1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Alí Chumancero

Tema en 'Biblioteca de Poetas consagrados en verso libre' comenzado por lluvia de enero, 30 de Mayo de 2015. Respuestas: 0 | Visitas: 1069

  1. lluvia de enero

    lluvia de enero Simplemente mujer

    Se incorporó:
    4 de Septiembre de 2009
    Mensajes:
    6.322
    Me gusta recibidos:
    526
    .
    Alí Chumacero Lora
    (1918-2010) Poeta y editor mexicano nacido en Acaponeta, Nayarit, el 9 de julio de 1918. Vivió desde 1929 en la ciudad de Guadalajara, donde realizó sus estudios de primaria, secundaria y preparatoria y a partir de 1937 residió en la Ciudad de México donde ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
    Chumancero perteneció al grupo de escritores que fundó la revista Tierra Nueva y dirigió la publicación entre 1940 y 1942.

    Poeta austero pero de gran intensidad lírica, sólo publicó tres colecciones de poesía, un disco donde los recita, y un compendio de ensayos críticos: Páramo de sueños (1940), Imágenes desterradas (1948), Palabras en reposo (1956), Los momentos críticos (ensayos,1987), En la orilla del silencio y otros poemas en la voz del autor (CD, 1997).
    Además, fue redactor de la revista 'El Hijo Pródigo' y de México en la cultura, suplemento del ya extinto periódico 'Novedades', así como director de Letras de México. Fue becario de El Colegio de México en 1952 y del Centro Mexicano de Escritores entre 1952 y 1953.
    Desde 1964, Alí Chumacero fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.
    Fue un distinguido autor, editor, redactor y corrector, así como una de las figuras clave en el Fondo de Cultura Económica (FCE), casa editorial para la cual laboró por más de medio siglo de trabajo intermitente.

    Por su trayectoria recibió una vasta cantidad de reconocimientos, como el PremioXavier Villaurrutia” (1984), el Internacional “Alfonso Reyes” (1986), el Nacional de Linguística y Literatura (1987), el Estatal de Literatura “Amado Nervo” (1993) y la Medalla “Belisario Domínguez”, que le otorgó el Senado de la República en 1996.

    Fallece el 22 de octubre de 1910, a causa de una fuerte neumonía.


    ***************​


    ESPEJO DE ZOZOBRA


    Me miro frente a mí, rendido,
    escuchando latir mi propia sangre,
    con la atención desnuda
    del que espera encontrarse en un espejo
    o en el fondo del agua
    cuando, tendiendo el cuerpo, ve acercarse
    su sombra, lenta e inclinada,
    a la suprema conjunción
    de dos pulsos perdidos en sí mismos,
    como doble sueño o palabra
    inserta en eco hasta llegar
    a la primera orilla del silencio.

    En espejo de sueños estoy junto a mí mismo
    y mi imagen se asoma alargando los brazos,
    buscando asir lo inasidero,
    lo que dentro de mí resuena
    como sombra apresada en las tinieblas
    que quisiera hallar una luz
    para poder nacer.
    Estoy junto a la sombra que proyecta mi sombra,
    dentro de mí, sitiado,
    intacto, descansando leve
    sobre mi propia forma: mi agonía,
    y en vano quiero ya cerrar los ojos,
    dejar los brazos a su propio peso
    o que el agua del silencio lave mi cuerpo,
    pues ya mi sueño frente a mí me nombra,
    ya destroza el espejo en que se guarda
    y reclina su voz sobre la mía:
    ya estoy frente a la muerte.


    ***************​


    ENTRE MIS MANOS


    Entre mis manos vives
    en confusión de nacimiento y corazón herido,
    como desvanecerse o contemplar
    un alto simulacro de ruinas;
    sobre mis dedos mueres,
    materia pensativa que se abate
    bajo el murmullo de mi tacto,
    y eres tristeza en mí,
    suave como la forma de la nieve,
    como cerrar la puerta
    o mirar la inocencia de una pluma.

    Nacida para mi caricia,
    con un perdón que olvida y un comienzo
    de éxtasis y aromas,
    me acerco hacia tu aliento,
    tu oído con mis labios toco y digo
    que nuestro amor es agonía,
    que escuches mi temor y mi palabra de humo
    y que yo, como tú, de noche oigo
    cómo se pierde el pensamiento,
    confuso entre mi carne y tu recuerdo.

    Mas retiro mi rostro de tus ojos
    porque ya no podré pensar una palabra
    que no habite tu nombre,
    y porque surges hasta del silencio
    como enemiga que desdeña el arma
    y de improviso nace entre las sombras,
    cuando sin ti yo no sería
    sino un olvido abandonado
    entre las ruinas de mi pensamiento.


    ***************​
     
    #1

Comparte esta página