1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Horacio Hidrovo Peñaherrera

Tema en 'Biblioteca de Poetas consagrados en verso libre' comenzado por lluvia de enero, 5 de Julio de 2015. Respuestas: 1 | Visitas: 5222

  1. lluvia de enero

    lluvia de enero Simplemente mujer

    Se incorporó:
    4 de Septiembre de 2009
    Mensajes:
    6.322
    Me gusta recibidos:
    525
    .

    Horacio Hidrovo Peñaherrera
    (1931-2012) Poeta y narrador ecuatoriano nacido en Santa Ana, Manabí, el 24 de junio de 1931.

    Desarrolló una vasta obra poética que está contenida en varios libros editados entre 1960 y el 2007. Al mismo tiempo produjo literatura en prosa, cuento, relatos, ensayos y novelas. Otra de sus dimensiones fue la de gestor cultural, que lo llevó a concebir y desarrollar un evento de connotaciones internacionales en Portoviejo, capital de la provincia de Manabí: El Festival de la Flor de Septiembre.
    Se desempeñó como profesor de literatura en colegios secundarios y universidades regionales. Fundó el Departamento de Cultura de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, con sede en Manta.

    Hidrovo fue un poeta de la periferia que tuvo como eje central la naturaleza, el amor y la sociedad. Creó su obra en medio de la tensión y la lucha de una nación por tener un canon literario bajo los patrones del modernismo y la cultura occidental del siglo XX .
    Publicó, entre otras, las siguientes obras: “Vivir en Amor” (poesía), “Los Pájaros son Hijos del Viento” (poesía), “Los Trenes de la Infancia” (poesía). Asimismo participó en eventos internacionales en: Brasil, Alemania, Colombia, México, Perú, Cuba, Venezuela, Uruguay, etc.
    Durante su trayectoria obtuvo diversos premios y reconocimientos destacando entre ellos el Premio Nacional Benjamín Carrión / Condecoración Nacional al Mérito Literario (Gob. de Oswaldo Hurtado). Condecoración Eloy Alfaro de Manabí. Es Premio Nacional de Cultura, bajo diversos gobiernos ecuatorianos. En el 2003 y en su ciudad natal, Santa Ana, fue condecorado como Miembro de Honor con Medalla de Oro, por la Casa del Poeta Peruano en base a su excelencia literaria y extraña ingeniería en la creación de puentes de entendimiento entre los pueblos latinoamericanos.

    Hidrovo fallece en su ciudad natal el 8 de junio de 2012. Su obra se ha publicado en varios países, entre ellos: Canadá, Perú, Uruguay y Brasil, además de Ecuador.


    Datos biográficos extraídos de: http://revistaliterariaazularte.blogspot.com.ar/2008/10/mis-amigos-poetaspoemas-horacio-hidrovo.html



    **************​


    LA SOLEDAD ES UN DOMINGO LARGO


    Qué fácil que es hacer la valija,
    irse de pronto en el primer tren
    estrujando las cartas del pasado.
    Qué fácil que es abandonar la túnica
    de un lila que nos bañó de amor;
    voltear la almohada,
    dejar sin tibieza la sábana,
    extraviar las sandalias del insomnio.
    Y pensar que en este sitio,
    bajo la luz agonizante de una lámpara,
    tú tejías los recuerdos
    en telares de nostalgia
    y escribías pentagramas
    con los primeros sonidos de la aurora.
    Qué fácil que es cruzar la misma calle
    y pisar las mismas huellas;
    apagar en tus pupilas las noches ebrias de vino.
    Mas es cierto que los años se ajan,
    que el tiempo tiene otras citas,
    que no en vano pasan los Otoños,
    que la lluvia se quedó detrás de los cerros,
    y que entre tú y yo,
    sólo hay un río que dejó de crecer.


    ****************

    EL PELOTÓN FRENTE A LA LIBERTAD


    Esta corbata me asfixia.
    Quisiera subir a un tren y conocer ciudades.
    Si eso fuera posible, tener un nombre para mí mismo.
    Luego beberme todos los idiomas de la tierra.
    Caminar en medio de la multitud
    sin que nadie distinga mi rostro.
    No perdería el tiempo en mirar rascacielos.
    Me sentaría en sus colinas
    y preguntaría a la gente por sus héroes honestos.
    Conocería más niños.
    Golpearía las puertas de las casas proletarias.
    Pero no es menos cierto
    que este siglo nos amarra las ansias
    y el sistema se nos lleva el alma.
    Cada hombre vigila a otro hombre.
    No somos libres ni en los amaneceres,
    y el tiempo computado
    nos impide ver el vuelo de los pájaros.
    ¡Que nos dejen en paz!
    Que nos dejen con nuestros libros
    y con nuestros árboles
    y con las rosas rojas
    y con el pedazo de tierra que nos toca.
    ¡Llévense lo demás!
    Llévense las minas y todas las industrias;
    la plusvalía de los terrenos,
    los mejores almacenes de las ciudades;
    los automóviles con asientos convertibles.
    Pero déjennos un sitio donde crezcan los árboles.
    Eso sí, cuando hayamos crecido lo suficiente.
    Cuando las raíces de los árboles
    descansen en las raíces de los siglos.
    Cuando tengamos edades en el rostro,
    todo será nuestro.
    Repartiremos el pan con el canto de los pájaros
    y el aire puro ensanchará nuestros pulmones.
    Si no llueve
    se mueren los niños campesinos.
    Nadie sabrá nunca en qué sitio cayeron
    Como los pájaros.
    ¿Conocéis el cementerio de los pájaros?
    El alma de los pájaros se queda en las raíces del viento.
    Por eso siguen cantando
    y son los arquitectos de todas las auroras.


    ***************​


    MÁS ACÁ DE LOS MAIZALES


    Sobre el vértice de esta tarde,
    te espero.
    Más acá de la esbeltez de los maizales,
    después de las cortinas grises de la lluvia,
    en el descenso de las aves,
    cerca del jolgorio de las garzas,
    de la hierba que crece junto al río,
    mirando la última curva del camino real,
    cuando rezan los cañaverales,
    en la feria de un pueblo pequeño,
    al paso de un grupo de colegialas,
    bajo la sombra del árbol de mi infancia.
    Te esperaré en el repaso de mis sueños azules
    mientras los últimos pájaros agujerean el ocaso,
    más allá de las sábanas amarillas del sol,
    contemplando el anillo que me devolvió tu mano.
    Para seguir esperándote,
    aquí junto al colibrí y su breve gimnasia,
    salgo a la calle en un día de fiesta
    con la media barba que tanto te gustaba.


    **************

    FUNERALES PARA UN HOMBRE TRISTE


    Nadie sabe cuando uno
    ha comenzado a olvidar
    su propio nombre.
    Nadie sabe
    cuando se hace costumbre
    caer y volver a caer.
    Es terrible
    esta marcha hacia atrás
    y esta vieja sonrisa
    perdiéndose en la piel.
    Pero comprendo
    que de todas maneras
    debo estar de pie,
    como esos árboles,
    que aunque siguen creciendo,
    se están muriendo por dentro.


    ***************​
     
    #1
    A LIBRA8 le gusta esto.
  2. Javier Pino

    Javier Pino Invitado

    Cuánta inspiración junta... ¡lindo homenaje!
     
    #2
    A lluvia de enero le gusta esto.

Comparte esta página