1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

El otoño regresa. (Carta a un gran amigo)

Tema en 'Prosa: Generales' comenzado por ropittella, 3 de Marzo de 2020. Respuestas: 4 | Visitas: 206

  1. ropittella

    ropittella Poeta veterana en el Portal

    Se incorporó:
    18 de Diciembre de 2010
    Mensajes:
    8.957
    Me gusta recibidos:
    5.751
    Género:
    Mujer
    Querido amigo:
    Holaaa ¿Cómo te encuentras? Veo todos los días, por las redes sociales, que estás feliz entre tus flores.
    Por aquí el otoño regresa, los días comienzan a acortarse, todo se humedece y recuerdo aquél mensaje tuyo en el que me enseñaste a valorarlo.
    Porque vivo en una ciudad húmeda y antigua, cerca de un río contaminado, donde el otoño llega con su pesadez al aire y abruma a las personas.
    Tú vives en la montaña poblada de árboles y frutales que en el otoño son pródigos, y respiras aire puro, cerquita de límpidas fuentes de agua, y las setas, y todo cuanto aprecias con esa sabiduría tuya que sabe que lo que es, es , y que todo tiene su valor positivo si es natural.
    Aquí los ocres se mezclan con la mugre ciudadana y los contaminantes de tantas fábricas y automóviles, aquí los naranjos amargos están de adorno y ya casi no quedan en las calles donde si podemos ver pobreza y angustias.
    Me entristece un poco este otoño, porque es la puerta a un crudo invierno para aquellos que necesitan todo tipo de abrigo, y no lo pueden comprar en la sociedad del consumo.
    Sin embargo, amigo mío, desde aquél mensaje busco sus valores en las plazas y los parques, miro al sol mientras entibia apenas los corpúsculos de la polución, escucho a las aves que cantan a pesar de todo, y, sobre todo te recuerdo mirando las flores en estos balcones con pocas macetas, abandonadas a su suerte; ellas resisten -me digo- ellas no se quejan de nada, y nos dan toda su belleza, entonces yo tampoco.
    El ciclo de nuestras vidas también tiene su otoño, se nos cae el cabello, comenzamos a sentir más el frío, y a quejarnos más por lo que no podemos parecer.
    Existen quienes se resisten a eso, e intentan disfraces, como las flores de plástico que ornan los salones de las casas. Como el sueño de una primavera eterna, de juventud esplendorosa que la humanidad ha idealizado, para lo que se invierten fortunas, hasta introducirse plástico en el cuerpo, hasta deprimirse ante la primera arruga o el primer cabello blanco.
    Y no valoramos lo jugoso de ese otoño, el reposo dedicado a sembrar un jardín, el espacio para los recuerdos más queridos de todo lo que nos hizo tanto bien.
    ¿Sabes? El ocho de marzo será el cumpleaños número CIEN de Lala -abuela de una de mis mejores amigas desde el jardín de infantes- dentro de su cabeza envuelta en canas vive un cerebro tan joven y lúcido que dan ganas de vivir así para siempre.
    Vive totalmente adaptada a los cambios culturales y sociales, vive pensando en positivo y nos reta cuando decaemos. Nos reta, nos desafía con su ejemplo.
    Ella recuerda momentos de mi infancia que yo he olvidado y me los cuenta con detalles.
    Ella siempre me dice que nunca perdí las chispitas de luz en los ojos cuando sonrío,
    y que nunca las pierda porque me mantendrán hermosa mientras viva...
    Lala nunca entró en el invierno, se quedó disfrutando del otoño de su vida, alimentando a su cerebro de maravillas, como dice ella, a pesar de los dolores del alma y del cuerpo, que cualquiera podría tener a su edad, elige no darle tregua al evitar el sufrimiento.
    A pesar de que ya da muy pocos pasos, cualquier cosa le vale la pena para conocer a sus próximos tataranietos, para seguir pidiendo por la Paz del mundo mientras vislumbra -o bien recuerda, porque tampoco ve bien- por la ventana, las bellezas que cada estación le procura.
    Creo que tú te le pareces mucho, así que -aunque todavía te falta mucho tiempo para cumplirlos- pienso que vivirás más de cien años y agradezco tanto la oportunidad de conocerte, como la de conocer a Lala y a su otoño de dorados pensamientos y sentimientos, una inteligencia emocional que ninguna Universidad enseña.
    Espero poder quedarme así también, en este otoño de mi vida que es tan hermoso, valorando cada respiro. Y retando a otros con el ejemplo.
    Tú sabes que te admiro tanto, y que a pesar de nunca habernos visto personalmente, las almas se conocen hace tiempo, y las almas son como las raíces de los árboles, no se ven, pero sin ellas no sobrevivirían los árboles y sin árboles no existiría ninguna estación. Gracias a la vida que te me dio.
    Abrabesos te envío hasta tu jardín que ya está en primavera, desde este otoño que cada vez encuentro más interesante gracias a ti, y a Lala además. GRACIAS, siempre, por hacerme tanto bien.
     
    #1
    Última modificación: 3 de Marzo de 2020
  2. Sikus

    Sikus Invitado

    Profundamente conmovido por tu carta. En mi caso soy como ese amigo a quien escribes, porque junto a mi "tribu" como cariñosamente llamo a mi familia, nos hemos escapado de la urbanidad para estar en una zona casi rural, donde los otoños enamoran verdaderamente y donde uno olvida lo que sufren en lugar ciudades las almas que por su sensibilidad pertenecen a la naturaleza. Tengo que viajar siempre a la ciudad por trabajo u otras responsabilidades y cada vez que voy, me alegra saber que no pertenezco allí. Mi espíritu es de campo y de bosque... de arroyo y de hierba.
    Me ha gustado muchísimo este escrito que espero que haya sido muy disfrutado en su destino original.
    Mil gracias por compartirlo. Escribes siempre con mucha sabiduría. Feliz de visitarte y encontrarme con esta joya literaria, aprendiendo también de la sabia abuelita Lala.
    Un muy fuerte abrazo, apreciada compañera de caminar poético.
     
    #2
  3. Alonso Vicent

    Alonso Vicent Poeta veterano en el portal

    Se incorporó:
    20 de Junio de 2011
    Mensajes:
    12.435
    Me gusta recibidos:
    7.570
    Género:
    Hombre
    Qué bueno, Ropi, este relato en forma epistolar. Dos mundos y un otoño que nos mira es reflejo de cada paisaje.
    Dos sociedades: la de consumo y la de supervivencia. Dos latitudes: norte y sur, otoño o primavera. Y cómo no, la naturaleza, que sin quejarse nos muestra los dientes... esos dientes blancos y puros que siguen perdonándonos la mordedura.
    Te leo desde un invierno loco, con 28 grados de temperatura, pero sabedor de que ha de volver la primavera, el verano y otro otoño más que añadir a la lista de nuestro propio otoño. Y cuanto colorido nos puede traer.
    Me cae bien tu amiga Lala; sin conocerla se me hizo cercana. No sé si sea por su juventud interna, su mirada de siglos o su adaptación a tantos y tantos cambios. Lo que sí que sé es que la veo como pura naturaleza y una universidad entera de la vida.
    Una preciosidad de relato, carta, mensaje que te devuelve a la vida, a la buena vida se estar con los que están y disfrutan de los otoños entre otras estaciones.
    Desde mis naranjos dulces fue todo un lujo leerte, Ro, siete veces.
    Un gran abrazo con mucho cariño hasta tus argentinas tierras.
     
    #3
  4. Luis Á. Ruiz Peradejordi

    Luis Á. Ruiz Peradejordi Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    21 de Marzo de 2007
    Mensajes:
    6.891
    Me gusta recibidos:
    3.769
    Género:
    Hombre
    Ahora, que el verano se va terminando y se anuncia ya el otoño, con alguna noche fría y alguna tarde desapacible, he llegado a tu carta. A mí, me entristece el otoño, sus días cortos, sus brumas, las horas en casa... Pero disfruto del "otoño de la vida". Peino canas, como corresponde y tengo los achaques de la gente mayor (como yo), pero la curiosidad la tengo intacta, las ganas de aprender y de aprehender me desbordan. Esa es la enseñanza del otoño, esa y que después viene el invierno. Sólo quiero que cuando llegue, me encuentre preparado.
    Un fuerte abrazo.
     
    #4
  5. Ligia Calderón Romero

    Ligia Calderón Romero Moderadora foro: Una imagen, un poema Miembro del Equipo Moderadores

    Se incorporó:
    30 de Agosto de 2007
    Mensajes:
    16.577
    Me gusta recibidos:
    5.759
    Saludos linda!

    Cuánto envidio a tu amigo y cuánto desearía volver a mi terruño a caminar por las calles polvorientas y sentarme bajo los árboles y caminar por las márgenes del río y saltar de piedra en piedra hasta alcanzar la otra orilla. Escuchar la cigarra en verano y los yigüirros en invierno por la madrugada y desde mi casona vieja observar los celajes púrpura, tantos recuerdos despertaste con tu prosa que me vienen las nostalgias.

    Encantada de pasear por tus otoños y la primavera de tu amigo en tan bonitas imágenes que nos llevan a delirar y volver a nuestra infancia. cariños,

    ligiA
     
    #5

Comparte esta página