1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el tercer número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Estrella de otoño. (Relato de Claudia)

Tema en 'Prosa: Surrealistas' comenzado por Lirae, 6 de Diciembre de 2018 a las 10:06 AM. Respuestas: 0 | Visitas: 26

  1. Lirae

    Lirae Poeta que considera el portal su segunda casa

    Se incorporó:
    2 de Mayo de 2014
    Mensajes:
    2.472
    Me gusta recibidos:
    2.485
    [​IMG]


    Mi querida amiga, hoy me he acordado especialmente de ti, cuando desperté y vi la niebla que cubre la casa gris…
    Nos llega nuestro ansiado otoño, esa estación de los atrapados por la melancolía y los pensamientos meditados que hierven en nuestras arterias. Hoy mas que nunca, la casa, parece uno de esos castillos encantados en los que se oyen crujir las maderas y se escucha la humedad de las paredes...Las voces susurrantes de las almas que aquí sobre viven, y la resignación de corazones, que ya no echan de menos nada del mundo exterior, de ese mundo tan parodiado que una vez les abortó, les ausentó, les desechó, por no ser los protagonistas de ninguna de sus historias triviales…
    Apartados están, para quizá dejar constancia de sus historias hoy descabelladas pero que, un día, serán el único atisbo de vida real, de vida con sangre que algunos podrán leer…
    Me pierdo en uno de esos laberintos de mis sueños y camino y camino al lado de un montón de gente común, de esas personas con las que vives , pero decaigo cuando me miro, todos están vestidos amiga, todos tienen buenas ropas y yo, ando completamente desnuda, sólo me cubre mi piel, mi carne, me mantienen mis huesos...Me he tapado la cara cuando me he visto reflejada en un espejo...he llorado sin saber muy bien por qué. ¿Por qué estoy falta de algo siempre? ¿Por qué no he llegado con algún añadido, con algún astro que me alegrará en esos días de poca luz?

    Y en ese momento, se ilumina una estrella…

    Y me he apartado de la gente vestida, de la gente amada para que no escuchen los gemidos de dolor que de mis labios se escapan cuando algún instrumento de labios, o de manos, lacera mi piel...Supongo que es el motivo por el que no llevo ropa, para poder recibir el dolor en la carne viva…

    Y vuelve a brillar la estrella...

    Y sigo caminando por estas calles oscuras, donde sólo encuentro mendigos como yo, niños abandonados, gentes sin nombre, borrachos sin vino, y prostitutas sin saldo...vestidos sólo de piel , carne y hueso. Y me pregunto en qué mundo me encuentro, en que país...donde el desamparo es el que reina…

    Y vuelve a brillar la estrella...

    Me siento en un camino oscuro, en una piedra que aunque no ofrece abrigo, si que me da cierta comodidad y compañía...incluso se lo agradezco, si tuviera aceite, la marcaría como un regalo de mis días…
    Y mientras descanso sobre ella, miro la estrella , esa que todo el camino ha venido siguiéndome, que me ha guiñado el ojo, como si quisiera reírse también de mi…
    Pero le pregunto y me muestra un camino hacia un pueblo pequeño, inhóspito sin mas atractivo que la curiosidad que la estrella ofrece...Pero no tengo mejor cosa que hacer que seguirla . Así, en mi desnudez dónde voy a ir sin que los perros me muerdan, sin ser pasto de los buitres…
    Y de lejos le veo...a alguien naciendo así, con un alma, cubierta de piel, de carne, sostenida por huesos…
    Y entonces amiga, ya me quedo sin fuerzas y sin argumentos, me he desmayado delante de aquella cuna sin lujos, tan aparentemente desolada como yo, pero llena de esperanza, de vida nueva…
    Miro al bebé de lejos, estoy tan sucia , tan llena de barro, tan tatuada de heridas. La sangre seca me afea mas si cabe, pero no tengo ningún oasis donde lavarme un poco...no me atrevo a acercarme...y me quedo allí, mirando de lejos, tras una loma que me cubre.
    De aquella cuadra sale un ejercito de gente vestida, con un hombre desnudo y ensangrentado como yo...Yo no entiendo nada, pero si puedo sentir que, su mirada es la única que verdaderamente me ha mirado a mi, me ha visto a mi y yo, sigo la comitiva de lejos. Mientras le pregunto por qué estoy tan desnuda, por qué me ha cubierto tanto el espanto y el desamparo...Y lo único que consigo oír y entender es “por que te era necesario” …
    Me despierto, intentado seguirle pero en mi carrera, me he salido del sueño…

    He salido al jardín, he tomado unas rosas amarillas y las he puesto sobre una piedra, para no olvidar y recordar…

    SHA.
     
    #1

Comparte esta página