Atrapada en la red

Tema en 'Fantásticos, C. Ficción, terror, aventura, intriga' comenzado por Eratalia, 26 de Abril de 2017. Respuestas: 11 | Visitas: 139

  1. Eratalia

    Eratalia Con rimas y a lo loco

    Se incorporó:
    21 de Enero de 2014
    Mensajes:
    5.232
    Me gusta recibidos:
    5.078
    [​IMG]

    Entreabrí los ojos pesadamente. Mis párpados eran dos plomizas persianas que se resistían a mi voluntad. Me incorporé con gran esfuerzo y miré a mi alrededor, me costaba reconocer el lugar donde me hallaba. Ya no estaba acostumbrada a madrugar tanto y me daba la sensación de que la luz entraba aún tan filtrada que lo veía todo en blanco y negro. Oí el repiqueteo de la lluvia. Lo que me faltaba para acabar de animarme —pensé— y me puse en pie.

    Me arreglé lo más rápidamente que pude, repasé el contenido de mi cartera y allí seguían mis herramientas de trabajo: rotuladores de color, lápices, gomas, guías didácticas… Lo cerré satisfecha de la inspección y salí.
    No me gustaba llegar con la hora justa y menos el primer día. Tenía por delante media hora, pero si encontraba atasco me fallarían los cálculos e incluso podría llegar tarde.

    Estaba nerviosa e intentaba abrir los ojos con esfuerzo, pero los párpados eran como espesas celosías que se negaban a desaparecer y que me ofrecían un aspecto distorsionado de las cosas.

    Di un acelerón y frené bruscamente. No podía modular los movimientos. Permanecía aturdida y una sensación de irrealidad me envolvía y me encrespaba.
    Por fin llegué ante la verja de colegio. La lluvia arreciaba y las imponentes siluetas de los árboles se confundían con las de las farolas que flanqueaban las zonas deportivas.

    El agua que caía furiosa chocaba contra las gradas de cemento, rebotando con fuerza. No se veía a nadie.
    Llevaba un viejo paraguas en la guantera para los casos imprevistos; al abrirlo, las varillas se separaron violentamente y la tela cayó en jirones como un cuervo al que, de súbito, el viento arrancase las alas. Lo deseché y corrí patio a través intentando guarecerme bajo mi propia cartera.

    Entré al edificio. La puerta no tenía la llave echada, pero no se escuchaba ruido alguno. Me asaltó la duda: Quizás me había confundido, era sábado o festivo, o me había equivocado de fecha. Todo podía ser, menos aquel silencio sepulcral en una escuela. Impensable.

    La sala de profesores estaba vacía. Pensé darme la vuelta y volver a casa, volver al abrigo acogedor de mi cama, rebobinar el tiempo, pero en vez de eso me precipité escaleras arriba, hacia mi aula. Me maliciaba que algo muy extraño estaba pasando y quería descubrir qué era.

    Me detuve sofocada y jadeante delante de la puerta cerrada. La bruma gris envolvía el pasillo, casi me costaba descubrir el pomo. Lo así con mano trémula, lo giré lentamente. Tenía la garganta tan seca que me parecía de lija. Tragué saliva con esfuerzo y abrí.

    La sorpresa me paralizó. Los alumnos estaban sentados en sus sillas, silenciosos e inmóviles, treinta pares de ojos que me escrutaban, sus rostros carecían de expresión.
    Intenté dar un paso atrás, pero el miedo me mantenía clavada al suelo.
    Con torpes, lentos y mecánicos movimientos los niños comenzaron a levantarse. Flemáticos e indolentes, sin mover un solo músculo de la cara avanzaban de manera unánime hacia mí.

    Espantada me fijé en sus ropas rotas, sucias, raídas, parecían un hatajo de indigentes alienados. Observé que comenzaban a extender sus manos suplicantes hacia mí. Era como una marea lenta pero inexorable y yo permanecía petrificada.
    Intenté correr, huir, dar la espalda, pero mis piernas parecían fosilizadas. Los de las primeras filas ya estaban a pocos milímetros y sus ojos, que de lejos se me antojaron escrutadores, de cerca me parecían absurdamente vacíos.

    Entonces la vi. Era una grieta enorme, a mi izquierda, justo en medio de la pizarra digital.
    Con un acopio inusitado de concentración y agilidad, salté ante mi propia sorpresa y me introduje certeramente a través de ella.
    Los vi aproximarse, palpar torpemente la pantalla una y otra vez, con sus pequeñas manos abiertas y desconcertadas.
    Comprendí que la grieta se había cerrado, que yo estaba atrapada dentro de la estrecha oquedad, del otro lado de aquella lámina blanca que antes era para nosotros una ventana al mundo, a los conocimientos, a la erudición y también a las falsedades de la red.

    Desde mi insólito reducto vislumbraba la escena. Uno tras otro fueron girando con parsimonia y en cuestión de segundos volvieron a su posición inicial, retomando sus rígidas posturas.

    Un sonido me taladró el cerebro. Lo reconocí. Era la breve sintonía de Windows. ¡El ordenador se estaba poniendo en marcha! ¡Tenía que escapar de él!

    Intenté con denuedo alargar un brazo y las yemas de mis dedos rozaron un extraño artefacto que al principio no reconocí. Pero su tacto fue mágico, la pesada bruma se disipó como por ensalmo y, entre aliviada por salir de la horrenda pesadilla y algo angustiada por mi primer día de clase, apagué el despertador, salté de la cama y marché descalza camino de la ducha.

     
    #1
  2. Recently played

    Recently played Contemplador nocturno de poemas

    Se incorporó:
    30 de Julio de 2016
    Mensajes:
    476
    Me gusta recibidos:
    406
    Género:
    Hombre
    Muy bueno, que bien escribes y que bien describes. Lo que al principio se antoja extraño y fuera de lugar cobra forma cuando uno lee el final, tengo que decir que con alivio porque empezaba a ser angustioso. Es un magnífico relato onírico, me quedo como te digo con la magnífica descripción y esa angustia e irrealidad que va creciendo hasta el final. Mis felicitaciones Era. Me dejas con ganas de más.

    Un abrazo

    Ángel
     
    #2
    A Eratalia le gusta esto.
  3. Eratalia

    Eratalia Con rimas y a lo loco

    Se incorporó:
    21 de Enero de 2014
    Mensajes:
    5.232
    Me gusta recibidos:
    5.078
    Pues muchísimas gracias, eres un ángel. El Ángel Animador.
    Abrazos.
     
    #3
    A Recently played le gusta esto.
  4. titiritero

    titiritero Poeta asiduo al portal

    Se incorporó:
    26 de Enero de 2014
    Mensajes:
    354
    Me gusta recibidos:
    197
    Muy bueno, estimada Eratalia. La atmósfera de terror está muy bien relatada y el socorrido final de que todo era un sueño, en este caso te coge verdaderamente por sorpresa. No te lo esperas.
    Un acierto, espero que nos sigas deleitando con tu prosa.
     
    #4
    A Eratalia le gusta esto.
  5. Eratalia

    Eratalia Con rimas y a lo loco

    Se incorporó:
    21 de Enero de 2014
    Mensajes:
    5.232
    Me gusta recibidos:
    5.078
    Gracias por tu paso y tu beneplácito. Yo también esperaría que nos deleitases con la tuya, pero... ¿será pedir peras al olmo?
    Un abrazote.
     
    #5
    A Maygemay le gusta esto.
  6. Maygemay

    Maygemay Poeta adicto al portal

    Se incorporó:
    29 de Julio de 2016
    Mensajes:
    1.600
    Me gusta recibidos:
    1.206
    Género:
    Mujer
    Un relato atrapante hasta la última letra. Muy bien manejado el crescendo hasta llegar al desenlace.
    Cariños, Eratalia.
     
    #6
    Última modificación: 1 de Julio de 2017
    A Eratalia le gusta esto.
  7. libelula

    libelula Tejedora de sueños

    Se incorporó:
    14 de Enero de 2012
    Mensajes:
    7.362
    Me gusta recibidos:
    5.499
    Género:
    Mujer

    Qué bueno este relato, que bien descrito, ha sido apasionante leerte.No dejes de escribir relatos, lo haces de maravilla Eratalia. Me ha encantado,mas aún al descubrir que era una pesadilla..
    Un abrazo grande con admiración y cariño
    Isabel
     
    #7
    A Eratalia le gusta esto.
  8. Eratalia

    Eratalia Con rimas y a lo loco

    Se incorporó:
    21 de Enero de 2014
    Mensajes:
    5.232
    Me gusta recibidos:
    5.078
    Muchas gracias, May, me resulta estupendo saber que he logrado atraparte con mis letras.
    Un abrazo.
     
    #8
  9. Eratalia

    Eratalia Con rimas y a lo loco

    Se incorporó:
    21 de Enero de 2014
    Mensajes:
    5.232
    Me gusta recibidos:
    5.078
    Gracias, estimada Isabel, tus palabras me producen un subidón de autoestima, que siempre viene bien. Y más en horas bajas (me refieo a creatividad).
    Un abrazote.
     
    #9
  10. sergio amigo

    sergio amigo Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    26 de Noviembre de 2009
    Mensajes:
    4.243
    Me gusta recibidos:
    1.013
    Funciona muy bien como pesadilla ya que me hacía un poco de ruido la descripción tan detallada y el lenguaje algo elevado para una aparente escolar (a esas alturas pensaba en la conveniencia de un relato en tercera persona). El reino de los sueños esta poblado de saltos cuánticos que todo lo justifican. Saludos cordiales para ti Eratalia.
     
    #10
    A Eratalia le gusta esto.
  11. Eratalia

    Eratalia Con rimas y a lo loco

    Se incorporó:
    21 de Enero de 2014
    Mensajes:
    5.232
    Me gusta recibidos:
    5.078
    Es que no era una aparente escolar, si lo lees con atención verás que la que narra la historia es la profesora, jajaja. Una escolar no va al colegio conduciendo su propio automóvil... de momento.
    Son pesadillas de docente.

    Saludos para ti también y gracias por pasar a dejar tu comentario.
     
    #11
    Última modificación: 19 de Julio de 2017 a las 2:43 PM
    A sergio amigo le gusta esto.
  12. sergio amigo

    sergio amigo Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    26 de Noviembre de 2009
    Mensajes:
    4.243
    Me gusta recibidos:
    1.013
    Pues claro. Saludos otra vez.
     
    #12
    A Eratalia le gusta esto.

Comparte esta página