1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación
Color
Color de fondo
Imagen de fondo
Color del borde
Fuente
Tamaño
  1. Entrada de blog

    Ya te has desayunado
    con cuatro madrigales.
    En el correo tienes
    tres haikus amorosos.
    Te esperan en el parque
    liras como guirnaldas.
    Las décimas prodigan
    su música en las calles.
    El sol es un soneto
    cubriéndote de gloria.

    Y tú,
    pobre diablo,
    te apañas como puedes
    con verso libre,
    o lo que sea
    que intentas escribir en este blog.
    A Gladiadora le gusta esto.
  2. El poema

    A K. I.

    El sol del mediodía
    congrega con frecuencia
    a viejos jubilados
    con periódico en ristre,
    algún perro salchicha,
    gafas de sol, visera
    y camisa de rayas,
    para observar
    las obras de rigor;
    analizar andamios,
    juzgar alturas,
    ver a los albañiles
    dejándose el pellejo
    o comiendo un bocata.

    No es muy distinta
    mi forma de integrarme
    en el espacio urbano.

    Asisto sin ambages
    al día a día
    que siempre se repite
    con cierta diferencia.

    Algunas veces
    el poema se acerca
    con saltos de gorrión
    buscando que lo escriba
    como quien lanza migas
    en la plaza del tiempo

    y todo me resulta misterioso.
  3. Enamorado

    Hay una cosa
    que está muy clara,
    primero sales
    a comerte el mundo
    y luego es el mundo
    el que te come a ti.

    Es normal que uno tarde
    algún tiempo en saber
    cómo funciona el tema.

    Lo que uno nunca aprende
    es la costumbre
    que adquiere el tiempo
    de ir cagándote encima
    todos los días.

    Por eso uno se agarra
    con tanto ahínco
    al clavo del amor.

    El amor anestesia
    nuestro sentido
    del olfato; nos deja
    groguis por un momento;
    nos sorbe el seso;
    nos abduce el pensamiento;
    nos secuestra la razón
    hasta que un día
    despertamos del sueño

    y nos vemos de mierda hasta el gaznate.
    A LIBRA8 y Oncina les gusta esto.
  4. Carpe diem

    La gente
    muriendo
    como chinches.

    Nombres
    borrados.

    Tiempo
    podrido.

    Sueños
    gastados.

    Luces
    en vilo.

    Y tú
    poniéndote
    de pinchos
    hasta el culo.

    Nos ha
    jodido
    mayo
    con tanto
    muerto
    de hambre.
  5. ¿Poesía?

    Poesía de la buena,
    poesía épica,
    lírica
    y dramática

    fue ver a Rafa Nadal
    conquistar ayer
    Nueva York
    con su decimonoveno
    Grand Slam
    contra un ruso
    diez años más joven
    y que medía casi dos metros
    después de cerca
    de cinco horas
    de partido.

    Eso
    es
    poesía,

    y lo demás
    son palabritas
    para rellenar
    el foro.
    A LIBRA8 y Oncina les gusta esto.
  6. En pleno S. XXI

    Son ellos, los que saben
    qué se puede decir
    o no
    a estas alturas
    del siglo XXI;
    los que conocen
    la versión más correcta,
    más exacta de la Historia;
    los que están siempre al lado
    de la justicia
    y van por la autopista
    del progreso
    hacia un mundo mejor,
    caiga quien caiga.

    Son ellos, los que quieren
    moralizar la mente
    de quienes piensan
    por sí mismos;
    los que no bajan
    de su burra
    ni aunque la burra
    se tire
    por un
    despeñadero.

    Son ellos, ten cuidado
    porque les gusta mucho
    esa revolución
    con pijama e interné
    desde casita.

    Son ellos, los guardianes
    de toda corrección.
  7. Toc toc

    -¿Quién es?-

    Soy tu conciencia.

    -Pues te has equivocado,
    hija de puta-.

    Entonces vuelvo
    cuando estés sobrio.

    -Ni te molestes-.
  8. A quien madruga, Dios le ayuda.

    Me levanto
    y una tos
    de mil demonios
    me da
    los buenos días.

    Sobre el trono
    constato
    diarrea.

    Logro
    meterme
    en la ducha
    y vomito
    algo amargo
    y amarillo.

    Ya peinado
    y perfumado
    como un príncipe
    del fracaso,
    me propongo
    el objetivo
    de no ahogarme
    en un vaso
    de agua;
    de que hoy
    la memoria
    no me coja
    desprevenido.

    Esta mañana
    estoy dispuesto
    a seguir
    en el mundo.

    ¿Y tú?
  9. La princesa

    Ya dan las dos campanas
    del convento la una.

    Estoy más sólo
    que de costumbre.

    La verdad es que a veces
    me encanta cortejarla
    en silencio, en penumbra,
    en esta intimidad
    tan compartida
    que es el poema.

    Sé que sin ella
    yo no podría hacer
    lo poco que me gusta
    en este mundo.

    Más sólo que la una
    y cómo alivia
    tenerla aquí a mi vera.

    Mi soledad.