El cuento del cerebro y el corazón

Tema en 'Prosa: Generales' comenzado por palini, 7 de Diciembre de 2005. Respuestas: 5 | Visitas: 5149

  1. palini

    palini BRUJA PIRUJA

    Se incorporó:
    30 de Octubre de 2005
    Mensajes:
    1.738
    Me gusta recibidos:
    4
    [center:b2a62d6a8a]El cuento del cerebro y el corazón.[/center:b2a62d6a8a]



    Había una vez un cerebro y un corazón que acaban de nacer en un cuerpecito pequeño. El cerebro supo desde el primer instante de vida, que era el rey de ese cuerpo. Sabía, que su destino le había llevado hasta ahí, para dirigirlo, y para que todo se mantuviera en perfecta armonía. En un corto periodo de tiempo, conoció al corazón, al que pronto le elegiría como su más apreciado súbdito. El cerebro era el encargado de dirigir todos los movimientos que el cuerpecito pudiera realizar.

    Cuando el cuerpecito era pequeño, apareció merodeando por el estómago un sentimiento llamado HAMBRE. El rey mandó a sus súbditos que le dijeran a los ojos, que hicieran brotar agua salada en forma de pequeñas gotas. Y que éstos a su vez avisaran a las cuerdas vocales, para que pidieran ayuda al exterior de la manera que ellas pudieran. El cerebro no sabía por qué había tomado esa decisión. Fue una reacción instintiva. Pero sabía que el sentimiento que les había invadido, no era bueno. Las cuerdas vocales, se enfadaron mucho con el cerebro porque no sabían exactamente que hacer, y no hacían mas que recibir órdenes. A tal punto llegó su disgusto, que comenzaron a moverse todas a la vez, reivindicando su problema. Este movimiento unánime provocó un sonido. Un berrido, mejor dicho. Con el cual quedaron estupefactas, al comprobar que poco tiempo después, hicieron que el HAMBRE desapareciera. El cerebro tomó nota de esta experiencia, y supo aprender de ella.

    Cuando el cerebro reflexionó sobre lo ocurrido, decidió buscar ayuda y aprendizaje fuera del cuerpecito. Encargó al oído la misión de presentarle un informe diario de todos los sonidos que escuchaba. El rey, conforme recibía las noticias, las hacía llegar a las cuerdas vocales, para que éstas junto con la boca emitieran los mismos sonidos que el oído había escuchado.

    Al cabo de 3 años la alianza entre los oídos, y sus ayudantes las orejas, junto con las cuerdas vocales, y sus colaboradores: los labios, los dientes, el paladar y la lengua, hizo que todo fuera más fácil. El HAMBRE seguía apareciendo 3 ó 4 veces al día. En cuanto notaban su presencia, ponían manos a la obra sus habilidades, y éste desaparecía pronto. Poco a poco le fueron conociendo, y ya no suponía un problema, ni un intruso al que temer, sino mas bien un trabajo más. Se convirtió en una alarma, para informar al exterior que éste sentimiento andaba rondando.

    Por allí pasaron rivales como el DOLOR, el cual andaba viajando de un lado para otro. Acampaba en las rodillas, en las palmas de las manos, en los codos, en los oídos... Pero a los pocos días desaparecía y no volvía a dejarse ver en una temporada.

    A medida que pasaba el tiempo, iban apareciendo diferentes sensaciones. A la mayoría les gustaba estar todos en el mismo sitio. Entre ellos había nacido una afinidad especial. Buscaron un sitio acogedor.
    El AMOR, la TERNURA, la SENSIBILIDAD, el CARIÑO. Todos ellos organizaban reuniones en el corazón de vez en cuando.

    Cuando el cuerpecito fue adolescente, aparecieron nuevas sensaciones que querían invadir las congregaciones tan especiales que se celebraban en el corazón. A veces incluso llegaban a expulsar a alguno de los invitados de aquellos pequeños plebiscitos. La AMISTAD y el AMOR, nunca se entendían con el ENGAÑO. La FORTALEZA siempre andaba a golpes con la SENSIBILIDAD, mientras que el ODIO, no se hablaba con ninguno. Aquí como en todas las disputas, siempre son terceros los que acaban perjudicados. El corazón no soportaba que su casa, fuera el campo de batalla de todas esas sensaciones. Todos estaban tan preocupados por ganar, que no se dieron cuenta de la presencia de un nuevo miembro, El SUFRIMIENTO. Éste desconocido sentimiento, en su arraigado afán por liderar, expulsó a todos del corazón, y se convirtió en dueño y señor de éste. Mandó mensajeros a los ojos para hacer brotar lágrimas sin la aprobación del cerebro.

    Un día, mientras el SUFRIMIENTO dormía, el corazón pidió ayuda al cerebro. El rey estaba tan preocupado intentando expulsar a unas imágenes que se habían instalado en su legado, que no se percató de la guerra que se había iniciado en la casa de su más apreciado súbdito. Las intrusas del reino, no le permitían ver con claridad los mensajes que le enviaban los ojos. Eran imágenes bonitas, repetitivas e hipnotizadoras. Se pasaban el día apareciendo y desapareciendo, lo que hacía encandilar al cerebro y distraerse de sus obligaciones diarias. Poco después se supo, que fueron enviadas por el SUFRIMIENTO, con el objetivo de apartar al cerebro de su malévolo plan.

    El cerebro y el corazón tramaron un plan. Llamaron a la AMISTAD, para entretener al SUFRIMIENTO, mientras el cerebro pedía ayuda al OLVIDO. Le pidió hacer desaparecer al SUFRIMIENTO con su sabiduría.

    Siguiendo las órdenes de su señor, se presentó en el corazón de inmediato, y con su aliada la AMISTAD, hicieron caso omiso al SUFRIMIENTO. Sabían que seguía mandando lágrimas a los ojos. Le ignoraron tanto, que no se dieron cuenta de su desaparición.

    Otra batalla ganada. Desde entonces, las reuniones en el corazón no eran muy concurridas, pero si placenteras. A la AMISTAD, le nombraron miembro honorífico. De vez en cuando se dejaba ver con el ÁNIMO. Entre los dos había una química especial. Las pequeñas intrusiones de la FELICIDAD en el corazón, hacían que los invitados se multiplicaran. Todos habían oído hablar de ella, pero poquitos habían disfrutado del placer de su compañía. Decían que siempre le acompañaba el AMOR, pero en sus últimas visitas fue vista con la MELANCOLÍA.


    [center:b2a62d6a8a]En el cuerpo, como en la vida, se presentan obstáculos. El secreto de la superación, habita en el apoyo de los demás y el esfuerzo de uno mismo.[/center:b2a62d6a8a]
     
    #1
  2. blue spring

    blue spring Poeta activo

    Se incorporó:
    18 de Diciembre de 2005
    Mensajes:
    204
    Me gusta recibidos:
    0
    [center:6d25b5c476]Me gustó tu alegoría. Un placer leerte. Blue [/center:6d25b5c476]

    [center:6d25b5c476][​IMG]
    [/center:6d25b5c476]
     
    #2
  3. luz

    luz Exp..

    Se incorporó:
    11 de Octubre de 2005
    Mensajes:
    5.539
    Me gusta recibidos:
    1
    ES MAGISTRAL TU RELATO ME ENCANTO :wink: YA COMPRE EL SISTEMA DE ALARMA...JAJJAJJAA BESOS TU AMIGA LUZ
     
    #3
  4. palini

    palini BRUJA PIRUJA

    Se incorporó:
    30 de Octubre de 2005
    Mensajes:
    1.738
    Me gusta recibidos:
    4

    Uiss, Martín. Veo que te has sumergido en los fondos más profundos de mis letras. Este cuentito, es una de las cositas más importantes para mi. Sin duda por su contenido, que tanto sentí en aquel momento. Gracias por el rescate de este "muy deficiente".

    Un abrazo compañero.
     
    #4
  5. palini

    palini BRUJA PIRUJA

    Se incorporó:
    30 de Octubre de 2005
    Mensajes:
    1.738
    Me gusta recibidos:
    4

    Pese a su alegoría, creo que es fácil entender el sentimiento. Ese que tanto nos ronda en soledad.

    Gracias blue, todo un placer que hayas dedicado tu tiempo, y ver que esconde este corazón.

    Un saludo.
     
    #5
  6. palini

    palini BRUJA PIRUJA

    Se incorporó:
    30 de Octubre de 2005
    Mensajes:
    1.738
    Me gusta recibidos:
    4
    No mujer, la alarma te la iba a regalar yo, a cambio enterraríamos ese revólver. A mi me ponen los pelos de punta. Gracias por pararte en este cerebro y en este corazón, que desafortunadamente, rara vez se ponen de acuerdo.


    Un beso llenito de Luz.
     
    #6

Comparte esta página