1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Delante de la MUERTE va el DESTINO.
    guía los pasos del tiempo
    y decide los caminos.
    Le acompaña la SUERTE
    que en sus manos lleva dos dados,
    los dados de la suerte,
    que si juntan sus caras en un solo tiro,
    deciden el amor;
    deciden el dinero;
    salvan al enfermo;
    dotan de inteligencia;
    de hermandad;
    de hijos.
    Pero también deciden la muerte,
    si dos calaveras salen en un solo tiro.


    Detrás de la MUERTE va los hombres sin destino:
    su destino es único,
    los dados dictaminaron en pareja
    y tras la VIOLENCIA se esconden todos los males
    todos los odios,
    las bajas pasiones,
    la delincuencia incurable,
    los precipicios...


    Pero la vida es mucho más que un poema,
    mucho más que dados que deciden los caminos.
    Somos herederos de milenios de existencia.
    Somos la especie humana.
    Contra todos los dados,
    Contra todos los destinos.


    Frank Calle (12/ dic / 2021)
  2. Todos actuamos en el teatro de la vida,
    sea drama o comedia nuestro empeño;
    acaso payasos que vivimos el delirio
    de hacer reír a los que lloran en silencio…


    No sé llorar si no existe un suplicio;
    ni se reír en medio de un velorio;
    ni puedo morir sin un disparo al pecho;
    ni puedo matar con la pistola del odio.


    Yo puedo actuar en medio de la guerra,
    para engañar al enemigo de otros;
    y tengo que actuar jugando entre niños,
    para morir de la risa como un payaso loco.


    Yo necesito actuar ante mi propio espejo,
    para poder soportar un mundo sin decoro,
    para poder vivir cuando todos se mueran,
    para poder morir cuando quede yo solo.
    Frank calle (2/ dic./ 2021)
  3. Inconsciente realidad que nos castiga,
    imponiendo la doctrina del silencio;
    almas que vagan pendientes de su juicio,
    en un mundo donde turnos ya no quedan
    para entierros…


    Escapados de la espera del suplicio
    que les toca por decreto simplemente,
    los poetas nunca saben de su juicio
    porque nunca se preocupan de su suerte.


    Ignorantes de la esencia rutinaria
    que padecen los humanos más comunes,
    un poeta nunca vive en este mundo,
    nunca sabe del dolor de los inertes
    porque él vive en cementerios de la suerte.


    Suerte es la de existir en otro tiempo,
    y viajar sin llevar el equipaje,
    solo porta un poema en el cerebro
    y no tiene la moneda del peaje.


    Frank Calle (30/ nov/ 2021)
  4. Caminando mis caminos
    en retroceso forzado,
    redescubro con sorpresa
    que gota a gota la vida
    muchísimo me ha dejado.

    Poco le debo al destino,
    que poco me ha destinado.
    He sido lo que he querido
    aceptando las ofertas
    rechazando los regalos
    si mis caminos no quedan
    con límites bien marcados.

    Dormir tranquilo me basta,
    nada le debo al prestado;
    nada le debo a los dioses
    que no les haya pagado
    con monedas registradas
    y con versos que he soñado.

    Todo le debo a la vida
    por vivir enamorado.
    Mis plantas han caminado
    siguiendo el camino recto
    que trazaron mis ancestros
    y mis padres me enseñaron.

    Solo le debo a la muerte,
    por darme tan larga vida
    y cuidar que mis caminos
    no tengan muchas espinas
    y enemigos en acecho
    ocultos en precipicios
    con vientos huracanados.

    Si alguna deuda he tenido
    que mi memoria ha borrado,
    lamento haberlo olvidado.
    Pero tengo manos limpias,
    Limpias tengo las manos.
    Con ellas he escrito libros
    y con ellas he pagado.

    Y a esta altura de la vida,
    Mirando desde la cima
    el pasado acumulado,
    hoy camino mis caminos
    en retroceso forzado,
    y redescubro con sorpresa
    que gota a gota la vida
    muchísimo me ha dejado.

    Frank Calle (23/ nov/2021)
  5. No podemos continuar esperando
    lo que nunca termina.
    Llegó la hora de amarnos a escondidas,
    donde no nos encuentren los adivinos,
    ni los perros de presa,
    ni los fantasmas,
    ni la policía.

    No podemos seguir de frente
    a las balas perdidas;
    balas sin nombre que le ponen el nombre
    a una lápida fría.
    Ninguna bala nos hará daño,
    mucho menos la bala de la mentira,
    si hacemos un nido en cualquier Geografía.

    Tú tienes mucha razón,
    y yo todas las ganas de amarnos a escondidas,
    donde no nos encuentren los falsos adivinos,
    ni los perros vagabundos,
    ni los fantasmas sin dueños,
    ni la policía secreta,
    ni las balas perdidas…


    ..........Frank Calle (18/ nov/ 2021)
  6. Llego al final del camino,
    y no encuentro a la Muerte...
    Solo veo encrucijadas silenciosas;
    puertas que se abren y se cierran;
    olores que me recuerdan la infancia;
    y en la distancia,
    un llanto como de niño que está naciendo...

    Nunca pensé que sería tan largo el viaje,
    nunca pensé que la muerte
    estuviese tan lejos.
    Por eso escribí en la vida tanto y tanto,
    apurado para no dejar de hacerlo,
    imaginando siempre que mañana sería tarde,
    y cada nuevo día me levanto
    y no lo creo...

    Y así, llego al final del camino,
    con los ojos que ya no ven los años,
    con las puertas abiertas para seguir despierto.
    Miro hacia detrás,
    y veo que el pasado se aleja,
    perdido en el olvido de mis recuerdos,
    Nunca pensé que sería tan largo el viaje,
    nunca pensé que la muerte
    estuviese tan lejos.
    Solo me queda esperar
    mientras escribo nuevos versos.


    Frank Calle (14/ nov/ 2021)
  7. Me toma por sorpresa la sorpresa de llegar.
    Acaso nada puedo decir,
    acaso solo puedo soñar.
    Este es mi primer poema para este espacio divino,
    que nos invita a crear.
    Agradezco mucho este momento esperado,
    aunque por el momento,
    divino momento,
    no sé por dónde comenzar.


    Frank Calle (12/ nov/ 2021)
    Muy agradecido a todos los que me han motivado
    con sus comentarios. Ese inpulso de cada día
    ha sido el estímulo principal.