1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Desbordamiento del sueño

Tema en 'Prosa: Surrealistas' comenzado por Pessoa, 8 de Mayo de 2019. Respuestas: 2 | Visitas: 21

  1. Pessoa

    Pessoa Moderador Foros Surrealistas.Miembro del Jurado Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA Equipo Revista "Eco y latido"

    Se incorporó:
    14 de Octubre de 2012
    Mensajes:
    2.741
    Me gusta recibidos:
    2.760
    El brillo destemplado de unas campanadas horarias me desvela y me indica que son las altas horas de la madrugada. Aunque yo sigo dormido y soñando. Sueño… una pesadilla recurrente que no puedo distinguir de la realidad vivida. Barro, mucho barro que hace de las calles en rampa obstáculos infranqueables.


    Las nubes tratan de ayudar a los carromatos que traen los pertrechos para la fiesta. A través de recorridos casi espirales el centro de la ciudad se hace accesible -se anuncia- a estas horas de la mañana, exactamente la hora en que despiertan los tranvías y las hortalizas lucen sus mejores galas.


    Mi mente está anublada y mis pensamientos se deslizan monocordes por los diapasones de un incierto despertar. Se que pronto habré de incorporarme al tráfago cotidiano, junto a hombres y mujeres que acuden veloces al regalado trabajo. Hombres y mujeres que todos, como con un uniforme impuesto, bracean y dan pequeños saltitos para distinguirse de los demás. Las calles, como intestinos atiborrados, se retuercen con los dolores ajenos; pues es doloroso el despertar de las gentes.


    La lluvia arrecia y los paraguas se regocijan al cumplir su desventurada función. Todos los paraguas, negros, rojos, verdes, con varillas de acero o de latón, sostenidos por antebrazos sin manos, como pianistas que concurren al concurso anual de artistas impedidos, se agitan desde sus imposibles basamentos, esas muñecas humanas desnaturalizadas por la salvaje amputación de sus manos y sus pulseras doradas.


    Y, sin embargo, está demostrado que esas manos, actuando con la autonomía que les es propia como miembros amputados, interpretan lúcidamente los nocturnos de Chopin en los pianos de alquiler. Yo medito sobra esta sinrazón y pienso qué maravillas producirían, cómo elucubrarían pensamientos lógicos, o se adentrarían en el mundo de la poesía elegíaca, aquellas cabezas que, separadas de su cuerpo, fuesen órganos autónomos una vez resueltos los problemas técnicos de su adaptación biológica.


    Tal vez encontremos la inutilidad de las redes neuronales y la sola supervivencia de los sentimientos que, sabido es, son fluídos que permiten la omninavegación de las corrientes afines que entrelazan al común de los seres humanos. En la versión original de “Las mil y una noches” Scherezade narra un bello cuento al sultán con este mismo argumento. Aunque es esta una historia de celos y venganza.


    Mi sueño ya no tiene cauces; se desborda como el flujo de orín de un paquidermo cansado. Las figuras que me son amadas se deterioran y deforman entre humos de tristeza. Salgo en vuelo fugaz por la ventana entreabierta y soy señalado por los tímidos gorriones como un intruso entre ellos.

    Pero es mi vuelo errático un ascenso piriforme, una aspiración de Ícaro o el trasfondo de un suspiro.

    Alcanzo los vértices nublados de algún rascacielo furtivo y me confundo con los empleados que sumisos limpian bajo las alfombras de los despachos vacíos. La densidad es baja en el ánimo sin lustre de estos fieles empleados. Yo disfruto con su lasitud y desciendo en suave picado.

    Es la hora del proclamado despertar de dios. Utiliza sus alondras y los reflejos dorados de los cabellos de las secretarias de amplias caderas. Las calles se llenan de alborozo y en las puertas de los cinematógrafos se expenden las ilusiones que sobraron en la última función.

    Recojo lo más inútil de este sueño desbordado y lo guardo en aquella cabeza cortada que recogí en la Plaza de la Concordia, de París. Una cabeza real desprovista de sus vísceras. Laus deo.

    [​IMG]

    Ilus.: Retrato de roma.Óscar Domínguez
     
    #1
    Última modificación: 8 de Mayo de 2019
    A MARIANNE le gusta esto.
  2. MARIANNE

    MARIANNE MARIAN GONZALES - CORAZÓN DE LOBA

    Se incorporó:
    29 de Julio de 2009
    Mensajes:
    42.292
    Me gusta recibidos:
    17.709
    recojo lo más inútil, que buena frase que representa este recuerdo, me es grato leerte siempre


    saludos
     
    #2
  3. Pessoa

    Pessoa Moderador Foros Surrealistas.Miembro del Jurado Miembro del Equipo Moderadores Miembro del JURADO DE LA MUSA Equipo Revista "Eco y latido"

    Se incorporó:
    14 de Octubre de 2012
    Mensajes:
    2.741
    Me gusta recibidos:
    2.760
    Muchas gracias, Marianne, querida amiga, por haber rescatado de su inminente olvido este relato. No se si lo merecía, pero el autor siempre tiene que ser agradecido ;) Y tu observación respecto a recoger lo más inútil me parece muy oportuna e inteligente. Un abrazo, amiga mía.
    miguel
     
    #3

Comparte esta página