es un poema de un escritor Hondureño e intimo amigo de Ruben dario,
es hermoso







Péscame una sirena, pescador sin fortuna
Que yaces pensativo del mar junto a la orilla
Propicio es el momento porque la vieja luna
Como un mágico espejo entre las olas brilla

Han de venir hasta esta ribera una tras una
Mostrando a flor de piel el seno sin mancilla
Y cantaran en coro no lejos de la duna
Su canto que a los pobres marinos maravilla

Penetra al mar entonces y coge la más bella
Con tu red envolviéndola, no escuches su querella
Que es como el llanto aleve de la mujer. El sol
La mirará mañana- entre mis brazos loca-
Morir- bajo el divino martirio de mi boca
Moviendo entre mis piernas su cola tornasol