1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
[​IMG]
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. ¡Ah, la inspiración!
    Esa pluma que te hace cosquillas en la mente
    cuando menos lo esperas;
    esa brisa que sopla desde la nada
    y a la nada vuelve en segundos
    si no corres a atraparla;
    ese fulgor que hace brillar una bombillita
    en alguna parte de tu cerebro
    y que a veces dura lo que un suspiro.
    Ah, bendita inspiración.
    A ti te canto.



    La inspiración de pronto me ha llegado
    en forma de complejos pensamientos,
    tantos que me agobiaron, pues a cientos
    golpeaban mi mente, y me he quedado


    tan absorta, pensando que he pensado,
    que al querer explicar mis sentimientos
    y mi sinfín de quejas y lamentos,
    compruebo, a mi pesar, que he olvidado


    los versos que brotaron a raudales
    y que en segundos, tal como vinieron
    no dejaron ni huella, se me fueron,
    y me quedé de nuevo sin señales

    de vida inteligente en mi sesera.
    Yo quisiera escribir, y no hay manera.


    :(:p:(


    Esquiva, imprevisible, veleidosa,
    la inspiración acude cuando acude,
    no atiende a las llamadas, y sacude
    al poeta de forma milagrosa.

    Si acaso viene, saca de la fosa
    al vate que dichoso dirá, “¡pude,
    al fin lo conseguí!”, cuando desnude
    su arbusto y lo convierta en flor hermosa.

    Es oasis, surgiendo en un desierto
    yermo de versos. Es extraño viento,
    alisio de los cielos, que da aliento

    al poeta apocado en un entuerto
    ofreciendo ingeniosa solución.
    ¡Ay!, bendita, bendita inspiración.

    (Javier Alánzuri)

    :):):)

    La inspiración me vino de repente
    y me puse a escribir a toda mecha,
    fue el impacto certero de una flecha
    que lanzó cualquier musa impertinente.

    En palabras vertí, febril, demente,
    mis penurias, ¡oh, triste insatisfecha!
    Y , si medito, tengo la sospecha
    de que el asunto pinta malamente.

    Escribo sin pensar, como al dictado,
    los versos que me invaden la cabeza;
    tal vez no fuera musa, sino un hado,
    el que logró que venza mi pereza

    y acometa la gran estupidez
    de volver a las rimas, otra vez.

    (Eratalia)

    :D:D:D

    Y sigo...

    Inspiro al inspirarme, y luego espiro
    soltando el aire, porque me relaja
    mi pecho, que se infla, sube y baja
    y, al final, hasta exhala algún suspiro.

    Tan concentrada estoy que no respiro
    fusionando los versos, todo encaja,
    la mente a mil por hora me trabaja,
    le pongo tal ardor que hasta transpiro.

    ¿Resultará un soneto o un fiasco?
    No lo sé, lo medito largamente,
    y a final la respuesta no la tengo.

    ¡Ay, qué pena me doy, menudo chasco!
    No me inspira el pasado ni el presente
    y el color del futuro es gris marengo.

    :(:(:(





    A BEN. y Javier Alánzuri les gusta esto.
  2. No sé vosotros, yo cada vez más distraída y con las conexiones sinápticas en franco descenso; a su aire y albedrío. Me estoy empezando a preocupar.
    Pero, en realidad, pre-ocuparse es un sinsentido, mucho mejor ocuparse directamente. Así que manos a la obra.



    Quiero poner a punto mis neuronas
    que últimamente siento algo pachuchas,
    las noto decaídas, poco duchas
    en el arte del verso, están ramplonas.

    Algunas andan fuera de sus zonas
    haciendo las sinapsis a lo loco,
    menuda comedura la del coco,
    que no puedo pensar con lucidez;
    tendría que apuntarlas otra vez
    a unas clases de fitness, como poco.


    oooooo



    Como gimnasia mental
    voy a escribir un soneto
    y la misión acometo,
    mas la cosa pinta mal.

    Si no es lírico da igual,
    solo lo veo como un reto,
    el caso es que esté completo
    y llegar hasta el final.

    Ni conseguí los endecas,
    ¡madre mía, qué fracaso,
    es que no es nada sencillo!

    Tengo las neuronas secas

    y para salir del paso
    he logrado un sonetillo.


    ooooooo





    A BEN. y Javier Alánzuri les gusta esto.
  3. Sé que trato mi blog con poco sentido del compromiso, pero como ya me conoce, me perdona. Lo mismo entro y no salgo que salgo y no entro, pero él sabe de mis cuitas y desventuras y no me lo tiene en cuenta.

    Espero que mis amigos de siempre sean como mi blog, que no tengan en cuenta mis continuas desapariciones y esporádicos regresos. Las cosas van como van.

    Como he leído hace poco a alguien a quien le gusta citar a Sabina (y no soy yo):
    "... Y la vida siguió, como siguen las cosas que no tienen mucho sentido..."

    Esperando que no sea aquí donde habita el olvido y nunca os olvidéis de mí.

    Esta vez tengo un motivo; vengo porque quiero atesorar un par de regalos que me ha hecho, sin yo merecérmelos, mi amigo Javier Alánzuri.
    Además no le he pedido ni permiso para copiarlos aquí. Puede demandarme, si quiere.
    :p Pero me los guardo.



    CUARENTA ESCOCESES DANZAN

    [​IMG]

    De novelas y tebeos
    es lectora apasionada;
    ya gatean, entre nudos,
    musas que su trenza escalan.
    Al foro llega esta joven
    luciendo una linda falda,
    y al compás de su cintura,
    cuarenta escoceses danzan.
    Con los dedos hace pinzas
    creando un capote grana;
    los que danzan, sorprendidos,
    se apretujan... y no paran.
    Los pies visten blanco cándido
    y su inocencia proclaman,
    pero ella... mira a los cielos
    y a los ocasos en llamas.
    Cabalga negros corceles,
    locuaz, risueña, gallarda,
    poesía es su estandarte,
    cantos de amistad dispara.
    Y... tras rimar a lo loco,
    la joven regresa a casa.
    En su falda, con las musas,
    cuarenta escoceses danzan.

    (Javier Alánzuri)

    ,,..,,

    IMPROVISANDO MEDITADAMENTE

    "Con rimas y a lo loco" su avatar
    nos dice, mas no es cierto, lo sabemos
    bien, quienes a Eratalia conocemos,
    porque es escrupulosa en su rimar.

    Tanto, que mucho temo este versar
    indigno de un poeta (ya veremos)
    considere, mas somos lo que "semos",
    que un olmo fresas nunca puede dar.

    Bromas aparte, nuestra dama invita
    a crear poesía como al vuelo,
    improvisando meditadamente,

    como si fuera fácil eso, quita,
    quita; juro que al menos a mi mente
    nunca le sale, vaya desconsuelo.

    Pero alto miraré, jamás al suelo
    mientras siga ayudándome mi amiga,
    que tiene ardua labor con esta hormiga.

    (Javier Alánzuri)
    No tengo máster en poesía, eso lo he dejado ya patente, y a lo mejor en vez de enseñar, "desenseño", pero siempre será con buena intención. Así que lo que esté en mi mano...

    Gracias, Javier.




    A Javier Alánzuri y César Guevar les gusta esto.
  4. [​IMG]

    MALDITO INSOMNIO

    El insomnio me mata, ya os lo dije,
    pues me cuesta dormir mucho trabajo;
    yo sé que me repito más que el ajo
    pero es tema vital que a mí me aflige.

    El ritmo circadiano no me rige,
    ni con una pastilla me relajo,
    doy vueltas para arriba y para abajo;
    mi mente es alboroto lo que elige.

    Harta estoy de contar miles de ovejas,
    y sigo sin poder pegar un ojo,
    me duelen la cabeza y las orejas.

    Cansada, con enfado y con enojo,
    los oídos me zumban como abejas
    y noto todo el cuerpo medio flojo.

    ¡Si parezco un despojo!
    Necesito deprisa algún brebaje
    antes de que la Parca me amortaje.

    ¿Será bueno un masaje?
    También puedo probar con el orujo
    y si no me funciona, ¡llamo a un brujo!

    0,-0,-0,-0,-0,-0

  5. A veces, durante esas noches en las que Morfeo se olvida de mí, y permanezco alerta mientras las horas, inexorables e indolentes se desgranan en su afanoso transcurrir, me asgo con fuerzas al tablón de mis ensoñaciones como única posibilidad de mantenerme a flote en el proceloso mar de la locura, sin dejarme sucumbir hastiada por la desesperación que produce el insomnio pertinaz.

    Es en ese momento cuando, de manera involuntaria, cruzo la línea entre lo real y lo imaginado, mis pensamientos se diluyen en imágenes oníricas que me hacen sospechar que duermo sin saberlo o que mi mente huye de la contaminación de lo auténtico para dejarse mecer por el vaivén de una dúctil marea de fantasías.

    A veces, durante esas noches en las que Morfeo se olvida de mí, llego a una experiencia casi mística, observando de modo extático y reverente esos extraños vislumbres que se configuran cuando mi entramado neuronal hace conexiones desatinadas e imprudentes, azogadas e inquietas que me llevan al más puro estado contemplativo: los colores y las imágenes se suceden cambiantes y tornadizas, recordándome las formas volubles y efímeras que toman las nubes en su pacífico discurrir por la bóveda celeste.

    Si las escudriño atentamente puedo ver de manera clara sucesos y ambientes que no sé a dónde pertenecen, ya veo bucólicas escenas familiares, cuyos componentes exhiben rostros desconocidos para mí, que inmediatamente dan paso a otras, absolutamente opuestas…

    Si están alojadas en mi cabeza quizás sean producto de mis vidas anteriores. Hay teorías que preconizan que es la memoria del alma la que guarda esos recuerdos, porque desenterrarlos nos proporcionaría un gran daño emocional ...

    En esos momentos abjuro de mis creencias más estables y considerando las cuantiosas y variopintas posibilidades del ser, me dejo envolver por esa mezcla de excitación y calma, mientras buceo mentalmente en ese inexplicable maremagnum de efímeros bocetos en su continuo surgir y evaporarse.

    No intento comprender, sólo miro.

    Pero al final se impone mi buen juicio, dejo de mirar hacia mis adentros y abandono el lecho. Me envuelvo en mi cálido albornoz y me siento en el borde de la bañera, mientras escucho el suave murmullo del agua tibia al caer, luego, sumergida en ese oasis de relajación, invocaré de nuevo a Morfeo, para que se digne bajar hasta mi tálamo...


    .....O.....O.....
    A ti, a Manuel Bast, a Javier Alánzuri y a 2 otros les gusta esto.
  6. ¡Ay, Morfeo! Te echo de menos. Nuestras relaciones armoniosas un buen día se fueron apagando. No sé qué te hice, pero te volviste remiso a mis llamadas; antes acudías diligente al caer la noche y ahora me huyes... y me sobran horas para inventar poemas, a ver si con sus sones te atraigo, como la danza de la lluvia hace que se abran las nubes...
    Recopilando versos dedicados a ti, encuentro estos:

    Que me adormezca al instante
    yo le suplico a Morfeo
    con taimado coqueteo
    pues quiero hacerlo mi amante
    o mi caballero andante;
    la cuestión es conquistarlo
    para poder dominarlo,
    que el insomnio me abandone
    y ansiedad no me ocasione...

    ¡Qué gusto solo pensarlo!

    (Por favor, tened paciencia
    con esta pobre cuitada
    porque está desesperada
    y falta de inteligencia.
    Quiere escribir a conciencia
    maravillosos poemas
    mas solo escribe pamemas
    irrisorias y banales,
    no pasará a los anales
    de las poetas supremas).

    :(:(


    Y esta noche me he podido
    dar con un canto en los dientes,
    porque, sabed, buenas gentes,
    que por fin algo he dormido.
    Morfeo se me ha rendido
    viendo tamaña paciencia
    al rogar con insistencia
    que me haga un poco de caso,
    porque, si sigo a este paso
    acabaré con demencia.

    ======





    A ti, a Manuel Bast, a Javier Alánzuri y a 4 otros les gusta esto.
  7. Magia blanca, of course!
    Añadamos una nueva página al blog, continuemos amortizando el caldero, que es de estaño y me costó caro.
    Y cuando acabe ya se lo pasaré a Mesié Pessoa para sus calderetas de cordero o lo usaré para hacer calderos de pescado (aquí en el Mar Menor son muy típicos).
    Primero hay que conseguir que la receta funcione, y cuando ya no haya problema, a ponerse ciega de arroz a banda.


    [​IMG]



    El ensalmo que, en voz baja, murmuro
    sobre el agua que hierve en el caldero,

    donde nadan mandrágora y romero,
    servirá para hacer un buen conjuro.

    Cuando luego el brebaje esté maduro,
    si el hechizo me sale como espero
    conseguiré el aspecto que yo quiero,
    a ver si de una vez me transfiguro.

    Al llegar a su punto de sazón
    beberé diligente un buen tazón,
    y sabré si funciona el sortilegio.

    Solo pensarlo tiemblo de emoción,
    y si me sobra un poco de poción,
    de probarla tendréis el privilegio.

    No es ningún sacrilegio;
    ¡Quiero ser elegante, esbelta y bella,
    aunque me infle de helado y de paella!



    (¨¨)__(¨¨)__(¨¨)__(¨¨)


    Meigas paganas,
    búhos nocturnos, medio conejo,
    piel del final de mi pellejo,
    rabo de toro, sapos y ranas.

    Es tu conjuro
    de bruja mala brutal castigo,
    miles de pelos sobre mi ombligo
    de rata fea color oscuro.

    En hombre lobo me has transmutado,
    se ha removido en mi pellejo algo profundo.
    Tu bebedizo me ha trastornado.

    Solo quería que en mi cabeza
    surgiera un nido lleno de pelo fuerte y fecundo.
    Ahora espanta tanta maleza.
    (Oncina)


    He de decir en mi favor que yo no he tenido nada que ver con eso que nos cuenta Oncina. Ese bebedizo sería de marca blanca, el mío es de brujería gourmet.
    ¡Si es que os tomáis lo primero que os dan!
    A ti, a Javier Alánzuri, a Alonso Vicent y a 2 otros les gusta esto.
  8. En estos tiempos que corren, difíciles a todas luces, hay que echar mano de lo que sea... una pócima para la felicidad no nos vendría mal.
    Recuerdo que en su día escribí algunos conjuros que ni sé para lo que pueden servir, pero como el tedio obliga, los busco, los traigo y los dejo.
    A lo mejor crean un sortilegio y salimos todos de aquí sin necesidad ni de mascarillas.



    [​IMG]

    Receta para hacer un buen conjuro:
    Agénciate un caldero muy hermoso,
    escamas de dragón, un pelo de oso,
    una cola de armiño blanco y puro,


    un lugar apartado y bien oscuro,
    preferible que sea tenebroso.
    Prepara un caldo espeso y sustancioso
    con un trozo de bolsa de canguro,


    una camisa vieja de serpiente,
    bigotes de ratón, del gato, un diente;
    hiérvelo todo junto con paciencia


    recitando este ensalmo con vehemencia:
    ¡Hami mitran transí, sima partumen
    que los malos espíritus se esfumen!


    +`+¡`'¡`+.,'`´.-+
    A ti, a Javier Alánzuri, a Pessoa y a 3 otros les gusta esto.



  9. [​IMG]


    Al club de los quejícas de la vida
    no sé si perteneces...
    Si te apuntas, te doy la bienvenida.

    ¿Solo tienes problemas y disgustos?
    ¿Alegría en contadas ocasiones?
    Pues vamos a vaciarnos:
    Háblanos de las penas que padeces,
    percances, aflicción y depresiones.

    Pero antes, dibuja una sonrisa,
    sosegado y tranquilo, que no hay prisa.
    Desarruga la frente.
    Sé atrevido. Improvisa.

    Pero debo advertir, para ser justos,
    -pues lo debes saber-, que, tras quejarnos,
    nada será ni mejor ni diferente.


    (La que avisa no es traidora. Eratalia)




    A Javier Alánzuri, Rosendo, Oncina y 3 otros les gusta esto.
  10. No sé por qué me ha dado hoy por bucear en mi propio blog, que es tan mío como vuestro, puesto que son tantas aportaciones las que me habéis dejado, que es una gozada leerlo. Muchas ni las recordaba. Me han sacado una sonrisa. Gracias.
    Está divertido y rebosa simpatía y camaradería por los cuatro costados.
    Veo gente que ya no frecuenta el portal, a los que echo de menos. Otros, seguís por aquí, más o menos desperdigados, como yo misma.
    Entrando, saliendo, llevando a cuestas la vida con sus fases, que, como la luna, unas veces está llena de no sabemos bien qué, pero luego se vuelve menguante y a veces desaparece del cielo y nos deja sumidos en una noche negra.

    Pero no es eso lo que quiero, yo quiero luz de luna para mi noche triste, como cantaba la Vargas.

    No sé si algún día podrán volver los buenos tiempos a este blog, ni si yo volveré a saber insuflarle los ánimos suficientes para convocar la presencia de aquellos que seguís cerca. Y ya sabéis que para darle vida sois fundamentales.

    Sin embargo he sentido la necesidad de volver a este íntimo rincón, a calzarme los coturnos, y a intentar la catarsis, aunque sea a fuerza de quejas...

    Y qué mejor que volver con unas coplas de pie quebrado.

    Un abrazo a todos, los que estuvisteis, los que estáis y los que estaréis (que espero que haya alguien, por que si no, apago y nos vamos).


    QUEJAS

    Me quejo desde el comienzo,
    ya le he cogido el gustillo
    y no paro,
    porque la vida es un lienzo
    pintado con carboncillo,
    está claro.

    O más que claro está oscuro,
    que hasta el cielo se ha tornado
    gris, sombrío,
    y presiento que el futuro
    va a ser también desdichado,
    crudo y frío.

    Si alguien quiere acompañarme
    en el rosario de quejas
    que se active,
    y si lo que quiere es darme
    un tirón de las orejas,
    no se prive.

    (Era)

    ````````````````


    Yo que ya no sé rimar
    sin hacer apología
    de los míos,
    ¿cómo no me iba a apuntar
    a una impudorosa orgía
    de "quejíos"?

    La existencia es un lamento,
    de alegría disfrazado,
    y el dolor,
    cuando llega con el viento
    frío y tenaz del pasado,
    es peor.

    Cada instante de placer
    con muchas horas se paga
    de amargura.
    En la condena de ser,
    el sufrimiento es la llaga
    que no cura.

    Tienes suerte -¡qué decir!-,
    si no entiendes ni te explicas
    los motivos
    por los que debe existir
    este club de los quejicas
    aún vivos.


    (Efejota)

    :::::::::::

    Pues no me voy a quejar.
    ¿Para qué si nadie atiende
    la rabieta?
    Vaya plan, es empezar
    y me quejo. ¿Quién comprende
    a un poeta

    si ni el mismo se soporta
    porque llora tonterías
    a menudo.
    Hago como que no importa
    y van pasando los días
    sordo y mudo.

    Y, de repente, un sollozo
    me traiciona y se descubre
    que estoy triste.
    Y caigo de nuevo al pozo
    de la amargura insalubre
    de un mal chiste.

    (Oncina)

    :::::::::::::


    Por mí os podéis quejar,
    seguro que alguien atiende
    la llantina,
    y nos viene a consolar,
    diciendo que nos comprende
    y hasta opina.

    "Quien canta su mal espanta"
    dice un refrán muy sesudo,
    pues os digo
    que destrocé mi garganta
    y deshacer este nudo
    no consigo.

    Se van pasando los días
    entre quejas y consuelos
    lentamente,
    mientras hago poesías
    o me tiro de los pelos
    de repente.

    Así que aquí seguiré
    poniendo el grito en el cielo
    por inercia,
    y versos escribiré
    sonándome en un pañuelo
    si se tercia.
    (Yo)

    """""""""""""

    Si me debo de quejar,
    en esta ocasión no tengo
    una queja.
    Pero les voy a contar
    lo que le pasó a Manengo
    con su vieja.

    Catalina se llamaba
    y echaba sus gorgoritos
    no ensayados.
    Y se salía apurada
    al balcón dando de gritos
    destemplados.

    Manengo de oídos finos
    le dijo con tono blando:
    Ya termina,
    vaya a ser que los vecinos
    piensen que te stoy pegando,
    Catalina.

    (Rosendo)

    :::::::::::::


    De quejarme a troche y moche
    nunca he sacado provecho
    que yo sepa.
    De la mañana a la noche
    nada me sale derecho
    ¡vaya plepa!

    Y aunque me sigo quejando
    —porque ante mi cruel destino
    me rebelo—,
    los hados se van mofando
    al ver tanto desatino
    sin consuelo.
    (Y0)

    :::::::::::::::::

    Motivos para quejarme
    y llorar como un gendarme...
    a montones.

    Pero que nadie se alarme
    me importa todo un adarme...
    hay opciones

    Y hay ante todo respeto
    contra amigos no me meto...
    sin razón.

    Y aquí me encuentro arropado
    con buena gente a mi lado...
    no hay color.
    (Pessoa)

    ::::::::::::

    De quejarme nunca fui,
    ni pienso volver a serlo,
    aunque dude.
    Es asunto baladí
    quejarse o dejar de hacerlo,
    "d'habitude".


    (Alonso Vicent)

    ::::::::::::::::
  11. Como no podía ser de otra manera y era imposible pasarlo por alto, al final me surgieron las décimas pertinentes al tema del día ( y del mes y del año) Y es que llevo una vida ascético mística voluntaria, y palos a gusto no duelen. O sí.


    [​IMG]


    Confinada en mi fortín,
    lejos de la urbe ruidosa,
    no se me ocurre otra cosa
    que entrar al foro, por fin.
    A ratos cuido el jardín
    o me dedico a hacer pan,
    una mouse, helado, flan
    o trabajos manuales,
    asuntos más bien triviales,
    que tampoco son mal plan.

    Y es que pretendo evitar
    un contagio innecesario,
    es por eso que a diario
    me mato a desinfectar
    todo lo que he de tocar.
    Uso mascarilla y gel,
    y no traspaso el dintel
    de la puerta de mi casa,
    así, entre cuece y amasa,
    al virus no doy cuartel.

    ¡Vaya bicho malnacido
    que nos tiene en jaque mate!,
    el ánimo nos abate
    y lo deja compungido.
    A ver, ¿de dónde ha salido?
    Estábamos tan felices
    inflándonos a perdices
    cuando apareció un mal día,
    a robarnos la alegría
    y a tocarnos las narices.

    A ti, a Javier Alánzuri, a Manuel Bast y a 6 otros les gusta esto.
  12. Ya que la inspiración me tiene abandonadita perdida, me voy a entretener recopilando mis propios poemas, a ver si, como del roce nace el cariño, de leerme a mí misma me entran ganas de escribir. Aunque ya sé lo que estáis pensando: Hija, en vez de leerte a ti misma, lee a otros poetas consagrados de los que se te pueda pegar algo bueno, y lleváis razón, pero cada uno con lo suyo va bien servido, así que de momento no hay nada nuevo bajo el sol.

    Me divertí escribiendo este soneto y jugando con el -able, -ible -oble -uble. Y también me divertí pintando a mi perrillo, si no lo saqué tan guapo como es, seguro que no me lo tiene en cuenta. Que es muy buena "persona".


    [​IMG]

    Mi colega peludo es adorable
    y en mi vida se ha vuelto imprescindible,
    enamorarme más es imposible
    porque es bueno, simpático y sociable.


    Está siempre a mi lado, fiel y amable,
    se muestra cariñoso y apacible;
    con su raya en la frente, inconfundible,
    me parece bonito y entrañable.


    Es un perrito cándido y muy noble,
    pero si está jugando y rasca un mueble,
    la señal que le deja es indeleble,
    porque el bicho es tan fuerte como un roble.


    Puesto que su carácter no es voluble
    considero este amor indisoluble.

    -------------

    Pues sí que se le ve buena calaña
    al perro que permite te acompañe,
    a ver cómo la pluma se me apaña
    para que con mis versos no lo empañe.

    Diré te los compuse como el niño
    que al ver una mascota se encariña,
    y si mis letras tienen poco aliño
    espero, por piedad, no se me riña.

    Le pones a tu espacio gran empeño
    y en él nunca me vi como un extraño,
    por eso estoy viviendo como un sueño
    volver a este lugar de nuevo hogaño.

    La pluma yo te ruego que la empuñes
    que es oro en tus poemas lo que bruñes.
    (Leesmo)



    Como veo que Lesmo me da caña

    • me apresuro a volver sobre la eñe.
      No hay reto que yo jamás desdeñe,
      a ver mi musa cómo se lo apaña.


      En nosotros no es una cosa extraña,
      mas aunque en intentarlo yo me empeñe,
      y un soneto algo chungo me diseñe
      si lo consigo hacer, será una hazaña.


      ¿Cuánto hace que no escribo? ¡Más de un año!
      y es cierto que me dio algo de morriña,
      por eso tan gustosa te acompaño
      sintiéndome feliz como una niña.


      Si me ausento del foro, yo lo extraño
      y quiero que, de nuevo, hagamos piña.



    • (ERA)
    • Sea un perro o un humano quien te anima
    • a escribir un poema, un tweet o un meme
    si es sentido me gusta. Aunque blasfeme
    si el ripio por amor se legitima.

    No se trata de un verso o de una rima.
    Es querer a los tuyos, es que queme
    lo que se ha de decir pues no se teme
    sonreír o llorar por quien se estima.

    De qué sirve callar cuando se ama
    o guardarse la pena si el aplomo
    se perdió y la nostalgia se derrama.

    De qué sirve buscar el cuándo o el cómo
    si tu voz interior late y exclama
    y el mundo sin gritar es gris y romo.
    (Oncina)



    ...........


    Parece que el sendero se ilumina,
    la gente que te quiere se aficiona
    nuevamente a venir con su persona
    entre tanto que piensa y que camina.

    Pues con gusto hasta aquí se peregrina
    porque siembre se encuentra una poltrona,
    mullida, relajada y regalona,
    ¿testigos?, servidor y un tal Oncina.

    Al tiempo que tu pluma se repone,
    te digo que sería una fortuna
    ver cómo sobre blanco se dispone

    a dejar un poema cual ninguna:
    ¡Oh cálamo!, seguro ya compone
    rozando las estrellas y la Luna.
    (Lesmo)

    A ti, a Amadís, a Pessoa y a 4 otros les gusta esto.
  13. [​IMG]


    Con voluntad, con ánimo y decoro

    me divierto escribiendo a trochemoche
    y haciendo de mis versos gran derroche,
    sin pensar, mis poemas elaboro.

    Siento que, aunque lo intento, no mejoro,

    lo hago por el día o por la noche,
    viajando en autobús o yendo en coche,
    escribiendo veloz me desaforo.

    Ya sé que en los anales de la historia

    un lugar no me tienen reservado
    y ninguno de mí tendrá memoria,

    pero al margen del hecho reseñado

    la labor resultó satisfactoria:
    quise pasarlo bien y lo he logrado.

    ¡Asunto terminado!

    Disfruto de manera tan intensa
    que en la tarea está mi recompensa.

    ...
    A ti, a Amadís, a NUBE ATARDECER y a 6 otros les gusta esto.
  14. Un soneto de lo más divertido que he leído en mi vida y encima dedicado.


    A MI PROFE PREFE

    Cuando los versos son de gominola
    y las chuches me saben a fonemas
    es lógico que olvide mis problemas
    leyendo su rimar de carambola.

    No es una tontería que ella sola
    alegre mis mañanas con poemas
    dirimiendo sonriente sus dilemas.
    No puedo remediarlo, a mí me mola.

    Somos una legión de admiradores
    y no es por su cortina o por su falda
    más corta o menos larga, roja o gualda.

    De todos los maestros y mentores
    me quedo sin dudarlo con quien era,
    es y será la pera limonera.




    Sabes que cuentas con todo el afecto y las simpatías de la Pera Limonera.
    Gracias, @Oncina

  15. [​IMG]


    Te atravesé, brutal, con mi cuchillo
    forjado en tus falacias y vilezas
    bruñido con afrentas y bajezas
    y no dudé, hacerlo fue sencillo.


    Afilé sin pudor mi lengua aguda,
    preparé mi discurso con esmero,
    sin piedad, mi alegato fue sincero,
    en tu cara escupí la verdad cruda.


    Mudo por la sorpresa sucumbiste,
    batido fuiste por el arma incruenta;
    fue mi diatriba áspera y violenta,
    vulnerable al ataque, feneciste.

    Me vacié de mis odios y rencores
    e ingrávida, olvidé viejos temores.