1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Cosas

Tema en 'Prosa: Generales' comenzado por bristy, 16 de Febrero de 2021. Respuestas: 2 | Visitas: 63

  1. bristy

    bristy Poeta veterano en el portal

    Se incorporó:
    19 de Septiembre de 2018
    Mensajes:
    12.860
    Me gusta recibidos:
    13.103
    Género:
    Mujer
    Es un domingo lluvioso. En lugar de pasar la tarde en el sofá viendo televisión, decides meterte en el ático. Después de todo, has estado diciendo durante tres años que realmente hay que limpiarlo. Con un rollo de bolsas de basura te preparas para la batalla. Una vez hecho, el trabajo resulta no ser tan molesto como se esperaba. El código Da Vinci y todos esos otros libros demasiados largos que nunca leerás? Va, a la bolsa gris. Y esa carpa con los postes rotos también vuela sin esfuerzo por el ático. Cómo conseguiste ese lío? Y por qué es tan bueno deshacerse de ello?

    Demasiadas cosas son estresantes. Nos estamos ahogando en cosas. Por ejemplo, una persona media tiene algo de cien prendas de vestir en el armario. Y una familia tiene término medio de unos cien electrodomésticos en casa. Práctico verdad, todas esas cosas? Bueno, tan práctico tampoco es. Según muchos dicen, una casa ordenada es una mente ordenada. Puede ser un cliché, pero cuando empiezas a ordenar, te percatas que realmente lo es. Y al revés: una casa desordenada es un dolor de cabeza. Hace unos diez años atrás se descubrió que las mujeres que describen sus hogares desordenados experimentan más stress que las mujeres con un hogar ordenado. Me parece lógico, toda esa basura exige tu atención más de lo normal. Cuando hay demasiadas cosas en tu campo de visión, tus ojos inconscientemente se fijan en eso. Tu cerebro tiene que procesar más y estás ocupado con más información de la necesaria. Como resultado, te concentras menos y eres menos productivo. Por ejemplo, si tienes que trabajar en un escritorio desordenado, lleno de papeles, siempre estás distraído. Si ordenas primero, trabajas de manera eficaz.

    El ático lleno de cajas. Luego arrojas todo en una caja en el ático, verdad? Cierras la puerta y nadie tiene más molestias. Pero, lo que está fuera de tu vista, fuera de tu mente, no funciona con la basura. Siempre sabes que tienes el ático lleno de cosas que alguna vez necesitarás volver a usar. Las cosas del ático son elementos muy diferentes de los elementos de la sala de estar. Está tu laptop y llaves sobre la mesa cuando es hora de comer? Luego simplemente los mueves de la mesa comedor a un armario o mesa de café. El ático está diseñado para cosas que usas una vez al año, como las bolas navideñas o tu equipo de esquí. Qué causa los problemas? Esos son los objetos que arrojas al ático porque ya no haces nada con ellas, pero que crees que volverás a hacer. En este momento no te gusta tanto pintar, asi que tus lienzos, pinceles y pinturas están desterrados al ático. No desaparecerán, porque es posible que deseas continuar con ese pasatiempo en tres meses más. La idea de que alguna vez tengas que hacer algo con eso crea presión. Sabes que un día tienes que terminar ese cuadro a medio terminar y que de lo contrario tienes que tomar una decisión de tirarlo o no. Parece que puedes cerrar la puerta y ya no tienes que hacer nada con ella, pero sigue presionándote. En general, haríamos bien en tirar algunas cosas.
    Desde el punto de vista evolutivo, nuestro cerebro está desarrollado de forma óptima para una vida como cazadores-recolectores nómadas. Está hecho para recorrer pequeñas comunidades. Con no más de las cosas que podemos llevar con nosotros. Una mochila llena, digamos. Una cada repleta de miles de objetos, nuestra mente simplemente no proporcionan eso.

    Asi que probablemente estaríamos mejor con menos cosas. Sin embargo, abarrotamos nuestra casa con cosas que apenas usamos: ropa que ya no usas, juguetes con los que nadie ya juega y laptop o reproductores de dvd viejos que ni siquiera sabes si todavía funcionan. El fenómeno de que quieres conservar todo se llama aversión a las pérdidas. Tan pronto como considere algo como su propiedad, de repente vale mucho más para usted. Por ejemplo, cuando compras un juego de vasos, te preguntas cuánto quieres pagar por ellos. Después llega alguien a tu casa y le gustó tanto el juego de vasos que te pregunta si quieres vendérsela. He aquí lo sorprendente: la dueña de los vasos quiere más dinero por los vasos de lo que pagó ella misma. Eso sucede porque esa persona considera que sus cosas son más valiosas y porque necesita mucho más esfuerzo para tirarlas de nuevo. El resultado: un armario de cocina completo y un ático tan lleno que apenas se puede caminar allí.

    Una vez decidas que vas a limpiar, este valor agregado no te molestará. Si decides limpiar el ático o el cobertizo, a menudo significa que ya no piensa en esas cosas como suyas en su cabeza. Las etiquetas como: mis pertenencias a la basura. Tirar una propiedad duele, tirar la basura es agradable, alivia.
    El hecho de que disfrutes llevar tus cosas al vertedero también se debe al esfuerzo que realizas. Cargar cajas y subir y bajar la escalera del ático. A través de ese esfuerzo, tu cuerpo produce endorfinas neurotransmisoras, lo que da una sensación de orden después. Resuelves las molestias diarias .Por ejemplo, con una despensa ordenada, no tienes que preocuparte de que la mitad se caiga al abrir la puerta. De nuevo tienes una idea de qué cosas tienes y dónde están.

    Puede ser divertido tirar todas esas cosas viejas. Pero de alguna manera es una pena deshacerse de esa vieja televisión si aún funciona. Es posible que hayas comprado una nueva con la pantalla más grande y nítida, pero eso no significa que ella debe terminar en un vertedero. En tal caso, es incluso mejor verderla o regalarla. Al vender, regalar o llevar sus cosas a una tienda de segunda mano, deshacerse de ellas tiene un valor agregado. No solo material, también obtienes el sentido de significado en la parte superior. Y la agradable charla en el mercado o en la venta del garaje crea una sensación de conexión con tu prójimo. Ganar, ganancia, ganar entonces. Al limpiar el ático, no arrojes todo en una bolsa de basura. También haz un montón de cosas que aún puedas vender o regalar. Si nadie realmente lo quiere, aún puedes tirarlo al contenedor con el típico sonido de una explosión.
     
    #1
    Última modificación: 22 de Febrero de 2021 a las 3:32 AM
    A Luis Á. Ruiz Peradejordi le gusta esto.
  2. Luis Á. Ruiz Peradejordi

    Luis Á. Ruiz Peradejordi Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    21 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    6.867
    Me gusta recibidos:
    3.751
    Género:
    Hombre
    El caso es que hay cosas que son tesoros, aunque estén arrumbadas, al menos para mí, quizás porque siempre acabo volviendo a ellas. Una de esas cosas son los libros, incluso los libros viejos, los que se releyeron una y más veces, los que dejaron un grato sabor en los labios, esos que ocupan espacio, pero que te niegas a deshacerte de ellos porque anhelas encontrar alguien a quien le gusten y los disfrute como lo has hecho tú. Es muy sensata tu opinión, pero la sensatez no nos va a los soñadores, seguramente por nuestra propia incapacidad y no por la eficacia de tus propuestas. Un placer pasear por tus letras. Mis cordiales saludos.
     
    #2
    A bristy le gusta esto.
  3. bristy

    bristy Poeta veterano en el portal

    Se incorporó:
    19 de Septiembre de 2018
    Mensajes:
    12.860
    Me gusta recibidos:
    13.103
    Género:
    Mujer
    Totalmente de acuerdo, hay cosas que son verdaderos tesoros, ya sea por sentimentalismo u otras razones. Yo también soy de esas personas que guardan cosas, pero cuando se junta demasiadas cosas, hay que hacer algo. Muchas gracias por su amable lectura y más por dejar ta amplia opinión, el placer es mío encontrarle aquí en mi espacio. Mis cordiales saludos igualmente poeta.
     
    #3
    A Luis Á. Ruiz Peradejordi le gusta esto.

Comparte esta página