Página 1 de 4 1234 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 33

Tema: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

  1. #1
    Moderador enseñante de CURSOS DE POESÍA. Moderador/a/enseñante
    Blogueros
    Avatar de edelabarra
    Fecha de ingreso
    22 jun, 07
    Mensajes
    20,830

    Predeterminado 26. La metáfora. (Cómo crearla).


    La metáfora y los tropos
    En la poesía, el grupo de figuras retóricas más común es la de sustitución, en la que las palabras simbolizan una imagen o concepto superior y parecido a su significado sintáctico. También llamados tropos, son por tanto, los casos en los que se produce un cambio de significación en las palabras.
    El símil o comparación
    La comparación no es un tropo, pues no desaparecen ni el referente ni el referido. Es decir, se expresa que el elemento A se parece al B, sin omitir el primer elemento, A.
    Sin embargo, la comparación es la raíz de los tropos.

    Existen distintos procesos de comparación que dan lugar a distintas figuras:

    Es manso como un corderillo
    (manso A = corderillo B)
    Metáfora
    Consiste en una comparación sin dejar constancia gramatical del símil ("es como", "se parece a", etc).
    La palabra "metáfora" significa en griego "trasposición" y en ella se identifica el elemento real A directamente con el elemento imaginario B. Existen distintos esquemas de metáforas:
    A es B ella es un manojo de nervios
    B de A (B=A) tocando el tambor del llano (el llano es como un tambor)
    A, B El amor, herida mortal
    B (en lugar de A) Su luna de pergamino (pandereta)
    Metonimia
    Es una figura también común en el habla coloquial. Se trata de una identificación por contigüidad. Así, se designa a un jugador de fútbol "numero siete" por el número de su camiseta, "España" por "selección española de fútbol", etc... Existen también muchos tipos de metonimia, algunos de ellos son:
    Efecto y causa el disparo rebotó en la pared
    Continente y contenido me tomé una copa
    autor y obra en mi casa tengo un Dalí
    Sinécdoque
    Consiste en una metonimia muy característica en la que una parte sustituye a un conjunto más amplio o, al contrario, un conjunto por una parte concreta.
    La ciudad le recibió cálidamente (personas de la ciudad)
    Símbolo y la alegoría
    Esta figura no compara por un parecido más o menos plástico, o por contigüidad y familiaridad, sino por convención social. Es decir, "todos" saben que al citar "la sagrada cruz" se refiere a la crucifixión de Cristo o que la paloma simboliza la paz.
    Paloma blanca, ven a mí
    La Metáfora
    Te recuerdo como eras
    Te recuerdo como eras en el último otoño.
    Eras la boina gris y el corazón en calma.
    En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo
    .
    Y las hojas caían en el agua de tu alma.
    Apegada a mis brazos como una enredadera,
    las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
    Hoguera de estupor en que mi ser ardía.
    Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.
    Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
    boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
    hacia donde emigraban mis profundos anhelos
    y caían mis besos alegres como brasas.
    Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
    ¡Te recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
    Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
    Hojas secas de otoño giraban en tu alma. (Neruda)

    Cuando Neruda dice:
    Apegada a mis brazos como una enredadera
    está realizando una comparación;
    El poeta imagina a su amada como una enredadera que lo envuelve entre sus ramas. En toda comparación, se encuentra la cosa comparada y la cosa parecida, unidas por un nexo que puede ser la palabra como, cual, tal, igual a, etcétera.
    otros ejemplos de comparación:
    Tus ojos son cual crepúsculo dorado.
    Compara la belleza de los ojos, bonitos y brillantes, con el crepúsculo dorado del sol al atardecer.
    Tus labios como pétalos perfumados.
    Se compara la suavidad y el perfume de los labios con los pétalos perfumados de una flor.
    Pero estas comparaciones, no son metáforas, sino simplemente comparaciones, debido al nexo que las une.
    La metáfora es un reemplazo, de la palabra o idea que representa la realidad, por la idea que tiene el poeta de esa realidad, expresando una idea, con el nombre de otra.
    por ejemplo:
    En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
    ¿Cómo construyó el poeta esta figura?
    ) se preguntó: ¿A qué se parece el brillo de tus ojos?
    Como sus ojos son tan bellos, limpios y brillantes, parecen resplandecer con brillos y colores semejantes a los del sol en el atardecer.
    ) dijo: El brillo de tus ojos es como las llamas del crepúsculo.
    Pero todavía tenía una comparación; si suprimía el nexo y quitaba los elementos reales, quedarían solamente los elementos imaginativos, construyendo una metáfora.
    Así, en vez de decir:
    En tus ojos se movían brillos y colores semejantes a los del sol en el atardecer.
    Simplemente dijo:
    En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo. (Metáfora)
    En el ejemplo siguiente:
    Me rodearon tus brazos como una enredadera.
    Los elementos reales son “tus brazos” y los está comparando con una enredadera; el nexo comparativo es como.
    Para transformar esta comparación en metáfora, sería:
    Quedé atrapado en la enredadera de tu amor.
    Cómo hacer metáforas:

    Para hacer nuevas metáforas, es necesario aprender a crearlas.
    Hay que recordar que las metáforas tienen como base una comparación y a partir de ella se llega a la metáfora.
    Por ejemplo:

    Comparación: Tus labios son rojos como el coral.
    Metáfora: Tus labios de coral. El coral de tu boca.

    Comparación: Tus ojos son negros cual la noche.
    Metáfora: Tus ojos de noche. La noche de tus ojos

    Cuando la comparación se transforma en metáfora desaparece la partícula o nexo comparativo (cual, como, igual a, tal, etcétera). Desaparece el elemento real y sólo queda el elemento irreal, debido a que la comparación enfrenta dos términos: uno real y otro irreal.
    En la comparación:
    Tus labios son rojos como el coral,
    el nexo comparativo es como.
    Para que esta comparación se transforme en metáfora, desaparece el término real (queda escondido, tácito), se elimina el nexo comparativo como y la expresión es ahora una comparación abreviada que se conoce con el nombre de metáfora: Tus labios de coral.

    Un saludo cordial,
    Eduardo L. de la Barra

    LA METÁFORA,

    ARQUITECTURA SENSORIAL DE LA IMAGINACIÓN

    Ramón Iván Suárez Caamal

    Cuando un escultor cincela el mármol o da forma a la arcilla, toda su sensibilidad se manifiesta a través del tacto: pesa, toca, golpea, acaricia, sostiene el mundo con las manos. El pintor, por su parte, recrea la realidad con la vista. Colores en armoniosa danza nacen del caos para tomar forma. Uno y otro artista trabajan con materiales carentes de significado. Su tarea es darles sentido. Aún la música, la más aérea de las artes, enamora el oído a través de melodías, acordes, tesituras y ritmos.
    Al otro lado del puente está la literatura, y en ella, la poesía. Su material expresivo es la palabra la cual está cargada de significado pero carece de corporeidad. La tarea del escritor es, por tanto, darle consistencia. Que la podamos mirar, tocar, morder como a un delicioso fruto. Y esta labor está encomendada a la metáfora. Son muchas sus definiciones y no vienen al caso. Más importante es el gozo de capturarlas al leer o escribir. Camaleón del texto, miméticas en su arco iris semántico, las metáforas viajan al núcleo del lenguaje, dan lustre a las palabras desgastadas por el uso, arrojan sus redes de asociaciones y unen lo semejante y lo diverso. Hay un relámpago de intuiciones cuando una de ellas porta la llave que abrirá nuestro espíritu a la contemplación de la verdad y belleza que habitan cada uno de los rincones de lo aparente y lo oculto. Cuando la palabra da en el blanco a través de la metáfora, los objetos más comunes, las situaciones más triviales se muestran en toda su complejidad: por el ojo de la aguja del tiempo cotidiano pasan, no sólo el camello bíblico sino peces, árboles derribados y expediciones al mundo invisible.
    Esto nos lleva a considerarla no como un adorno del lenguaje y sí hueso, nervio y alma de la expresión. No quiere decir que los poemas deban estar sobrecargados con el lenguaje connotativo. En el hilo del discurso poético se equilibran con ideas y hechos que se narran.
    Basado en las consideraciones anteriores, aventuremos una primera clasificación de las metáforas: SENSORIALES y AFECTIVAS. Las primeras son aprehendidas por medio de los sentidos. El poeta interioriza el mundo, contempla la realidad externa y la da a conocer desde su particular visión. En las segundas, el mundo interno se expresa a través de la realidad externa. Los particulares estados anímicos del escritor son mostrados por medio de seres y objetos en sin igual ordenamiento metafórico. Ejemplifico.

    METÁFORAS SENSORIALES:

    Visuales:

    Al mar no podemos regresar/ el mar ha envejecido/ muestra arrugas blancas y espuma alrededor de los labios… (Breyten Breytenbah).

    Visuales y táctiles:

    Llora el hielo/ quiere/ ser diamante… (Meztli Vianey Suárez Mc-liberty)
    los últimos dedos de las hojas / se aferran y se hunden en la ribera húmeda… ( T. S. Eliot).


    Gustativas, visuales y táctiles:

    ( Frutas )… las que sabían ácidas a tarde de tormenta, / las que tenían un vago sabor de luciérnaga de plata, / las que eran ambrosía o simplemente una caricia, / las que sabían a abrazo de la muerte, / las de cielo de invierno, las de dulce congoja… (Otto Raúl González).

    Auditivas:

    Una campana/ a mitad del silencio; / luego el silencio./¿Yo, qué puedo añadir / si no estas líneas muertas…? (Ramón Iván Suárez Caamal).

    METÁFORAS AFECTIVAS:

    Si en las metáforas sensoriales hay una cierta similitud entre los dos elementos que se relacionan, en las afectivas son el punto de partida del desarrollo textual.
    Digamos que hay una sola metáfora que abarca todo el poema.
    Valga el ejemplo siguiente:

    CIRIOS (Constantino P. Cavafis)
    Los días futuros se levantan ante nosotros
    como una fila de pequeños cirios encendidos,
    pequeños cirios dorados, cálidos y vivos.

    Los días pasados permanecen entre nosotros,
    triste hilera de cirios apagados.
    Los más recientes humean todavía,
    cirios fríos, fundidos e inclinados.

    No quiero verlos; su aspecto me aflige.
    El recuerdo de su antigua luz me daña.
    Y contemplo delante mis cirios encendidos.

    No quiero ni volver la cabeza
    ni constatar, temblando, cuán rápido
    la sombría hilera se alarga,
    cuán pronto los cirios apagados se multiplican.

    Otra clasificación de las metáforas aparece a partir cómo se relacionan los elementos de la realidad.

    1. Las que nacen de una cuidadosa observación de la realidad. Supongamos que nuestro sujeto poético es una tortuga. Tiene como características principales su lentitud, longevidad, piel arrugada, su carapacho, etc.

    LENTITUD:

    Tortuga: reloj de pared descompuesto.
    Los días aburridos navegan sobre el carapacho de una tortuga.


    PIEL ARRUGADA:

    En pleno verano usan bufanda las tortugas.
    Viejas verdes, las tortugas estiran el cuello para quitarse los años.


    CARAPACHO:

    Los caracoles y las tortugas nunca pagan renta.
    Las tortugas duermen siempre a puerta cerrada.
    Tortuga boca arriba: anticipo de cazuela.


    2. Metáforas que acercan realidades distintas para formar una nueva. Aquí lo importante es la audacia al relacionar dos elementos de la realidad; mientras más lejanos, mejor será el logro:

    “Las palabras son islas/ fabulosas, dispersas/ en el mar del silencio…”
    “El hombre es un precipicio/ a cuyos bordes se acerca/ la muerte con un puñado/ de palabras como piedras…”
    (Orlando González Esteva)

    3. Metáforas que unen elementos contrarios. Los antónimos constituyen su material de trabajo:

    “Toda hecha de ausencias tu presencia.”
    “Estar juntos se apoya en nuestras soledades.”
    “Hoy tenemos cuerpos de hacer más alma.”
    “El abrazo que pone en libertad a lo abrazado.”
    (Ulalume González de León)


    4. Las que nos revelan la pluralidad e interdependencia de lo real. La realidad se abre en un abanico de significados. Algo es y no es sino aquello y lo otro simultáneamente: un libro es un libro y no es un libro sino un pájaro, una estrella, el mar o lo que deseemos. El procedimiento que lleva a este tipo de metáforas consiste en darle un vuelco sorpresivo a las frases aparentemente comunes:

    “Un hombre pasa con un pan al hombro…” (César Vallejo)
    “Un pájaro vivía en mí./ Una flor viajaba en mi sangre./ Mi corazón era un violín…” (Juan Gelman)


    También se pueden clasificar las metáforas partiendo del criterio sintáctico. Este artilugio permite crearlas con mayor facilidad. Pueden reconocerse las siguientes:

    1. En función de complemento adnominal o modificador indirecto:

    “Una bandada de palabras / posándose / una/ a / una / en los alambres de la página.” (Julio Cortázar)

    2. En función de aposición (expansión del sustantivo):

    “Cuchara, / cuenca / de / la más antigua / mano del hombre…” (Pablo Neruda)
    “Pulgar, diente flojo de un caballo. / Gallo para sus gallinas. / Cuerno de un diablo. Gordo gusano / que han atado a mi carne…” (Charles Simic)


    3. En función de predicativo. Es el verbo copulativo SER el que produce la metáfora al relacionar términos semánticamente distantes:

    “Permítanme decir que la poesía / es una habitación a oscuras…” (Sebastián Salazar Bondy)

    4. En función de adjetivo calificativo o modificador directo del sustantivo:

    “Pájaro paisaje / nada se oye…”
    “La silla animal / rompe el escaparate…”
    (Ricardo Bernal)


    5. En función de circunstancial de lugar, tiempo o modo:

    “Ni un pájaro queda / en la jaula vacía de sus costillas…” (Enrique Molina)

    “Viene la lluvia con pasos de tortuga…” (Efraín Bartolomé)

    6. En función de verbo metaforizador. Suelen ser las de mayor eficacia y dan lugar a inventarios ilimitados pues al asociar elementos que no guardan relación lógica hacen posible los hallazgos de imágenes inusitadas e inusuales:

    “Mucha lectura envejece la imaginación / del ojo, suelta todas las abejas pero mata el zumbido / de lo invisible, corre, crece / tentacular, se arrastra, sube al vacío / en nombre / del conocimiento…” (Gonzalo Rojas)

    7. Por perífrasis o circunlocución. Consiste en utilizar una frase para decir lo que podría expresarse con una palabra. Menciona las cualidades y atributos del objeto:

    “Madre de piedra, espuma de los cóndores. / Alto arrecife de la aurora humana. / Pala perdida en la primera arena…” (Pablo Neruda, escribiendo de Macchu Picchu)

    8. Caso especial es el de la metáfora por permutación sintáctica. El núcleo del sujeto cambia de sitio con el núcleo del objeto directo, o permutan las acciones de los verbos o los adjetivos:

    “Aquí el aire respira hombres puros…” (José Ramón Nevárez)
    “Ojos mudos lo ven / Labios ciegos intentan precisar tanta deriva…” (Ida Vitale)
    “Pájaros que echan raíces / y árboles en largo vuelo verde…”


    Concluyo esta primera parte de la arquitectura de la metáfora con aquéllas en donde los atributos del ser humano se aplican a la naturaleza o cuando es la naturaleza la que se instala en el cuerpo humano:

    “El día abre la mano. / Tres nubes / y estas pocas palabras…”
    “… tu vientre es una plaza soleada, / tus pechos dos iglesias donde oficia / la sangre sus misterios paralelos…”
    (Octavio Paz)


    Antes de construir la catedral del poema el aprendiz debe lograr la habilidad en el tallado de las piedras que conformarán su edificio verbal. Una vez conseguido lo anterior, se olvidará de la fuerza de gravedad y remontará su vuelo en alas de la imagen y no correrá el peligro, como Ícaro, de despeñarse en el fracaso. Leer e identificar estas construcciones metafóricas, practicar y practicar a escribirlas son requisito para recrear el mundo y sus misterios.

  2. #2
    Una dama muy querida en esta casa. Avatar de coral
    Fecha de ingreso
    16 mar, 06
    Edad
    67
    Mensajes
    8,196

    Predeterminado Re: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

    Encantatadísima al leer tan importante foro, tendré que leer y releer por que quiero aprender.Sería bueno que muchos aficionados a la poesía no dejar pasar ete importante foro. Gracias maestro es un honor.
    LA VIDA LA ENTENDEMOS CUANDO MIRAMOS DENTRO DE NOSOTROS Y HALLAMOS LA VERDAD DE NUESTRA EXISTENCIA
    * CORAL *



    http://www.gifanimados.com/mujeres/arte/5fmcomputer.gif

  3. #3
    Miembro del jurado. MODERADORA GLOBAL EN PROSA.
    Blogueros

    Avatar de ROSA
    Fecha de ingreso
    09 nov, 07
    Mensajes
    14,584
    Blog Entries
    12

    Predeterminado Re: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

    Gracias "MAESTRO" por poner el ejemplo de ESPAÑA, ojala sea apreciadas estas lecciones tuyas que tanto empeño pones,pocos foros hay como este amigo, gracias ati por tan valiosa ayuda.Un abrazo

  4. #4
    Reconstructor de sueños rotos Avatar de Arturo Acosta
    Fecha de ingreso
    09 jun, 07
    Mensajes
    1,483

    Predeterminado Re: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

    Cita Iniciado por edelabarra Ver mensaje

    En el ejemplo siguiente:
    Me rodearon tus brazos como una enredadera
    .
    Los elementos reales son “tus brazos” y los está comparando con una enredadera; el nexo comparativo es como.
    Para transformar esta comparación en metáfora, sería:
    Quedé atrapado en la enredadera de tu amor.
    Edelabarra, mis felicitaciones y admiración por la destreza y maestría con que construyes tus versos, y más loable, el que compartas con todos nosotros este bagaje de conocimientos que sin duda, son el fruto de muchos años, de muchas letras, de mucha lectura, investigación y experiencia.

    Sin duda, interpretar lo que un poeta quiso decir en sus obras, es tarea de titanes.

    Particularmente, cuando pasas de la comparación a la metáfora en éstos renglones arriba transcritos, -desde mi muy pobre vista-, considero que quedaría con más apego a lo que el Maestro Neruda quiso decir, de la siguiente manera:

    Comparación: "Me rodearon tus brazos como una enredadera"

    Metáfora: "Quedé atrapado en la enredadera de tus brazos"

    Donde el poeta quiso referirse no a los brazos, sino a la manera muy peculiar con que su amada lo abraza, abarcando todo y no dejando espacio a nada.

    Inicialmente tenía la intención de enviarte un mensaje privado para obtener luz sobre ambos puntos de vista, el tuyo y el mio. Sin embargo, considero que ésta es una manera -el discurrimiento de las ideas-, que nos puede llevar a todos los que participan en el foro, para el enriquecimiento de la Poesía, como tal: Un Arte, el arte del versar y de la palabra. Saludos, Edelabarra, con afecto y una gran admiración a tu pluma, a tu inspiración y a la manera tan desprendida de compartir tu arte.

    *D.R. Arturo Acosta

  5. #5
    Moderador enseñante de CURSOS DE POESÍA. Moderador/a/enseñante
    Blogueros
    Avatar de edelabarra
    Fecha de ingreso
    22 jun, 07
    Mensajes
    20,830

    Predeterminado Re: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

    Cita Iniciado por coral Ver mensaje
    Encantatadísima al leer tan importante foro, tendré que leer y releer por que quiero aprender.Sería bueno que muchos aficionados a la poesía no dejar pasar ete importante foro. Gracias maestro es un honor.
    Me alegra mucho, querida Coral, encontrarte como primera visita a este escrito;
    siempre es bueno leer lo que escribieron otros, (no yo),
    siendo ésta simplemente una recopilación de conocimientos de escritores varios,
    que he extractado de mis libros y de otras fuentes,
    como indico en la bibliografía del texto Nº 1,
    El honor es mío, por tu grata presencia;
    un abrazo, querida poeta,
    Eduardo.

  6. #6
    Moderador enseñante de CURSOS DE POESÍA. Moderador/a/enseñante
    Blogueros
    Avatar de edelabarra
    Fecha de ingreso
    22 jun, 07
    Mensajes
    20,830

    Predeterminado Re: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

    Cita Iniciado por ROSA Ver mensaje
    Gracias "MAESTRO" por poner el ejemplo de ESPAÑA, ojala sea apreciadas estas lecciones tuyas que tanto empeño pones,pocos foros hay como este amigo, gracias ati por tan valiosa ayuda.Un abrazo
    España, es cuna de muchas bellezas literarias
    y también de muchas personas admirables,
    como tú, por ejemplo;
    Un beso, querida Rosa, por tus palabras,
    Eduardo.

  7. #7
    Moderador enseñante de CURSOS DE POESÍA. Moderador/a/enseñante
    Blogueros
    Avatar de edelabarra
    Fecha de ingreso
    22 jun, 07
    Mensajes
    20,830

    Predeterminado Re: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

    Cita Iniciado por Arturo Acosta Ver mensaje
    Edelabarra, mis felicitaciones y admiración por la destreza y maestría con que construyes tus versos, y más loable, el que compartas con todos nosotros este bagaje de conocimientos que sin duda, son el fruto de muchos años, de muchas letras, de mucha lectura, investigación y experiencia.

    Sin duda, interpretar lo que un poeta quiso decir en sus obras, es tarea de titanes.

    Particularmente, cuando pasas de la comparación a la metáfora en éstos renglones arriba transcritos, -desde mi muy pobre vista-, considero que quedaría con más apego a lo que el Maestro Neruda quiso decir, de la siguiente manera:

    Comparación: "Me rodearon tus brazos como una enredadera"

    Metáfora: "Quedé atrapado en la enredadera de tus brazos"

    Donde el poeta quiso referirse no a los brazos, sino a la manera muy peculiar con que su amada lo abraza, abarcando todo y no dejando espacio a nada.

    Inicialmente tenía la intención de enviarte un mensaje privado para obtener luz sobre ambos puntos de vista, el tuyo y el mio. Sin embargo, considero que ésta es una manera -el discurrimiento de las ideas-, que nos puede llevar a todos los que participan en el foro, para el enriquecimiento de la Poesía, como tal: Un Arte, el arte del versar y de la palabra. Saludos, Edelabarra, con afecto y una gran admiración a tu pluma, a tu inspiración y a la manera tan desprendida de compartir tu arte.
    Me parece muy oportuno y acertado tu comentario, porque me sirve para corregir y aclarar lo que tal vez expliqué mal;
    si partimos desde la comparación, "Me rodearon tus brazos como una enredadera", en realidad la forma habitual para pasar a la metáfora, es dejar la idea que reemplaza al elemento real "los brazos" y suprimir ese elemento real; por lo que no sería rigurosamente correcto que yo haya agregado la palabra "amor", sino que deberia haber puesto "Quedé atrapado en tu enredadera", porque de eso se trata, de un reemplazo, una sustitución del elemento real por la idea hallada que con otras palabras dice algo que para el poeta es similar o lo mismo.
    Te agradezco especialmente los conceptos elogiosos que agregas y que valores mi trabajo;
    un saludo cordial,
    edelabarra

  8. #8
    Poeta adicto al portal
    Fecha de ingreso
    17 jul, 07
    Mensajes
    1,139

    Predeterminado Re: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

    Como esta, le he prestado suma atención a sus enseñanzas, que tuve que tomar papel y lápiz, maestro para analizar cada uno de los conceptos, que usted nos brindas con gran sabiduría, y aun no he concluido esa tarea. Un gusto para mi cultivar mis pocos conocimientos , instruyendome y aprendiendo con lo que usted nos dejas. Y no me queda me más que decirle, Maestro, estoy a su disposición para intervenir en sus talleres de conocimiento, en cuanto a la poesía y la gramática se refiere.
    Disculpe si no me he expresado muy bien, pero es que ante usted ...
    Mi cariño y mis respetos
    Gracias y un Abrazo hermano-Maestro

  9. #9
    Moderador enseñante de CURSOS DE POESÍA. Moderador/a/enseñante
    Blogueros
    Avatar de edelabarra
    Fecha de ingreso
    22 jun, 07
    Mensajes
    20,830

    Predeterminado Re: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

    Cita Iniciado por LOUISA Ver mensaje
    MI querido Edel, ahora si me quedo mas que claro la fantastica clase de Metaforas.
    Es una emocion aprender a enriquecer la poesia, con tan hermosas metaforas, como dijiste en la ultima parte de la clase, solo hay q practicar muchisimooo.
    Ya te estare enseñando el poema que hare para ti, en conjunto con las demas chicas de la clase.
    Un abrazo enorme y gracias por dedicarnos su tiempo y paciencia. Saludos!
    Tus palabras querida Louisa, me llenan de orgullo y de felicidad,
    porque lo más lindo para alguien que trata de enseñar,
    es la gratitud de sus discípulos;
    me alegra muchísimo que le encuentres utilidad a estos apuntes,
    yo también lo disfruto realmente.
    Un beso,
    Eduardo.

  10. #10
    Poeta que considera el portal su segunda casa Avatar de lore1
    Fecha de ingreso
    28 feb, 09
    Mensajes
    8,143

    Predeterminado Re: 26. La metáfora. (Cómo crearla).

    Cita Iniciado por edelabarra Ver mensaje
    La metáfora y los tropos

    En la poesía, el grupo de figuras retóricas más común es la de sustitución, en la que las palabras simbolizan una imagen o concepto superior y parecido a su significado sintáctico. También llamados tropos, son por tanto, los casos en los que se produce un cambio de significación en las palabras.

    El símil o comparación
    La comparación no es un tropo, pues no desaparecen ni el referente ni el referido. Es decir, se expresa que el elemento A se parece al B, sin omitir el primer elemento, A.
    Sin embargo, la comparación es la raíz de los tropos.

    Existen distintos procesos de comparación que dan lugar a distintas figuras:


    Es manso como un corderillo


    (manso A = corderillo B)


    Metáfora
    Consiste en una comparación sin dejar constancia gramatical del símil ("es como", "se parece a", etc).
    La palabra "metáfora" significa en griego "trasposición" y en ella se identifica el elemento real A directamente con el elemento imaginario B. Existen distintos esquemas de metáforas:


    A es B ella es un manojo de nervios


    B de A (B=A) tocando el tambor del llano (el llano es como un tambor)


    A, B El amor, herida mortal



    B (en lugar de A) Su luna de pergamino (pandereta)


    Metonimia
    Es una figura también común en el habla coloquial. Se trata de una identificación por contigüidad. Así, se designa a un jugador de fútbol "numero siete" por el número de su camiseta, "España" por "selección española de fútbol", etc... Existen también muchos tipos de metonimia, algunos de ellos son:


    Efecto y causa el disparo rebotó en la pared


    Continente y contenido me tomé una copa


    autor y obra en mi casa tengo un Dalí


    Sinécdoque
    Consiste en una metonimia muy característica en la que una parte sustituye a un conjunto más amplio o, al contrario, un conjunto por una parte concreta.


    La ciudad le recibió cálidamente (personas de la ciudad)


    Símbolo y la alegoría
    Esta figura no compara por un parecido más o menos plástico, o por contigüidad y familiaridad, sino por convención social. Es decir, "todos" saben que al citar "la sagrada cruz" se refiere a la crucifixión de Cristo o que la paloma simboliza la paz.


    Paloma blanca, ven a mí



    La Metáfora

    Te recuerdo como eras


    Te recuerdo como eras en el último otoño.
    Eras la boina gris y el corazón en calma.
    En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.
    Y las hojas caían en el agua de tu alma.



    Apegada a mis brazos como una enredadera,
    las hojas recogían tu voz lenta y en calma.
    Hoguera de estupor en que mi ser ardía.
    Dulce jacinto azul torcido sobre mi alma.



    Siento viajar tus ojos y es distante el otoño:
    boina gris, voz de pájaro y corazón de casa
    hacia donde emigraban mis profundos anhelos
    y caían mis besos alegres como brasas.



    Cielo desde un navío. Campo desde los cerros.
    ¡Te recuerdo es de luz, de humo, de estanque en calma!
    Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
    Hojas secas de otoño giraban en tu alma. (Neruda)


    Cuando Neruda dice:
    Apegada a mis brazos como una enredadera
    está realizando una comparación;
    El poeta imagina a su amada como una enredadera que lo envuelve entre sus ramas. En toda comparación, se encuentra la cosa comparada y la cosa parecida, unidas por un nexo que puede ser la palabra como, cual, tal, igual a, etcétera.
    otros ejemplos de comparación:

    Tus ojos son cual crepúsculo dorado.

    Compara la belleza de los ojos, bonitos y brillantes, con el crepúsculo dorado del sol al atardecer.

    Tus labios como pétalos perfumados.

    Se compara la suavidad y el perfume de los labios con los pétalos perfumados de una flor.
    Pero estas comparaciones, no son metáforas, sino simplemente comparaciones, debido al nexo que las une.
    La metáfora es un reemplazo, de la palabra o idea que representa la realidad, por la idea que tiene el poeta de esa realidad, expresando una idea, con el nombre de otra.
    por ejemplo:

    En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo.

    ¿Cómo construyó el poeta esta figura?
    ) se preguntó: ¿A qué se parece el brillo de tus ojos?
    Como sus ojos son tan bellos, limpios y brillantes, parecen resplandecer con brillos y colores semejantes a los del sol en el atardecer.
    ) dijo: El brillo de tus ojos es como las llamas del crepúsculo.
    Pero todavía tenía una comparación; si suprimía el nexo y quitaba los elementos reales, quedarían solamente los elementos imaginativos, construyendo una metáfora.
    Así, en vez de decir:
    En tus ojos se movían brillos y colores semejantes a los del sol en el atardecer.
    Simplemente dijo:
    En tus ojos peleaban las llamas del crepúsculo. (Metáfora)
    En el ejemplo siguiente:

    Me rodearon tus brazos como una enredadera.

    Los elementos reales son “tus brazos” y los está comparando con una enredadera; el nexo comparativo es como.
    Para transformar esta comparación en metáfora, sería:

    Quedé atrapado en la enredadera de tu amor.


    Cómo hacer metáforas:

    Para hacer nuevas metáforas, es necesario aprender a crearlas.
    Hay que recordar que las metáforas tienen como base una comparación y a partir de ella se llega a la metáfora.
    Por ejemplo:

    Comparación: Tus labios son rojos como el coral.
    Metáfora: Tus labios de coral. El coral de tu boca.

    Comparación: Tus ojos son negros cual la noche.
    Metáfora: Tus ojos de noche. La noche de tus ojos

    Cuando la comparación se transforma en metáfora desaparece la partícula o nexo comparativo (cual, como, igual a, tal, etcétera). Desaparece el elemento real y sólo queda el elemento irreal, debido a que la comparación enfrenta dos términos: uno real y otro irreal.
    En la comparación:
    Tus labios son rojos como el coral,
    el nexo comparativo es como.
    Para que esta comparación se transforme en metáfora, desaparece el término real (queda escondido, tácito), se elimina el nexo comparativo como y la expresión es ahora una comparación abreviada que se conoce con el nombre de metáfora: Tus labios de coral.

    Un saludo cordial,
    Eduardo L. de la Barra

    LA METÁFORA,

    ARQUITECTURA SENSORIAL DE LA IMAGINACIÓN

    Ramón Iván Suárez Caamal

    Cuando un escultor cincela el mármol o da forma a la arcilla, toda su sensibilidad se manifiesta a través del tacto: pesa, toca, golpea, acaricia, sostiene el mundo con las manos. El pintor, por su parte, recrea la realidad con la vista. Colores en armoniosa danza nacen del caos para tomar forma. Uno y otro artista trabajan con materiales carentes de significado. Su tarea es darles sentido. Aún la música, la más aérea de las artes, enamora el oído a través de melodías, acordes, tesituras y ritmos.
    Al otro lado del puente está la literatura, y en ella, la poesía. Su material expresivo es la palabra la cual está cargada de significado pero carece de corporeidad. La tarea del escritor es, por tanto, darle consistencia. Que la podamos mirar, tocar, morder como a un delicioso fruto. Y esta labor está encomendada a la metáfora. Son muchas sus definiciones y no vienen al caso. Más importante es el gozo de capturarlas al leer o escribir. Camaleón del texto, miméticas en su arco iris semántico, las metáforas viajan al núcleo del lenguaje, dan lustre a las palabras desgastadas por el uso, arrojan sus redes de asociaciones y unen lo semejante y lo diverso. Hay un relámpago de intuiciones cuando una de ellas porta la llave que abrirá nuestro espíritu a la contemplación de la verdad y belleza que habitan cada uno de los rincones de lo aparente y lo oculto. Cuando la palabra da en el blanco a través de la metáfora, los objetos más comunes, las situaciones más triviales se muestran en toda su complejidad: por el ojo de la aguja del tiempo cotidiano pasan, no sólo el camello bíblico sino peces, árboles derribados y expediciones al mundo invisible.
    Esto nos lleva a considerarla no como un adorno del lenguaje y sí hueso, nervio y alma de la expresión. No quiere decir que los poemas deban estar sobrecargados con el lenguaje connotativo. En el hilo del discurso poético se equilibran con ideas y hechos que se narran.
    Basado en las consideraciones anteriores, aventuremos una primera clasificación de las metáforas: SENSORIALES y AFECTIVAS. Las primeras son aprehendidas por medio de los sentidos. El poeta interioriza el mundo, contempla la realidad externa y la da a conocer desde su particular visión. En las segundas, el mundo interno se expresa a través de la realidad externa. Los particulares estados anímicos del escritor son mostrados por medio de seres y objetos en sin igual ordenamiento metafórico. Ejemplifico.

    METÁFORAS SENSORIALES:

    Visuales:

    Al mar no podemos regresar/ el mar ha envejecido/ muestra arrugas blancas y espuma alrededor de los labios… (Breyten Breytenbah).

    Visuales y táctiles:

    Llora el hielo/ quiere/ ser diamante… (Meztli Vianey Suárez Mc-liberty)
    los últimos dedos de las hojas / se aferran y se hunden en la ribera húmeda… ( T. S. Eliot).

    Gustativas, visuales y táctiles:

    ( Frutas )… las que sabían ácidas a tarde de tormenta, / las que tenían un vago sabor de luciérnaga de plata, / las que eran ambrosía o simplemente una caricia, / las que sabían a abrazo de la muerte, / las de cielo de invierno, las de dulce congoja… (Otto Raúl González).

    Auditivas:

    Una campana/ a mitad del silencio; / luego el silencio./¿Yo, qué puedo añadir / si no estas líneas muertas…? (Ramón Iván Suárez Caamal).

    METÁFORAS AFECTIVAS:

    Si en las metáforas sensoriales hay una cierta similitud entre los dos elementos que se relacionan, en las afectivas son el punto de partida del desarrollo textual.
    Digamos que hay una sola metáfora que abarca todo el poema.
    Valga el ejemplo siguiente:


    CIRIOS (Constantino P. Cavafis)


    Los días futuros se levantan ante nosotros
    como una fila de pequeños cirios encendidos,
    pequeños cirios dorados, cálidos y vivos.

    Los días pasados permanecen entre nosotros,
    triste hilera de cirios apagados.
    Los más recientes humean todavía,
    cirios fríos, fundidos e inclinados.

    No quiero verlos; su aspecto me aflige.
    El recuerdo de su antigua luz me daña.
    Y contemplo delante mis cirios encendidos.

    No quiero ni volver la cabeza
    ni constatar, temblando, cuán rápido
    la sombría hilera se alarga,
    cuán pronto los cirios apagados se multiplican.

    Otra clasificación de las metáforas aparece a partir cómo se relacionan los elementos de la realidad.

    1. Las que nacen de una cuidadosa observación de la realidad. Supongamos que nuestro sujeto poético es una tortuga. Tiene como características principales su lentitud, longevidad, piel arrugada, su carapacho, etc.

    LENTITUD:

    Tortuga: reloj de pared descompuesto.
    Los días aburridos navegan sobre el carapacho de una tortuga.

    PIEL ARRUGADA:

    En pleno verano usan bufanda las tortugas.
    Viejas verdes, las tortugas estiran el cuello para quitarse los años.

    CARAPACHO:

    Los caracoles y las tortugas nunca pagan renta.
    Las tortugas duermen siempre a puerta cerrada.
    Tortuga boca arriba: anticipo de cazuela.

    2. Metáforas que acercan realidades distintas para formar una nueva. Aquí lo importante es la audacia al relacionar dos elementos de la realidad; mientras más lejanos, mejor será el logro:

    “Las palabras son islas/ fabulosas, dispersas/ en el mar del silencio…”
    “El hombre es un precipicio/ a cuyos bordes se acerca/ la muerte con un puñado/ de palabras como piedras…” (Orlando González Esteva)

    3. Metáforas que unen elementos contrarios. Los antónimos constituyen su material de trabajo:

    “Toda hecha de ausencias tu presencia.”
    “Estar juntos se apoya en nuestras soledades.”
    “Hoy tenemos cuerpos de hacer más alma.”
    “El abrazo que pone en libertad a lo abrazado.” (Ulalume González de León)

    4. Las que nos revelan la pluralidad e interdependencia de lo real. La realidad se abre en un abanico de significados. Algo es y no es sino aquello y lo otro simultáneamente: un libro es un libro y no es un libro sino un pájaro, una estrella, el mar o lo que deseemos. El procedimiento que lleva a este tipo de metáforas consiste en darle un vuelco sorpresivo a las frases aparentemente comunes:

    “Un hombre pasa con un pan al hombro…” (César Vallejo)
    “Un pájaro vivía en mí./ Una flor viajaba en mi sangre./ Mi corazón era un violín…” (Juan Gelman)

    También se pueden clasificar las metáforas partiendo del criterio sintáctico. Este artilugio permite crearlas con mayor facilidad. Pueden reconocerse las siguientes:

    1. En función de complemento adnominal o modificador indirecto:

    “Una bandada de palabras / posándose / una/ a / una / en los alambres de la página.” (Julio Cortázar)

    2. En función de aposición (expansión del sustantivo):

    “Cuchara, / cuenca / de / la más antigua / mano del hombre…” (Pablo Neruda)
    “Pulgar, diente flojo de un caballo. / Gallo para sus gallinas. / Cuerno de un diablo. Gordo gusano / que han atado a mi carne…” (Charles Simic)

    3. En función de predicativo. Es el verbo copulativo SER el que produce la metáfora al relacionar términos semánticamente distantes:

    “Permítanme decir que la poesía / es una habitación a oscuras…” (Sebastián Salazar Bondy)

    4. En función de adjetivo calificativo o modificador directo del sustantivo:

    “Pájaro paisaje / nada se oye…”
    “La silla animal / rompe el escaparate…” (Ricardo Bernal)

    5. En función de circunstancial de lugar, tiempo o modo:

    “Ni un pájaro queda / en la jaula vacía de sus costillas…” (Enrique Molina)

    “Viene la lluvia con pasos de tortuga…” (Efraín Bartolomé)

    6. En función de verbo metaforizador. Suelen ser las de mayor eficacia y dan lugar a inventarios ilimitados pues al asociar elementos que no guardan relación lógica hacen posible los hallazgos de imágenes inusitadas e inusuales:

    “Mucha lectura envejece la imaginación / del ojo, suelta todas las abejas pero mata el zumbido / de lo invisible, corre, crece / tentacular, se arrastra, sube al vacío / en nombre / del conocimiento…” (Gonzalo Rojas)

    7. Por perífrasis o circunlocución. Consiste en utilizar una frase para decir lo que podría expresarse con una palabra. Menciona las cualidades y atributos del objeto:

    “Madre de piedra, espuma de los cóndores. / Alto arrecife de la aurora humana. / Pala perdida en la primera arena…” (Pablo Neruda, escribiendo de Macchu Picchu)

    8. Caso especial es el de la metáfora por permutación sintáctica. El núcleo del sujeto cambia de sitio con el núcleo del objeto directo, o permutan las acciones de los verbos o los adjetivos:

    “Aquí el aire respira hombres puros…” (José Ramón Nevárez)
    “Ojos mudos lo ven / Labios ciegos intentan precisar tanta deriva…” (Ida Vitale)
    “Pájaros que echan raíces / y árboles en largo vuelo verde…”

    Concluyo esta primera parte de la arquitectura de la metáfora con aquéllas en donde los atributos del ser humano se aplican a la naturaleza o cuando es la naturaleza la que se instala en el cuerpo humano:

    “El día abre la mano. / Tres nubes / y estas pocas palabras…”
    “… tu vientre es una plaza soleada, / tus pechos dos iglesias donde oficia / la sangre sus misterios paralelos…” (Octavio Paz)

    Antes de construir la catedral del poema el aprendiz debe lograr la habilidad en el tallado de las piedras que conformarán su edificio verbal. Una vez conseguido lo anterior, se olvidará de la fuerza de gravedad y remontará su vuelo en alas de la imagen y no correrá el peligro, como Ícaro, de despeñarse en el fracaso. Leer e identificar estas construcciones metafóricas, practicar y practicar a escribirlas son requisito para recrear el mundo y sus misterios.
    Sigo con atención este interesante foro de poesía, con estas magistrales lecciones se aprende mucho. Muchas gracias por esta enseñanza tan valiosa. Felicitaciones y abrazos.

Página 1 de 4 1234 ÚltimoÚltimo

Marcadores

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •