1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Elegía, dulce e intensa

Tema en 'Prosa: Amor' comenzado por Marcosalejandro271999, 6 de Abril de 2021. Respuestas: 0 | Visitas: 36

  1. Marcosalejandro271999

    Marcosalejandro271999 Marco Alessandro

    Se incorporó:
    16 de Enero de 2021
    Mensajes:
    49
    Me gusta recibidos:
    47
    Género:
    Hombre
    Es increíble recordar y percatarse de que el último abrazo fue hace 13 meses y Constanza la última persona que abracé luego no ha sucedido nada.
    Hoy como ayer en ansias muero por ella.
    Constanza, si supieras la cantidad de líneas escritas desde que no estás, ¡y tú que amabas leer aquello que te escribía mientras estábamos unidos! Ahora mismo solamente deseo besarte y que sepas lo muchísimo que te extraño, el mirar hacia atrás viéndome a tu lado me quiebro de dolor, vano desear regresar a aquel tiempo.
    No tendría que haber regresado a mi país, debería haber dado marcha atrás al viaje y quedarme a tu lado, tramitar residencia y cambiar la ciudadanía o nacionalidad, ¿por qué no rompí el pasaje de avión para dar un paso atrás, volver a comenzar, reconstruir la vida entre nosotros, buscar empleo allí y a la vez continuar estudios, todo ello viviendo junto a mi amada? ¿qué hubiera perdido si no regresaba a la Argentina? De seguro poco y nada pues mi corazón ya se había unido al de mi amor en Chile. ¡Todo lo que hubiésemos logrado juntos con muchísimo amor y empeño!
    Si eso hubiese sucedido tus bellos ojos no se desgarrarían con el amargo trance del llanto, si hubiese tomado la firme decisión de no regresar seguramente una gran alegría habría llenado nuestros corazones, de seguro hoy día estaría a tu lado más allá de lo difícil del momento actual, me refiero a la catástrofe global.
    En cambio aquí vivo actualmente rodeado de peste (la pandemia ruinosa) y descomposición social general.
    Más allá del lúgubre panorama de mi entorno en general, la belleza desperdigada en diversos modos impregna la totalidad de mi espíritu, sea un paisaje natural, sea en la música o al ver un retrato, todo ello vale oro y enriquece de inspiración.
    Hay rosa en ella, ello quizá explica por qué es bella, no me agotaré de decirlo.
    La rosa cuyo aroma es el del amor, la flor más potente es para un enamorado corazón. Constanza ¡cuántas sonrisas despertaba al darte rosas! Nuestros corazones en amor ardían, grandemente me emocionaba su amorosa pasión.
    Anoche soñaba que te besaba, la escena era entrañable y nostálgica, la describiré brevemente: Ambos estábamos caminando por las calles yendo hacia una estación de tren, en cada esquina nos deteníamos para besarnos, ¡solamente en sueños puedo besarte!
    La escena onírica transcurría en una vida normal sin temores y nada cubría nuestras bocas y el contacto físico no tenía mala fama como lo es en el presente que se asemeja a una interminable pesadilla. ¡Ay! Si supieras lo mucho que mis labios arden por ti, es maravilloso ver tu sonrisa y besarte, recuerdo haber besado tus labios en aquel sueño, eran besos frecuentes y dulces, ¡mi mente ha construido esa escena! De seguro será la proyección de los mis más íntimos anhelos y deseos. Es por ello la razón por la cual no puedo llamarme "materialista" (en sentido filosófico) pues hay algo dentro de nosotros que nos sorprende en bellas manifestaciones, imágenes que rondan dentro nuestro ser contra nuestra voluntad y razonamiento.
    Las manifestaciones de los deseos más profundos de amor las llamo "erofanías", es decir la manifestación de amor y la atracción.
    ¡Oh amor! ¡Cuánto te amo! Mi corazón estalla en tan sublime sentir ¡en verdad contigo he llegado a sentir el pleno éxtasis del amor! La fiebre amorosa puede ser más cálida que el sol porque te amo y este amor idólatra ardiente no tiene medida, realmente ambos nos incendiábamos en un abrazo y luego todo lo que se desprendía de ello.
    ¿Cómo es posible sentir tanta felicidad juntos? Así ha sucedido y el mayor tesoro de mi existir hasta ahora es el haberte conocido. ¿Quien puede hacerme sentir lo que contigo he llegado a vivir?
    Tú misma deseabas que no dijera que te quiero, más bien debía decirte te amo, me has enseñado a amar y dejar de lado del mero querer, aprendí la abismal brecha entre el simple querer y lo profundo de amar. Ciertamente el amar es muchísimo más profundo que un mar, te amo tanto y el cielo solamente conoce el grito del corazón que escribe aquí.
    En un abrazo tu piel se confundía con la mía
    ya que significaba la unión perfecta en espíritu y cuerpo entre nosotros. Si ahora te viera, no importa en que parte del mundo, correría para abrazarte fuerte, quizás no quieras verme en este momento y de seguro jamás desees que vuelva a abrazarte o quizás nada de eso sea cierto y realmente algo sientes todavía por mí, eso es un misterio. De seguro no me has olvidado, de cualquier manera recuerdas aquello que juntos hemos vivido y es imposible ahogar esos recuerdos en el eterno olvido.
    Sinceramente tú has logrado sacarme lágrimas de amor, por ti realmente he llorado de amor, si el dolor de separarme de tu lado ha desgarrado mi corazón es realmente profundo lo que dentro de mí recorre, ¡si supieras que no se ha llegado a consumar todo mi amor por ti! No se ha evaporado mi amor por ti, puedo decir que ha quedado estático desde mi último contacto contigo. Estático pero cálido y repleto de deseos ya habitando en el pasado.
    Echo de menos el sentir tu respirar, el oír tu voz, el dormir a tu lado percibiendo el sutil susurro de tus latidos y el calmo respirar de ti flor suave y cálida. Cerrar mis ojos y abrazarte al dormir era la mejor manera de terminar un día.
    Hermoso era acariciar tu sedoso cabello, me encantan las variaciones de tus peinados, el cabello lacio y a veces rizado, cuando lo atabas o te hacías trenzas, ¡qué hermosa te ves siempre! Mis ganas de llenarte de besos era lo que provocaba tu cabello, simplemente tu mirada despertaba ese deseo. Trenzas, ricitos y alisado, delicia de mis ojos y corazón, tu nombre se ha quedado grabado en el interior de mi corazón.
    Recuerdo cuando las mariposas se acercaban a ti, decías que una mariposa en ti se posaba, eran mariposas blancas y en bella coincidencia te vestías de blanco cuando eso sucedía. Eres una flor muy dulce por ello atraes a las mariposas, es imposible que se resistan a volar cerca tuyo y rozar sus alas sobre tu cabello o tus brazos, o las cosquillas que producen sobre la suave piel de tus manos.
    No hay más brillo ni claro de luna excepto en tus ojos negros, y no existe más bello amanecer que la calidez de tu mirada.
    La elegía - en música clásica - se caracteriza por su densidad melódica, de algún modo he tratado de plasmar aquí la intensidad y el mayor detalle de lo que en mi corazón existe.
    Retomando el camino de la prosa que jamás termina y conduce hacia ninguna parte, si el narrar actual quitara al escritor de su inmanencia, de su conciencia o de sí mismo debería salirse para despegarse de su tejido narrativo pero la mente fija y centrada se encuentra en la escena del amor.
    En los días que te conocí era un escéptico del amor, el conocerte fue una sorpresa totalmente sin ningún tipo de condiciones o interés a priori, nada de ello. Solamente en un par de meses el amor entre ambos se había despertado y era una mutua realidad, habías comenzado a ser mi íntima amiga a la distancia y lentamente a convertirte en quien mi corazón iba a adorar perdidamente.
    Quizás ahora sea el recordar y el permanecer en la deriva de mi enardecido amor actualmente inútil. Un dulce soñar convierte en iluso al que espera que esa manifestación sea real o actual en el mundo-vida donde existo.
    El polvo rechace las rosas y las primaveras que ellas mismas sueñan sea su consuelo y esperanza.
    Amor. ¿me oyes? Es claro que no. Nadie como tú olvida.
    Llegado a este lugar concluiré con unas pocas líneas.
    El pensamiento y el corazón no son antagónicos, el cerebro no puede ser ignorado, hay una interacción recíproca entre el pensamiento y el amor, no existe superioridad de amar y razonar, ambos deben ir a la par. Puede existir el amor puro a la vez de aquello que es imprescindible: el pensar. El tratar de eliminar el pensamiento en aras del sentimiento puro es un círculo vicioso sin salida y una contradicción. El vulgar "entendieron todo", es una vaguedad expresiva exigente de entendimiento ya que el entender es una función del pensar y no del puro sentir. El amor y el pensar deben ir juntos tal como la conciencia y la voluntad.
     
    #1

Comparte esta página