1. Invitado, ven y descarga gratuitamente el cuarto número de nuestra revista literaria digital "Eco y Latido"

    !!!Te va a encantar, no te la pierdas!!!

    Cerrar notificación

Ficciones en la sociedad patriarcal

Tema en 'Prosa: Sociopolíticos' comenzado por Troto, 29 de Noviembre de 2017. Respuestas: 0 | Visitas: 229

  1. Troto

    Troto Poeta adicto al portal

    Se incorporó:
    31 de Octubre de 2014
    Mensajes:
    1.317
    Me gusta recibidos:
    922
    Género:
    Hombre
    Hablar hasta darse cuenta que eres un acosador. En eso consiste ser hombre. Luego, empiezas a cerrar el pico. Eres consciente que dejarte arrastrar por la marea es una irresponsabilidad. Si me tengo que dejar arrastrar acabaré violando a alguna chica por ahí. Si me arrastro, quien sabe. Dentro de 30 años la gente como yo estará metida entre rejas sino con penas mutilatorias. Por suerte, vivo en el maldito 2017, y aún hay tolerancia con la violencia de género.

    La violencia de género es un maldito problema social. Ser víctima jode más; pero, ahora, me toca luchar por agredir lo menos posible, y, en este ataque, podré culpar a los que fueron más hijos de puta que yo, sabiendo que algún día seré el siguiente. Yo no soy la víctima sino el producto. Yo, hubiera sido mucho más feliz en un mundo donde poder meterme entre un par de piernas que se quieran dejar meter. Aunque, por otro lado, imagino que en ese mundo las chicas no deberían de ser del todo sexys. No es agradable follarse a un cadáver.

    -Fóllame papito. Haz con mi cuerpo lo que te salga de la verga-

    A eso aspiro. Luego, no puedo excederme, pero que te lo digan está bien. Nunca he pegado a una maldita mujer pero debe de ser sexy. Nunca lo hice por control de impulsos y porque no me gustan las rejas. Pero creo que se me pondría tiesa al sentir una mandíbula femenina en mis nudillos. Sé que es cobarde. No me importa una mierda que sea cobarde. Lo que importa es el pedazo de carne de 20 cm que me quiere.

    No eres un trofeo, no necesito ir por ahí contándote. Me vasta con tu pasión. Me vasta con hacerte sufrir. Es algo sexy. No sería igual si se lo hago a un tipo. Bueno, no sé. La tortura es sexy. Lástima de consecuencias. Salir a la calle y que te dejen tranquilo es mejor. Por suerte; en las pajas, puedo seguir fantaseando.

    -"Miráme, miráme". Yo soy el patriarcado. Y me encantaría correrme en tu boca-
     
    #1

Comparte esta página