart longed for;
    those shiny sheaves
    I expected a lot from you.

    I offered you
    my white lilies
    they were all I had left of my little girl.
    Author: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú All rights reserved ©
    [​IMG]
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    No, aún no he muerto,
    en los rosales de tu amor,
    y aunque sus pétalos frescos aún estremezcan mis pupilas, cansadas de llorar,
    no ha fenecido mi esperanza,
    mis ganas de vivir;
    aunque tiemble de soledad, sin ti.


    Su estocada fue, aguda, feroz, inclemente,
    pero no me ha vencido,
    ¡No me vencerá!
    Aunque te ame, cada día más.


    No me tragarán sus terribles fauces,
    no me dejaré envolver en el pozo de la depresión,
    ¡Aunque ya no te pueda ver, jamás!


    Derramaré muchas lágrimas en sus jardines enamorados,
    me desvelaré con sus oleajes de recuerdos,
    pero no desfalleceré,
    ¡No, no lo haré!


    En mi bosque de penumbras
    aún versos blancos escribí,
    y mis azucenas no perderán su perfume de ternura jamás.


    No me he muerto de amor,
    aunque resulté herida como un pájaro
    con alas rotas,
    y me quedé pobre,
    indefensa,
    sin calor, sin tus besos; sin ti.


    ¿Sufrí?
    Sí, sufrí a vaso lleno denso, intenso;

    pero no morí,
    porque el sol de la esperanza aún brilla en lo alto para mí,
    porque soy joven, porque amo la vida,
    y puedo empezar de nuevo con valor.


    Saldré del umbral de la oscuridad
    a otros cielos marcharé,
    donde mi luna no sea decepcionada,
    ni mi corazón partido en mil pedazos.


    Volará tu recuerdo de mi alma
    como aves lejanas en bandadas,
    como un grano de polvo que se extingue en el aire,
    mi amor por ti,
    poco a poco desaparecerá;
    lo sé.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A NUBE ATARDECER y Niño grande les gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]



    Yo lo amaba,

    porque el sol salía,

    porque afuera llovía,

    yo le amaba porque me daba la gana.



    Yo lo amaba, loco, cuerdo,

    vestido o desnudo,

    en camisa o en pijama,

    yo, solamente lo amaba.



    La vida seguía su curso

    la noche caía,

    el día venía

    y yo lo seguía amando.



    Con él viajaba al cielo

    pero también el más candente infierno.



    Lo amaba como a nadie,

    lo amaba irracionalmente

    con la única razón del amor;

    suspendida en el hilo delgado de la ilusión.



    Él me supo regalar estrellas

    yo le di mi flor más bella.

    En mi polen suspendido de amor

    solo él reinaba.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
    A Gustavo Cervantes y Rodrigo del Río les gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]



    Me cansé de esperar que florezcan rosas de los perales,
    Me cansé de buscar afecto de quien no sabe lo que significa eso,
    me cansé de esperar como estatua a un amor que no llega a mis veras.

    Me cansé de mendigar amor
    al que no lo merece.
    De escuchar palabras sin fundamento
    ¡Tan huecas por dentro!


    Me cansé de esperar del destino los granos de la felicidad.
    Me cansé de velar a un amor que ya está muerto hace tiempo.
    Me cansé de ser la tonta del cuento,
    La niña abnegada,
    la inocente paloma que todo lo entregaba sin reclamar nada.


    Me cansé de buscar sola un mundo más justo;
    de tirar polen de paz en desiertos sin alma.
    Me cansé de confiar
    en gente que no vale la pena.


    Me cansé de oír tus falsas promesas,
    de creer siempre en tus tretas.


    Ahora soy un alma liberada,
    quiero ser feliz con mis propias estrellas y rosas.
    ya no dependeré de los demás para estirar mis alas al viento;
    para esbozar una sonrisa o decir lo que pienso.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Soy tu Beatriz amada,

    tu luna refulgente,
    tu estrella sideral.
    Te hablo
    en voz de cristalinas aguas,
    en voz de cándidos ángeles celestiales
    ¡Soy tu musa celestial!


    Conmigo conocerás el infierno
    seré tu intercesora en el paraíso,
    tú serás mi Geo de amor,

    ¡Yo soy solo tuya mi señor!


    Ven, amado Dante, mi vate,
    mi olivo divino;
    amémonos en amores paradísiacos,
    esos amores intensos de época medieval.


    Cabalguemos en pegasos de sueños,

    toquemos nuestros bordes sin miedos;
    ¡Las plumas del alma aman con mayor intensidad!


    Soy la dueña de tus suspiros,
    tu hermosa sin par.

    Tiñe de ternura mis valles,
    he guardado muchas florecillas
    y mariposas de colores para ti.

    Un horizonte sin mancha
    un cielo eternamente azul.


    Llena de mis esencias tus poemarios,
    para mí sea tu rosa perfumada de amor.


    ¡Oh mi fino caballero,
    sin tus galanuras desespero!
    Ámame como ese día en el jardín
    con el beso de tus ojos ansiosos,

    con las caricias de tu alma varonil encandilada,
    ¡Yo soy tu Beatriz amada!

    Soy tu deliciosa manzana,
    tu blanco lirio enamorado,
    tu alta escalera iluminada
    que te llevará al cielo de la ascendente plenitud.



    Autora:Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados




    A Felipe Antonio Santorelli le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Si me das un beso en la frente,
    siento ternura de mariposas posándose en mi alma,
    si acaricias mis cabellos,
    mi corazón se eleva a los altos cielos y explota en purpurina de amor perfecto.


    Tus plumajes de besos y caricias,
    me hacen sentir mujer nueva;
    me miro en tus lunas, me encuentro,
    vuelo en tus sueños y alcanzo tus escaleras.


    ¡Ah cariño mío!
    tus delicias me atan a tus castillos sin remedio,
    soy presa de tus enredaderas de deseos;
    resurjo en tus festivos tamborileros.
    Ternura de mariposas tiernas
    solo siento cuando mi frente besas,
    ¡Mi mago, señor, tú solo sabes cómo me embelesas!


    Anonada en tus puentes y veredas,
    mi corazón, palpita a mil por hora en tus deliciosas sedas.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    Sostén mi luna en tus manos,
    no dejes que se apague su luz;
    yo dentro de ella busco un cielo,
    un cielo donde pueda habitar mi verso sin tu cruz.


    Mis versos hechos de esferas mágicas, liberadoras,
    tu cruz que me clavó en lo más alto del madero.


    Sostén mi luna que aún no te he olvidado,
    sostenla todavía un poco más, por un tiempo por favor.
    Deja que me redima de tus besos,
    de tu voz, de tu risa, de tus embelesos;
    no me dejes caer aún.
    No te he puesto el clavo del olvido todavía.
    Aún falta un poco,
    para borrar las nubes grises de tu desamor
    e ir resuelta
    en busca de una nueva luz de redención.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    ¿Cómo me recuperaré de los dardos de tu amor?
    ¿Cómo reviviré los pétalos de mi alba flor?
    Si pasaste como trueno, como huracán,
    dejándome clavados tus sellos en mi piel,
    y devastada, en desastre de tu cisma quedé.


    Dime, ¿cómo resucitaré los sueños que te di?
    ¿Cómo me devolverás el perfume de los besos que te ofrendé?
    ¡Cómo por Dios!
    Cómo reponerme,
    si te di todo mi amor a barcas llenas,
    y ahora vacía sin hojas me quedé.


    Para ti es fácil decir, ¡esto se acabó, olvídame ya!
    Hombre sin corazón,
    yo no puedo olvidar tan fácil,
    yo no soy una madera inconsciente,
    yo soy una azucena sensible,
    hoja sensitiva que aún con el beso del viento se estremece,
    esa chica ilusa que aún cree en los tintineos de las palabras de amor,
    paloma que no actúa con doblez y cree en el mástil del honor.


    No entiendo cómo,
    loca, ciegamente te amé,
    sin medir mis hilos de ternura infinita.


    Si te ibas a ir hombre de papel,
    ¿Por qué mis labios libaste?
    ¿Por qué de tiernas caricias me llenaste?
    ¿Por qué sellaste mi piel en tu piel?


    ¿Cómo iba adivinar que te ibas a fugar
    y dejarme rota, tan rota de mí?
    Sola, tan sola sin mí.


    No, no es fácil olvidar un amor que mi alma hechizó,
    no es fácil tirar al basurero una pasión que quemó mi piel.


    Tú te quedarás con tu sarcástica crueldad,
    yo, mis hojas sensibles llevaré a otro lugar
    y se las regalaré a alguien que si sepa amar de verdad.



    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados.
    A BEN. le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas

    [​IMG]


    Vivo en tus ojos
    y aunque pretendas arrastrar mi recuerdo,
    despedazarlo, triturarlo, demolerlo,
    siempre te perseguirá.
    Sentenciado estás hombre pequeño.


    El llanto que derramé por ti
    las noches sin dormir,
    como búmeran regresarán a ti.


    Siempre seré la gaviota que migra hacia ti.
    Mis ojos clavados en tus ojos siempre permanecerán
    como tatuajes vivientes.
    No te resistas, no huyas hombre pequeño,
    mi sombra te sigue,
    te seguirá juguetona hasta la eternidad.




    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Agus Mcpoets le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas

    [​IMG]
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]


    En el valle del amor

    se entrega rendida el alma,

    se respira paz y calma,

    se prescinde del dolor.


    En el valle enamorado,


    suenan címbalos muy tiernos,

    sientes el beso esperado

    que te abriga los inviernos.


    Brillan luces de colores,


    de emoción vas a temblar;

    en sus vívidos olores

    absorto vas a quedar.


    Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados




    A bristy, BEN. y Lorelizh Beye les gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]



    Explota el amor en la fresa roja de tus besos;
    el amor hace ¡Boom! en sus jugos y embelesos.


    Siento el sabor agridulce
    treparse en mis labios,
    ¡Hay cortocircuito en mi corazón!


    Deja tu néctar delicioso
    en mis comisuras,
    aplaca la pasión en tu zigzag excitante.


    En la fresa roja de tus besos quiero habitar
    libando eternamente en su sabor.


    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A BEN. le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]



    Si hasta el infierno parece cielo si estás tú,
    si hasta el sol parece que no quemara en su melenas largas;
    si hasta la lluvia parece que no mojara a tu lado, vida mía.

    He sentido los mejores universos a tu lado,
    me has recreado como mujer nueva en tus jardines iluminados,
    ¡Cuántas veces he deseado morir en ti
    o morar perpetuamente en tus almenas!

    Sí, al averno me sumerjo para llegar a ti,
    cruzo lunas y océanos inmensos
    solo para verte, mi celeste criatura.

    Tú eres cielo,
    el mas ancho cielo,
    de desprendimiento y entrega para mí.

    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
    A Ulpiano le gusta esto.
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Me enredaste con tus mañas,
    ¡Tú, tejedor de marañas!


    Me tendiste la celada,
    con pericia trabajada,
    por tu hábil mente ideada,
    y con pericia creada.


    Pronto caí en tus enredos;
    me tenías en tus dedos.


    Me establecí en tus entrañas,
    a tu nombre sujetada
    y a tu afecto de remedos.


    Tus viñedos,
    marcaron mi perdición;
    fuiste mi loca obsesión.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
  • Edith Elvira Colqui Rojas
    [​IMG]

    Detrás de nuestras caretas,
    detrás de nuestras simuladas indiferencias,
    detrás de nuestros enojos,
    el amor siempre respira latente.


    Nos vemos nos saludamos fríamente,
    nos hacemos los sordos y mudos
    cuando no congeniamos.
    Pero en lo profundo del alma
    somos los mismos seres que siempre nos amamos.


    Caracteres diferentes,
    hormonas alborotadas,
    problemas del día
    no apagan el amor que nos profesamos.


    Quitémonos las máscaras,
    vivamos en la verdad:
    que yo te amo y tú me amas
    con pasión desmedida.


    Un poco de paciencia,
    calmará el fuego
    y sanará las heridas.



    Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-derechos Reservados