1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. MéxRECONOCkb.jpg
  2. LOBREGUEZ FANTASMAL

    Rosas místicas de pétalos deshojados; diario que, en tus páginas amarillentas, desconfiado has guardado las inquietudes paridas, por las vaginas de cada uno de mis secretos turbados; guitarra que en sus gimientes acordes me va recordando lo subliminal de todo aquello que la esperanza agónica esconde -sin ser vista- bajo sus alas, con melodioso paso y musical andar... ¡Por favor!, ¡por favor!, ¡tengan piedad!... ¡Qué alguien me auxilie! ¡Ya no aguanto más!

    Yo, no deseo ser -ni por instante- la rosa yerta que transformó la pasión que alguna vez sentí por mi bien querido; tampoco quisiera ser alguno de los pétalos que señalen -dentro del diario de la vida- el aroma maloliente que tatuó la lujuria flamígera en la piel. Deseo tan sólo recordar, lo coloridos y tersos que fueron estos, aunque los haya visto sudados y clavados en el suelo, con las espinas que agujerearon mis deseos ocultos; y, a él… A él y a su tallo de jade -por el que se enorgullecía tanto- los he visto por allí, desnudos en la tierra, agobiados y jorobados por los sinsabores que le produjera -en su andar- la vida.

    Que no se cuente -entre las líneas íntimas de mis escritos- las añoranzas que despertaron azarosas, ni el ensimismamiento que consumía a mis pensamientos, cuando escuchaba -en éxtasis profundo- las mazurcas melancólicas de Chopin; las mismas que mi amor perdido hiciera sonar, en el mutismo aciago de la soledad, así, acompañado de la guitarra, el piano y el pífano heredado del soldado ancestral.

    El espejo ha reflejado muchas veces mi rostro entristecido. He visto desaparecer el placentero brillo del ónice que revistió -hasta hace unas décadas- a las pupilas de mis ojos; ese resplandor extraño y enamorado, yace extraviado en un halo misterioso que, entre suspiro y suspiro, le ha ido quitando la armonía y la paz.

    Mas, la rosa de la que les hablo -aunque moribunda- ¡vive! ¡Vive! Yo, decidida bajo al desván y allí, en ese lugar álgido, aterido y albugíneo, he decidido guardar para la posteridad: el viejo cuaderno de mis vivencias y el único pétalo que respira dentro del nido de la corola y el numen del intelecto. Ese, está señalando los versos tejidos con pasión, a los besos del bien amado que, con perfidia, ignominia y palabras huecas, me desolló lentamente el alma y el corazón.

    Dejo, pues, en la obscuridad del rincón, la guitarra desclavijada, el pífano mudo y las teclas de medio luto del piano, que no suenan más porque se quebraron. Al subir las escaleras de madera que conducen a la sala, siento flotar los efluvios que trae en su trayecto la longevidad… Huele a cedros, a acacias, a mirtos, a abetos y a pinos por desflorar.

    Así, me sumerjo en la tonada imaginaria que una vez mi amor soliera tocar y quedo vagando con el anhelo y las ansias por averiguar, lo que traería el destino en su trayecto voraz. Entonces, veo a una silueta etérea que sigilosa se incrusta entre las grietas, hiriendo más a las hojas rugosas y cuasi borradas del cuaderno que alberga mis vivencias y recuerdos, desde mi terrible lobreguez fantasmal.

    © Katia N. Barillas

    mujerrosas.jpg
  3. A mi colega y amiga Marcela Barrientos y a quienes hicieron realidad esto, mi agradecimiento. Orgullosa de ser parte tangible de ésta antología de poesía digital compartida con todos los que levantaron su voz y soltaron los gritos de sus plumas sobre la tersura del papel virginal. Este eco se ha de escuchar rebotando por el mundo entero, en pro de los derechos de todas las féminas sin voz. Mi prosa "Basta ya de Feminicidios", consta en la página #69. ¡Gracias!

    https://www.calameo.com/books/00465428563e47982182f
  4. FUSIÓNarteMARA2019a.jpg Ver adjunto 49937