Apología de lo alejado

Tema en 'Poesía realista (sin premios)' comenzado por loureed, 17 de Julio de 2017 a las 5:59 PM. Respuestas: 0 | Visitas: 66

  1. loureed

    loureed Poeta activo

    Se incorporó:
    6 de Agosto de 2016
    Mensajes:
    273
    Me gusta recibidos:
    249
    Género:
    Hombre
    Era una época muy mala
    tan mala que ahora la recuerdo como buena,
    durante 6 años estudié la carrera de filosofía y letras
    a la vez que hacia una carrera de ciencias
    y lo combinaba con drogas duras durante los fines de semana
    y hachís todos los santos días y a todas horas
    desde las 8 de la mañana
    que me levantaba
    hasta que me fumaba el último
    a las 2 de la noche
    para tratar de anestesiarme ante las pesadillas
    que eran
    las únicas que me esperaron
    calentitas en la cama,
    así que cuando me dicen tu estás zumbado
    yo les contesto
    que podía ser peor aún,
    así que estoy muy agradecido al destino,

    aunque no creo que el destino esté por encima,
    mi destino solo tiene que ver con que yo cuando estoy al límite
    doy un paso adelante
    o aprieto el puño
    o salto al vacío,
    y da igual que no sea lo correcto
    y que haya soluciones mejores y más inteligentes,
    he añadido esa característica del paso adelante a mi ADN
    y ya forma parte de mi,
    y será lo que marque mi destino,

    no es algo que tenga por naturaleza
    como el toro embiste hasta el último aliento,
    es algo que he ido conquistando poco a poco,
    y no fué fácil romper ese muro
    porque lo único que he tenido por instinto
    ha sido una sensibilidad extrema
    que me costó demasiado templar,
    aunque como el acero de una espada esa sensibilidad aún sigue vibrando
    y envolviendo el silencio con su belleza lejana,
    aunque tengo que apagar todo
    y dejar de pensar
    y esperar a la noche
    para escuchar como aún la llevo conmigo.


    Solo sobrevivían las jirafas que tenían el cuello largo,
    pero el mérito no era de las jirafas,
    el mérito era de las ramas de los árboles que estaban en lo alto
    y a mí me encanta el sabor de las ramas en lo alto
    que me vuelve loco
    porque te deja el sabor del esfuerzo
    siempre fresco
    en el aliento.

    Ya no creo en el amor
    como mucho creo
    en un futbolista dibujando con sus dos manos un corazón
    celebrando un gol mirando a la camara
    y dedicándoselo a una mujer neumática
    que espera en la jaula de oro
    de alguna urbanización al margen de las leyes
    de la humanidad
    porque todavía la vida
    de alguna forma
    y como va pudiendo
    sigue premiando a quien sale de lo más bajo
     
    #1
    Última modificación: 19 de Julio de 2017 a las 7:38 PM

Comparte esta página